17 de Diciembre de 2017
Mayo
5

Little King's Story

Categorías: ,

Una gran historia para un pequeño rey
Yo era un niño como cualquier otro. Quizá algo más tímido de lo común, por lo que acostumbraba a pasar las tardes jugando solo en mi cuarto. Pero una mañana apareció un grupo de ratas de colores, e intrigado las seguí hasta lo más profundo del bosque. Allí encontré una bonita y reluciente corona de oro que, por supuesto, no dudé en probarme. Y desde el mismo momento en el que ajusté tan reluciente accesorio en mi cabeza, pude comprobar sus efectos mágicos: hombres y animales se postraban ante mí, reconociéndome como su legítimo monarca. Sentaos unos minutos y dejad que os cuente mi historia.

Arbok. Así se llama mi nuevo reino. Tras salir del humilde castillo que me daría cobijo de ahora en adelante y dar una vuelta por los verdes prados, reparé en que mis dominios eran apenas una pequeña extensión, casi deshabitada. Por suerte, cuento con la inestimable ayuda de tres ministros que me aconsejarán para tomar las riendas y hacer del mío un reino grande y próspero. Liam es el sabelotodo, y se ha ofrecido a resolverme cada una de las dudas que me vayan surgiendo. Luego tenemos a la adorable Verdi, una jovenzuela que amablemente guarda mis avances cuando deseo, además de mostrarme la información relativa al número de habitantes, sus ocupaciones y la fama que gozo entre el pueblo llano. Y por último nos encontramos a Hauser, encargado de preparar los planes de expansión de Arbok.


Según me informa el propio Hauser, solo cuento con tres vacas, los citados tres ministros y un total de doce súbditos. Y por encima, todos desempleados ¡Vaya ánimos para empezar! Pero no importa, ante tal panorama el propio Hauser sugiere la solución para acabar con esta crisis: salir en busca de los tesoros que se hayan en los prados que rodean el castillo. Y allá nos vamos. Con solo realizar un gesto con mi báculo al lado de los habitantes que vagan por las tierras colindantes, estos me seguirán allá a donde vaya. Y no solo eso, sino que, asombrosamente, acatan cada uno de mis mandatos sin vacilar. ¿Que les señalo un agujero? Hacia allí corren para excavar con sus propias manos en busca de tesoros.

De este modo, y gracias a mi improvisado séquito, en seguida reuní la cantidad marcada por Hauser. Una vez erradicada la pobreza, era hora de aumentar el desarrollo. Los ciudadanos seguían desempleados, así que me dediqué a invertir el oro obtenido en crear útiles construcciones, como una granja o una caseta para guardias. Solo tendría que dirigir a uno o varios de mis súbditos hacia una de estas casetas para que se convirtieran en agricultores o soldados. Así, unos se dedicarían a las labores de la tierra (excavar en busca de tesoros o crear termas) mientras que otros sería más diestros abriéndose camino a través de ciertos obstáculos o luchando contra las criaturas que seguramente nos esperan allende nuestras fronteras.


No tardé en aprender que la especialización sería algo fundamental para llevar a buen puerto este proyecto de expansión. Apenas había comprendido las ventajas de uno u otro oficio en cada situación cuando el ministro Hauser me recomendó crear otras instalaciones para disponer de nuevos especialistas, como cazadores (que con sus arcos pueden atacar a distancia), carpinteros (eficientes constructores de escaleras y puentes que nos permiten alcanzar nuevas áreas) o leñadores (¿debo explicaros para qué sirven estos?). Y por supuesto, también necesitaba que aumentase la población para disponer de efectivos suficientes en cada cargo. Esto fue fácil de solucionar gracias a la construcción de nuevas casas en la zonas que nos íbamos anexionando.

Sí, anexionando. Habéis leído bien, queridos amigos. La pequeña zona inicial se ha multiplicado a medida que exploramos el mundo y acabamos con los temibles espíritus que nos encontramos en los alrededores de Arbok. Una vaca fantasma, una gran seta venenosa, un sapo gigantesco... Oh, el sapo... Todavía recuerdo como saltaba sobre mis pobres súbditos, mermando su vida. En aquella batalla cayeron Aznarín y Osvaldo. Suerte que a la mañana siguiente reaparecieron en la playa cercana, arrastrados por la marea. En efecto, desde hace unos días me vengo fijando en que los ciudadanos caídos reaparecen como por arte de magia, lo cual me tranquiliza bastante a la hora de enfocar las batallas más duras.


También he notado que según nos abrimos paso por el mundo inexplorado, mayor es reto que plantean nuestros hostiles enemigos. Más vale maña que fuerza, pero si combinamos ambas no habrá quien nos pare. Donde antes bastaba con enviar a dos o tres de mis fieles súbditos, ahora necesito acompañarme de grandes tropas, alternar entre distintos tipos de soldados, usar inteligentemente ciertos elementos del escenario e incluso moverme por el campo de batalla con mucha pericia si no quiero correr la misma suerte que mis ciudadanos. Quizá no haya una playa esperando por mí, pero al menos cuento con esa picardía que me puede llevar a la victoria contra los más poderosos enemigos.

Bueno, eso y ciertas ventajas que últimamente he conseguido, como aumentar la vitalidad de mis pequeños guerreros, el número de estos que puedo llevar conmigo al mismo tiempo o incluso la formación de combate. Definitivamente, cada vez creo que estoy más preparado para afrontar la dura tarea que mi estimado Hauser me propuso el otro día: la unificación de todo el mundo bajo nuestra bandera. Los dominios de otros siete reyes se extienden más allá de donde alcanza la vista, y de ahora en adelante mía será la misión de encontrar y derrotar a cada uno de ellos. De este modo, sus reinos pasarán a formar parte del mío.


Tendencias belicosas aparte, ayer me he dado cuenta del motivo por el cual disfruto tanto llevando las riendas de esta, nuestra gran nación. No es la guerra, ni la preparación de minuciosas estrategias. Es Arbok. Desde el principio lo he tenido delante de mis narices, pero he tardado en comprenderlo. Cada vez que celebramos todos juntos una victoria en la plaza mayor del reino, esta gran satisfacción que siento en mi interior no viene dada solo por el orgullo del trabajo bien hecho. No es el mero sometimiento lo que me impulsa a avanzar. Es la vida, la vida que rebosa en mi pueblo. Empezó como un entretenimiento, pero poco a poco este mundo se ha ganado mi corazón.

Cada día, al levantarme en mi recién ampliado castillo, leo las sugerencias que los ciudadanos van dejando en el buzón que he mandado instalar. Unas veces me alertan de posibles peligros que puedan rondar nuestras fronteras. Otras, algunos fans me envían ánimos y halagos. Luego es hora de hacer una visita a mi bella consorte, la princesa Malacatón... Como lo leéis, uno tampoco pierde el tiempo a la hora de rescatar damiselas en apuros. Y creedme si os digo que esta no es la única. Más tarde salgo a pasear tranquilamente, o al menos todo lo tranquilo que puede un rey frente al que todos sus vasallos se detienen para hacer una reverencia. Uno por uno puedo ir saludándolos y hablando con ellos. Se repiten un poco, pero se les perdona porque en el fondo todos me admiran. Y lo más importante, saben quien manda aquí.


Algunos días me invade una curiosa sensación. Poder. No solo soy un rey, en este nuevo mundo soy algo así como un demiurgo. Yo decido que se construye y cuando se construye. Cuantos habitantes tiene mi reino y a que se dedica cada uno de ellos. Viven sus vidas, pasean, charlan tranquilamente (ya he presenciado el nacimiento de más de una pareja de tortolitos que luego acabó en boda), cortan leña, recogen los frutos del campo, hacen brasas para cocinar los alimentos y se retiran al caer la noche. Pero tan solo una orden mía es suficiente para que abandonen sus rutinas diarias y se lancen a una muerte casi segura. O saboreen el dulce sabor de la victoria. Decido cuando hay paz y cuando hay guerra, quien sale a luchar y quien se queda a salvo en casa. ¿Es quizá demasiada responsabilidad para recaer sobre los hombros de una sola persona? No me cabe duda, pero eso es lo que lo convierte en algo tan atractivo.

Lo que inicialmente parecía un simple juego de niños ha ido creciendo como una bola de nieve que rueda ladera abajo sin nada que la detenga. Las torres de la zona residencial intentan alcanzar el cielo mientras la población se multiplica casi a velocidad de vértigo. Ahora soy dueño y señor de una superpotencia mundial, doy trabajo a centenares de personas y puedo tirarme todo un día para cruzar mi nación de una punta a otra. Nuevos oficios como el de comerciante, minero o cocinero empiezan a prosperar, mientras que dentro de las anteriores profesiones surgen nuevos especialistas que trabajan con mayor eficacia (como los mega carpinteros, que han aprendido a tratar la piedra). Y lo mejor es que tengo la sensación de que esto aún no ha hecho más que empezar.


Si pensáis que tras haberme acompañado hasta aquí ya os podéis hacer una idea de lo que he vivido estos últimos días, pensadlo dos veces. ¿Qué hice para derrotar a los poderosos reyes? ¿Cómo son los terrenos más allá de los verdes campos que vieron nacer mi reino? ¿Qué clase de extrañas criaturas acechan en los confines del mundo? Todas estas preguntas (y muchas otras que ni tan siquiera os habéis formulado) encontrarán respuesta tras una larga, larguísima aventura. Caminando por los preciosos, detallados y coloridos paisajes, las horas se van como si fuesen minutos.

Además, un misterioso músico que responde el nombre de M recorre el reino tocando deliciosas melodías clásicas que creo reconocer de mi etapa anterior, antes de convertirme en soberano. Por ejemplo, no creo equivocarme al afirmar que es una animada versión de la Novena Sinfonía de Beethoven esa que suena mientras paseo de día por mis dominios, o un fragmento de la obertura de Guillermo Tell la que me alienta en alguna de las batallas decisivas. Eso sí, al caer la noche el señor M deja de tocar y el sonido del agua correteando río abajo o los distintos animales (vacas, gallinas, ovejas...) es lo único que acompaña mis caminatas nocturnas.


Pero tampoco es oro todo lo que reluce, y por supuesto ha habido alguna que otra cosa que no me ha gustado tanto. Para empezar, una vez salgo de mis tierras con un séquito, no puedo hacer varios grupos (supongo que tienen miedo a perderse en tierras inhóspitas), por lo que si surge alguna batalla y llevo carpinteros o agricultores conmigo, estos pueden verse dañados en combate. Aunque con cierta pericia puedo evitarlo, no deja de ser una pequeña molestia. Luego está esa costumbre que algunos han cogido de hablar imitando a Chiquito de la Calzada, con sus “jarl”, “fistro” “pupita diodenal” y demás, pero es un mal menor (quizá haya a quien incluso le guste así) y he acabado por acostumbrarme con el tiempo.

A pesar de todo, nada ha logrado ensombrecer realmente mi estancia en Arbok, donde gustosamente he empleado algunos de los días más entretenidos que recuerdo. El mundo puesto a mis pies, y nunca mejor dicho, es de los que saben dejar huella, de los que te atrapan en ellos. Pero mi historia como rey termina aquí. Ha llegado el momento de que seas tú quien se ponga la corona dorada y empiece a dar forma a este reino mágico, partiendo de la nada hasta alcanzar la completa hegemonía mundial. La tarea no es nada sencilla, pero te aseguro que el esfuerzo se ve recompensado con una de las experiencias más fascinantes que puedas imaginar en un videojuego. Perdón, quería decir en un cuento de hadas.


5
Valoración media: 5 (16 votos)

18 Comentarios:

¿Podrías poner una foto

¿Podrías poner una foto en la que se vea la traducción "chiquitiense"? Es que hasta que no lo vea con mis propios ojos no me lo creeré. Por cierto, entradón, incluso teniendo en cuenta tu nivel habitual.

 

 

P.D.: ¿Arbok?

Very Surprised

El_rei_Franchuzas


Ese tal Franchuzas ¿ No será otro colaborador o sí?Very Surprised.  
Qué raro.
 
 
Ahora bien, El_rei_Franchuzas  ha vuelto con rigor. Viva! Viva! ¿ eh? ¿ Qué pasa? ¿ Porque  los ornitorrincos están usando una fotografía de Franchuzas como tiro al blanco? xD
 
Tal y cómo ya te he mencionado en el  messenger.( aparte de la batallita esa por las puntuaciones de las revistas xD).
 Desde  mi prisma se ve sumamente interesante. Algunos promenores me recuerdan de forma tenue  mi experiencia vivida en el juego Black & White. Claro está, en el simulador de  B&W eres un dios, pero igual poseías un séquito de personas y podías ser entre un  dios protervo  o un dios benévolo, eso dependía si exigías sacrificios xDxD.
 
 Cuando tenga una inusitada oportunidad lo  pruebo fijo. Se ve hartísimo interesante.
 
Una reverencia. Y cinco laureadas estrellas para tu diadema. xD
 
 
¿Arbok? ¿El pokémon? xDDD 
 

Bravo!!! El análisis que

Bravo!!!

El análisis que el juego merecía. No lo encontré en Vandal ni en Meristation pero, como no podía ser de otro modo, en HazardGames finalmente se le ha hecho justicia!

Lo que más me preocupa es lo mucho que nos parecemos tú y yo. Iba a proponerte un análisis del juego, y tenía pensado escribirlo en primera persona!!!!

Para colmo, yo también prefiero a Eugenio que a Chiquito... el saben aquell que diu...

Menos mal que no coincidimos con Gears of War o Madworld. Si no iba a pensar que somos la misma persona en diferente tiempo y espacio.....

A ver si este verano me animo a colaborar un poco más. Felicidades por el análisis!!!!

 

Me quito el sombrero...

...vaya PEDAZO de crítica que te has marcado, Franchus. Genial ^^ A mí nunca se me habría ocurrido enfocarlo de esa forma... ¡a ver cuando vuelves a presentarte al concurso de relatos! XD

La verdad, cuantas más cosas leo de este juego, más me llama. Lo que leí en el blog de Kid ya me llamó la atención, pero después de leer tu análisis...bueno. ¡Quiero una Wii! XD Y una DS, ya puestos, que me muero de ganas por probar el Dragon quest 9 ^^uu

La idea de tener un mundo a mi disposición, que tengo que moldear y "domar" para construir un reino próspero me parece de lo más sugerente. Es como un Sim City medieval pero a lo bestia ^^u Y probablemente, con mucho más talento artístico. 

Un saludete ^^

Tu blog es de lo mejor,

Tu blog es de lo mejor, entre las colaboraciones y tus grandes entradas de calidad... Aqui tienes a un fiel lector.

Un saludo

Antes de nada, ¡ESCUCHAR

Antes de nada, ¡ESCUCHAR TODOS EL BOLERO DE RAVEL que ha puesto Franchuzas! Y con especial atención al último sólo, que es el de trombón, uno de los más difíciles y conocidos en el trombón (el último instrumento que toca en solitario, antes del tutti).

La verdad es que este juego me parece muy interesante, ahora aún más con este análisis. A ver si puede convencer a un amigo que tiene la Wii de comprarse este juego, que ahora la tiene un poco abandonada.

Saludos y 5 estrellas.

P.D. ¡ESCUCHARLO! 

P.P.D. La obra no está entera. Si puedo, mañana te pongo un enlace o un vídeo. 

Por fin lo colgastes!!!

Por fin lo colgastes!!! Ansioso que eres un ansioso!!!

Te ha quedado muy redondo!! Me ha gustado! Y ya sabes mi opinion... a la que pueda tomarme alguna licencia... y puede que asi sea (depende de la caixa... y mi experiencia me dice que... o me lo permiten o les jodo xD) esta misma semanita... ganas le tengo. 

A ver si dentro de poco hablamos de rey a rey!!

Genial

Un enfoque fantástico, enternecedor y original  De hecho aunque no haya jugado puedo sentir el toque entrañable y personal que desprende el título. Un análisis único, tan único como solo puede serlo el mejor de los  análisis. Mis sincero agradecimiento.

Joooo

Pedazo de análisis has hecho franchu, la verdad antes de entrar no me esperaba un análisis como el que has hecho, pero se nota que te has disfrutado el juego "como un niño".

Habrá que probarlo, y hacerse rey por un tiempo. Saludos!

Joder

No sabes lo chocante que es salir del Vegas 2 de matar terroristas y ver sangre por todas partes, para de repente ver cosas monas xDxDxDxD

No lo he probado así que poco puedo decir :P ¡Buen análisis!

Genal relato

Me ha impresionado tu relato, porque he tenido las mismas sensaciones con el juego a pesar de que no he podido estar mucho tiempo con él por ahora (cosas del trabajo). Bajo mi punto de vista, más que análisis de los usuales, es un relato de cómo es la experiencia de juego con LKS.

Estoy de acuerdo con casi todas tus apreciaciones, y me gustaría comentar un detalle que me gusta mucho de este juego también: los súbditos no son "clones", hay mucha variedad de personajes distintos en apariencia.

Una cosa que no me termina de gustar mucho es la "traducción", más bien adaptación: se pasan de "graciosos" metiendo "chistes" o "gracias" de Chiquito de la Calzada... y creo que no es la primera vez que veo algo así en un juego localizado al castellano. Derivado de ésto, no me gusta cómo han llamado a los súbditos, porque los nombres son muy "Chiquitos" también. Una de las cosas que me hizo un poco de gracia pero que a la vez dije "se han colado, esto no pega", es cuando envías un soldado a una casa a recaudar impuestos, la frase que suelta es un poco chocante.

Otra cosa que para mí flojea un poco es la música. Vale que es buena, pero la misma melodía todo el rato cansa un poco, podrían haber hecho más variaciones según la hora del día por ejemplo. Pero es un mal menor.

5 estrellas!

@ Todos

Vaya, no me esperaba tan buena acogida, me habéis sacado los colores y todo Kitten

Lo cierto es que me ha gustado volver, que llevaba ya tiempo sin hacer nada por aquí (ocho colaboraciones consecutivas dan fe de ello ^^).

Auric Goldfinger: ¿Que no te lo crees? ¿Piensas que os estoy intentado engañar o algo? xDD

Veeenga, va, aquí unas capturillas sacadas esta misma tarde a mi tele (disculpad la calidad o que estén tan descentradas):

Este me ha gustado, aunque es más coña por lo de Arrabal que por el "Jarl" de Chiquito. Y estas son solo unas muestras de las decenas de guiños que incluye, aunque como podéis comprobar, no todas a Chiquito (me viene ahora a la cabeza el "¡Te pego, leche!" de Ruiz Mateos) xD

Y sí, Arbok, como el Pokémon Very Happy

Markov: Como se te va la pinza a veces LMAO

alcabcucu: Me alegro de que te haya gustado. Lo cierto es que estaba dándole vueltas a hacer algo así, y luego viendo el mensaje que pusiste en una ocasión en el foro utilizando este mismo recurso me di cuenta de que definitivamente le pegaba mucho al LKS para un análisis... pero no deja de ser un "caso" bastante curioso el nuestro, sí Very Happy

Sobre colaborar, nada, cuando quieras y te venga bien. Aquí siempre tendrás las puertas abiertas ^^

Zerael: Otro de los que me han sacado los colores Embarassed. Sin duda este juego es toda una golosina para cualquier jugón al que le guste mínimamente la estrategia/gestión. Quizá sea algo exagerado pillar una Wii solo por él, pero si algún día llega a caer en tus manos, es de los primeros que merece la pena probar ^^

Heyper: Muchas gracias pues, es un placer leer cosas así y sin duda renueva los ánimos para seguir ^^

F1 Borja: Vaya, te veo bastante puesto en el tema, yo no estoy muy al tanto de estas cosas ^^. De hecho, no sabía el nombre de esta y alguna que otra melodía que aparece (como la citada opertura de Guillermo Tell), y me enteré gracias a rapsodos xD.

Dejo aquí un vídeo para la posterioridad, que el del bloque lo acabaré quitando tarde o temprano:

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

rapsodos: Pues eso, si todo le va bien en sus cosillas (esperemos que así sea) y se lo pilla, ya me contará usté, S.M. Rapsodos xD. Son 30 eurillos (increíble pero cierto, podían aprender otras compañías) por un juego al que se le pueden dedicar tranquilamente más de 30 o 40 horas...

zappadown: A ti solo te digo que me ha gustado tanto o más que el Pikmin, con eso ya te harás una idea. Difícil se lo han puesto a Miyamoto y su futuro Pikmin 3. De hecho, me gustaría ver al genio japonés jugando a este juego, a ver que opinaba al respecto.

Arckanoid: Y nunca mejor dicho lo de "como un niño". A veces me salía una sonrisa tonta que pocas veces experimento hoy día. No sé, me ha ilusionado como solían hacer los juegos en mi infancia, una sensación que en la actualidad (tras cuatro generaciones) ya casi he perdido.

Logan: Bah, eso no es nada. Yo he pasado de jugar al SH Homecoming a ponerme el Viva Piñata. Eso sí que es un contraste xD

SayanCatx: Lo cierto es que me gusta tanto la música que no me importa demasiado la repetición. Es cierto que podrían elegir varios temas según la parte del día, pero aún así sigue teniendo su variedad: en un mismo día podemos escuchar la del castillo, la del reino, la de las zonas con enemigos, la de los jefes... Pero vaya, que una cosa no quita la otra.

Y sí, es cierto que la frase de la recaudación de impuestos queda un tanto rara...

Está algo borroso porque es un aviso en movimiento. Por si alguien no es capaz de leerla, pone: "Payu, venimus a que nus pagues los impuestus" Shocked 

 

Un saludo a todos y muchas gracias por comentar :)

Faltan 2 días...

Faltan 2 días...

@ ...... (invitado)

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

El SPAM surte efecto.

Vaya que sí. Es que ha sido ver la imagen del rey borracho y decidirme a pasar de nuevo por aquí... En principio no me atraía mucho, pero viendo a todo el mundo hablando maravillas y dándome cuenta de sus bondades me he dado cuenta de que quizás valga realmente la pena. No sólo por su genial aspecto, ni por su acertadísima música, si no por algo que yo valoro mucho más; que atrape...

Si un juego consigue engancharte, sin duda merece la pena. De nada sirven los alardes más espectaculares si en el fondo no juegas porque te apetezca, si no para completarlo o para que el dinero invertido no vaya a la basura. A ver si coordino un día de éstos mi cuenta Wii y lo pillo. Sin duda creo que me puede sorprender y lo que es mejor aún, divertirme inocentemente...

Grandísimo análisis. Muy ameno y rompiendo la tónica habitual. 5 estrellazas. Razz

@ chouza

A mí me ha atrapado más 40 horas, así que diría que bien vale cada uno de los 30 euros a los que lo han puesto. Espero que si finalmente te lo pillas (y tienes suerte, porque he leído por ahí que en algunas tiendas lo tienen a 40 euros), no te decepcione ^^

Saludos y gracias! :)

¡Tú!

¡Rey de Armoco, te huelen los pinreles! ¡Soy el mejor! XD Peazo de análisis para peazo de juego, seguramente el mejor en lo que llevamos de año en cualquier plataforma, y probablemente uno de los que más recordará una gran minoría del catálogo de Wii con el paso del tiempo. Yo llevo 35h guardadas (jugadas ponle unas 5h más :P), y odio con todas mis fuerzas estar en la recta final del juego. ¡Quiero más! ¡100h, 300h, las que sea! Me mola tu cacerola.

Sublime

Me has hecho comprender el porqué éste título es tan grande y todo el mundo que lo tiene asegura que es un juegazo. Sin duda, voy a ir a por él de cabeza. En cuanto al relato, sólo te he podido poner 5 estrellas.