19 de Abril de 2014
Nov
16

Duke Nukem Forever, Opinión.

Tener en las manos una copia de Duke Nukem Forever es al jugador con algunos años de experiencia como encontrarse a un yeti de cara. Es algo acerca de lo que habías escuchado, pero más como un mito que como algo real y tangible. No es para menos, pues la secuela natural de Duke Nukem 3D ha tardado más de una década en desarrollarse, siendo fruto de todo tipo de especulaciones más o menos fantásticas e incluso sobreviviendo a la compañía que empezó su desarrollo.

 



En esos quince años las cosas han cambiado mucho y encontramos que entre Duke Nukem 3D y este Forever hay un abismo. Y no me refiero sólo al juego en si sino al propio concepto de creación, distribución y publicidad. El ruidoso bombo y platillo desplegado por marketing para promocionar la última entrega nada tiene que ver con lo que sucedió con su predecesor. Duke Nukem 3D fue creado por Apogee cuando era una compañía menor y distribuido en el mercado Shareware para autopromocionarse, siguiendo la estela de éxito que dejaron Doom y Wolfenstein 3D. Confiaba en el boca a oreja que correría como la pólvora cuando la gente probase su jugabilidad directa y frenética y su impactante acabado técnico, por más que Carmak dijera que su motor mantenía los gráficos pegados con chicle. En esta ocasión se buscaba justo lo contrario, vender el juego antes de que los comentarios de los jugadores empezasen a circular.

Ese periodo de tiempo se ha extrapolado a la vida virtual del propio protagonista, por el que han pasado también esos quince años. La historia continúa directamente de Duke Nukem 3D después de ese tiempo. Duke consiguió acabar con la amenaza alienígena y eso le ha valido la fama global y el favor de innumerables féminas. Pero los aliens son seres rencorosos y vuelven a la tierra para pegar a Duke donde más le duele, secuestrando a las mujeres de la tierra. A nuestro héroe no le queda otra que ajustar sus guantes y salir a patear unos cuantos culos marcianos. Duke es el mismo personaje de siempre, machista, duro y de pocas pero claras ideas. Una caricatura del estereotipo de héroe de los 90 que ha sobrevivido inalterable en el tiempo hasta nuestros días. Como una de esas bestias prehistóricas del cine de serie B, congeladas en una glaciación y deshelada en nuestros tiempos para sembrar el caos. Siguiendo con el símil podríamos decir que el juego luce igual de desfasado que unas de esas criaturas de tiempos remotos.

El acabado gráfico podríamos resumirlo diciendo que tiene los mismos problemas que Blanche DuBois cuando intentaba cazar marido; en estancias cerradas y poco o mal iluminadas puede aparentar, pero cuando los espacios se abren y brilla el sol sus carencias salen a la luz. Se ve claramente que los años en los que pudo haber sido considerado como hermoso y fresco han pasado hace tiempo. A algunas de las texturas habría que hacerles un test del carbono 14, yo diría, por su pixelado aspecto, que podrían ser hasta del 97.

 

 

Los enemigos son escasos en variedad y en número simultáneo en pantalla, y aun así el framerate se resiente en ocasiones, algunas bastante notorias. Lo que viene a demostrar el grave problema de pulido que presenta el juego. Las físicas sufren de una gravedad olvidadiza y una conservación de la cantidad de movimiento con un acentuado gusto por la exageración. El modelado de los enemigos es muy desigual y se nota que fueron diseñados en años muy diferentes, donde la tecnología y las modas en cuanto a creación de adversarios poco o nada tenían que ver.

El apartado sonoro luce bien, músicas contundentes y efectos sonoros potentes como no podía ser menos. Se ha hecho un esfuerzo para doblar las voces de Duke pero sin éxito, el actor de doblaje no acaba de coger el tono al personaje y suena más como alguien con un retraso mental que como Duke Nukem.

Gearbox se las ha apañado para pegar todos los pequeños trozos que dejara 3D Realms y hacer que una vez que empieza el juego no se desmembre y siga teniendo un aspecto de conjunto coherente. Una especie de Frankenstein hecho de retales de varias épocas que chirría y gime algo lastimeramente por los achaques de bajadas de framerate al moverse pero que mantiene el tipo. Es un collage, tanto su apartado gráfico como su jugabilidad. Los tiempos de carga son grandes y dejan claro nuevamente los problemas de pulido del programa.

 


 

Duke Nukem es una fruta muy madura, que ha permanecido en el árbol durante demasiado tiempo y presenta un aspecto algo blanduzco y poco agradable al ojo. Pero bien sabemos que en ocasiones estas piezas suelen ser las más dulces cuando pasamos a hincarle el diente.

Duke es un arcade de acción directa a pesar de que quizá el FPS con un desarrollo más similar sea Half life, largos pasillos con algo de exploración pero sin dejar demasiado el único camino a seguir. Aunque éste en ocasiones sea muy revirado y haya que sortear diversos obstáculos para continuar avanzando. Tiene, eso sí, una mayor interacción con el escenario. Incluye unos cuantos puzzles para seguir avanzando, algunos con cierta complejidad, pero siempre entretenidos.

Se han hecho concesiones al FPS moderno utilizando una barra autoregeneradora, la no utilización de llaves o tarjetas que desbloqueen puertas y el uso de únicamente dos armas en el inventario. El ir cambiando de armas hace que casi nunca te falte munición y la regeneración de salud, ego en este caso, convierte en innecesario el uso de botiquines, con lo que investigar los rincones de los escenarios sólo tiene sentido para encontrar objetos con los que interactuar, dando lugar a pequeñas acciones y minijuegos que podrán aumentar nuestra barra de Ego de manera permanente. El recorrido está plagado de guiños a otros juegos.

La variedad de armas no es muy amplia pero si bien diseñadas, están los grandes clásicos que no podían faltar como la escopeta o el rayo reductor pero se ha ampliado para dar un mayor rango de posibilidades al jugador en la elección, como las escopetas de francotirador. Otros items también han sufrido una modernización como el holograma de Duke.

Los tiroteos son uno de los grandes puntos a favor, siempre intensos y divertidos. Estos se mezclan con pequeños minijuegos que rompen la mecánica monótona del FPS creando niveles muy variados. Consigue un ritmo trepidante que no para hasta el último cuarto de juego, donde todo se vuelve más lineal y pierde varios enteros de diversión. Curiosamente, muchas veces olvidamos que el mitificado Duke Nukem 3D también sufre ese mismo bajón de calidad en el último tramo, volviéndose su desarrollo bastante monótono. La historia se repite en este caso.

 


 

Los escenarios son grandes y variados, desde una hamburguesería a un nivel de grutas donde los alienígenas utilizan a las mujeres terrícolas como incubadoras de nuevos monstruos espaciales. El nivel es un claro homenaje a Aliens y ha sido uno de los más controvertidos por su carga machista.

En éste y otros, es tal la exageración en escenas y comportamientos que se convierte en una parodia, y por ello más inocua que algunos otros productos que se nos presentan con personajes con un halo de verosimilitud mayor y son tan alejados de la realidad y reprobables como estos. Bayonetta, por ejemplo, es un juego con una mayor carga machista, no sólo por el uso de icono sexual con el que se trata a su protagonista sino porque intenta disimularlo con un feminismo entendido por varones, el cual consiste en atribuir conductas y reacciones masculinas a personajes femeninos.

El multijugador es un simple parche que aburre a las pocas partidas y que solo se implementó por rellenar el expediente. Se le dio un look retro intentando enmascarar sin éxito sus innumerables deficiencias.

Duke Nukem ha vuelto, y eso es indudable, no es sólo un eslogan, es un hecho. 3D Realms y Gearbox han respetado la esencia plenamente y nunca dejas de tener la sensación de estar jugando a un Duke Nukem. Sus gráficos y motor físico achacoso no escandalizarán al que haya visto los trailers que 3D Realms y Gearbox iban mostrando. La jugabilidad en cambio se ha quedado entre dos aguas, sin dejar el concepto de FPS de hace más de una década que era el núcleo del juego pero incorporando con calzador algunas de las novedades más modernas. Esto lo único que hace es no acabar de convencer ni a un público que busca un estilo más clásico ni al que se decanta por uno más moderno. No obstante me gustaría remarcar que no es un mal juego, tiene un buen ritmo y llega a hacerse divertido, que dada la historia del título no es poco.

Pero sin duda el mayor logro es el de haber conseguido de una vez por todas cuajar todas esas pantallas y videos que a lo largo de los años nos habían ido mostrando. Todos conocemos como 3D Realms se fue a pique tropezando en la misma piedra con la que Romero estrelló Daikatana e Ion Storm. Trabajos que se eternizan y que pasan de un engine a otro. Por eso la labor de Gearbox, sin ser un gran título, es encomiable, han conseguido unir todas las piezas para materializar de una vez por todas el proyecto. Estoy seguro que no ha sido fácil y que no han tenido la recompensa suficiente, pero han dado carpetazo definitivo a Duke Nukem Forever, lo que permite liberar al personaje para nuevos títulos. No me cabe más que aplaudir por la valentía de llevar a cabo una tarea como esta. Espero que para las siguientes entregas no se busque el favor de la crítica a toda costa y acabe convirtiéndose en otro shooter genérico que, como las pastillas de paracetamol, son todos iguales con la excepción de la carátula. Todas tienen el mismo regusto químico y tienen los mismos efectos primarios y secundarios.

6/10

5
Valoración media: 5 (6 votos)

5 Comentarios:

Buen análisis. Sin

Buen análisis.

Sin jugarlo aún, pero igual estoy de acuerdo contigo. Me saco el sombrero delante de Gearbox por sacar un producto que ya estaba predestinado a quedar en el limbo. Para ellos, un aplauso.

Saludos y mis 5* :D 

Pues no estoy del todo de

Pues no estoy del todo de acuerdo contigo compañero. Tanto los fans como quienes esperaban solamente un shooter en primera persona medianamente decente, estamos muy decepcionados.

Para mi ha sido todo un desastre de juego. Joder si quería ser clásico ¿Donde están los inventarios en los que te puelles llevar el arsenal del juego entero encima como los FPS de toda la vida? Podía señalar sus dfectos y tirarme hora per para eso ya hice un análisis. Pra variar decir que lo único bueno es que para hacer un "colague" de todos los niveles y todos los vídeos extraviados por cada compañía que cogía el testigo y despues se rajaba, han conseguido una historia más o menos verosímil.

Espero que si hay una hipotética secuela, al menos que se la curren.

Un Saludo.

demasiado ambiguo...

...es decir, la temática, el diseño y hasta la simple curiosidad me llaman a probar este juego a conciencia por lo que acabaré por hacerlo tarde o temprano pero el principal problema se resume en demasiado poco tiempo para jugársela y opciones más seguras.

Y el juego debe tener calidad pero claro, carencias importantes que empañan el conjunto (que cualquiera lo diría con aquel pedazo de demo pero...bueno, sin ir más lejos la demo de dead space 2 era una castaña y mira)

Excelente análisis ;)

Enorme Zidenine. GF en

Enorme Zidenine.

GF en decadencia... mientras este señor se digne a regalarnos sus letras... me descojono.

Te mando un mp en un par de días.

Ya estamos en marcha.

Un abrazo!! 

Siempre serás un grande, en

Siempre serás un grande, en España en Alemania o en Pekín.

Tremendo tio.

Un saludo ;)

P.D. El párrafo del acabado gráfico es la ostia xD