25 de Noviembre de 2017
Jul
15

Skate

Categorías: , , ,

Más fresco que una lechuga


Los videojuegos, como casi todo en este mundo que hemos levantado, son un negocio en el que la gente y las empresas entran para, literalmente, forrarse. Literal y totalmente. Así pues, una vez comprendido esto, no es de extrañar que las empresas, como organismos inteligentes que son, intenten buscar el mayor éxito para los productos que lanzan. Y que mejor manera de asegurar este éxito que apostando por productos que ya han triunfado anteriormente, haciéndoles un simple lavado de cara y vendiéndolos como algo totalmente nuevo. Después de todo, si ya ha triunfado, ¿por qué no va a volver a hacerlo? Y es en esta dinámica cuando cada vez se apuesta menos por intentar lanzar ideas nuevas. Claro que siempre hay alguna excepción que realmente intenta innovar, pero os propongo un ejercicio: ¿cuántos de los títulos que se han lanzado últimamente, o que se van a lanzar en un no muy lejano futuro, tienen un número detrás del nombre? ¿Cuántos de esos mismos títulos consiguen que no tengamos la sensación de estar jugando a lo mismo una y otra vez, lavado, remasterizado y mejorado, pero lo mismo, al fin y al cabo? Claro que esto, en mitad del fragor del combate, no se percibe, pero cuando uno se para a pensar, se da cuenta de que no importa que el juego se llame Halo o Killzone, 64 o Galaxy, Tomb Raider o Uncharted (que si os fijáis, todos entran dentro de sagas continuistas), ya que el juego, en esencia, es más de lo mismo.


El juego que hoy me ocupa entra dentro de este reducido grupo de innovaciones. No apabulla con unos impresionantes gráficos. No intimida con más y más kilómetros de tierras vacías por explorar. No añade cientos de personajes o vehículos. Pero es de lo más fresco que he visto en mucho tiempo. En un género donde hasta hace poco Tony Hawk era el amo y señor indiscutible, donde todo había derivado en un machacar botones sin sentido en el menor tiempo posible. Donde podíamos ver en pantalla como nuestro personaje desafiaba las más simples leyes de la gravedad y el movimiento, como si de Superman se tratase. Donde por suerte, apareció este juego, Skate, para dotar al género de sencillez, claridad y verdadero esfuerzo. El soplo de aire fresco que era necesario. Esto es Skate, viento, movimiento y fluidez. Esto, cambio e innovación, es Skate. Bienvenidos a San Vanelona.

Se abre el telón y aparece un patinador haciendo sus trucos, seguido de cerca por un cámara. ¿Qué es, un chiste malo? No. Después de un pequeño intercambio de impresiones (y de momentos lineales) entre el susodicho patinador y el servicio de transporte publico de la ciudad, y después de la secuencia de créditos más original que he visto en un videojuego (donde aparecerán las grandes estrellas de este deporte, que nos encontraremos posteriormente en forma digital, con la excepción, por descontado, de Tony Hawk), nos ponemos a los mandos de un completo editor, en el que personalizaremos todos los aspectos de nuestro personaje, desde su apariencia física a sus atributos básicos, pasando por su ropa, contando, eso sí, con un reducido presupuesto.


Una vez creado nuestro personaje, nos ponemos en materia, en lo que realmente importa. Aparecemos en un pequeño parque donde aprenderemos lo básico para poder movernos por la ciudad. Nos enseñarán a movernos y a saltar. Y a partir de este momento somos completamente libres de movernos por la ciudad a nuestro antojo. Claro que no querremos hacerlo, sino que seguiremos el tutorial para aprender el resto de movimientos. Aprenderemos a deslizarnos sobre los distintos obstáculos (grind), a mantenernos en equilibrio sobre dos ruedas de nuestra tabla (manual), y a realizar distintos trucos y giros con nuestra tabla (estooo... ¿trucos y girar?). Pero desde el primer momento nos daremos cuenta de donde yace la grandeza de este título, la auténtica revolución que plantea: el control.


Sí, el control. No tenemos un botón de salto, otro de agarre y otro más de pirueta. No. Nos encontramos con un botón para cada pie (cosa que luego se hace innecesaria, pero Skate puede permitirse el lujo de usar botones en cosas inútiles, dada la sencillez de su sistema), que nos servirán para impulsarnos encima de la tabla. Otro para frenar a base de suela (que tampoco usaremos). Los gatillos inferiores se usan para cada mano, para poder coger la tabla y realizar distintos trucos en el aire, y los superiores, para activar distintas funciones, como aceptar pruebas o situar marcadores a los que podremos viajar instantáneamente. ¿Y cómo se realizan los distintos trucos? Muy sencillo, con el analógico derecho. Por poner un ejemplo, llevando el joystick primero abajo, y luego rápidamente hacia arriba, pegaremos un salto desde la cola de nuestra tabla, mientras que si lo hacemos al revés (primero hacia arriba y luego abajo), el salto será desde la punta. Y si en lugar de en línea recta, lo desviamos hacia un lado, giraremos nuestra tabla en el aire. Si lo movemos por el perímetro, giraremos también nosotros. Ya os podéis imaginar las posibilidades de este sistema, más allá de los trucos más simples, podremos realizar combinaciones auténticamente destroza-dedos, que harán girar la tabla en todos los ejes imaginables, todo ello con un simple joystick. Y combinado con los gatillos, las posibilidades se multiplican exponencialmente. Y todo esto, sin entrar en grandes saltos, claro...



El sistema es duro, no puedo negarlo. Cuesta adaptarse a lo básico, y cuesta muchísimo más profundizar un poco. Algunos movimientos harán que tengamos que mover el joystick milimétricamente, haciéndonos sudar la gota gorda (aparte de pequeños problemas de detección, no muy comunes, pero que ocurren). Y esto, en algunas pruebas en las que tendremos que realizar un truco determinado, eleva la dificultad. Pero una vez acostumbrados, veremos que los trucos empiezan a salirnos, que ya no nos caemos tanto. Y nos daremos cuenta de que el sistema es tan sencillo e intuitivo que no es posible que no se hubiese realizado antes. Nos moveremos por las calles con una fluidez asombrosa, con mucha facilidad, y es entonces cuando se empieza a disfrutar de Skate. Claro que siempre habrá algún desafío que nos vuelva a poner en un apuro...


San Vanelona es una ciudad grande, no lo bastante como para sentirnos perdidos ante la inmensidad, pero sí lo suficiente para que disfrutemos de distintos ambientes y podamos recorrerlos. Tendremos desde las grandes avenidas de una zona residencial, perfectas para un descenso rápido, hasta las estrechas y empinadas callejuelas de la zona antigua, que recorrer cuesta arriba será casi imposible, y recorrer cuesta abajo será casi un suicidio. Habrá amplias plazas ideales para lucir nuestro repertorio de trucos, e incluso una presa por cuyos conductos descenderemos a toda velocidad con medio segundo para reaccionar en caso de imprevisto. Un conjunto bastante variado que hará que la ciudad nos parezca divertida y que nos animará a recorrerla más de una vez. Habrá, además, una serie de lugares inicialmente bloqueados, y que habrá que descubrir mediante la prueba correspondiente...

Para ayudarnos a lo largo de nuestra aventura, contamos con la inestimable ayuda de nuestra mochila, en la que encontraremos un mapa, mediante el cual podremos transportarnos a cualquiera de las estaciones de metro que pueblan la ciudad, y una guía, en la que encontraremos las descripciones de todos los trucos realizables, el como hacerlos, y las veces que lo hemos realizado con éxito, aunque sea sin querer. Esta guía en los últimos compases toma un valor sorprendente, siendo nuestro único seguro contra el fracaso.


Gráficamente, como ya he dicho, el juego no sobresale especialmente, pero tampoco se queda corto. Los modelados y las texturas cumplen con creces, especialmente las de los distintos patinadores que nos encontraremos, pero los coches o los peatones con los que nos crucemos (y chocaremos, y mucho), pecan de una excesiva sencillez. Pero sin duda, los gráficos pasan a un segundo plano en este juego, y para lo que están pensados, para darnos la sensación de movernos entre algo más que cajas de cartón, cumplen con creces, y con bastante margen.

Las distintas animaciones del personaje son muy fluidas y creíbles, y lo que es más importante, anatómicamente plausibles. Mención especial merecen las caídas que, realmente nos dolerán (a pesar de la sensación de ser un poco un muñeco de trapo a merced de la gravedad y el suelo). Aparte, la física se ha implementado muy bien, por lo que no resultará lo mismo saltar desde un metro que desde diez, cosa que, por lo general, acabará en una de las mencionadas caídas. Y la tabla actúa como tal, por lo que si nos encontramos en medio de un truco cuando tocamos el suelo, o si caemos con ella ligeramente ladeada, el resultado será el mismo: dolor.


En el apartado sonoro, destacan los distintos sonidos que hará la tabla al deslizarse por los distintos materiales, o al chocar con distintas superficies. La ciudad está viva y, como tal, también emite sonidos, la mayoría provenientes de coches que nos pitarán cuando les adelantemos o estorbemos, y de los peatones, indignados con nuestra conducta incívica e irresponsable. En el aspecto musical, nos encontramos con el ya común EA Trax, con una selección más que amplia de temas que podremos seleccionar a nuestro gusto. Las voces son el único aspecto que no viene en español, aunque sí subtituladas. Esto, que para mí no supone ningún problema, sí que puede causar disgusto a los que peor se lleven con la lengua de Shakespeare, pero pasan a un segundo plano frente a los textos, que son los que de verdad nos explicarán lo que tengamos que hacer.



Como historia, el juego no ofrece nada más allá del típico corredor anónimo que va evolucionando y triunfando hasta hacerse con fama y gloria. Para ello, tendremos que hacernos un hueco en las distintas revistas que pueblan la ciudad, hasta conseguir salir en portada. Nada del otro mundo que emocione a los amantes de las grandes historias que se han visto en este mundillo. Esta progresión la conseguiremos superando distintas pruebas, como realizar el mejor truco en un determinado obstáculo, acumular la mayor puntuación posible o realizar un movimiento determinado en un margen no muy superior a diez centímetros. Con esto iremos ganando fama poco a poco, hasta que nos llamen para una sesión de fotos oficial. También hay unos pequeños desafíos, en los que tendremos que grabarnos en vídeo en el lugar que elijamos y superar una serie de requisitos para completarlos con éxito. También ganaremos dinero, pero esto, más allá de los primeros mil dólares que necesitamos para personalizar a nuestro personaje a gusto, no pasa más que de una anécdota.

Pero lo que de verdad hará devanarse los sesos a los que más entren en la mecánica de Skate son los pequeños desafíos que nos propondrán las grandes figuras del mundillo (sí, los de la introducción), que requerirán que realicemos un determinado truco en un lugar determinado. Estas pruebas, que no deberían pasar más allá de lo normal, nos harán sudar la gota gorda para conseguirlas, ya que normalmente en ellas suelen converger las cadenas de trucos y técnicas más difíciles, que requerirán un auténtico estudio a priori del obstáculo, dirección y velocidad de aproximación, para poder tener una mínima oportunidad de conseguirlo. Una auténtica delicia para los más pertinaces y un auténtico desafío para nuestra paciencia. Eso sí, al completarlos conseguiremos desbloquear nuevas zonas donde patinar, así como dominar la tan difícil técnica, por lo que nuestros movimientos serán a partir de entonces cuanto menos más elegantes.


Una vez completada la “historia” principal, o en cualquier momento durante esta, podremos acceder a las características multijugador (online o en la misma consola) de este título. En este modo disfrutaremos de nuevo de los mismos tipos de pruebas que en el modo solitario, sólo que esta vez aún más desafiantes, al competir contra otros humanos y no contra la máquina. Podremos disputar carreras a toda velocidad por las calles de San Vanelona, desafiar a nuestros amigos a que imiten nuestros trucos (y viceversa) o competir en grandes estadios desafiando a la gravedad para acumular más y más puntos. En cada prueba ganaremos un tipo de experiencia asociado a esa prueba (trucos o velocidad) y entraremos en los diferentes rankings del juego.

Mención aparte merece el sistema de vídeos que se ha implementado en el juego. Y es que durante cualquier momento de nuestro libre deambular por las calles, podremos pausar el juego y ver una grabación de los últimos minutos de patinaje, así como controlar distintos aspectos, como la cámara o la velocidad, crear un vídeo con eso y subirlo a la red, donde será descargado, visto y puntuado por los distintos usuarios. Esto, que en un principio puede parecer nimio, supone un tremendo añadido a la duración del juego, ya que más de una vez nos veremos intentado imitar lo que ese “maldito guiri con potra” ha conseguido y subido. El único problema que tiene el modo online, a día de hoy, es que con la salida del segundo título se ha visto disminuido drásticamente el ya de por sí bajo número de usuarios, por lo que será difícil coincidir y entablar una partida con alguien que no sea amigo nuestro, previo acuerdo.


Pero no todo puede ser bueno, ya que este juego también tiene fallos. El primero y más evidente cuando encendemos la consola es que, al adaptar el sistema de trucos en el analógico derecho, se pierde el control tradicional sobre la cámara. Esto, que en principio debería ser algo bueno, despreocupándonos de ella, al final resulta ser el mayor error, ya que se sitúa detrás nuestro en un ángulo realmente bajo, por lo que nuestro propio cuerpo tapará parte de la vista de lo que tenemos delante, haciendo que calcular las distancias a los obstáculos sea realmente difícil, por lo que acabaremos actuando más por instinto que por ver lo que se nos viene encima. Otro fallo del juego es no poder bajarse de la tabla (subsanado en la segunda entrega, junto con lo de la cámara), lo que unido al problema con la cámara, hará que a veces un simple bordillo mal calculado se convierta en un obstáculo completamente insalvable, haciéndonos rodear toda la manzana hasta encontrar el rebaje en la acera. No podremos subir unos escalones, por lo que habrá que buscar dar rodeos. No habrá marcha atrás si nos equivocamos. Una gran lacra, que logra ensombrecer un poco el resultado final.

En resumen, Skate no es un juego que nos sorprenda con una enorme ciudad, donde cada mínimo detalle está cuidado al máximo o donde encontremos una historia capaz de emocionarnos. La gran baza de Skate reside en su control, en la sensación de sencillez e inmersión, de verdadero progreso personal, de reto y victoria. Sin él, Skate no pasaría de ser un juego más del montón, quizá incluso no recomendable. Pero hay que quitarse el sombrero ante la grandeza de este título, ante el riesgo que tomaron los señores de EA, ante la absoluta evidencia de su sistema de control. No es un título fácil, recomendable para los más impacientes. Sólo los más constantes lograrán progresar. Pero sin duda, sus esfuerzos merecerán la pena. Uno de esos trabajos que la industria necesita para evolucionar. Uno de esos experimentos que, por fortuna para nosotros, sale bien.


5
Valoración media: 5 (8 votos)

10 Comentarios:

Skate

Más que excelente análisis de un juego que lamentablemente no he probado. Tengo muy buenas referencias de él (un amigo mío casi se atreve a tildarlo de obra maestra del género), pero mi relación con el skate videojueguil se limita a poco más que al Tony Hawk 2 (que me gustó bastante, ahora que lo pienso). Si algún día lo veo baratito, no creo que le niegue una oportunidad ^^

Muchísimas gracias por colaborar con esta pedazo de entrada, wirmslayer14. Siempre es un placer recibir a un nuevo ornitorrinco en nuestras filas (LMAO), y más si lo hace de esta forma ^^

Un saludo!

Muy buen análisis ^^

Desconocía la existencia de este juego. No es un mundo que me atraiga demasiado ^^U 

De todas formas, siempre es de agradecer que las compañías se arriesguen, sobre todo las más potetes -a ver si así crean "escuela" y cada se abre más espacio para las ideas originales-. Cambiar el control de forma radical, enfrentándose directamente con los cánones es una jugada arriesgada, pero parece que les salió bien. Una pena que la cámara se resintiera ._.

Será que me estoy haciendo viejo, pero los pantallazos a mí me parecen sobrebios XD Me temo que últimamente mucho píxel pasa por mis retinas ^^u

Bienvenido ^^ 

^^

Yo tampoco es que hubiese tenido mucho contacto con este género de juegos, de patinar, me refiero, más allá de esporádicos piques en casas de distintos amigos. De hecho, nunca he tenido otro juego de patinar. Pero en cuanto probé la demo de este, me enamoré de su control ^^

Lo recomiendo pèrsonalmente, especialmente a aquellos que busquen un experimento y un intento de innovación, porque la verdad es que se disfruta muchísimo.

Un saludo, y ha sido para mi un honor poder colaborar en este blog, y pasar a formar parte del afamado cuerpo de élite de los ornitorrincos.

Vaya analisis te has

Vaya analisis te has currado. Entrando a lo grande para ganarte el pico!!!

Yo la verdad es que no lo he probado, y tal vez sea demasiado para mi. Indudablemente esta el hecho de que este tipo de juegos no me entusiasman... bueno ni el skate en general. En su momento jugue al tony hawk 2... y aun gracias, hice lo justo y cuando desbloquee a spiderman solo lo usaba para ver cual era mi puntuacion maxima en la pista mas facil de todas... Y los videos y canciones que me gustaban...

Saludos!

Muchos

Lo llaman el Tony Hawk killer, en referencia a que ha desbancado a la franquicia de Activision. mola, es como el caso de Pro VS Fifa, ambas compitiendo mejoran en calidad y la disfrutamos nosotros :D

¡Buen análisis!

Una dudilla...

Lo cierto es que ahora me he quedado intrigado y con ganas de probarlo. He estado pensado por la tarde y me ha surgido una duda: de ir en su busca y encontrarme con ambas entregas (Skate y Skate 2), ¿cuál me recomendarías? Porque por tanto el tema de ir a pie como el de la cámara que comentas en el análisis me parecen bastante importantes. ¿Hay alguna otra diferencia importante entre el original y su secuela? ¿O por el precio (no sé si está más barato, pero por si acaso) casi compensa hacerse con este primero?

@ Logan: Cierto, la competencia, quieras que no, obliga a mejorar... lo que hace preguntarme... ¿cómo serían los Pro Evolution Soccer de esta generación de no estar los FIFA por medio? Porque vamos, evolucionar menos de un año a otro creo que es imposible (y así llevan casi media década) xD

Saludos!

@Franchuzas

Pues no estoy del todo cualificado para responder a esa pregunta xD, ya que mi contacto con la segunda parte no va más allá de la demo. Eso si, la segunda es lo mismo de la primera pero eloevado al límite.

Los trucos que podemos hacer se multiplican. Podemos saltar sin la tabla, apoyar una mano en el suelo y hacer el pino... Aparte de un aumento de los trucos más "normales".

Lo de bajarse de la tabla es bastante importante, ya que además puedes mover objetos y crearte tu propio recorrido, y luego subirlo a la red, ademas de bajarte los de otros usuarios. Eso si, este modo esta fatal implementado, y al bajarte de la tabla será como intentar manejar una piedra dentro de un rio. El control se vuelve torpe y lento y vas chocándote con todo. Pero para un momento puntual, una escalera, esta bastante bien.

Las caidas se mejoran, incluso hay un marcador de dolor (xD) y competiciones de la mejor caida (xDDDDD). Tambien se añade un multijugador offline, por turnos, pero offline. 

El problema es el precio. No ha bajado casi nada desde que salió y sigue costando los casi 70 euros (Excepto alguna oferta puntual de la que no estoy informado). El primero, si te digo la verdad, no se cuanto cuesta ahora, ya que hace bastante que no lo veo por ahí (Otro problema, la disponibilidad), pero yo me lo compré hace ya sus buenos siete-ocho meses, y por aquel entonces a mi me costó 30. Así que supongo que ahora esta más barato. 

Así que todo depende de tu disponibilidad de capital xD Pero piensa que en el segundo te encontrarás lo mismo que en el primero pero potenciado (Un poco más fácil, eso si)

Si te acabas comprando alguno de los dos, ya me comentarás que te parece ^^

Un saludo

Buen fichaje!

Gran entrada, si señor. Me gustó especialmente la introducción.

Por desgracia, no he tenido la oportunidad de jugar a este juego, pero, como siempre al leer este blog, me han dado ganas. Se lo recomendaré a algún colega que tenga PS360 a ver.

 Saludos!

@ wirmslayer14

Muchas gracias por tan detallada información, creo que me he hecho una idea bastante aproximada de lo que me puede ofrecer cada uno. Ahora ya miraré el tema del precio, que es otra historia XD. A ver si hay suerte ^^

Saludos!

Skate

A pesar de tu buen artículo, yo tampoco he jugado al skate, aunque si que confío en tu palabra y en el dinamismo que parece transmitir el juego para anotarlo en  mi sagrada lista de juegos, jejeje. Enhorabuena. Un saludo