22 de Octubre de 2014
Sep
12

Mass Effect (Xbox 360 y PC)



A día de hoy, pocos son los estudios capaces de causar un gran revuelo con cada juego que anuncian, y Bioware, autora de títulos como la saga Baldur’s Gate, Neverwinter Nights, Jade Empire o KOTOR, es uno de ellos. Es cierto que de un tiempo a esta parte, o para ser más exactos, desde que fue adquirida por EA, la compañía canadiense ha tomado algunas decisiones que, hablando desde el punto de vista del usuario, no han sido las más idóneas, pero es innegable no reconocer su labor a la hora de brindarnos algunos de los mejores juegos de los últimos tiempos.

El caso es que, allá por el año 2005, y ya ciñéndonos al propósito de esta entrada, Bioware anunció que se encontraba totalmente metida en el desarrollo de un RPG de corte futurista llamado Mass Effect, el cual, sería la primera parte de una trilogía exclusiva de Xbox 360, aunque las tornas hayan cambiado de un tiempo a otro. En esos dos años que pasaron desde el anuncio de este hasta su salida, apareció todo tipo de material con el fin de sumergirnos en el complejo universo que Bioware había creado. Parte de este material, fueron dos novelas; ME Revelación y ME Ascensión (aunque actualmente tenemos tres, con una cuarta parte en camino), las cuales, relatan los hechos acontecidos antes y después del juego respectivamente. Una lectura recomendable, todo sea dicho, si nos hemos quedado con ganas de más tras haber acabado la aventura principal.

Ahora, ateniéndonos ya a lo que realmente toca, me dispongo a presentaros mis impresiones finales sobre un de los juegos que más ha dado que hablar en la presente generación de consolas.



 


HISTORIA

 

El arco argumental del juego se desarrolla en el año 2183; una época en la que el ser humano ya ha conseguido salir del sistema solar, por lo que nos emplazamos en una etapa en la que los viajes espaciales están a la orden del día. 35 años antes, la humanidad había descubierto una extraña tecnología en la superficie de Marte construida por una civilización mucho más avanzada que la nuestra, a día de hoy extinguida, conocida como los Proteanos. Al año siguiente, toda la información retenida en esa tecnología, fue traducida, lo que dio lugar al mayor descubrimiento histórico de la humanidad, El Relé de Caronte; una de las muchas plataformas que hay esparcidas por todo el espacio. Y es que gracias a este relé, la raza humana fue capaz de viajar entre los diferentes sistemas planetarios en cuestión de segundos.

Asimismo, con la llegada a otros planetas, se confirmó uno de los mayores interrogantes de toda la historia; no estamos solos. Este aspecto se confirmó cuando los humanos, apenas conocedores de la tecnología que tenían entre manos, provocaron un conflicto con la raza Turiana en el año 2157 en la llamada Guerra del primer Contacto, cuyo fin se debió a la derrota de la colonia Shanxi. Ocho años después, la raza humana aceptó la invitación de establecer una embajada en La Ciudadela; una enorme estación espacial en la que se dan lugar la mayoría de las razas conocidas de todo el espacio. Desde entonces, la humanidad ha tratado de integrarse en el llamado Consejo de la Ciudadela; el máximo órgano representativo de la galaxia, aunque sin demasiado éxito.

 





 

En este punto de la historia, tomamos el papel del comandante Shepard; un marine que ha destacado por méritos propios en el campo de batalla; al que se le encomienda la misión de asegurar un enigmático artefacto Proteanos en Eden Prime y en compañía de un turiano llamado Nihlus. Este último es enviado por el Consejo para supervisarnos y así decidir si es aceptada nuestra entrada en el cuerpo de élite de los Espectros, pero las cosas se tuercen cuando Nihlus es asesinado por otro Espectro, Saren, quien parece ir detrás de ese artefacto Proteano. Tras entrar en contacto con esa tecnología, tendremos una visión de lo que pasó realmente con los Proteanos y de lo que volverá a pasar si no detenemos a Saren y a la invasión de los Segadores; una antigua raza de máquinas inteligentes.

Básicamente, todo cuanto he escrito sería el prólogo del juego, que abarca unas 2-3 horas aproximadamente, pero que no reflejan ni por asomo la prolijidad y esmero con que Bioware ha dotado el universo de Mass Effect. Para empezar, tenemos sobre la mesa un extensísimo árbol sociológico y político compuesto por ocho razas diferentes entre sí y con sus propias características (Asaris, Turianos, Salarianos, Krogan, Batarianos, Hanar, Elcor, Volus), sin contar con otras especies que prefiero no desvelar. De eso se sigue una trama bastante densa y llena de calidad, aunque no exenta de ciertos clichés ya vistos e inevitables eso sí, en el género de la ciencia ficción.

 


 


 

Puestos a criticar, diría que algunos de los personajes que nos acompañan, no están a la altura de las circunstancias en lo que a personalidad se refiere. Entendedme, no es que sean personajes totalmente planos ya que todos, sin distinción, tienen su propio pasado, sino que algunos gozan de muy poco peso en la trama, aportan poco y a la larga da igual si les ocurre algo o no. Quizás lo peor de todo este entramado es que todo esto de las visiones haya recaído en Shepard y no en otro personaje. Quizás y solo digo quizás, la cosa hubiese sido más interesante por ambas partes.


Nota: 8


JUGABILIDAD

 

Lo primero que haremos nada más iniciar el juego, es crear nuestra propia visión del/a comandante Shepard o si lo preferimos, jugar con el personaje que viene predeterminado ya de antemano y que es el modelo de todos los trailers que se han publicado. Ahora bien, si hemos apostado por lo primero, tendremos que elegir el sexo de nuestro personaje así como el nombre y nuestro perfil psicológico (criado en el espacio, en la Tierra o en las Colonias), lo cual, afectará en alguna que otra misión secundaria por habernos criado en X o Y sitio. De eso se sigue la elección de una clase entre las seis disponibles; tres puras y tres híbridas: soldado (especialista en combate), adepto (especialista en biótica), ingeniero (especialista en tecnología), vanguardia (combina biótica y combate), infiltrado (especializado en combate y tecnología) y centinela (biótica y tecnología). En otras palabras; las tres primeras están especializadas en acciones específicas, mientras que las restantes son un conglomerado entre ciertas especialidades.


 






Tras elegir la clase, pasaremos a definir nuestro aspecto físico (boca, nariz, ojos, peinado, …), aunque cabe decir que la personalización del rostro no destaca en absoluto ya que hay juegos de rol mucho más profundos en este aspecto. De hecho, se echan en falta muchas más opciones en cada apartado, especialmente si estamos trasteando con el editor femenino, pues todas desprenden el mismo aura, le pongas lo que le pongas.

A nivel jugable, puede decirse que Mass Effect es un título híbrido entre rol y shooter. Como en todo RPG que se precie, por cada enemigo que eliminemos, acumularemos puntos de experiencia para subir de nivel. Una vez lo hagamos, se nos otorgarán una serie de puntos de talento que podremos repartir entre las distintas habilidades de nuestro personaje. La mayoría de estas están orientadas hacia el combate, que según la clase que hayamos elegido al comienzo serán unas u otras. Por ejemplo, mientras que un soldado es capaz de usar todas las armas y armaduras disponibles, un adepto poseerá otras habilidades dedicadas a la biótica.

Otro de los aspectos puramente roleros, es la modificación del equipo que usará tanto nuestro personaje como el resto de compañeros, y es que a lo largo del juego iremos recogiendo o comprando en las diferentes tiendas varios tipos de armas y armaduras, así como algunos elementos para mejorarlos. Asimismo, accediendo a la opción de Equipo desde el menú principal, podremos modificar todo este equipamiento incluyendo en estos, elementos tales como más potencia de fuego, mayor daño contra enemigos orgánicos o no orgánicos, … Otros objetos de gran importancia, ya encarados a otros fines, son el medígel y el omnigel. Mientras que el primero sirve para curar la salud de nuestro personaje y de todo el pelotón, el segundo sirve para reparar el Mako; un vehículo del que hablaré más adelante. Todos estos elementos que he comentado en el párrafo, se gestionan a través de un inventario que resulta, a todas luces, incómodo y caótico, pues la puesta a punto de los equipos de Shepard y cía suelen llevar más tiempo del necesario, llegando a convertirse en una tarea muy poco agradecida de cara al jugador.


 


 


 

En la vertiente shooter, ME es muy similar a otros juegos como GoW o Uncharted, aunque sin ser tampoco un mata-mata. Así pues, controlaremos a Shepard desde una vista en tercera persona, con el que seremos capaces de combinar potentes ataques bióticos con la fuerza de nuestros rifles de asalto, usar coberturas o sprintar. Asimismo, se han asignado cuatro posiciones de la cruceta del pad que determinan el tipo de acciones que pueden llevar a cabo nuestros dos acompañantes. Si accionamos el control hacia arriba, les desplazaremos hacia donde indique la flecha, si lo hacemos hacia abajo se cubrirán, y con las dos posiciones laterales les mandaremos atacar al objetivo al que apuntemos o que se reagrupen. Por desgracia, este sistema de pelotón no está del todo pulido, ya que no podemos impartir órdenes a nuestros acompañantes de forma individualizada; un aspecto que  a posteriori, se subsanaría en la versión de compatibles.


 


 


 


 


 

A la hora de desplazarnos entre los diferentes planetas y sistemas, usaremos nuestra propia nave espacial; la Normandía, que manejaremos con solo acceder al mapa de la Vía Láctea. Este mapa posee cuatro niveles de visión. El más alejado de todos es la misma galaxia, desde donde veremos todos los cúmulos que forman la vía láctea. Accediendo a uno de esos cúmulos, pasaremos a otro nivel donde se nos presentarán los diferentes sistemas que forman este. Una vez que elijamos el sistema, nos acercaremos a otro nivel donde podremos visionar todos los planetas y asteroides que lo forman. Y finalmente, desde una perspectiva ya a nivel planetario, se nos darán datos del planeta como su composición, el nº de habitantes o sus dimensiones; ofreciéndonos la posibilidad de aterrizar en él o simplemente observarlo. Si se da el primer caso, pasaremos a inspeccionar la superficie del planeta con el Mako; un vehículo preparado tanto para la investigación como para el combate y cuyo manejo es lamentable a más no poder.


 






 

Uno de los elementos más sonados en los meses previos al lanzamiento del juego, fue su “revolucionario” sistema de diálogos, que viéndolo en perspectiva, quizás no había razón para tanto alboroto, aunque tampoco pueda decirse que sea malo; más bien todo lo contrario. Básicamente, nos encontramos ante un digno heredero de Caballeros de la Antigua República, que reúne todas las opciones de diálogo, con decisiones morales inclusive, aunque en el título que nos ocupa, el sistema nos permite agilizar las conversaciones entre los personajes dotando a las escenas de un carácter mucho más cinematográfico, lo cual se agradece. Asimismo, las respuestas que ofrezcamos harán que Shepard se incline hacia un lado u  hacia otro, como ya ocurría en el título mencionado; o en otras palabras; dependiendo de la respuesta que elijamos, seremos más simpáticos o más bordes, lo que nos hará ganar puntos de virtud o rebeldía. Además, a medida que vayamos subiendo de nivel y consiguiendo más puntos, podremos desarrollar las capacidades de nuestro personaje, que nos abrirá nuevas puertas, apareciendo más respuestas en las conversaciones y que servirán para persuadir o intimidar a otros personajes; permitiéndonos salir airosos de situaciones límite.

Puestos a criticar algo de la toma de decisiones, diría que el sistema de diálogos no nos permite cambiar la línea argumental del juego, pues el final de este es, a grandes rasgos, el mismo. Así pues, habrá que confiar en Bioware respecto a esas declaraciones que dictaminaban que las decisiones que hayamos tomado tengan algún tipo de repercusión en la tercera parte.






 

Y ya para rematar este apartado, voy a comentar uno de los principales atractivos de Mass Effect y que ha sido objeto de numerosas críticas las primeras semanas posteriores a su lanzamiento: el poder emparejarnos con algunos de nuestros compañeros/as. Si bien, es cierto que este tema ya se había tratado en Caballeros de la Antigua República, flirteando con Bastila Shan o con Carth Onassi, en Mass Effect ha sido potenciado a la enésima potencia. Simplemente con seguirle la corriente al personaje que hayamos seleccionado como objetivo y siempre entablando una conversación con este/a al final de cada misión obligatoria, conseguiremos desbloquear nuestra escena de sexo particular. Asimismo, dependiendo de si nuestro personaje es hombre o mujer, los candidatos serán distintos aunque ambas vertientes tienen un nexo en común; Liara. Esto se debe a que las Asaris tienen un solo sexo, de modo que pueden relacionarse con cualquier de los dos sexos.


Nota: 7

GRÁFICOS

 

A nivel gráfico, Mass Effect ofrece una de cal y otra de arena. Por una parte, se denota el mimo que ha impreso Bioware a la hora de recrear la gran cantidad de elementos que conforman el juego, ya sea la construcción de una galaxia enorme, o bien, el gran número de planetas a visitar. Para empezar, tanto el diseño de producción como la dirección artística son realmente sobresalientes, destacando sobre todo las hermosas vistas que ofrecen ciudades tan avanzadas tecnológicamente como La Ciudadela y Noveria, el tamaño de estas, los increíbles efectos de luz que las inundan y decenas de grandes detalles más, aunque sí bien, algunos de los escenarios del juego están por debajo de la media artísticamente hablando. De eso se sigue la recreación de los personajes, la cual fue sin duda, de las mejores que se han creado en videojuego alguno allá por el año 2007. Pero no solo los humanos poseen un alto nivel de detalles, como unas expresiones faciales realmente fluidas; también hay que destacar que el resto de alienígenas muestran unos rasgos faciales mucho más conseguidos sí cabe que los humanos.

 


 


 



 

Sin embargo, toda esta espectacularidad que el juego derrocha por todos lados, se paga con una tasa de fotogramas muy inestable en algunos momentos, la cual obedece a la presencia de una gran cantidad de elementos de pantalla y sobre todo, en los últimos compases de la aventura. Raramente esto supondrá un obstáculo a nivel jugable, pero sí es cierto que estos pormenores resultan molestos en los instantes más emocionantes del juego. De eso se sigue la gran cantidad de tiempos de carga que hay a lo largo de la aventura. Otro detalle que afea más si cabe el conjunto, es que el juego tarda algunos segundos en cargar las texturas de los escenarios y los personajes. Pase que el Unreal Engine 3, motor gráfico del que se nutre el juego, sea difícil de gestionar a la hora de representar mundos abiertos (y no tan abiertos), pero lo que no se puede pasar por alto es que los momentos que aprovecha para cargar las nuevas zonas no sean suficientes para que estas carguen por completo. Todo esto denota una mala optimización por parte de Bioware, algo que hubiese tenido solución de haberse retrasado la salida del juego un mes o dos.


Nota: 7   



SONIDO

 

En lo sonoro, Mass Effect se ve respaldado por un elenco de actores y actrices que consiguen que sus interpretaciones suenen creíbles. Algunos intérpretes como Keith David y Jennifer Hale, quienes prestan sus voces al capitán Anderson y a la comandante Shepard respectivamente, son los más destacados. En cambio, otros como Mark Meer, quien da voz y cuerpo al comandante Shepard, deja mucho que desear, pues tiene la misma expresividad si se toma una copa de Brandy helado como si matan a un compañero suyo, restando emotividad al asunto. A título personal, si comenzáis una nueva partida, os aconsejo que elijáis a Female Shepard, pues os aseguro que la experiencia será para mejor.

Por otra parte, la banda sonora es de una calidad excepcional, presentando unos temas de gran calidad que nos recordarán irremediablemente al gran maestro Vangelis (Blade Runner o Carros de Fuego) y que se adaptan perfectamente al universo del juego. Temas instrumentales pausados que nos acompañan en los momentos más tranquilos y melodías más cañeras a base de sintetizadores para los momentos de acción conforman un apartado sonoro realmente sólido.

 


Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

 


Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

 


Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

 


Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.


Nota: 10


DIVERSIÓN

 

Hay dos formas de encarar este apartado a cada cual más subjetiva. Si nos limitamos a completar el juego sin detenerse a hacer misiones secundarias, raramente nos aburriremos, ya que hay situaciones para dar y tomar. Ahora bien, si nos paramos a terminar todas estas y a explorar los diálogos en profundidad, la cosa cambia y no precisamente para bien, aunque eso ya depende de cada persona. Para empezar, voy a hablar de las misiones secundarias; uno de los puntos más flojos del juego. Y es que a pesar de que hay más de medio centenar de ellas, en la mayoría de las ocasiones nos limitaremos a liquidar todo bicho viviente que nos impida llegar hasta el objetivo marcado en el mapa, aunque también tienen cabida tareas de diplomacia (tener un buen nivel de virtud/rebeldía es lo que manda en estos casos) que siempre son de agradecer.

Vale que puedan pareceros pocas en comparación a otros RPG, pero ya os aseguro que a la larga acabaréis cansados de hacer siempre lo mismo. Otro de los puntos más endebles de este, que producen más hastío sí cabe, es como se ha tratado el tema de las instalaciones enemigas, también enmarcadas en las misiones secundarias, ya que apenas hay variedad de escenarios (2 o 3) que se repiten una y otra vez y que dan la sensación de que esto ya se ha visto antes.

 






 

En lo que respecta a la duración del juego, esta es muy variable, ya que depende mucho del ritmo que llevemos en la partida y de la habilidad de cada persona. En mi caso, tardé unas 12 horas en completar el juego, centrándome únicamente en el arco principal. Ahora bien, en otras partidas, esa cifra se incrementó hasta las 50 horas aproximadamente; esta vez desarrollando la aventura a fondo, prestando atención a todos los diálogos y completando todas las misiones secundarias. Y si a eso le unimos la posibilidad de comenzar una nueva partida con el nivel conseguido en la anterior, tenemos juego para rato.


Nota : 7



CONCLUSIÓN

 

No cabe la menor duda de que ME es un muy buen juego, así como un gran comienzo para Shepard y cía en esta aventura intergaláctica, y que salvo que la pifien en la tercera parte, tiene visos de convertirse en una trilogía de una gran calidad. Sin embargo, no pueden pasarse por alto esos fallos fácilmente solucionables que lo convierten en un título notable y no en algo más grande. Tienen un detallista y creíble universo que nada tiene que envidiar a los mayores exponentes de la ciencia ficción, una buena historia con un sabor épico y añejo, y un apartado audiovisual sobresaliente. Ahora solo falta que pulan esos detalles mejorables a fin de que, entonces sí, pueda convertirse en la obra maestra que se pregona a los cuatro vientos.



Nota final: 7.5





 

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.







 

5
Valoración media: 5 (5 votos)

7 Comentarios:

A nivel personal considero

A nivel personal considero la nota baja para el juegazo que me parece (y eso que le hice un contranalisis X-D) de hecho es, junto a Oblivion, el juego al que más horas he echado sin duda alguna (5 partidas creo que tengo juasjuas) y me lo he pasado como una autentica enana, especialmente en el lado oscuro, que cada vez me atrae más en los juegos Twisted Evil Es cierto que tiene algunos fallos que ya has remarcado, pero no considero que sean tan importantes como para ponerle un 7 (que no es baja en general, pero si para este titulo segun mi criterio)

Eso si, me alegra ver que por aqui somos bastantes los seguidores del juego wahahahahaaaaaa.

Una entrada excelente, 5 estrellas. 

Bueno

Menudo análisis que te has marcado, aunque no coincida mucho en tus apreciaciones (el Mako, el T-35 involcable, ¡es Dios! LMAO) porque me gusta demasiado esta saga para ser objetiva.

Eso sí considero que el sistema de conversaciones es muy simplón y demasiado "guiado", no da tanta libertad como por ejemplo el más clásico del Dragon Age o el muy mejorado del Alpha Protocol de Obsidian, amén de que en realidad al final no tienes tanta libertad como deberías en este tipo de juegos.

Muy de acuerdo en todo salvo

Muy de acuerdo en todo salvo en el asunto de la jugabilidad, creo que el sistema de control de pelotón cumple bastante bien aunque no se puedan dar órdenes individuales, da bastante vidilla a los combates. Yo le hubiera dado un ocho al juego es un buen RPG moderno aunque con algunos fallos bien señalados en la review, eso sí, la secuela es un juego de, como mínimo, 9, muchísimo mejor en mi opinión que esta primera entrega.

Muy buen análisis!

Y además estoy de acuerdo con la nota. ME es un gran juego pero tiene ciertas cosas que no me acaban de convencer... Aún asi es una experiencia obligatoria en esta generación!

Saludos y 5*!

Discontamination in progres!

Spoiler (para los no jugadores de ME 2) y después Shepard se folla a media tripulación en el 2, para que tenta protección si él en sus relaciones sexuales no las ffffusa xd Fin del Spoiler. Respecto a lo mencionado análisis amén, mas que nada digo esto porque he comentado en tantos análisis de Mass Effect que ya no podría ni hacer la cuenta. Yo hice mis impresionaes y me lleve demasiado por la magia del momento, todo el mundo flipaba tanto... Pero fui poco objetivo y la casqué un 10 por las buenas. Entre los tiempos de cargas (ascensores), la descontaminació y visitar un mundo con el mako (que tiene nombre de hipermercado para las empresas xd, alemenos en Mallorca hay uno que se llama asi LMAO) se pierden muchas horas y te aburres un huevo esperando impaciente.
 
Un Saludo & 5 estrellas! 
 
PD: Las capoturas son tuya?

Me compré la 360 en tema jugable por dos juegos

Mass Effect y Ace Combat 6. Y ambos fueron una decepción de narices para mí.

Mi historia con Mass Effect es, como diríamos, degenerativa. Si, cada vez que lo juego, lo veo peor que la última vez que lo jugué y así en bucle. La primera vez que jugué, pasé un kilo de las secundarias y me pulí el modo historia. Maravillado quedé y estaba deacuerdo con los que lo tildaban de juego de la generación... hasta que jugué la segunda partida y empecé a ver como las frases vistas en foros tipo "secundarias del montón", "4 bases genéricas para todas", "control del mako horrible", "repetitividad" cobran vida en forma de monstruos de apariencia de "La Cosa".

Luego te das cuenta de que todo es monótono, de que te gustaría abrir una escotilla y tirar a Kaidan Alenko por ella... y a casi toda la oficialidad (Pressley, tu también). Luego tenemos incongruencias tipo Wrex, el asesino mas chungo de la galaxia, que muere en dificultado normal en el primer combate cuando te lo llevas.

Te sigues dando cuenta de que el sistema jugable no es todo lo bueno que deberia (Y cuanto mas lo juegas mas cuenta te das de que es peor de lo que lo recordabas).

Y para terminar, te das cuenta de que no es un juego de rol. NO, por que al fianl de la aventura yo podría hacer caso de lo que dice Saren y unirme a él ¿No? Pues no, voy por un camino en el cual no me puedo desviar. ¡Coño! Que en el KOTOR uno podía elegir ser Jedi o convertirte en un Sith sediento de sangre y aniquilar el universo.

Para mí, no es un recomendado. Y es curioso que los que lo han tildado de obra maestra (No todos, pero si la gran mayoría) solo lo ha jugado una vez y hace años. Estoy seguro de que si lo retoman ahora haciendo todas las secundarias (Nada de solo la historia principal) no les parecería tan bueno.

¡Saludos y buen análisis!

Mass Effect

Estoy deacuerdo coon 3 defectos que apuntas:

1) El desastroso sistema de inventario. Es horrible el tiempo que se ppuede perder ordenando tus cosas

2) El sistema de dialogo es demasiado simple para la popularidad que tiene. Basicamente siempre usa el mismo esquema de respuesta positiva, neutral y negativa, con las ocasionales opciones de paragon y renegade. Creo que lo unico revolucionario es que puedes elegir las opciones antes que tu interlocutor acabe para poder crear la ilusion de un dialogo fluido. Aun asi prefiero el sistema de Dragon Age: Origins, el cual tiene respuestas suficientemente ambiguas para que te tomes el tiempo pensando que es lo mas conveniente para responder. Lastima que no lo conservaron en la segunda entrega.

3) La repititividad de las misiones secundarias. Basicamennte es siempre ir, matar a todos e  ir a la zona posterior del edificio para hacer algo. Al menos algunos de los planetas son realmenrte llamativos

De resto me encanta este juego. Es uno de los mejores titulos de Bioware, con un universo realmente trabajado, y siempre conviene volver a terminarlo para probar alguna cosa nueva.