19 de Junio de 2018
Jun
10

Una criatura viva en la era de los cretinos. "The Last Guardian"

El cretinismo se impone, ser un cretino a la hora de hablar de un videojuego es el último grito de la moda. Para colmo, las empresas colaboran con esta gente y crean juegos que son imposibles de defender sin hacer el tonto, (ahí estan streef fighter V y Battlefront 2 para confirmarlo). The last guardian cargó con una mochila muy pesada cuando salió al mercado. Pesaba su eterno período de desarrollo, pesaba ser el heredero de dos juegos impecables, ser hijo de un programador de culto y por supuesto, fatalmente, pesaba como una montaña el infaltable hype. Antes de jugarlo me propuse ver que decían los usuarios. La prensa ya no es un informante calificado, por lo que hoy en día no importa nada de lo que dice. El problema es, que a la deshonestidad de los profesionales se sumó el postureo de los usuarios y llegamos al punto en el que compramos un juego prácticamente ciegos, sin saber nada verdaderamente fiable. La primer semana, este era el escenario. En general, la prensa aunque lo elogia en algunos aspectos lo bastardea y por ejemplo en hobby consolas, el mismo redactor que le dio un 91 al fifa 17 le casca alegremente un 86. Por supuesto queda por debajo de un street fighter V. Aquí en 3d juegos al menos prefirieron el camino de tener un poco de cordura. Y el análisis, casi como una extraña excepción, es bastante justo. ¿Y los usuarios? Bueno aquí la cosa se pone más desopilante aún. La red se plagó de intelectualoides explicando por que no era tan bueno como shadow of the colossus. Utilizando patanerias como terminos extrapolados de la crítica del cine, uno leía cosas como "lo extradigético" "el plano contrapicado" y un infinito etc. Luego estaban los otros usuarios, los que son incapaces de captar ninguna intención artistica que decían, "jo que esa cámara e malísima!!! Que el bicho no hace caso joer!! Que esto ta roto!!!. Bueno un tiempo después de todo esto compré el juego y me propuse ver de que se trata. Bien ¿que me encontré?. Como saben todos y se ha dicho hasta el cansancio, los juegos de Fumito Ueda y su diseño por sustracción, se tratan de buscar todos los matices posibles en la interacción entre dos seres. El como encontrar los mecanismos jugables que nos hagan sentir que el otro existe y por lo tanto empatizar con el, es la máxima preocupación de Ueda. Ese es su concepto madre, crear juegos donde aparte del jugador hay otra criatura que existe. Gran desilución se habrá llevado este creador, cuando su máxima proeza técnica es vista como la peor de sus obras. Si, yo sostengo que ésta es la gran evolución, el gran salto en la intención artística de Fumito Ueda. Hasta ahora había logrado algo sesacional, tanto yorda como agro o los titanes parecen imbuidos de una vida poco vista en los videojuegos. Logra algo inconmensurable, pero gran parte de la chispa de la vida, se conseguía en base a la mecánica jugable. Así Yorda aparte de sus propios movimientos y posturas, adquiría gran parte de su peso existencial gracias a esa idea genial de tener que tomarla de la mano y eso se lograba presionando un botón que si lo soltabamos, soltabamos a yorda. Con este juego ni siquiera se necesita de los mecanismos jugables. Trico existe, es una criatura viva independiente de tus acciones. Todos y cada unos de los jugadores reconocerán a su mascota en cada gesto y cada acción de trico. No es un tamagochi, si no fuera que estamos encerrados juntos en un lugar inhóspito trico no nos necesitaría para nada en absoluto. Entonces la experiencia es la de estar presos en un lugar laberíntico y extraño con nuestro perro. Toda nuestra aventura da la sensación que la construimos de a dos, la criatura y nosotros. Los sabiondos de videojuegos opinan sobre lo artificioso del lugar donde ocurren los hechos. Otros mas sabiondos aún señalan que tecnológicamente no esta a la última. Luego los menos instruidos, la clase media del videojuego, vamos para que se entienda, los jugadores de fifa, no captaron como el juego construía un prodigio nunca antes visto. Pero es así, en the last guardian, es en el único lugar del mundo del videojuego donde una digitalización nos engaña y parece tener vida propia. A partir de eso se contruye un juego de puzles y plataformeo colaborativo sencillamente brillante. Si, hay errores claro que los hay, pero se trata de una obra maestra. Las obras maestras no son perfectas, su trabajo es mostrar algo nunca visto y enseñar como se deben hacer las cosas de aquí en más. Eso the last guardian lo hace. Conforme avanzamos en nuestra aventura nos maravillamos de como se presenta ante nosotros esa criatura llena de vida, empatizamos le cuidamos y en lo mas hondo de nuestro corazón de viejos jugadores quisieramos que fuera real.
0

1 Comentario:

No está mal el texto. Eso

No está mal el texto. Eso sí, para hacer más amena la lectura, podrías usar algún Enter y separarlo en párrafos.

Sobre su contenido, hace poco me lo empecé a jugar y me ha maravillado. La combinación de puzzles, plataformeo y la relación con Trico hacen que una experiencia, a mi priori regular, se convierta en una de las grandes experiencias que me he encontrado en PS4. Más íntima y menos espectacular que Shadow of the Colossus, pero tan genial o más que Ico.

Saludos! 

Miquiprince