22 de Enero de 2018
Jun
24

Análisis: Juego de Tronos

¿Quién no ha soñado con visitar alguna de las localizaciones de Poniente y vivir alguna de las intrigas que se desarrollan en el mundo creado por R.R. Martin? Pues Cyadine nos ofrece una propuesta que, siendo mejorable, tiene cositas de lo más interesante.

Por encima de todo y destacando del conjunto con mucha diferencia, tenemos un más que interesante argumento que se dividirá, al menos en los primeros compases, en dos arcos diferenciados, para dos personajes distintos: el sacerdote rojo Alester Sarwyck y un miembro de la respetada Guardia de la Noche, Mors Westford. Uno y otro comenzaran separados, vivirán situaciones límite, combatirán contra enemigos más poderosos que ellos y, finalmente, acabarán unidos por designios del destino. Como ya he dicho, el argumento es lo mejor del juego y nos sumerge en un capítulo aparte en la saga de Canción de Hielo y Fuego. Capítulo que muy bien puede funcionar de prólogo para la obra de Martin y que, en su narrativa, no tiene nada que envidiar al argumento original, puesto que tiene todos los ingredientes que han hecho grande a Juego de Tronos: intrigas, personajes carismáticos, traiciones, y combates. El arco argumental comienza meses antes de que se produzca la muerte de la Mano del rey, Jon Arryn, por tanto, estamos ante una historia que empieza antes de lo que nos cuenta Martin en sus libros principales, pero que corre paralela a ella. Sin embargo, con todo lo que podían haber aprovechado para hacer un juego con más gancho, solo explotan las localizaciones y no muchas: el Muro y Desembarco del Rey, son las más destacadas. Ni siquiera veremos Invernalia. Y de los personajes se puede decir más o menos lo mismo. De los principales solo conoceremos en persona al Lord Comandante de la Guardia de la Noche, a la reina Cersei y a la Araña, Varys. Es cierto que los dos protagonistas creados para el juego tienen un gran carisma y sus historias personales son de lo más interesante, teniendo, incluso un épico pasado en común; pero se podían haber incluido más personalidades de los libros, por ejemplo, cronológicamente, se podía haber encontrado con Eddar Stark o, más tarde, en una misión en el Muro, ya avanzado el juego, también hubiera sido posible encontrar a Jon Nieve, pero solo  aparece mencionado en un diálogo entre dos hermanos juramentados.

Pero, bueno, el argumento cumple de sobras. Vayamos al envoltorio, que es lo que no hace al juego tan apetecible ni memorable.

Gráficamente es un juego mediocre, con esto quiero decir que se deja ver, pero que no destaca en nada. Los escenarios dan la sensación de estar vacíos y los enemigos son siempre los mismos soldados. Las animaciones de los personajes son robóticas y ortopédicas. No es horrible, pero tampoco sorprende. Cumple, pero se podía haber hecho mejor.

En el aspecto sonoro no se puede decir mucho más. No se recordará ni una melodía ni a los cinco minutos de haberla oído. En la pantalla de título aparece la magnífica música de la intro de la serie, pero solo es una excepción a la regla. Los diálogos, en cambio, están currados y los actores (en inglés) se nota que le han puesto ganas y alma (está subtitulado al castellano)

Pero lo que de verdad lo hace un juego malo no tiene nada que ver con su pésimo apartado técnico. Lo que de verdad estropea a este título es el concepto de jugabilidad.  Se ha querido crear un juego de rol, en el que tú personaje despache a una serie de enemigos. Tenemos un botón que ralentiza la acción y podemos escoger el ataque especial que llevaremos a cabo, teniendo en cuenta que tenemos una barra de energía. Esto, en la práctica, significa: escoge siempre las dos mismas habilidades y el resto me da igual. Cuando tenga poca vida, pues uso una poción. Y ya está. Con esta mecánica tan simple, lo lógico es que el jugador esté deseando acabar con la sección de combates para continuar oyendo como se desarrolla la interesante historia que nos quieren contar. Lo he dicho en otras ocasiones y lo vuelvo a repetir: Un juego es bueno si divierte, pero Juego de Tronos es, jugablemente hablando, una tortura; la diversión no está en los momentos jugables, sino en su trama, muy interesante y compleja, que hilvana con la historia principal de la saga.

Gráficos      55

Sonidos      60

Duración     80

Total           65

Normal 0 21 false false false ES JA X-NONE /* Style Definitions */ table.MsoNormalTable {mso-style-name:"Tabla normal"; mso-tstyle-rowband-size:0; mso-tstyle-colband-size:0; mso-style-noshow:yes; mso-style-priority:99; mso-style-parent:""; mso-padding-alt:0cm 5.4pt 0cm 5.4pt; mso-para-margin:0cm; mso-para-margin-bottom:.0001pt; text-indent:35.45pt; mso-pagination:widow-orphan; font-size:11.0pt; font-family:"Calibri","sans-serif"; mso-ascii-font-family:Calibri; mso-ascii-theme-font:minor-latin; mso-hansi-font-family:Calibri; mso-hansi-theme-font:minor-latin;}
0

2 Comentarios:

O sea, es mejor alejarse,

O sea, es mejor alejarse, aunque hace días jugué Aliens Colonial Marines y me entretuvo bastante no obstante no esperaba nada bueno de el. Por ahí tengo pendiente Duke Nuken Forever; tal vez pruebe este juego en unos años. Cuando esté a precio de regalo, y solo porque este universo me gusta de sobremanera. Gracias por la advertencia, saludos afectuosos.  

Yo lo compré por 10 pavos

Yo lo compré por 10 pavos de segunda mano y si te gusta Canción de Hielo y Fuego, la verdad es que la historia merece la pena porque tiene un poco que ver con la trama principal del primer libro. Gracias por comentar. Saludos.