20 de Octubre de 2014
Dic
22

RETROJOYAS: SUPER PARODIUS

Categorías: , ,

Bienvenidos una vez más a la sección RETROJOYAS con 'J', donde si no te gusta lo analizado, te mandamos directamente a la HazardCueva.

Los espráis y los venenos, junto con los shooters de naves espaciales, son las únicas cosas en este mundo a las que podemos catalogar de 'mata algo' sin que nadie se escandalice por ello, ya que no existe nada que moleste y asuste más a los humanos que los insectos, las ratas, y los marcianos (escuchar el último CD de Raphael no cuenta). Y como en casa podemos desahogarnos a gusto pulverizando a costa del ozono dichos espráis sobre esas 'bellas'' criaturas de la naturaleza conocidas como 'cucarachas', debemos de conformarnos con eliminar a los alienígenas haciendo uso de un mando y un monitor.

Por desgracia 'mata marcianos' hay tantos como pelos tengo yo en el cu… pues eso, que hay muchos, y sin embargo sólo unos pocos son capaces de diferenciarse del resto (me refiero a los 'mata marcianos', no a mis pelos). El juego del que voy a hablaros consigue esto y mucho más, ya que puede permitirse el lujo de reírse directamente a la cara de los juegos más famosos y comerciales, los auténticos pesos pesados de este mundillo (como 'Gradius' Clay o 'Salamander' Foreman). Porque seamos 'serius' (si es que uno puede serlo hablando de este título), 'Super Parodius' o 'Parodius Da!' es un matamarcianos en toda regla que destaca no por un acabado técnico excepcional (que lo tiene), sino por ser el único que consigue llevar la diversión más allá del terreno jugable. Y es que en un momento en el que los Shmups de corte espacial parecían haberse estancado, Konami supo dar un soplo de aire fresco (y mentolado) al género parodiándose a si misma al caricaturizar su videojuego más carismático. Así pues, resulta imposible no reconocer que bajo la fachada humorística de este título se oculta un Gradius a todos los niveles, con sus virtudes y sus defectos, aunque nunca ponerse a los mandos de una nave resultó tan divertido.

A ver si resulta que Obelix estaba equivocado y los únicos que están locos no son los romanos, porque para diseñar un juego como este previamente hay que esnifar mucho pegamento…

Vale que con la previsibilidad y reiteración argumental de los mata marcianos ya uno se muere de risa, pero en esta obra la historia raya lo absurdo. La culpa la tiene la 2 y sus documentales, que continuamente nos recuerdan que la simpatía y ternura de los pingüinos es directamente proporcional a su torpeza para andar por tierra. Por suerte yo he leído comics, y si para algo me ha servido, aparte de para mermar económicamente la fortuna familiar, es para advertirme que estos 'cariñosos' seres de la Antártida son realmente unos cabrones, y si no preguntádselo a Batman, que es hablarle de 'El Pingüino' y se pone de una 'batimalaostia' que no veas. El caso es que aquí los pingüinos han conquistado la galaxia (empezaron participando en Madagascar y mira hasta donde han conseguido llegar) con la ayuda de un pulpo gigante, pero afortunadamente contamos con la presencia de un pingüino renegado, un pulpo volador, una nave con vida propia, y otra pilotada por un humano, más conocidos a la hora de comer en casa como Pentarou (de Antartic/Penguin Adventure), Octopus o Takosuke, WinBee (de Pop'n Twinbee), y VicViper (de Gradius), para devolver la paz al Universo.

Gráficamente el juego destaca visualmente al compararlo con otros títulos de este estilo, ya que junto a los efectos del Modo7 a los que Konami nos tiene acostumbrados en la máquina de Nintendo, y que aparecen en momentos puntuales o en los enfrentamientos con algunos jefes finales, el juego luce un colorido alegre inusual en el género que ayuda a dotar al titulo del carácter cómico y desenfadado que necesita. Pero extrañamente esto no es lo más destacable en este aspecto, pues lo verdaderamente impactante es el cariño y la gracia con los que se ha realizado todo el trabajo artístico del juego. El diseño de los enemigos es hilarante, pollos, gatos, cerdos, pingüinos, jeringuillas, y moais, son sólo algunas muestras de lo que nos vamos a encontrar a nuestro paso, y la risa que provocan suele ser directamente proporcional a su tamaño en pantalla. Por otro lado, los enemigos final de fase, y subjefes de mitad de nivel, son enormes y tampoco pierden un ápice de originalidad, águilas americanas (dicen las malas lenguas que fue uno de los motivos por el cual el juego sólo fue lanzado en Europa), pájaros napoleónicos, cerdos luchadores de sumo, pulpos gigantes, y hasta señoritas de buen ver, conseguirán hacérnoslas pasar canutas mientras nos reímos a carcajada limpia (puestos a morir al menos que sea de un ataque de risa).

Super Parodius es el único título en el que jugar impunemente bajo el tanga de una chica está permitido… Eso si, sus piernas son tan esculturales como letales…

El apartado sonoro también alcanza un gran nivel, y es un deleite escuchar como se han rescatado un buen puñado de reconocidas piezas de la música clásica (lo que se han ahorrado en compositores, que si Strauss, Beethoven, Bizet, Rossini, Offenbach, Wagner, Mendelssohn, Brahms, Grieg e incluso Tchaikovsky) y los Gradius anteriores para versionarlas con el mismo estilo frenético y desvergonzado que impregna el resto del juego. Los efectos de sonido son soberbios y a la altura de lo que nos tiene acostumbrados el chip sonoro de la SNES, con divertidas voces que acompañan perfectamente la acción que se desarrolla en pantalla, y una gran cantidad de sonidos de calidad para los disparos y las explosiones.

La jugabilidad, como no podía ser de otra manera, se encuentra totalmente influenciada por los clásicos que versiona, lo cual se refleja directamente tanto en su dificultad como en el desarrollo de la acción. Y es que desafortunadamente Super Parodius mantiene el estilo de checkpoints que penaliza al jugador obligándolo a retroceder y continuar los niveles desde unos puntos predeterminados cuando la nave es derribada (es como si a Rambo cada vez que le hubieran pegado un tiro hubiera tenido que rebobinar hacia atrás la cinta VHS).

Para cerdadas la de este cerdo jefe final de fase… Aunque parezca que va a tirarse un pedo, realmente va a por ti…

El sistema de mejora de la nave sigue también la pauta del juego al que da homenaje (Gradius + Parody = Parodius. ¡Qué original!, ¿no?), ya que cada uno de nuestros cuatro héroes tiene una lista de armamento extra con un coste determinado de 'Power Ups', los cuales son liberados por ciertos enemigos cuando son eliminados. Existen tres formas de activar dichas mejoras, de forma manual por el jugador, automática por la máquina, o aleatoria (y que sea lo que Dios y la ruleta quieran). Muchos de estos armamentos son exclusivos de cada héroe y por tanto no están disponibles para el resto, por lo que no basta con escoger a tu personaje favorito, sino aquel cuyas habilidades mejor se adapten a tus preferencias de juego. Por ejemplo, Pentarou tiene misiles torpedo, doble tiro, y láser expansivo como en Gradius III, Takosuke misiles dobles y laser expansivo como en Salamander, Win Bee misiles verticales y láser triple como en Pop'n Twinbee, y Vic Viper misiles terrestres, misiles dobles, y láser, como en Gradius I.

Por si esta capacidad de ataque no fuera lo suficientemente atractiva y divertida, el juego también incorpora el sistema de campanas de Pop'n Twinbee, con el cual adquirimos una serie de mejoras armamentísticas al recoger las campanas flotantes que aparecen a lo largo de las fases y que cambian de color cual camaleón cabreado al recibir nuestros disparos. Las campanas amarillas simplemente añadirán puntos a nuestro marcador, la azul nos proporcionará una bomba inteligente, la verde nos la pondrá dura y grande (me refiero a que duplicará el tamaño de nuestra nave y nos hará invencible durante un breve lapso de tiempo), la roja nos añadirá a lo Austin Powers un 'miniyo' alrededor de nuestra nave que repetirá todas nuestras acciones, y la plateada simplemente hará que nos revolquemos no con la vecina, sino de risa, ya que nos dotará del más mortal de los ataques, un megáfono con el que aniquilar a nuestros enemigos a través de frases tan absurdas como 'Depilarse es aburrido'.

Si, 'depilarse es aburrido', pero eso es porque no lo has hecho jugando a este Super Parodius y haciéndote la depilación con pinzas…

Los nueve niveles de juego inspirados en una cueva pirata, un circo, un cementerio, Las Vegas, y otras locuras varias, también mantienen cierto parecido con la saga original de Konami, ya que son extensos, cuentan con un diseño similar, y a partir del segundo nivel su dificultad aumenta de forma considerable. En está versión para SNES, la segunda de la saga tras el primer Parodius de MSX, se recogen los niveles de la maquina árcade original y se incluye uno nuevo verdaderamente hilarante basado en un baño público. Y aunque su duración pueda parecer corta, siempre os quedarán los diferentes grados de dificultad, finalizarlo con cada uno de los cuatro héroes, el juego para dos jugadores, y el modo Lollipop que, aunque suene a chupachups de cola, esconde realmente un reto basado en los Time Attack donde el jugador tiene que completar los niveles en el menor tiempo posible, eso sí, sin la presencia de los jefes finales.

Resumiendo, Parodius es la diversión echa juego, uno de los mejores matamarcianos que existen, y que incluso llega a superar a su maestro Gradius (cría padawans y te sacarán la espada láser) por la forma tan original de representar la acción en pantalla. Un juego que no debes perder la ocasión de probar seas fanático o no de este tipo de títulos, pues te sorprenderá sin duda, y logrará hacerte esbozar una sonrisa en más de una ocasión.

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

PD: Existe actualmente una versión para PSP llamada 'Parodius Portable' que recopila los cinco títulos de esta gran saga, incluyendo el original 'Sexy Parodius' de la Saturn (el cual promete la misma diversión y acción del resto pero con el añadido de tener que enfrentarnos siempre a unas 'atractivas' jefes finales). Simplemente imprescindible.

Si piensas que por este 'jefe' de final de fase merece la pena perder la vida, es porque no le has visto el culo… Pero para eso tendrás que buscarla en el Sexy Parodius…

Y RECUERDA, porque algún día te puede pasar a ti también… ¡¡¡LIBERTAD PARA LOS ORNITORRINCOS!!!

El electroduende te enseña, el electroduende entretiene, y yo te digo contento, ¡hasta la retrojoya que viene!

5
Valoración media: 5 (7 votos)

8 Comentarios:

Lo tengo!!!!!!!!!

Este juego es de los mas divertidos que he jugado en mi vida, un despelote total, acompañado de unas melodias que no parabas de tararear ^^

Eso si, también era joio el cabrónVery Happy

Un saludo y 5 campanitas xD

Los platypus son míos!!! muahahaaaaaaaa *cof*

Este tampoco lo he jugado (como he comentado en la otra entrada, es un género que nunca me ha atraído demasiado), pero tiene una pinta fenomenal. Voy a tener que probarlo o sino no podré irme a cama tranquilo xD

Saludos y cinco estrellazas más que merecidas :)

Medalla

Un juego que nació para parodiar a otros juegos.

Poco mas se puede añadir a tu excelente análisis así que:

 

Parodia

No solo he probado esto como una buena porcion de la saga y me encantan. No solo tienen una jugabilidad es de las mejores del genero, como no puedes evitar al menos sonreir  (cuando no te mueres a carcajadas9 con las bromas y la multiples parodias a los juegos de Konami. Y Konami siempre a sido bastante arriesgada con el humor de estos juegos (solo basta ver sexy parodius) Los remixes de los temas de musica clasica son fantasticos y se te quedan en el oido.

Mil aplausos y 5 estrellas.

aupa

WEno, como ya dije por el Msngr, este juego (en su version recreativa) se llevó buena cantidad de mi asignación semanal en su dia xDxD

Parodius, R-Type y Aero Fighters 2 (seguro que se le olvida alguna pero weno...) son los matamarcianos que mas me han gustado y viciado. Para mí es uno de los grandes

Saludos

Platypus.

Pues no puede pintar mejor el planteamiento de este Parodius. Parece que se aúnan todo un conjunto de apartados de gran calidad revestidos de grandes dosis de humor para crear una experiencia única que quede marcada a fuego en las infames mentes que osen ponerse a los mandos de sus naves. Me ha llamado mucho la atención. Es como si pusiéramos a Ronaldo como protagonista de un Silent Hill, descojone puro y duro.

5 estrellazas!

Suena interesante

Nunca me han atraído este tipo de juegos, pero éste suena muy divertido e interesante. Quizá algún me anime  probarlo (hoy mismo estuvo probando suerte en algunos juegos de la SNES y pude apreciar mi escasa habilidad con ellos).

Además, no había tenido oportunidad de comentarte que el aspecto navideño de tu blog ha quedado genial, me encanta tu avatar de electroduende (y más en su versión Electro Claus). Felices fiestas, amigo.

Saludos,
Desmodius.

Brutales entradas, tanto

Brutales entradas, tanto esta como la de Axelay. No he jugado a ninguno, aunque siempre he sentido curiosidad por este, y mis ganas de jugarlo han aumentado ahora que he descubierto que los enemigos son pinguinos (tengo con ellos una vieja relación de odio visceral).

 

¡Saludos y 5 platypus estrellas!