23 de Octubre de 2017
Nov
24

Nunca Una Cámara Fue Tan Útil, Outlast 2: Impresiones.

Categorías: ,

Como dije en mi anterior entrada, el género de terror ha vuelto para quedarse. Solo veremos un juego de una saga clásica y su séptima entrega, que no es otro que un Resident Evil. Muchos apostarían por ver juegos de sagas clásicas de toda la vida, que no estaría nada mal, pero sería volver a las mecánicas jugables de siempre, si es que la desarrolladora de turno, no hubiera aplicado a alguna mecánica jugable, que le de aire fresco a la saga. Por lo demás, todo lo que ha salido al mercado hasta ahora, han sido alguna nueva IP de terror, la mayoría de ellas con una muy buena calidad. Uno de ellos que en vez de ser de muy buena calidad, paso a ser un juego sobresaliente, fue el Outlast, que sorprendió por su gran personalidad y por ofrecer una jugabilidad diferente, si lo comparamos con otros títulos del género. Donde siempre tenemos más o menos, munición, botiquines y sobre todo luz, cosa que contrasta con el primer Outlast, que vamos con lo puesto, con solo una cámara de video y unas pocas pilas, para recargar la batería. Con ello teníamos que recorrer, un horrible psiquiátrico lleno de seres terroríficos, mientras esconderte era una opción más que recomendable y poder ver con la cámara, era más necesario que el comer. Por eso la búsqueda de pilas, te obligaban a explorar y con ello se creaban situaciones de tensión. Para el 2017, nos llegara la secuela Outlast 2, que he tenido la oportunidad de probar, que no ha sido mucho, pero lo suficiente para a hacer unas impresiones. 

 

 

 

 

 

 

 

UN JUEGO CON UN GRAN FACTOR PSICOLOGICO Y UNA AMBIENTACION DE LUJO, QUE HACE TEMBLAR 

 

 
Lo más importante de un juego de terror, es que tenga una gran ambientación ya sea opresiva, oscura, tétrica o una mezcla de ambas. Cosa que el sonido, también es un factor importante y también como no el factor sorpresa y psicológico. Estas grandes virtudes, las cumple a la perfección el Outlast 2, cuya ambientación te pone los pelos de punta. A parte que el desarrollo del juego, mientras vamos por un sitio u otro, ayuda mucho a mantenerte en alerta. No es lo mismo sentirte protegido, sabiendo que tienes encima armas, que ir con solo con lo puesto, es decir, tenemos una perspectiva en primera persona y llevamos solo una cámara de video y una pila, suficiente para ver con la cámara y usar su visión nocturna en la oscuridad. Lo bueno de todo es que te crea una sensación jugable muy diferente, si lo comparamos con otros juegos de terror. Precisamente por lo antes citado, en otros juegos, lo normal que aunque la munición escasea, tienes con que defenderte y no tienes ningún problema en atreverte abrir puertas, aventurarte por un pasillo etc. 

 

 
En Outlast 2 es diferente, estas totalmente indefenso ante las amenazas presentes, abrir una puerta y aventurarte por pasillo, estancias o los exteriores te crea verdadera incertidumbre y terror y preparado para saltar en cualquier momento. Sin nada más que avanzar e intentar que nada, ni nadie te vea, mientras exploramos los escenarios en busca de las tan preciadas pilas, que este juego son más que un tesoro. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 
 
La luz de los escenarios es nuestra mejor aliada, no es porque nos salve de cualquier situación, pero si nos sentiremos protegidos, siempre y cuando sepamos aprovecharla bien, ya sea no exponiéndose mucho a ella y a parte evitara que usemos la cámara. Pero el juego tiene un gran equilibrio entre factor sorpresa y psicológico. El factor sorpresa viene que aunque en la luz nos sintamos más aliviados, seremos en ocasiones testigos de fenómenos paranormales, como apariciones, puertas que se abren, voces, sombras, un fantasma pasando por la puerta de un pasillo, -situaciones que recuerdan a Silent Hills: PT-, cuando nosotros estamos en una habitación y después vemos, que no hay nadie etc. y por otro lado lo psicológico, se presenta en la oscuridad y solo vemos a través de la luz de la cámara. Es aquí donde el terror psicológico aumenta de intensidad, sabemos que no estamos solos, la cosa se complica cuando nos vamos quedando sin batería y no tenemos más remedio que salir a buscarlas. Estas pilas se encuentran repartidas por los escenarios, pero no abundan precisamente, así es que no tenemos más remedio que en ir en su búsqueda, ya sean en pasillos, habitaciones, salas, armarios, en cualquier sitio es bueno. Si llegara el caso, que nos encontráramos sin batería, nos quedaremos a oscuras y sin poder ver, si en ese momento hay algo cerca, nos asegurara más de una muerte, o no saber por dónde ir. 

 

 
Tener la cámara siempre preparada es importantísimo para sobrevivir, vemos por donde vamos y lo que es más importante, ver si hay presencias para evitarlas. Pero casi siempre tendremos escondite para escondernos, para cuando las cosas se complique, ya sean vegetación, taquillas etc. y sino otra opción es salir por patas, como solía pasar en el primer Outlast, situación que crea tensión y es algo que no gusta que ocurra, haciéndote que en la próxima vez, prestemos más atención. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

 

 

 
Outlast 2, se encarga  de que no bajemos la guardia en ningún momento, te mantiene en alerta constantemente, lugares que aparentemente parecen tranquilos, siempre acaba pasando algo. Bien es cierto, que estas situaciones están bastantes ensayadas, en el sentido que estarán guiadas por la historia, que es lo mismo decir que los Script hace acto de aparición. Pero no vamos a tacharlo como algo negativo del juego, esto suele suceder en todos los juegos y en Outlast 2, sabemos que a cada paso que damos, es un peligro y crea incertidumbre. Las mecánicas son muy simples, y el control muy intuitivo. Tenemos que avanzar por los escenarios, con solo una cámara, mientras intentamos explorar y al mismo tiempo evitar a las criaturas, ya sean humanos sectarios u oscuras presencias. Pero aunque su desarrollo jugable se ha sencilla, sobrevivir no están fácil, depende de varios factores, pasar desapercibido, aunque este punto, por exigencias del guion a veces es complicado, pero cuando no es recomendable correr. Y otro factor es ir bien preparado de pilar y la cámara a punto y no malgastar batería, pero sé que difícil no hacerlo. 

 

 
El control facilita las cosas, con apenas tres botones, sacaremos la cámara, daremos luz a la misma y haremos caminar al personaje e interactuaremos con el entorno. Todo su conjunto se mantiene sólido y fluido. Ya para acabar, el juego luce de maravilla en su apartado técnico y gráfico. Los escenarios están llenos de detalles y la iluminación hace unos juegos de luces y sombras, realmente brillantes. El sonido también hace una gran función y es clave para la inmersión y el factor psicológico. Los interiores están mejor representados que las zonzas en el exterior, que también está un muy buen nivel, pero el frame-rate se siente más a gusto en los interiores, pero no es nada grave que valla a perjudicar al juego. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
En definitiva…Me ha dejado un gran sabor de boca. Desde Silent Hills: PT ningún juego de terror, no me ponía los pelos de punta, y si, hubo momentos que se me puso el bello tieso. Sabe cómo hacer pasar mal al jugador y te mantiene en alerta constantemente. Sabe jugar a la perfección con el factor psicológico y sorprenderte con otras situaciones, que si bien están scriptadas, te sorprenden. Es un juego que te exige jugar bien y sin prisas, y no malgastar los pocos recursos que te ofrece, así como aprovechar la iluminación, tanto de los escenarios, como la de la cámara. Es un juego muy bien diseñado, puede que no arriesgue demasiado y use una base continuista, pero mejorara la formula respecto al primero y lo hara mejor juego. Si sois del susto fácil, Outlast 2 os causara pesadillas.

 

 
 
Hasta proximas entradas. 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
0