20 de Junio de 2018
Sep
18

Novela Fallout 3 Cap. 22

Categorías: ,

Purificando Paradise

 

Estaba nervioso y sudando a mares. Tenía que hacer algo, me quedaba menos de medio minuto con vida si no mataba a Chris y no estaba dispuesto a dejar que eso ocurrise. Mirando apresuradamente al fundo de la habitación, a la pared, pude ver un espejo. Delataba la posición de Cuarenta . Sólo tenía que estirar el brazo hacia atrás para abatirle y agarrar el revólver de Eulogy para evitar que me reventase mi cabeza


-Hazlo ahora o despídete


Tenía que hacerlo. Asíque ya sabía que hacer


-Vale, lo haré. Pero solo si dejar de apuntarme con el revólver. Guárdale y lo hago

-¿A cambio de que Cuarenta te apunte?


Solo tenía que apuntarme el negrero para que pudiese escapar junto con Chris. Un movimiento muy acertado por mi cerebro, pero muy deficiente por la mente de Eulogy


-Vale

-Perfecto. Cuarenta, apunta al esclavo. Cualquier tontería que haga, le disparas en la pierna

-Claro que sí jefe

-Vamos, dispárale



Me aparté un poco, dejando el espacio justo entre Eulogy y yo. Cuarenta me apuntaba. Levanté la pistola de 10mm apuntando a la cabeza de Chris y haciendo un giro rápido cojí a Eulogy del cuerpo, bloquándole los brazos para evitar que sacase su arma y disparé a Cuarenta. Disparé 10 veces contra su cabeza y giré la pistola a la sien de Eulogy y volví a apretar el gatillo hasta que me quedé sin munición



-Joder tío, no sé como cojones lo has logrado. Por un momento, pensé que ibas a matarme

-Yo también



Estaba muy nervioso. Me costaba pensar y el corazón parecía que me iba a explotar al ritmo que ba



-¿Ahora qué? Vendrán a por nosotros

-Eehh... Sígueme



Fuimos a la sala contigua, en la cual había varias mesas, una cama en forma de corazón y en la mesa, dos rifles de plasma junto a 20 células de microfusión



-Cójelos. No hay tiempo para ponernos las servoarmaduras. Estos hijos de perra ya estarán viniendo ahcia acá para ver que ha pasado. Cojemos los rifles, nos...

-¿Nos qué?

-Nos...

-¡Dilo!

-Ponemos... tras la pared... y disparamos

-¿Estás bien colega?

-Sí, solo que jodidamente nervioso

-Vale, ¡Cuento contigo!

-Yo.. yo yo también



Nos movimos rápido, y ya había negreros intentando abrir la puert. Me adelanté y me abalancé sobre el cuerpo de Eulogy. Si era el jefe del cotarro, tendría algún mando para activar lso collarines. No encontré nada, salvo una llave muy pequeña. Cuando la encontré, ya había un negrero disparándome, asíque le respondí. Mientras me cubría tras el mostrados, descubrí que la llave servía para abrir y cerrar los collarines ¡De puta madre! ya podíamos quitarnos los collarines y evitar que volásemos pro los aires



-¿K3, estás bien ahí dentro?

-Sï, ¡toma esta maldita llave!, es tu seguro de vida



Le lancé a Chris la llave, aunque lo hice con mucha fuerza y aterrizó en un rincón que hacía esquina conel marco de la puerta de la habitación en la cual se hayaba él-



-Mierda tío, lo siento

-Tranqui, si salimos de esta ya me lo compensarás

-Eso espero



Mientras Chris y yo hablábamos, los negreros estaba apalizándonos  a tiros, cuando escuché a uno de ellos decir que en el cuerpo de Cuarenta había un mando para los collarines. Supuse que el mando sería para detonarlos, así me levante y empecé a disparar contra toda persona que no er ani Chris, ni yo. Con pocos disparos pude hacer retroceder a casi una docena de negreros. Aunque me dí cuenta de que no los hice yo retroceder, sino Chris.



Encontró la ametralladora láser de Glade y estaba repartindo láser a diestro y siniestro, asíque me apropié del cádaver de Cuarenta y saqué un pequeño mando a distancia de uno de los bolsillos de la armadura. Lo puse en el suelo, y disparé varias veces con mi rifle de palsma hasta que no ví más que una masa de plasma toda apegotonada, haciendo un agujero enorme en el suelo



-¡Mando inutilizado Chris!, creo que podrán dejar de jodernos más estos capullos. ¡Ahora, ¡a ejecutarlos!

-Dicho y hecho, ¡¡me lo estoy paso pipa con este trasto!!

-Pues sígue dándo por el culo a estos maricones. ¡Mírales como huyen!

-¡¡Jajajaja!!



Mientras Chris salía poco a poco de la "Kelly de Eulogy" Yo retrocedí a por las llaves e los collarines y a saquear el cuerpo de Eulogy. Le quité un revólver del .44 mágnum con un visor de medio alcancey cerca de 30 cartuchos del .44 mágnum. Cuandoiba aentrar a buscar las servoarmaduras para ver dónde estaban, ví a dos mujeres Bajando por una escalera que daba a una pequeña terraza fuera del edificio. Aprovechando que tenía el revólver en la mano, disparé lo mejor que pude a la dos chicas.



Tenían espadas de oficial chino, que EEUU trajo durante la Gran Guerra para intentar mejorarlas y hacerlas más efectivas. Me aproveché que ellas no podían atacarme a distancia, y disparé cpntr aellas. A una de ellas, la corté la cabeza de un disparo, destrozando la garganta. A la otra la disparé en el pecho y la derribé. cuando ya estaba en el suelo, la rematé de un disparo



-¡K3 necesito ayuda! ¡Cárgate a esos dos cabrones!



Escuché un grito de Chris y salí en su ayuda. En cuanto estuve en la puerta de la Kelly de Eulogy,  apunté con el revólver y atravesé la cabeza de la negrero que me había comprado por 10.000 chapas, Carolina Red, y la de un negrero con una ametralladora gátling de 5mm, que estaba haciendo a Chris imposible moverse



-¡Gracias tronco, te debo una!

-¡Avanza, yo recargo y te cubro!



Según salía del edificio, recargué el revólver introduciendo 5 cartuchos nuevos en el tambo, y volví a disparar contra más negreros. Maté a 2 con Supertrineos de alta tecnología y armaduras de metal. También abatí a una doctora de un tiro en el cuello y también me cargué a uno que trabata de subir a lo alto de un foco de luz con mi rifle de francotirador. Por su parte, Chris estaba regando a los negreros con la ametralladora de Glade. No debaja que se moviesen hacia ningún sitio. Mientras él disparaba, yo cojía dos granadas de mano de una mesa de billar que había juto a una bomba Nuka Cola



Cuando Chris recargó, yo lancé una granada tras una barrera de contención, tras la cual había unos cuantos negreros escondidos. Lacé la otra a un bar que había cerca, y reservé la bomba Nuka Cola para cuando hubiese una congregación de negreros, que saliesen ardiendo.



Poco a poco, y con mucha munición, pudimos hacernos con el control de Paradise Falls, cargándonos a todos los negreros que pudimos. Cuando quedaba una pequeña resistencia. Aparecieron ellos. La Tropa de Lyons en todo su esplendor. Los 7 paladines de élite entraron haciendo trizas una empalizada que habíajunto a unos 8 negreros. No duraron ni diez segundos vivos.



-La hostia colega, en cuando pueda, voy a darme un auténtico duchado

-Ya ves, hueles a perro muerto tío

-Tu tampoco te libras eh...

-Que va... A ver si regresamos a algún lugar en el cual no haya radiación y nos damos una buena ducha.

-Sí, nos hará mucha falta...



Mientras Chris y yo dejábamos las armas en el suelo y nos sentábamos a descansar, el paladín Tristan se acercó a nosotros



-Chicos, habéis hecho un excelente trabajo. Os habéis ventilado a casi todo Paradise Falls entero. He de deciros que estamos muy impresionados por vuestro trabajo.

-Gracias paladín Tristan... Teníamos que salir, y si... no era de una forma, sería de otra

-Sí, agradezco mucho a Glade su ametralladora, ella nos ha liberado de todo esto. La cojí y... ratatata, me los zumbé. Y además, K3 les lanzaba granadas mientras recargaba... Estábamos muy coordinados

-Sí, hicimos un buen trabajo

-Os aseguro que el Yermo sabrá de esto. Colvin, cuando vayas a RG coméntale esto a Three Dog, que la gente se entere de que Los dos chavales han mandado a la mierda Paradise Falls.

-Bueno, vamos a por nuestras cosas, y a por el jodido Refugio 87...

-Sí, nos hará falta una buena dormilona.

-Como nos pillen los negreros te doy una paliza

-Vaale, voy a por nuestras cosas, nos lasp onemos, y a sobar otra vez, que ya es de noche y estoy muy cansado



Chris fué a buscar el cadáver de Eulogy, tras entregarle a Glade su ametralladora láser. Yo fui con él a buscar nuestras servoarmaduras. Habíamos estado combatiendo con trajes de pellejo de bramán y teníamos algunos rasgños, y por mi parte, por culpa de toda la adrenalina segregada durante el combate, descubrí que me habían herido en un brazo

 

0