23 de Octubre de 2017
Dic
12

Mitos sobre el jugador retro que es conveniente aclarar.

Categorías: 
He recibido varios mensajes en los que me sugieren que en lugar de cerrar el Blog, lo mantenga actualizado enlazando a aquellos contenidos que hago para otras páginas. Me ha parecido una solución para no dejar esto totalmente abandonado, y que la gente que entra y se interesa tenga al menos referencia directa de otros artículos.

 

 

Existen ciertos mitos en torno a lo que significa ser un jugador retro que conviene aclarar o puntualizar ¡o confirmar! Ya está bien de prejuicios, de ideas falsas y de conceptos erróneos arrastrados a lo largo de los eones. Ha llegado el momento de sentar unas bases. ¡Basta de inshidiassss!

El aficionado al retrogaming odia los juegos nuevos.

¡Error falsísimo! El jugador retro tiene habitualmente un amplio bagaje gamecultural que le hace conocer múltiples generaciones de consolas y sistemas de entretenimiento. Valora el juego por encima de comparaciones entre tecnologías, y por tanto puede evaluar un juego moderno con la misma objetividad que lo hace con el resto de épocas. No odia los juegos actuales, odia simple y llanamente los juegos malos.

El retrogamer no sabe jugar a la PS3.

Incierto totalmente. Las habilidades jugonas del retrogamer están curtidas en multitud de batallas y modalidades distintas de juegos. Quizá no tenemos la práctica con el mando analógico y los FPS que un jovencito imberbe que sólo machaca Calls of Duty, pero lo mismo le pasará a él con todo juego que no sea un FPS. Nos manejamos con todo. Somos los McGyver de los jugones.

 

 

El retrogamer es viejuno

Bueno, es probable que la media de edad sea mayor porque la inmensa parte proviene de los albores del videojuego. Eso hace que seamos menos propenso a dejarnos deslumbrar por fuegos artificiales gráficos y observemos el videojuego desde una perspectiva más madura. Y 40 años no es viejuno.

El retrogamer es viejuno y ha perdido facultades para jugar.

Y dale con lo de la edad… No, no han perdido facultades… aún. Curiosamente han interiorizado y asimilado todo un entrenamiento mental durante años. Pueden coger una vieja Game & Watch y tras un calentamiento batir sus propios records históricos. Hacerse ahora al Zelda 3DS les resulta un paseo de niños porque sus cerebros están habituados a esa dinámica de juego hace muchos años. Los juegos antaño eran mucho más difíciles que ahora, por lo que los retos no les asustan. Son seres entrenados para lo peor, con excepción hecha del Uchi-Mata.

 

 

El aficionado al videojuego antiguo tiene Síndrome de Diógenes.

Cierto.


EL ARTÍCULO CONTINÚA AQUÍ.

 

 

3
Valoración media: 3 (2 votos)

2 Comentarios:

Así mejor, por lo menos

Así mejor, por lo menos permite un seguimiento cómodo. Razz

Gracias, Tidus. Un saludote

Gracias, Tidus. Un saludote y felicidades por tu blog (que voy siguiendo).