21 de Septiembre de 2017
Sep
25

El mejor villano del mundillo RPG

¿Sefirot? Mariconazo. ¿Dhoulmagus? Muy infantil. ¿Lavos? Más de lo mismo. ¿Kefka? Nada mal. ¿Nyx avatar? MUY CERCA. Y bueno, si hay algo de lo que pecan muchísimos villanos es de 1) falta de originalidad, o bien 2) falta de personalidad. Sin embargo, hay muchos que poseen estas dos cualidades, pero les falta una buena historia de fondo, o no aparecen lo suficiente en la obra.

Hoy quería hablar del mejor villano en el mundo de los RPG. Un auténtico hijo de puta, que no es un dios ni un demonio que provocará algún catastrófico apocalipsis, sino que es tan solo un loco con poder. 

 

Suikoden 2, junto con Final Fantasy IX, el mejor RPG de la legendaria PS1. Historia que va más alla de "los buenos y los malos" y por lo tanto, mejor que Final Fantasy y millones de RPGs que copian esta fórmula, y personajes mucho más elaborados para los idiotas que crean que porque la saga Final Fantasy presenta menos personajes estos estarán más desarrollados.

A pesar de que la saga Suikoden casi nunca presenta villanos hijos de puta propiamente dichos, estilo Kefka, sino que más bien nos da enemigos que muchas veces nos da lástima matar, a pesar de todo esto, Luca Blight es uno de los enemigos que en serio es un hijo de puta.  A causa de un traumático pasado, lo único que quiere este tipo es expandir su reino, Highland, y aniquilar tantos "cerdos" (refiriendose a sus opositores) como pueda.  Pero donde auténticamente "brilla" Luca Blight es cuando lo enfrentamos en su última batalla.

¿Largos calabozos para llegar a su escondite? NO, el viene hacia vos listo para romperle el culo a todos tus amigos en un ataque nocturno, pero debido a una traición de uno de los suyos, nuestro protagonista es avisado de que Luca planea venir a aniquilar a todos, asi que se le prepara una bienvenida que supuestamente lo mataría en el acto y pondría fin a la guerra.

 

Pero no, a este tipo le llueve una ola de flechas y gracias a que sus soldados las reciben por él, Luca tan solo recibe el impacto de dos. Y así esta listo para presentar batalla contra 6 de nuestros aliados, entrenados y subidos de nivel con una dedicación impecable de parte nuestra. Pero a pesar de que intentamos frenar a esa bestia, el hijo de puta los mata a todos, tan solo podemos resistir lo máximo posible y bajarle la mayor cantidad de vida. Y luego llega el segundo equipo de aliados, y más de lo mismo: destrozados. Otros seis aliados que caen en combate, y por último el equipo final: con el protagonista a la cabeza, listo para intentar matarlo. 

Luego de debilitarlo lo máximo posible con los dos grupos anteriores, el último grupo del protagonista debe matarlo si o si. El protagonista esta ataviado de magias curativas para poder aguantar en esta batalla, ya que es la más larga de todas.

¿Y luego de enfrentarse a 18 de nuestros aliados de los que aniquilo al menos 12, muere ahí? No. El tipo logra escapar, pero al huir, Luca abre un frasco cuidadosamente colocado, que libera luciernagas que sirven de señal para que los arqueros puedan guiarse en la oscuridad y puedan llenarlo de flechas para convertirlo en un pedazo de carne sin vida.

Pero se vuelve a levantar, una vez más. Y comienza un duelo, con el estilo de duelo característico de Suikoden, una especie de piedra, papel o tijera, pero en donde vos tenés que adivinar lo que hará el oponente en base a lo que te dice. ¿El duelo es díficil? No, pero la tensión y la impresión de luchar contra él luego de tres combates previos llenos de dificultad, te abruma. A la vez que intentas descifrar que va a hacer en la lucha, te preguntás lleno de frustación cuando mierda va a caer.   

Cuando finalmente lo vencemos, podemos percibir que es el final de Luca Blight. Con discursillo memorable en el que dice que no se arrepiente de nada, cae boca abajo y muere. La legendaria muerte de Luca Blight llegó, costó mucho esfuerzo y ni siquiera los protagonistas pueden creerlo.

 

¿Por qué es el mejor villano?  Podría romperle el culo a cualquier héroe de cualquier franquicia rolera en un combate uno a uno, tan solo hay que pensar la cantidad héroes (18) y de otras trampas que se tuvieron que emplear para poder matarlo. 

El pelea al estilo soldado, con su armadura y espada. Es tan típico ver a jefes finales que pasan por millones de transformaciones en las que siempre hay alguna de estilo angel o deidad, sin embargo, Luca Blight puede romper culos con su espada y su armadura, sin más requisitos que esos. También posee una resistencia increíble, pero no como una mera estadística de batalla, sino que posee fuerza al resistir a tres escuadrones, lluvia de flechas, y aún asi, fatigado y todo, presentar un último duelo dandolo todo.  

Y por último, pero no menos importante: el espíritu. Si hay algo que muchos villanos en los RPGs no pueden conservar en los momentos finales es el espíritu. Si hay algo frustrante y que te hace mantener los nervios hasta los últimos segundos en la pelea de Blight, es su inmaculable espíritu. Desde el principio de la batalla hasta el final, sin variar ni un poco. El loco siempre está largando insultos y desprecios...

Y llegando al final de esta entrada, hay que volver a destacar la característica de Luca Blight: a pesar de toda su fuerza, de su infinita sed de sangre, de su resistencia y agilidad, a pesar de todo eso, él nos soprende porque tremenda cantidad de poder no proviene de una deidad, ni de un demonio, ni nada sobrenatural. Proviene de un humano

 

0