17 de Diciembre de 2017
Feb
9

Metroid Prime 3: Corruption

Categorías: , ,

El retorno de la reina
Vuelve Samus oscura, vuelve Ridley, vuelven los Piratas Espaciales y vuelven los Metroid. Pero sobre todo, vuelve ella. La heroína por excelencia del mundo del videojuego (¿Lara Croft? ¡Ja!). Samus Aran vuelve a enfundarse el mono de trabajo (su bonita y colorida armadura Chozo) para terminar de una vez con todos sus antagonistas y darle un merecido descanso al universo. Muchos jugadores recordarán cuando Metroid Prime se convirtió en una aventura en primera persona que recogía con sorprendente fidelidad la esencia de la saga Metroid. Corría el año 2002 y cosechó un enorme éxito en GameCube. Posteriormente, Metroid Prime 2: Echoes, para la misma plataforma, llevó esa experiencia aún más lejos si cabe. La serie termina ahora en Wii con Metroid Prime 3: Corruption, que supone el cierre de la trilogía y lo hace a lo grande.


Metroid Prime 3 tiene de lejos la historia mejor hilada de las tres entregas. El título nos presenta bastantes más vídeos, que sin embargo nunca se entrometen en la acción o la exploración. Además, en esta ocasión no solo se trata de continuar la saga, sino que amplia el universo Metroid hasta extremos nunca antes imaginados: visitaremos varios planetas y naves, veremos de primera mano como funciona la Federación Galáctica, hablaremos con decenas de soldados, lucharemos junto a los marines, etc. Por tanto, se nos plantea un universo más real y completo de lo habitual, pero que en ningún momento se aparta de la esencia que mantiene la saga desde hace más de 20 años.

La trama de Corruption se sitúa poco después del desenlace de Echoes, y comienza cuando tres cazarrecompensas (Rundas, Ghor y Gandrayda), además de Samus, son enviados a distintos planetas para acabar con la cada vez más extendida amenaza del Phazon (una sustancia altamente tóxica y mutágena que descubrimos ya en la primera entrega de la trilogía). Pero algo va mal y pronto se pierde el contacto con los otros cazarrecompensas, por lo que la Fedaración Galáctica decide enviar a Samus para completar cada una de sus tareas, amén de investigar que ha sido de ellos.


La historia tiene la importancia justa para lograr mantener al jugador enganchado a la pantalla. Además, Corruption tiene por primera vez voces en los diálogos, que aunque en perfecto inglés, veremos subtitulados y ayudarán enormemente a conseguir esa sensación peliculera que tan bien le viene. Cada voz casa perfectamente con su personaje, y le da un acabado más satisfaciente. Las melodías siguen un estilo similar al de las anteriores entregas, lo cual ya es una buena noticia, porque hablamos de una de las mejores bandas sonoras de los videojuegos. Quizás impresione un poco menos que en la primera entrega, pero aún así mantiene un gran nivel. Los efectos de sonido (disparos, explosiones, etc) tienen también un buen nivel, como nos tiene acostumbrado esta saga.

Como ya hemos mencionado, Samus viajará a diferentes planetas gracias a su nave (rompiendo así la tónica de las otras entregas, donde no abandonábamos nunca el mundo que nos tocaba explorar), y en cada uno de ellos debemos terminar con la corrupción del Phazon que se está extendiendo por el universo. Por supuesto, nos toparemos con un montón de problemas mientras procuramos acabar con dicha amenaza, problemas que solventaremos, como es costumbre, con las nuevas adquisiciones de ítems que encontraremos por los planetas y que nos permitirán alcanzar nuevas áreas.


Empezamos con muchas de las armas básicas (morfoesfera, rayo cargado, salto espacial, etc), abandonando otro tópico, el de perder las habilidades al inicio para ir recuperándolas después poco a poco durante el juego (como en los anteriores Prime o en el Super Metroid de SNES). El juego también se ha “aligerado” un poco. Por ejemplo, si eres de los que te desesperaste en Metroid Prime 2: Echoes cuando en la recta final Samus tenía que volver a recorrer los escenarios buscando unas criaturas invisibles (para obtener las llaves del jefe final), supongo que sentirás cierto alivio al saber que no hay nada parecido en esta ocasión. Hay algunos objetos que sí debemos recoger antes de acceder a la parte final del juego, pero la mayoría ya los iremos encontrando según avancemos en la aventura principal.

La acción sigue siendo tan intensa como en los otros Prime, sino más aún. Las luchas contra los jefes son estelares como siempre. Algunos de ellos son realmente de los mejores que he visto en cualquier videojuego (mención especial a Ridley y la caída por un conducto, al más puro estilo de la batalla de Gandalf contra el temible Balrog en El Señor de los Anillos). Por su parte, los enemigos normales también son quizá más abundantes en esta ocasión, aunque esta mayor tasa de enfrentamientos se lleva muy bien gracias al gran control que esta vez ofrece Wii.


Los controles funcionan de forma suave y muy precisa. Metroid Prime 3 mantiene el sistema de autoapuntado (con el botón Z), que nos permite movernos y saltar alrededor del enemigo, aunque en esta ocasión los disparos no se dirigirán automáticamente a este, sino que debemos apuntar manualmente con el puntero. Este nuevo estilo de control dota a las batallas de un mayor dinamismo y las acerca más a un shooter que en las entregas anteriores. La combinación wiimote-nunchaku tan bien implementada en Corruption logra sin duda el mejor control en un juego de estas características para consola. En unos escasos diez minutos nos hacemos con el control, tras el cual es un palo duro volver a apuntar con dos analógicos. Donde juegos como Red Steel o Call of Duty 3 se quedaron a medias, Metroid Prime 3 brilla hasta alcanzar la excelencia en el manejo.

Además, la inmersión en este título va más allá de lo que ofrece un teclado y un ratón, ya no solo en cuanto al tema de disparar directamente hacia nuestros enemigos (en lugar de mover un “huevo” por una mesa), sino que hay multitud de elementos con los que interactuaremos, interruptores y palancas que requieren que el jugador realice acciones como tirar, torcer o bombear con el mando de Wii. Ofrecen variedad al desarrollo y la captura del movimiento está bien implementada. Samus también vuelve a contar con el rayo enganche, que se utiliza más a menudo en esta ocasión, ya que no solo sirve para cruzar grandes distancias colgados del techo: mediante un movimiento del nunchaku lo podremos lanzar a determinados enemigos, para arrancarles de sus escudos, o incluso para quitar piedras o despojos que bloquean el camino. También en esta ocasión cobrará un mayor protagonismo nuestra nave, que aparte de para transportarnos de un planeta a otro, la utilizaremos para resolver algunas situaciones como bombardear zonas y dejarlas despejadas.


Puedes amarlo u odiarlo, pero lo cierto es que el escáner está de vuelta otra vez. La cara de Samus se verá reflejada cada vez que lo usemos, un efecto que queda muy bien, y además tendrá su importancia al avanzar la historia... aunque no es de recibo desvelar aquí datos de la trama. Nuevamente, cualquier objeto o enemigo en pantalla podrá ser analizado y obtendremos datos curiosos (y a veces útiles en el caso de los enemigos) que además, como de costumbre, nos permitirán conseguir extras, aunque esta vez irán más allá de las típicas galerías de imágenes.

Samus tiene ahora un nuevo modo, el hiperestado, que a partir de cierto punto de la aventura podemos utilizar pulsando el botón + (siempre y cuando tengamos al menos un tanque de energía). En este modo, Samus utiliza el poder del Phazon y puede lanzar ráfagas realmente destructivas, muy útiles contra enemigos duros. Ahora bien, este potente modo es un arma de doble filo, porque también daña seriamente a Samus, mermando su vida a velocidad de vértigo. Un curioso y útil recurso que debemos utilizar con cabeza si no queremos que se vuelva en nuestra contra.


Entrando ya por último en el aspecto técnico, parece que Retro Studios ha sacrificado ciertos apartados para poder darle un empujoncito a otros aspectos que pueden llamar más la atención visualmente (y que todo sea dicho, es preferible). Mientras los personajes (Samus, los soldados y los enemigos) apenas muestran mejoras significativas respecto a los anteriores Prime, tanto en los escenarios como en diversos efectos de luz, sí se aprecia un aumento de detalle y definición. El diseño de algunos planetas es brutal, y deja a la mayoría de los juegos de la nueva generación en calzoncillos en cuanto a acabado artístico se refiere. Junto a Super Mario Galaxy es, sin lugar a dudas, el juego más cuidado de Wii hasta la fecha.


Ya finalizando, el único detalle negativo reseñable que podemos añadir es el tiempo que a veces tardan en abrir algunas puertas debido a las cargas entre escenarios. También que la dificultad general parece haber bajado un poco, aunque sigue suponiendo un gran reto, tampoco esperéis un paseo (recomiendo al los que ya tengan experiencia en la saga jugar en el modo “veterana”). Aparte de estos pequeños detalles, poco más se puede decir. Retro Studios lo ha logrado, por tercera vez consecutiva. Cerca de 20 apasionantes horas nos esperan para librar al universo de la amenaza del Phazon.

Metroid Prime 3: Corruption es un juego redondo en todos los apartados. Mantiene muchas de las premisas de las dos entregas anteriores pero también tiene una personalidad propia, que va más allá del nuevo control. Seguramente el primer Prime quede en la memoria como el mejor debido a la nostalgia y la sorpresa por ser el que inició todo esto, pero desde luego Corruption también aporta, y mucho, a esta grandísima trilogía. Mientras la mayoría de los juegos en primera persona transportan a los jugadores al interior de la cabeza del personaje, Corruption te mete de lleno en el cuerpo de Samus. Con un montón de criaturas y una conseguida atmósfera, este nuevo mundo está más vivo que nunca y es una delicia recorrer y explorar hasta el último de sus rincones. Más variado y más épico, sin duda un gran Metroid.


5
Valoración media: 5 (4 votos)

2 Comentarios:

Nunca había jugado a un

Nunca había jugado a un Metroid, con lo que no se cómo ha evolucionado la saga.

El juego en sí me parece magnífico. Algo había leído respecto a los puzzles, pero estúpidamente me había hecho una idea tipo Half Life: disparos a diestro y siniestro con algun puzzle(cillo) por enmedio. No me desagradó en absoluto equivocarme: el ritmo pausado (no hay 10 enemigos en cada esquina) te permite concentrarte en los escenarios (preciosos) y objetos.

El escáner fue algo que me sorprendió gratamente, que los pocos enemigos con los que te cruzas te pongan en un aprieto más de una vez, los jefes, el tener que esforzarte en recordar los escenarios y detalles por si luego tienes que volver, etc...

Mi fase preferida es quizá la más breve, la de la nave fantasma que va a la deriva. Tiene una cantidad de detalles inesperados muy buenos, como las habitaciones destruidas, a tropecientos bajo cero y partículas flotando.

Del control qué se puede decir... El mejor que he probado en primera persona. Simplemente perfecto, y encima acompañado por las acciones con las manos. Brutal.

Juegazo en toda regla, de arriba a abajo.

En cuanto me pase Zelda

En cuanto me pase Zelda Twilight Princess me pillaré este juego. Gracias por el análisis. Tenía dudas de que si impresiona más o menos que la primera entrega de la trilogía. También estoy de acuerdo en cuanto a Lara Croft: No tiene color en comparación con Samus. ¡Larga vida a nuestra cazarrecompensas favorita! ^^