24 de Septiembre de 2017
Mar
4

Por que MGS4 fue un mal juego y el futuro de la saga

En el año 2008 jugué a un alabadísimo título de una de las sagas más respetadas en el mundillo gamer: Metal Gear Solid 4. En este punto de la historia era un pre-adolescente de 13 años completamente distinto a la persona en que me convertí en todos seis años de diversión con los videojuegos: me embarqué en aventuras con juegos épicos de antaño que se convirtieron en mis favoritos y poco a poco fui deshilando lo mejor que la penosa generación de la PS360 tuvo para ofrecerme. 

Y luego de viciar tanto volví a jugar al Metal Gear Solid 4, y quedé profundamente desilusionado. Sabía que me encontraría a un juego bastante normalillo así que no me esperaba nada especial, pero así y todo no pude evitar pasar el juego con mucho enojo ya que sentí que había desperdiciado el dinero. Sin embargo lo que más me dolió es ver a lo que consideraba un genio como Kojima utilizar recursos estúpidos y abusar del factor nostalgia.

En esta entrada voy a dar las razones de por que Metal Gear Solid 4 no solo falla a nivel jugabilístico sino también a nivel argumental y por que el resultado de todo esto es un juego mediocre.

#1: Casi no hay jugabilidad

Empecemos por aceptar que la historia es el punto fuerte y principal caballito de batalla de la saga Metal Gear incluso desde la época de la MSX. Pero así y todo es horroroso lo que hicieron en esta cuarta entrega. El juego carece de las suficientes escenas jugables y esto es un fallo que en lo personal considero imperdonable  en un videojuego. Creo que un creador de la talla de Kojima no puede equivocarse en una elección tan básica como elegir el formato de una obra: esta clarísimo que Hideo debería haber elegido crear una película de animación en lugar de un videojuego.

Al terminar cada Metal Gear Solid siempre tuve una sensación muy positiva de haber terminado una aventura con una historia excelente. Sin embargo, al finalizar Metal Gear Solid 4 me sentí un tanto confundido por la cantidad de información que te meten al final; pero no sentí para nada la sensación de haber terminado un videojuego. De hecho, me cuesta recordar una parte jugable memorable del juego. Y con esa última frase resumo perfectamente el punto número 1. 

#2 Las partes jugables se casualizaron

Aparte de que las escenas jugables son muy pocas, la mayoría de ellas pueden pasarse a los tiros incluso en el nivel de dificultad más difícil: otro error imperdonable en un juego de la saga Metal Gear Solid que siempre se jacta de ser el principal exponente del sigilo (y mucho más ahora luego de ver el actual estado de Splinter Cell). En los anteriores juegos de la saga, pasarse el juego sin utilizar mucho el sigilo no era muy difícil: pero cuando uno enfrentaba los niveles de dificultad más avanzados en el momento en que lo descubrían a Snake lo cocinaban a tiros en cuestión de segundos si no se escondía al instante.

Otra cosa que eliminó en gran parte al sigilo en este título es que aunque tengamos muchas maneras de infiltrarnos rara vez las ponemos en práctica: entre los jefes, y las escenas en que estamos obligados a empezar a los tiros ya cubrimos una gran parte de lo que es la parte jugable de la obra por lo que no queda mucho tiempo para el sigilo, el cual usamos generalmente al principio de cada acto y por un corto tiempo.  

#3 Un uso abusado del factor nostalgia y de la tristeza

Algo que no toleré mientras observaba la historia de MGS4 fueron las escenas forzadas para hacernos sentir nostalgia o tristeza. Fueron forzadas durante todo el juego hasta lo patético y de muchas maneras: desde que la energia de Snake baje cuando le digan viejo; que tengamos  que visitar Shadow Moses (no se atrevan a decir que eso no fue forzado); que una camara se caiga luego de más de cinco años abandonada justo cuando nosotros pasamos; que en un mundo repleto de avances tecnológicos terminemos montando otra vez en el mismo robotito Rex que aniquilamos añares antes y que nadie se molestó en recoger (¿se limitaron a dejar una tecnología así en manos de cualquier terrorista?); que la pelea con Ocelot en lugar de ser una pelea trabajada sea igual a luchar con Liquid en MGS1 (pero con un par de acciones más) y encima la inunden de flashbacks para hacer saltar lagrimones, etc.

Pero hay una parte del juego que está muchísimo más forzada que cualquier otra. Una escena suprema que puede resumir este punto en un video. Una escena que fue un facepalm instantáneo tanto por lo forzada que fue como de lo patética que es para la historia. Los dejo con la parte de la que hablo.
(4:22:25). Juzguen ustedes mismos, obviamente que si no han jugado al Metal Gear Solid 3 no van a entender.

#4 El miedo a la crítica y a la opinión de la gente

Si hay algo que nunca me gustó y aunque considere a MGS1 y MGS 3 obras maestras fue la manía de reciclar de Kojima: sacar ideas de sus juegos anteriores y meterlas de nuevo. Esto cuando se hace se lo llama “guiño”, pero lo que hace Kojima es tan exagerado que ya se lo puede llamar reciclaje.


Raiden

Sin embargo, dejando este tema de lado ya que no es un problema exclusivo de MGS4, odié dos cosas que fueron evidentes cagonerías de Kojima, empezaré por la más básica: el cambio de Raiden. Si, si, si. Que tema viejo, que tema ya discutido y todo lo demás, pero para mi cagaron de una manera terrible a un personaje que podría 1) haber sido una especie de Robin de Snake; 2) podría haber quedado dignamente en el olvido con una buena aventura (MGS2) a sus espaldas.

Sin embargo Kojima decide cumplir la regla japonesa #1: si un personaje no le gusta al público lo haces mas poderoso y con pinta más oscura. Misteriosamente esto le parecio bien a la mayoría del público, pero a mi me pareció una mierda por lo inverosímil que hace al juego. Principalmente porque opaca por completo a Snake y me hace sentir un inútil. ¿Para que soy yo el que se esfuerza en salvar el mundo si hay un ninja que se mueve a la velocidad de la luz que podría reemplazarme en cualquier momento? (y mucho más joven).

Alguien podría intentar refutar esto que ya hubo dos ninjas en la saga y nunca hubo problema, pero mi contra-argumento contra esta afirmación es que Gray Fox y Olga no estaban tan over-powered: ninguno de ellos tuvo una oportunidad contra los principales enemigos de la serie: los Metal Gear. Sin embargo, aunque Raiden tampoco destruye un Metal Gear (no en MGS4, en MGR si) si aniquila a Nekkos y soldados armados como si fueran papel, y eso es totalmente estúpido ya que me hace dudar de la utilidad de Snake teniendo a un aliado como aquél.

Kojima quería matar a Snake... pero no se animó

Aunque esta idea no es contenido del juego la voy a analizar porque forma parte de el proceso de producción del juego, y demuestra una vez más el argumento #4: la cagonería de Kojima frente a un nuevo juego. El miedo a que sus decisiones no sean del agrado de las personas. Las ganas de crear un videojuego solo para contentar y no por amor al arte.

Si Hideo quería matar a Snake... ¿por qué mierda no lo hizo? Porque el Staff no quería. Y si creen que esto no prueba de forma rotunda la inseguridad de este “genio” entonces no se que lo hará.


La ultima oportunidad de Kojima para redimirse: MGS5

Di cuatro argumentos justificados de por que Metal Gear Solid 4 me pareció un juego bastante mediocre. Sin embargo, teniendo en cuenta la época que salió creo que los gráficos y la poca parte jugable que fue implementada merecen un reconocimiento. Teniendo en cuenta esto le daría un 7/10. Como todos los fanáticos de la saga sabemos, un siete no es una nota aceptable en comparación con los otros títulos de la saga y si hablamos de notas esto lo convierte en el peor título de la saga. Sin embargo no me podría importar menos todo el tema de las notas: para mi Metal Gear Solid 4 con buena nota en Meri o sin ella es el peor título de la saga MGS (MGR no lo cuento).

Aunque no considero a Metal Gear Revengeance como un juego por el cual se lo pueda culpar a Kojima, si lo considero como un fallo horrible en la saga. Aunque lleve la “excusa” de spin-off para vender un genérico y simple juego de acción es totalmente absurdo ver a un Raiden que da vuelta un Metal Gear como si se tratara de una mesa. También es absurdo ver que todo esto ocurrió después que MGS4, lo cual uno se puede preguntar a nivel argumental: ¿para que mierda me molesté en meterme en bases si un ninja maricón lo hace mejor de todas formas? La metodología de la saga, el sigilo, queda totalmente desfavorecida y un spin-off no debería ser licencia para hacer lo que se les salga de los huevos cagándose en los títulos oficiales. 

Despues de la desilusión de Metal Gear Solid 4, el fallo que permitió con Rising voy a hacer lo que yo creo que corresponde: darle a Kojima lo que se merece. MG2: Solid Snake, MGS1, MGS2, MGS 3.  Todos esos juegos fueron creados por él y creo que con tanto tiempo de placer que me ha regalado y con tremendos aportes a la industria del videojuego el buen Kojima se merece una última oportunidad.

Luego de enterarme de lo de la duración del MGS GZ, voy a verlo por Youtube pero pienso comprar el MGS5: Phantom Pain como una última oportunidad a Kojima para redimirse. Después de pensar en todo lo que ha hecho yo creo que el se ganó una oportunidad más de buena ley.
 
1
Valoración media: 1 (2 votos)

2 Comentarios:

-·-

http://imageshack.us/a/img542/306/l4pw.png

Cuando el personal hace bien una entrada, hay que reconocérselo. Opino básicamente lo mismo, tanto con éste como con el segundo.
 
Buena entrada.

Yo lo odio porque es

Yo lo odio porque es exclusivo de PS3 :(