25 de Noviembre de 2017
Mar
16

Final Fantasy XIII


Rol sobre raíles

Me encanta Final Fantasy. Claro que tampoco creo que sea un secreto para nadie que se deje caer por aquí a menudo, pues ya son seis (con esta siete) las entregas que he comentado hasta la fecha en el blog. Así que la semana pasada, con el motivo del lanzamiento europeo de la decimotercera entrega de la saga, solo he soltado el mando de mi Xbox 360 para las necesidades básicas que todo ser humano debe satisfacer de vez en cuando. A veces ni eso. Con decenas de horas a las espaldas me siento hoy ante el ordenador para intentar digerir y resumir lo que ha dado de sí esta nueva entrada en la franquicia de Square Enix. Una tarea menos sencilla de lo que pudiera parecer a simple vista. Y es que al relativo esfuerzo que supone recopilar mentalmente tantas horas de juego para luego intentar transmitirlas con mayor o menor fortuna, en un caso como este hay que sumar también las expectativas. Las expectativas de quien conoce la saga desde hace años y ha interiorizado su propio paradigma de lo que cada entrega debe o no tener.

Esas mismas expectativas que ahora mismo voy a dejar a un lado para escribir de la forma más honesta posible. Como sabéis, las ideas preconcebidas pueden echar por tierra las más grandes creaciones o encumbrar obras que con una perspectiva más fría no lo merecen. De forma casi inconsciente, mientras jugaba no podía dejar de hacer comparaciones con las anteriores entregas. Qué se había perdido, qué se había ganado. Sin embargo en este análisis no lo haré. Es una tarea que dejaré que cada fan realice por sí mismo. Tan solo me limitaré a describir y opinar sobre lo que he visto. Porque este, amigos, no es un análisis sobre lo que yo creo que debería haber sido Final Fantasy XIII, sino sobre lo que realmente es (o al menos creo yo que es). Un juego con notables virtudes, pero también notables defectos, independientemente del nombre que lleve en la carátula. Ríos de tinta han corrido los últimos meses sobre la última obra de Square, ríos de los que he intentado mantenerme alejado para llegar al juego con el menor sesgo posible. ¿Cuál es el resultado? Bueno, más abajo encontraréis mi veredicto sobre uno de los juegos más esperados de esta generación.


Empecemos con la trama, tema capital en esta saga. No es quizás la más enrevesada o sorprendente que ha ofrecido el género (ni mucho menos), pero sí tiene grandes momentos y sabe mantener el interés hasta el final. En los primeros minutos será bastante difícil enterarse de lo que está pasando: un viaje en tren que termina de forma accidentada, caminos de varios protagonistas que se cruzan fruto de la casualidad y una serie de acontecimientos que se suceden rápidamente sin que el juego se tome demasiado tiempo para explicaciones. Por supuesto, esto no es más que una fachada, y a las pocas horas nos sumergiremos en una trama no excesivamente compleja, pero llena de reveladores flashbacks protagonizados por cada uno de los personajes principales y numerosas referencias al universo en el que se ambienta el juego. Un universo que merece mención propia por su original planteamiento. El juego da comienzo en el Nido, un pequeño planeta cuya ambientación futurista no dista demasiado de la ya utilizada en otras entregas de la saga. La gracia reside en que justo debajo, a tan solo unos kilómetros, se extiende Paals, un gigantesco ecosistema natural lleno de peligrosas criaturas.

De qué clase de aventura lleva a nuestros héroes a descubrir la verdadera naturaleza de ambos mundos es algo que deberéis descubrir por vosotros mismos. Y para ello contaréis con la inestimable ayuda del sexteto protagonista. La bella, fuerte y por momentos tierna Lighting encabeza un interesante reparto de personajes que no solo está a la altura de las circunstancias, sino que a menudo se convierte en uno de los principales ganchos. Algunas de sus personalidades o motivaciones pueden resultarles familiares a los veteranos del género, pero en general el trabajo realizado con ellos es bastante bueno. La puesta en escena es realmente brillante: animaciones, doblaje y guión hacen a los personajes creíbles, facilitando la empatía con ellos y logrando que algunos de los puntos álgidos de la trama sean realmente emocionantes. A título personal solo podría emitir alguna queja sobre Vanille y su afición por comunicarse en un tono de voz excesivamente alegre, casi estridente. Por lo demás, considero que el trabajo de Square creando un grupo de personajes equilibrado, con personalidades bien diferenciadas y alguna que otra interesante evolución es digno de elogio.


Otra gran baza para dejarse sumergir en esta gran odisea son los combates. Una baza muy importante, añadiría, ya que como en todo buen JRPG acaparan un porcentaje bastante grande del juego. El nuevo sistema bebe de fuentes tan variopintas como los Final Fantasy de 16 bits o la reciente duodécima entrega. De los primeros rescata una nueva variante del clásico ATB (Active Time Battle): una barra dividida en varios fragmentos se llena continuamente durante las peleas, mientras que nosotros debemos elegir con la mayor rapidez posible las acciones que queramos realizar. Estas acciones, sean ataques físicos, mágicos, curaciones o de cualquier otra índole ocuparán uno o varios de los fragmentos que tiene la barra (barra que aumentará con el avance del juego). Cuando dicha barra se termine de llenar, o presionemos el botón pertinente, nuestro personaje ejecutará la lista de acciones elegidas y luego vuelta a empezar. Cabe mencionar que la velocidad con la que se llena la barra (y la que supuestamente tendrán los enemigos, aunque no sea visible) se puede ralentizar un poco desde el menú de preferencias, algo vital para aquellos a los que este sistema se le haga cuesta arriba por cuestiones de reflejos.

Y es que los combates en FF XII requieren estrategia o velocidad a partes iguales, aunque tarden mucho en volverse exigentes. El juego nos “regala” la posibilidad de utilizar un comando que elige automáticamente las acciones más recomendables para cada situación: por ejemplo, si controlamos a un fulminador (el equivalente al mago negro de toda la vida), este utilizará los elementos que más daño hagan al enemigo contra el que estemos luchando. Si en cambio llevamos a un sanador (mago blanco), se encargará de que este asigne las curas a los personajes con menos vida, use el hechizo Esna para sanar los estados alterados o Lázaro para resucitar a los caídos en combate. Por si esto fuera poco, además resulta que solo tenemos el control de uno de los tres personajes que participan en cada batalla (los otros dos son siempre controlados por la IA), así que en el primer contacto con el sistema de combate seguramente nos parezca demasiado simple y fácil. Y así es durante las primeras horas, un paseo en el que solo algún despiste tonto o el jefe de turno nos puede poner contra las cuerdas. Por suerte, con el tiempo la cosa cambia, y mucho.


Hay una particularidad de este sistema que cobra cada vez más importancia y termina por convertir algunos combates en un auténtico desafío tanto para nuestros dedos como para nuestro cerebro. A diferencia de la mayoría de JRPGs, en FF XIII cada personaje no está asociado (por imposición o por elección) a una clase concreta. Es raro encontrarse títulos de este género que no se sirvan de especialistas en ataques físicos, magias o curaciones. El juego que nos ocupa de hecho también lo hace, aunque la asignación y utilización de estas habilidades es un poco diferente de lo habitual. En total existen seis clases: a las antes citadas fulminador y sanador debemos añadir castigador (ataques físicos),  protector (una gran resistencia) obstructor (especialista en inducir estados alterados a los enemigos) e inspirador (variante del anterior enfocado a la magia defensiva). Aunque existe una restricción inicial que nos invita a crear un grupo equilibrado, a la larga cualquiera de los personajes puede ser “entrenado” en cualquiera de las clases. Pero el quid no es tanto eso como la necesidad de potenciar cada personaje en al menos dos de las clases e intercambiarlas durante el combate.

Cada personaje, aunque haya sido entrenado en varias clases, solo puede servirse de las técnicas de una a la vez. Esto significa que si, por ejemplo, Lighting tiene el rol de castigadora en un combate, podrá ejecutar ataques físicos pero no magias de curación, incluso a pesar de que estas formen parte de su repertorio por haber sido también entrenada como sanadora. En los primeros compases esto no suele suponer un problema, puesto que al llevar dos o tres personajes (depende del tramo de juego que se trate), unos pueden atacar mientras otros se dedican a curar cuando estimen que sea necesario. Pero con el paso de las horas la cosa se complica cada vez más y el jugador se ve obligado a dominar a la perfección el uso del intercambio de roles. Aparte del esquema inicial que se utiliza al empezar cada combate (y que, por supuesto, podemos personalizar a nuestro antojo), disponemos de otras cinco ranuras en las que introducir diferentes configuraciones a las que luego accederemos cuantas veces queramos en los combates con tan solo presionar un botón.


Para ilustrar mejor este sistema pondré un ejemplo práctico bastante sencillo: entramos en una pelea con el esquema que tenemos asigando como inicial, castigador/fulminador/sanador. Esta configuración hace que dos personajes ataquen y el tercero cure. Ahora bien, resulta que nuestro rival o rivales son muy poderosos, y en apenas un par de ataques nos dejan al trío moribundo. Entonces pulsamos un botón que despliega una pequeña lista con las otras configuraciones y elegimos rápidamente (pues el tiempo en el combate no se detiene) una que cambia el esquema castigador/fulminador/sanador por otro de corte menos ofensivo, como sanador/inspirador/sanador. De esta forma, mientras el tercer personaje sigue con el rol que ya tenía antes, los dos primeros pasarán de atacar físicamente y con magia a sanar y mejorar la resistencia del grupo respectivamente. Una vez el grupo esté plenamente recuperado y con una buena dosis de hechizos defensivos en el cuerpo, podremos volver al esquema anterior y seguir atacando como al inicio del combate. O incluso atrevernos a convertir a los tres en atacantes para subir más rápido la barra de cadena del enemigo y así acabar cuanto antes el combate.

La propia barra de cadena es otro elemento clave para la estrategia en los combates. Además de una barra de color verde que representa su vida restante, cada enemigo cuenta también con una naranja que se llena como consecuencia de nuestros ataques. Si logramos que esta se complete, el rival entrará en un estado de aturdimiento temporal y será mucho más vulnerable durante el lapso en el que la barra se vacíe. Lapso que deberemos aprovechar para atacar con lo mejor que tengamos (por ejemplo utilizando un esquema de tres atacantes), pues recibimos una bonificación en el daño que puede llegar a subir hasta el 999,9%. En algunos casos, aturdir a los enemigos es la única forma de derrotarlos o lograr que una batalla que podría llevar varios minutos se resuelva en cuestión de segundos. Estas particularidades y la dificultad creciente en la segunda mitad hacen que el sistema de batalla, que prácticamente se limita a pulsar un botón al principio, acabe ganando enteros en estrategia. Especialmente contra algunos jefes, donde la búsqueda de las dos o tres configuraciones ideales y el rápido intercambio entre ellas se convierte en todo un reto.


Aunque el sistema de combate es original y frenético, deja algunos puntos que, sin ser realmente negativos, distan de alcanzar el nivel más alto visto en esta saga. Para muestra el anecdótico uso de invocaciones o el Cristarium, una simplificación del tablero de esferas de Final Fantasy X que sirve para mejorar las clases deseadas de cada personaje con los puntos de experiencia conseguidos en combate. En realidad funciona bastante bien, pero la progresión por las mejoras es tan lineal que, salvo por el hecho de permitirnos decidir en qué clase queremos gastar la experiencia en cada momento, su presencia podría haber sido sustituida perfectamente por la subida de nivel automático que tienen la mayoría de JRPGs. Claro que hablando de linealidad, el funcionamiento del Cristarium es el menor de los males que aquejan a FF XIII. Resulta apropiado que la secuencia inicial comience a bordo de un tren, porque en cierto sentido es lo que haremos durante el resto del juego: a lo largo de unas treinta de las casi cincuenta horas que nos puede llevar terminarlo, el desarrollo fuera de los combates se limita a avanzar hacia delante, como si fuéramos sobre raíles.

Y creedme, no es ninguna clase de exageración: ni desvíos, ni puzles, ni minijuegos, ni mapamundi, ni ciudades para explorar (las compras se hacen en los puntos de guardado). Solo un largo camino que nos separa de la siguiente secuencia. Uno no puede evitar reírse en cierto momento de la trama al ver cómo dos de nuestros héroes recorren un jardín futurista y comentan que gracias a unas luces pueden guiarse, cuando resulta que, como de costumbre, en realidad solo hay un camino posible y tiene apenas unos tres metros de ancho. Lo más curioso es que en cierto capítulo, muy avanzado el juego, se pone ante nosotros la zona abierta más grande de toda la saga. Una zona, además, tan bella en diseño como desafiante en dificultad, que invita a ser recorrida de punta a punta para resolver cada una de las tareas secundarias que ofrece (aunque todas consistan en lo mismo, encontrar y derrotar ciertos enemigos). En dicha zona nos podemos dejar con facilidad más de diez horas (seguramente las diez mejores del juego, al menos a nivel jugable), pero luego se opta por volver a la dinámica de alarmante escasez de ideas en el diseño de niveles que sufren el resto de capítulos.


Donde sí no hay pegas es el apartado audiovisual. Fiel a la tradición de deslumbrar con cada salto generacional (véanse sino la séptima y décima entrega), FF XIII resulta absolutamente deslumbrante a nivel gráfico. Como ya he comentado unos párrafos atrás, el trabajo realizado con los personajes ayuda a hacerlos creíbles, pero los efectos o los escenarios no se quedan atrás. A pesar de su linealidad, muchos de ellos son enormes y gozan de unas vistas impresionantes. La excelencia alcanzada tanto a nivel técnico como artístico, especialmente en determinadas zonas, encumbra a FF XIII como uno de los juegos más bonitos de la generación. Solo se le puede achacar alguna ralentización (muy puntual) y la visible merma de calidad en las CGs de la versión para Xbox 360 (seguramente debido a la limitación de los DVDs), pero son pecata minuta en comparación con todo lo bueno que tiene para ofrecer. La banda sonora, a cargo de Masashi Hamauzu, puede que no sea de las mejores de la saga (Uematsu dejó el listón demasiado alto en algunas entregas), pero raya siempre a un gran nivel y deja más de un tema para el recuerdo.

Terminando ya, decir que a grandes rasgos esto es Final Fantasy XIII: una obra de contrastes, de luces y de sombras. Cuando hace las cosas bien, las hace muy bien. Una trama interesante con un buen elenco de personajes, un entretenido sistema de combate, gráficos de ensueño... Ahora bien, cuando falla, lo hace en lo más básico y de forma estrepitosa. Reducir la zona de juego a largos pasillos en pos de lograr un determinado desarrollo argumental puede funcionar en algunos tramos, pero no durante una treintena de horas casi ininterrumpidas. La falta de cualquier aliciente jugable fuera de las batallas provoca que todo el peso recaiga sobre estas y el desarrollo argumental. Y lo cierto es que ambas tienen la fuerza suficiente como para aguantar el tirón y hacer de FF XIII un juego divertido, pero es imposible no echar de menos “algo” más. No obstante, que ningún fan del género se deje desanimar por estas palabras. Las carencias están ahí, pero aunque quizás le impidan situarse como uno de los mejores exponentes de la saga, desde luego no le frenan a la hora de brindarnos una experiencia única, muy recomendable para todos aquellos que quieran volver a disfrutar viajando a un nuevo mundo de fantasía.


4.90909
Valoración media: 4.9 (11 votos)

21 Comentarios:

De momento,

Con más de 6 horas jugadas, ratifico todo lo que dices. Lo peor, al menos para empezar a asimilar el juego, son esas dos horas iniciales, hasta cierto momento clave, en las que navegamos sin rumbo y sin saber qué demonios está pasando (varios hilos argumentales/personajes a su bola que se acaban reuniendo y que aparentemente no tienen relación, hasta que descubrimos que dos de ellos son "cuñados" y están allí por el mismo motivo...), con combates fáciles hasta decir basta, y de hecho sólo el del fal'Cie me supuso un problema, pero más que nada porque me mató por estar distraida... y es que esa es otra: en FF-XIII no se vale "badar boca", porque como te despistes un segundo cambiando la formación, ya estás muerto.

Una cosa que no me ha gustado de momento, y teniendo en cuenta que estoy en la parte en la que el grupo vuelve a dividirse, again and again, es que cuando no tienes un castigador en el grupo es virtualmente imposible sacar las 5 estrellas en los combates, porque ni Zash ni Vanille, por ejemplo, llegan nunca a rellenar la barra de aturdimiento. Tener a Lightning en el grupo se nota, y mucho, en este sentido, porque sube en seguida y los enemigos que normalmente cuestan eliminar, se vencen en un periquete.

P.D.:  Adoro a Lightning Kitten (aunque sea por las yoyas que le mete a Snow...)

En as horas que llevo

En as horas que llevo jugándolo (18 horas) me está enamorando. Es sobresaliente en todos los apartados, aunque es cierto que es lineal, no lo es del todo, no es solo apretar hacia delante, como ya he dicho en otras ocasiones. De todas formas, según dicen en el capítulo 11 ya eres libre, y el juego mejora mucho. Si es capaz de mejorar aún más, no puedo ni imaginarme cómo será xD Por desgracia ahora no puedo jugar, estoy bastante enfermo y sé que si juego ahora, cuando lo rejuegue en otra ocasión me recordará inevitablemente a ese dolor de muelas insufrible y a ese antibiótico que tan mal le sienta a mis intestinos xD Creo que la necesidad que se me ha creado de seguir jugando me ha hecho darme cuenta más aún de lo bueno que es.

Buena entrada, buen análisis y muy temprano. Cinco estrellas!

 PD: Rikku, si los combates te parecen fáciles, juega más horas y cuando llegues a ciertos jefes, o tienes una buena estrategia, o eres fulminado en cuestión de segundos xD

Yo ahora mismo llevo unas

Yo ahora mismo llevo unas 20 horas, estoy en el Palamecia, y he de decir que pese a sus notables defectos, me gusta mucho más que FFXII.

De hecho, sobre todo cuando empecé, no podía quitarme la cabeza el hecho de que me decepcionase a nivel argumental y de personajes como aquel, pero tras unas cuantas horas he de decir que este revienta a aquel del todo (por supuesto, todo esto desde mi modesta opinión).

ATENCION SPOILES!!!

Por ejemplo, hay una parte argumental que me recordaba mucho al FFXII, cuando muere la madre de Hope al inicio por culpa de Snow, me recordó a cuando moria el hermano de Vaan supuestamente a manos de Basch. Lo que seguía a continuación es totalmente distinto en ambos casos. Mientras en el FFXII Vaan está inicialmente cabreado con Basch y a las poquitas horas lo "perdona" como si nada, en este FFXIII Hope se guarda para si mismo el rencor y la rabia durante una buena parte del camino, yse descarga cuando se vuelve a encontrar con Snow, incluso intentando matarlo, es mucho más real y humano, no tiene ni comparación con el XII, el cual a mi me dejó frio.

SPOILERS OFF!!!

Está claro que el diseño de niveles es casi comparable al de FFX, extremadamente lineales, pero aun así el 10 tenia algunas ciudades que explorar con más o menos libertad (no muchas ni excesivamente interesantes, todo sea dicho), y sobre todo tenia muchos más retos o minijuegos durante la marcha, algo que nos permitiese "desconectar" un instante. Esos de Square no pillan el termino medio, o hacen campos ampliisimos con horas de caminata "FFXII" o hacen railes "FFX - FFXIII", sea lo que sea, desdela pasada generación los FF no la clavan en este aspecto.

El sistema de combate al principio me parecía un poco monótono, pero cuando llevas unas cuantas horas profundiza más, y sobretodo cuando tenemos que emplear con mayor asiduidad los cambios de formación es cuando la cosa si que tiene su gancho. Puede resultar a veces confuso pues a veces ni sabes de donde te vienen las ostias, pero me parece muy dinámico y atractivo. El cristarium ese si que he de decir que es un poco decepcionante, ya que como tu dices, es una especia de "tablero de esferas" de FFX pero casi lineal, ya que los cambios en el camino que se producen acaban en "callejones sin salida" y vuelta al camino central, es un poco chorras pero bueno.

Aun así y con todo he de decir que este FF no me decepciona, simplemente es "diferente", y puede que suene a tópico pero es que es así, es muy diferente al resto, y si, tiene defectos que en el género de los RPG hacen pupa, pero al menos en mi opinión, no la han cagado en lo fundamental, la historia y sus personajes, y el Gameplay tampoco es una bazofia. Visualmente es una delicia, debo decir que me he pillado el cable HDMI expresamente para verlo en todo su esplendor, y a 1080i se ve de lujo todo, un colorido y un detalle exquisito (no me importaría que se derritiesen las corneas, estaría horas viendo esas escenas). 

En fin, cuando lo acabe, llegará mi análisis, pero de momento toca esperar XD.

PD1: Lightning tierna? Preguntaselo a Snow al principio del juego JAJAJAJA, menudas leches.

PD2: En la intro antes de la pantalla "nueva partida", ¿a alguien le ha dado un "dejá vu" pensando que estaba viendo Avatar en blu ray? JAJAJAJA 

Me reservo mi opinión para

Me reservo mi opinión para cuando lo acabe (que será pronto si el jefe final se apiada de mi), pero si diré que me ha decepcionado que no nombrases al más carismático personaje que ha visto esta saga desde el gran Ultros:

Nunca nadie dijo tanto con tan poco.

@Auric

XDDDDDDD

¡No me gustaría saber el estado del cuero cabelludo de Zash, todo el dia con el polluelo dentro! 

Vanille: ¡Oh, Zash, que pelo tan limpio! ¿Cómo lo haces? ¿H&S?

Zash: No, guano de chocobo...¬¬ 

 

Como viene siendo habitual,

Como viene siendo habitual, coincido prácticamente al 100% contigo. Tu análisis, además, es espléndido.

Hace unos días publiqué unas primeras impresiones en Meristation Consolas. Mis apreciaciones son muy similares a las tuyas. Por si te interesase leerlas, te dejo el enlace: http://zonaforo.meristation.com/foros/viewtopic.php?t=151344 3

Este juego podría haber sido enorme, y sorprende la escasa originalidad de su desarrollo jugable. Es como si, tras hacer lo más difícil (crear un universo apasionante y coherente), se hubieran quedado sin ideas.

De todos modos, me parece una obra muy recomendable. Incluyo un breve comentario que hace referencia al sistema de combate (que me ha gustado mucho pero no me parece tan innovador como se nos ha hecho creer):

El sistema de combate es otro de los platos fuertes del juego. Lamentablemente, va creciendo tan poco a poco que hasta las 5 o 6 horas de juego no empezamos a comprender todo su potencial. En realidad, los reflejos son esenciales. La clave es dominar las diferentes formaciones, que automatizan el sistema de combate de nuestros aliados. De hecho, este sistema de combate es un gran deudor del de FFXII, con elementos que recuerdan vagamente a Chrono Cross o Xenogears. A lo largo de la partida, los diferentes personajes van aprendiendo roles (o trabajos). Estos roles no son más que rutinas de gambits automatizados y muy simplificados. En función del rol, los gambits serán de unas u otras características: podemos ser "sanadores", "fulminadores" (magos negros), "inspiradores" (reforzadores de habilidades) o "castigadores" (guerreros), entre otros.

Me decepciona un poco que el sistema de combate se apoye tanto en la velocidad del jugador para plantear diferentes formaciones. A veces no es tanto una cuestión de estrategia, como de recordar las características de cada formación y cambiar entre ellas del modo adecuado y de la forma más ágil posible. También podemos crear combos utilizando las ranuras de ataque de las que dispongamos. Un sistema simple, muy frenético y tremedamente adictivo. Pero ni de lejos tan innovador como me habían hecho creer.

Salu2!!

Este es un paso fugaz por

Este es un paso fugaz por el aula de informática de la facultad, así que ni siquiera tengo tiempo a leer los comentarios (o quizá sí a leerlos, pero no a responderlos todos xD).

Solo diré que la imagen de Auric me ha llamado la atención, así que no puedo evitar preguntarte... ¿a quién te refieres con lo de personaje carismático? ¿A Sahz o al chocobito? xDD

Y poco más, que esto lo cierran ahora y hay un tío que me empieza a mirar medio mal.

PD: Menos mal que lo he finiquitado en esta maratón que me he pegado, pues ahora no podría... Me han salido las dichosas luces rojas en la 360 ayer mismo :(

PD2: Con el próximo análisis, si me doy prisa, puede que me adelante a las webs de medio mundo. Ventajas de tener amigos corsarios, muah ha ha ha..... Vale, no es algo de lo que presumir, pero que menos que aprovechar la oportunidad de opinar por una vez de un juego sobre el que nadie se ha mojado todavía. A ver si no se me adelantan de aquí al fin de semana Razz

Corto y cierro, que el del aula de informática se está acercando.

Nos vemos!

Pues yo, con las 7-8 horas

Pues yo, con las 7-8 horas de juego que llevo (Estoy pegándome con Odin, el único jefe hasta ahora que me ha dado problemas), resumiría la experiencia como una versión vitaminizada de Final Fantasy X. Si la aventura de Tidus y Yuna fue del agrado del jugador, ésta lo será también, y si no lo fue, hay altas probabilidades de que éste acabe por hartar.

A mí, que me encantó el X y es mi segundo favorito de toda la saga (ojo, no los he jugado a todos, pero sí a la inmensa mayoría), este XIII me está encantando. ¿Qué es pasillero? Sí, pero es algo que con los combates uno se va olvidando... ¿Qué el Cristarium es simple? Pues también, pero los level up automáticos lo eran más todavía, aquí vas "viendo" la progresión de tus personajes, y lo controlas con cierta libertad, pudiendo escoger las especialidades que prefieres. A mí me parece una versión mejorada del sistema de clases de toda la vida.

Sobre la historia no tengo nada que objetar. Es una maravilla, aunque al principio pierde un poco tanto salto de unos personajes a otros y tantas separaciones. ¡A ver si se juntan todos de una vez! Destaco especialmente el personaje de Hope, que está bastante mejor ideado que la mayoría de los niños protagonistas de videojuegos.

En cuanto a gráficos tampoco tengo motivo de quejas. Los modelados son fantásticos, los escenarios igual, y todas las animaciones, super fluidas y sensacionales. 

Donde pienso que el juego da una de cal y otra de arena es en el combate. Hasta donde he llegado yo, e imagino que aún seguiré unas cuantas horas así, se ha basado prácticamente en cambiar clase en algún momento puntual y machacar el botón de ofensiva, con excepciones contadas. Odín, que ya he dicho que es el jefe que me toca ahora, me está dando bastante caña y he sufrido (solo me he pegado una vez con él), pero me alegra que empiece a haber cierto componente estratégico. Hasta ahora, el principal defecto que le he encontrado es su sencillez, además del hecho de lo incómodo que es solo manejar a un personaje, al menos para mí. Como puntos fuertes, el sistema de clases y lo fluidos y dinámicos que son, además de que los personajes no están quietos en un sitio. A mí me da la impresión de ser una mezcla entre el típico ATB y el sistema de combate de Kingdom Hearts, y es muy divertido. 

Concluyendo, no me vaya a quedar esto muy largo, FFXIII es para mí, el mejor JRPG de lo que llevamos de generación, con muy pocos defectos y muchas virtudes, y que hasta el momento, me tiene enamorado. Falta ver qué tal será el Resonance of Fate que sale a finales de este mes, juego al que veo como principal competidor de éste Final Fantasy, y que también me haré con él. 

Como siempre, un gran análisis, y cinco estrellacas que te llevas ^^

¡Un saludo!

Vaya ^^u

Estoy sorprendido por varias razones -primera porque te has adelantado...¡pensaba que ibas a tardar mucho más en colgar este análisis! :D; y segunda porque el tema del "pasillismo" me recuerda, y mucho, a mi último gran descubrimiento indpendiente. Salvando las distancias, claro ^^u

En fin, que te ha quedado una crítica estupenda, para variar. Creo que salvando los tramo finales, cuando haces hincapié en el tema de la zona secundaria y su calidad, te has mantenido fiel al proposito de no comparar ^^

No me importa en absoluto que el juego se centre en el sistema de combate, siempre y cuando sea lo bastante bueno. El JRPG ha llegado a un punto en el que cualquier cambio radical, por mucho que reniegue de sus raíces, es una bunea noticia. En general siempre veo con buenos ojos este tipo de "extravagancias", pero en este caso, especialmente.

De cualquier forma, es hablar por hablar. A saber cuándo tengo la oportunidad de probarlo ._. 

Nos leemos ^^

Grindeando y farmeando que andamos...

Tras más de 60 horas de juego ya y terminando de dar los retoques a mi grupo para ir a por el boss más chungo del juego (la última caceria vaya xD), el juego realmente no me ha decepcionado para nada.

El sistema de combate me ha parecido de lo mejor que ha parido la saga: rápido, directo, muy frenético y que te obliga a estar 100% atento si no quieres acabarcomiendo suelo al minimo despiste.

La historia me ha encantado al igual que sus personajes, convirtiendose en este par de apartados en un más que digno representante de la franquicia. Gráficamente es una delicia, tanto pro su alto nivel como por su apartado artístico, simplemente soberbio, al igual que la fantástica banda sonora que en ocasiones nos hará olvidar a Uematsu y en otras nos recordará a él dado que muchas melodías se parecen mucho a las que ya compuso para anteriores entregas, manteniendo así el estilo intacto pero a la vez renovado.

Respecto a los secretos y misiones secundarias... Si bien es cierto que simplemente consisten en ir matando los objetivos que te van dando, es de decir que una vez empiezas a llegar a las misiones algo más avanzadas, los combates se convierten cada uno en cosas muy distintas que nos exigirán perfeccionar nuestras estrategias para acabar con ellos. Hay combates realmente complicados y que llegan a convertirse en auténticos retos de verdad.

Para afrontar estas cacerias, obviamente se nos exigirá conseguir los mejores accesorios y las mejores armas y subirlas al máximo nivel, amen de completar el cristarium como mínimo en las tres clases principales de cada personaje. Esto supone el tener que dedicarles una cantidad brutal de horas a grindear y farmear (conseguir dinero en este juego es un infierno de proporciones bíblicas y nos pedirán muuuuuuuuuuuuuuchos gils). Pero bueno, esto es algo que a ningún jugador veterano de la saga pillara por sorpresa, ya que en las anteriores entregas para acabar con los bosses opcionales también teniamos que entrenar hasta la extenuación y mejorar el equipo al máximo.

La cuestión es que esto puede alargar perfectamente unas 40 horas más el juego si queremos conseguirlo todo, lo que sumado a las 40 que al menos a mi m duró la historia principal, nos da una duración bastante considerable. 

Respecto a los puntos negativos, como bien dices la linealidad am uchos puede echarlos para atras, aunque a mi no m supuso problemas para disfrutar el juego plenamente. Si que es cierto que el sistema de desarrollo de personajes podía estar bastante más currado, ya que el cristarium a pesar de cumplir su función con solvencia lo encuentro demasiado limitado y deja muy poco a la imaginación. Otro aspecto que me ha valido bastantes mosqueos es el tema de que en los combates no puedes decidir donde colocar a tus personajes. y ver como por ejemplo los 3 se están comiendo ataques de areas frontales por no separarse es algo que llega a frustrar bastante xD

También el tema de los Eidolones, de utilidad más que cuestionable, pero que llegan a ser autenticos "salvaculos" en más de un combate (son mano de santo contra los gigantescos quelonidos por ejemplo). Pero poca utilidad más les encontraremos más que para curarnos de alguna situación desesperada ya que actuan como un elixir, ya que al irse tendremos a todos los miembros del grupo full de vida y sin estados alterados. El que sean ahora "Transformers" es algo que aún no termina de quedarme claro si es algo aceptable, si no pega ni con cola o yo que sé xD Lightning sobre Odin en forma de caballo me encanta, pero por ejemplo ver a mi invocación favorita de toda la saga, Bahamut, convertida en una nave espacial, es algo que me duele muy mucho en el alma. Otra cosilla que me apena, aunque ya es más de nuestra edición que del juego en sí es el habernos quedado sin el doblaje japonés U_U

Hay mucho más que decir del juego, pero definitivamente es una experiencia que todo el mundo debería probar. O lo amas o lo odias, pero lo que está claro es que indiferente no va a dejar a nadie. Gran análisis como de costumbre.

PD: ¿Soy solo yo o la "zona abierta" del juego recuerda enormemente a lo que en el ocarina of time era la campiña de hyrule en su función y planteamiento, pero a lo mastodóntico y con reminiscencia a Parque Jurásico ? xD

PD 2: Chocobito FTW!!! 

PD 3: Y Lightning también que menuda diosa como Fulminadora acaba siendo, que antes de que te des cuenta ya ha llenado la barra de cadena del enemigo ella sola prácticamente Oo

Muy buena entrada, sobretodo

Muy buena entrada, sobretodo sin spoilers (como debe ser). Yo voy por el capitulo 6 (creo), donde vas por un bosque. Es cierto que es muy lineal, pero en el sitio donde estoy ahora mismo no me importa, ya que es preciosisimo, y encima la musica en este sitio acompaña de lujo. Hasta el momento me ha parecido algo dificil, ya que si te duermes en un combate normal se te puede complicar mucho y morir (ya me ha pasado unas cuantas veces), pero en el fondo cuanto mas dificil sea, tratandose de un FF, más gratificante sera despues. Aun no he mirado si los trofeos son muy dificiles pero en cuanto me pase el juego iré a por el platino (ya vere si es posible). PD: PowerNice, yo también estoy con dolor de muelas, es insoportable, y solo puedo tomar las pastillas cada 8 horas, pero a las 2 horas ya me vuelve el dolor, he tenido que dejar de jugar. Curioso. PD2: jaja, me acuerdo que a mi tambien me pasaba en la sala de ordenadores de la uni lo de que iban a cerrar y me quedaba algo por hacer, y el tio iba ya apagando todos los ordenadores y yo ahi deprisa. Y él: Vamos a cerrar, vamos a cerrar...

XIII

Yo tengo clara una cosa: lineal o no lo voy a jugar. Creo que como ya se lo que me espera, este fallo tan gordo no me va a afectar tanto. Creo que la historia y los personajes terminaran pro compenasr esta situacion.

Y te felicito por enfocar tu analisis en el juego en si y no en comparaciones con otros titulos de la saga.

Menuda sorpresa

Ya te has terminado el FF XIII, joderrr, menos mal que no aposté a ver quien lo juega primero porque si no ya estuviera pagando la deuda xD. En cuánto al videojuego, pues, aun no lo he jugado, aunque ya tengo en mis manos el juego que me trajo la tripulación del perla negra.Bueno ejem... en fin.

A pesar de que desde no hace mucho albergaba pocas esperanzas de ver en FF XIII una digna entrega de la saga, pensaba que exageraban al criticar la linealidad del juego.Pero me equivoqué, el juego si que es lineal, tanto como una recta uniforme o una vía ferroviaria :ss. Pero claro, el juego al final no resultó tan malo como yo realmente esperaba.

En cuanto a la fase más abierta del juego,habrá que verlo. Pero seguramente coincida contigo, a primera vista me parece espectacular, una lástima que aparentemente sea la única fase abierta. Es posible que me eché más de 10 horas en tal zona, por una sencilla razón: recuerdo que yo en Shadow of Colosuss me detenía horas a observar embelesado el paisaje,incluso exploraraba el mapa de cabo a rabo para deleitarme la vista. Puede que aquí me suceda lo mismo, y será un momento impagable.

 En fin, cuando le ponga manos a la obra a FF XIII espero poder hacer al menos una breve reseña.

Un saludazo, y  tremendo análisis hamijo. 

P.D He andado en vilo durante varias semanas,  y sin echarle un vistazo a gamefilia. La verdad es que estoy apenado, dije en una entrada que iba a actualizar pronto pero por estoy lo otro no he podido cumplir. Espero poder reincorporarme de nuevo, no sabes las ganas que tengo.

 P.D2 Te he enviado un MP. ¿Sabes? Quizá pueda sacarle tajada a mi "situación actual"  y pueda colaborar en un futuro. Atte un ornitorrinco ex-proscrito por razones financierasVery Surprised

Para eso tienes a Vainille

Para eso tienes a Vainille de obstructor, que hace las funciones de castigador reduciendo la velocidad en la que baja la cadena. Saludos

He leido el analisis y estoy

He leido el analisis y estoy de acuerdo en todo, pero creo que se ha saltado algunas cosillas que a mi no me han terminado de convencer o de gustar de este FF. En primer lugar quiero aclarar a aquellos que tienen la esperanza de que la linealidad de las primeras horas desaparezca mas adelante que estan en un error, pues esa supuesta "libertad" solo aparece en el capitulo en el que vas al Gran Paals, finalizado el capitulo vuelves al pasilleo xD aunque mas adelante podras volver a Paals para hacer una "variadisima" gama de misiones. El sistema de combate como bien comenta el autor del analisis parece una broma al principio, los combates solo duran apenas unos segundos y solo tienes que apretar un boton. Por suerte a medida que avanza la aventura la dificultad aumenta (a veces mucho xD) y la estrategia y la rapidez mental son necesarias si quieres derrotar a algunos bosses. Hasta aqui perfecto, lo que no me ha agradado demasiado es que solo puedas controlar a un personaje y que las batallas dependan en gran medida de este personaje. Por ejemplo si el lider muere, cosa que sucede a menudo, leeras el bonito mensaje de fin de la partida, aunque los demas miembros del grupo esten con la vida entera. Lo que me lleva a la IA que controla los otros personajes, cumple su funcion perfectamente, sobre todo en los roles de atacar, pero en el rol de sanador en algunos momentos sana a un personaje al que yo no daria prioridad y puede provocar la muerte del lider (no se que criterio seguira la IA) pero a mi a veces me frustra bastante, no se si os pasa a vosotros. Otro tema bastante importante y que creo que no ha comentado es el de los eidolones, las invocaciones de toda la vida. Es cierto que tienen su parte en la trama y eso se agradece, ademas de que tienes que pelear con cada uno de ellos para conseguirlos, pero mas alla de eso... no se, no tienen chicha. No son tan decisivos como en otras entregas no se si me explico, tienes pocos motivos para sacarlos. Cuestan 3 puntos del maximo de 5 que puedes tener, es decir, solo puedes hacer una invocacion por combate y a veces en muchos combates porque los puntos PT cuesta bastante conseguirlos. Lo dicho, a veces no compensa gastarse esos puntos. Por no hablar de que solo puedes invocar al eidolon del lider... hay eidolones que solo he usado una vez y por verlos xD. La rejugabilidad para mi es nula, porque solo de imaginarme volver a jugarlo sabiendo que NADA va a cambiar y que todo va a transcurrir exactamente igual que la primera vez desanima un poco, 40 horas son muchas horas para volver a ver lo mismo. No se que pensais vosotros. En fin, es un gran juego, pero le pesa demasiado llamarse Final Fantasy. Una pena porque te das cuenta al jugarlo de que con esos graficos, esos personajes, esa historia... podria haber sido un pedazo de juego, lo que muchos nos esperabamos. Pero falla en los cimientos, en aquello que define un Final Fantasy. Yo espero que los de SE no sigan por esta linea en el futuro y vuelvan con los FF de antaño.

Pues...

Por muy pasillero que sea el juego, la verdad es que estoy/estamos enganchados al juego cosa mala. Todo el que lo tiene que conozca vicia a mas no poder al juego ( unos mas que otros, ejem rapso xD ) y es que es un juego muy bueno.

El principio es un paseo y te da una sensacion de que el juego va a ser muy facil, para ver al avanzar como te das una ostia tras otra con enemigos cada vez mas duros xD Yo ahora mismo estoy en el final del Capitulo IX ( tengo ganas ya de poder hacer secundarias xD ) y lo dicho, aunque es pasillero a mas no poder, le pego todas las horas que puedo al juego.

Me gusta bastante las docenas de referencias que hay a otros juegos y otras que no se si son referencias pero que acabas comentandolas ( como que Snow se parece mucho a Seifer ), cuando me lo termine ( que lo voy a fundir completamente xD ) ya le hare alguna entrada digna xD

Y sin duda la dificultad del juego radica en las formaciones y solo en las formaciones xD Muy buena entrada Franchus, un saludo ^^

Ya estaba esperando tu

Ya estaba esperando tu "análisis". XD. El mejor escritor gamefiliano.

Coincido en todo lo que dices. El desarrollo del juego cae completamente al guión en sí, digamos que se rinde a él propiciando esa treintena de horas de una linealidad pasmosa, casi masticado en dificultad. EL juego se mueve por el argumento y no el argumento por el juego. La historia lo exige.

Es posiblemente de los "Finals" más divertidos que he jugado sobretodo por el ritmo trepidante del combate, son dinámicos y difícilmente aburren. Es más, no recuerdo un Final al que no buscara combates expresamente no para ganar nivel sino por diversión.

La evolución del juego sin duda ha funcionado, al menos para mi, no puedo negar que me divierte y me engancha cosa mala. Pero, ha omitido demasiadas cosas, detalles que son injustificables que falten en un Final, detalles que le dan identidad propia aunque puedan parecer tonterías. Posiblemente algunas ni se les daría importancia, pero es que hay otras,...

1. Que te endiñen a los personajes por exigencia del guión sin poder elegir durante casi la mitad del juego.

2. Aunque el combate es divertido a más no poder, no llevar los roles de todos los componentes del grupo, elegir sus técnicas, etc. es una contrapartida a esa diversión. Desde luego para este tipo de combate es difícil encontrar una solución para ello y se entiende. Pero aun así... se echa como un poco en falta.

3. La falta de exploración, minijuegos (tan poco tan importante), lugares de reposo en ciudades, interacción,...

4. Falta de paciencia, el ritmo es en todos sus aspectos frenético. Los personajes tendrán más personalidad, pero no hay profundidad en sus haberes del pasado, únicamente los 13 días anteriores, no hay misterios, no hay relatos que te maravillen sobre ellos. Contarlo todo por escritos está bien, así no pierdes el hilo, pero también se ha perdido mucha conversación en comparación con entregas anteriores que te relataran cosas que fascinaran.

La verdad es que sientes la pérdida de muchas cosas pero aun así nada se le puede reprochar a la experiencia. El guión es competente todo sea dicho, me está gustando, pero tampoco es de lo mejor, los giros argumentales no prosperan con tanta fuerza como otras versiones. En cierta manera cuando ya ves algo se te hace predecible. Eso sí, en ningún Final había empezado yo tan desorientado en la historia. Y el trabajo que se hace poniéndolo todo en orden está muy logrado.

 PD: Ahora me estoy tomando mi tiempo en Paals y allí es lo mejor que he visto en el juego, trae más sabor de otras entregas. Me sabe mal incluso dejar el lugar, me ha maravillado todas las criaturas que se ven allí dando tanta vida al entorno. Muy impresionante. Y el paisaje es precioso aunque suene cursilanime. XD

1 saludo 

Ya he llegado a paals y lo

Ya he llegado a paals y lo he visitado etc.. llevo 35 h de juego en todo lo que llevo el juego para mi es de 10, ahora como juego le pondría un 9-9,5.

La historia, los personajes, el sistema de combate y su exploración ( llegado a Graan Paals hay muchiiisimas cosas que hacer)

Lo que no me ha gustado es nada, todo me gusta de este juego y es que nada más que por la historia le daria un 9... Quizás que es algo lineal al principio pero yo no lo noto y que este dividido en capitulos no me gusta da sensacion de que el juego es más corto aunque la trama dure 50 h y te puedas llegar a tirar 100h de juego...

Un juego que ha sido criticado por culpa del XII ( Juego que si era malisimo ) y que no entiendo porque la gente lo ha odiado.. y es que yo creo que es porque al principio da mala impresion la gente deja el juego y se pone a despotricar de el pero es buenisimo ( A mi desde el principio me encanto...)

 

 

Uppsss

Se me había olvidado dejar un comentario decente.

Me ha gustado bastante aunque me ha dejado con la misma sensación que con el anterior FF: el juego tiene potencial para ser uno de los mejores juegos, no de la saga, sino de la historia, pero sus creadores no han sido capaces de emplearlo adecuadamente. Aunque por otra parte es lo normal si le dedican más tiempo a las CG que al juego en sí Rolling Eyes.

Aún así, al igual que ocurrió con el XII, no estoy de acuerdo con los que lo califican como la peor entrega de la saga. La calidad de algunos de sus predecesores esta muy por debajo de la de este juego, a pesar de que no tienen las carencias del que nos ocupa, y pocas veces (por no decir ninguna) he visto a alguien quejarse, pero con el "cariño" y "aprecio" que muchas persona le tienen a SquareEnix era previsible que hubiese una campaña de difamación así.


El personaje carismático al que me refería era el chocobito (imposible prestar atención a los demás cuando hace acto de presencia), aunque Sazh no se queda atrás, una pena que no acapare la pantalla tanto como se merece. Si por mi fuera les quitaría unas cuantas escenas a Hope y Vanille para dárselas a él y Fang (esta última me pareció un personaje muy desaprovechado).

Y ya que hablo de los personajes decir que en mi opinión, y a falta de jugar a las entregas de PSX, los protagonistas tienen un nivel bastante bueno para lo que es la saga, de hecho solo pondría a los del VI por delante, lástima que no se pueda decir lo mismo de los secundarios...

Ah, y una cosa más

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

solo por esto Lightning merece ser recordada hasta el fin de los días.


Completado

Y lo primero que se me viene a la cabeza es que ha superado mis expectativas. Yo soy una de las tantas personas que quedaron descontentas con el nivel ofrecido en la doceava entrega, y en consecuencia no tenía puestas muchas esperanzas en este nuevo episodio.

Destacaría por encima de todo un sistema de batalla muy dinámico que te obliga a cambiar de estrategia cada x turnos. En lo referente a la dificultad, criticaría la suma facilidad de los combates en los primeros compases, puesto que cuando llegué a Odín me llovieron ostias por todos lados. Aquí ya me obligaron a utilizar las formaciones.

Gráfica y sonoramente es excelente. No ha ningún pero que achacar en estos dos apartados pues ofrece un nivel artístico a la altura de los mejores y unos temas musicales que me hicieron olvidar momentáneamente las partituras del maestro Uematsu.

Y por último, el nivel de narrativa, pese a algunos altibajos es de notable. Asimismo los personajes son más que correctos (con algunas excepciones que no creo que deban ser mencionadas XD)

Saludos ^^

Hosting Economico

Me encanta visitar tu blog, siempre nos muestras articulos de real interes y muy complentos que demuestran tu gran conocimiento en tema, saludos.