17 de Diciembre de 2018
Jun
10

Cuándo las expectativas se niegan a razonar. "Final Fantasy XV"

El problema de crearse una expectativa en base a lo que otros dicen sobre lo que fué en el pasado tal o cual juego, es que atendemos a un informante muy poco calificado, la memoria. Para colmo la memoria de otro. El pasado es cambiante, se metamorfosea de acuerdo nuestras ilusiones o desdenes. Jugamos a otras edades, con otras preocupaciones y otros tiempos. Recordamos a juegos que nos divirtieron solo por lo bueno, así como recordamos alguno que nos aburrió solo por lo malo. No son pocos quienes critican a final fantasy XV por no tener el espíritu de aquellos legendarios FF, o por no jugarse igual, o por ser un simulador de pandilla de amigos adolescentes etc. Yo les pregunto ¿cual alma es la que refieren ustedes? La de FF X2, la de cristal chronicles, o la de FF IX, porque convengamos que no tienen punto de comparación una con la otra. “Es malo por no jugarse igual a aquellos gloriosos FF”, yo les pregunto, ¿jugarse igual a cual, FF VII o FF XII? Porque convengamos nuevamente que no tienen nada que ver una jugabilidad con la otra. “Es malo porque es un simulador de pandilla de amigos”…. Ehh… amigo… acaso no jugaste jamas a FF VIII?. Lo que quiero consignar con esto, es que no hay una formula FF, hay una esencia FF y si uno ve este juego sin saber de que se trata, no se demora un segundo en adivinarlo, esto es un final fantasy!. Personalmente me recordó mucho a ff VIII, hoy no es tan referenciado pero aquellos 4 cds de ps one eran gloria bendita. Square logra introducir su saga mas notable al mundo abierto y lo hace de manera mas que satisfactoria. Luego del retroceso que significó FF XIII en ese aspecto (en extremo pasillero), con respecto al FF XII (áreas jugables interconectadas). Consigue una evolución reseñable a este respecto. Se ha criticado cierto vacío en bastas áreas pero no es mas que la traducción moderna de esas áreas donde deambulábamos por el mapa con nuestro personaje y nos asaltaban enemigos aleatorios. Es decir los espacios entre localizaciones no tienen la función que tienen en un gta los espacios que hay entre una misión y otra. Son cosas distintas y por lo tanto deben funcionar distinto, no entenderlo es no haber jugado a juegos anteriores de la saga. De tal manera que en el desarrollo del juego y nuestro deambular de un lado a otro, estaremos esencialmente en un final fantasy de toda la vida. Respecto a los gráficos debo confesar que a mi me encantaron, si! ya lo se, “no estan a la última”, pero es square, todo el arte y diseño es simplemente exquisito. Los combates se benefician de la constante búsqueda estética de esta compañía y si pasas frente a una tv mientras hay una lucha, te quedaras viendo absorto lo bien que luce todo. La mecánica de los enfrentamientos no es la mejor, pero tampoco está ni cerca de ser mala, a veces te parece que el combate se decidió de una manera algo random, pero en general te sientes dominador de las acciones y poseedor de cierta destreza una vez afinas el uso de joystick. Agradezco profundamente que se olvidaran del pésimo combate por turnos de ff xiii tan automatizado que parecía que nosotros no hacíamos nada que valiera la pena. En definitiva las luchas son espectaculares y aunque no tan finas como en un hack and slash modelo, las mecánicas son solidas y gratificantes. Sobre la historia solo diré que aunque tal vez no sea la mas épica de la saga, no desentona, sobre todo entendiendo que ninguno de los guiones de toda la franquicia ganaría un nobel. Es decir cumple con su cometido de organizar de manera entretenida la experiencia jugable. Lo verdaderamente notable en este game es la construcción de los personajes y sus interacciones. De verdad que da gusto ver como evoluciona la amistad y el compañerismo de los protagonistas de esta historia. Esto para mi es un gran logro en un tiempo donde abundan personajes planos, obtusos y vacíos. En definitiva, square lo ha logrado de nuevo, ha creado un mundo fascinante digno de ser explorado junto a compañeros de viaje sencillamente entrañables.
0