30 de Marzo de 2017
Nov
8

RETROGAMING: TRON 2.0

Allá por 2003 hacía su aparición un juego que a pesar de ser una obra maestra pasó bastante desapercibido.

Aprovechando el reciente estreno de Tron Legacy y aprovechando que ha vuelto a caer en mis manos, le daremos un repaso.

La historia arranca 20 años después de los sucesos de TRON y nos ponemos en la piel de Jet, hijo del creador del programa Tron. La empresa para la que trabaja este ha desarrollado un sistema que permite digitalizar y transferir a las personas dentro de un ordenador, sin embargo la desaparición misteriosa de su padre y la aparición de un misterioso virus, desencadena que Jet tenga que entrar en el mundo informático para averiguar que sucede.

A partir de ahí la historia va desgranándose poco a poco gracias a las secuencias animadas y los encuentros con diferentes personajes (programas) con los que nos iremos encontrando.

Los diferentes escenarios nos llevarán a recorrer un largo camino a través de diferentes sistemas, ordenadores, una PDA e incluso salir a “la red” , bien en busca de pistas sobre el paradero del padre de Jet, bien intentando escapar de los secuaces de Thorne, un virus que se extiende por el sistema como una mala hierva.

La ambientación es fiel a la película original de Disney e incluso la lleva mucho más allá, al mostrar un mundo informático mucho más amplio, enorme, lleno de colorido y que hace desde el primer momento que nos sintamos dentro del universo TRON y de la misma película.  Además, en comparación con la reciente Tron Legacy, el universo que nos muestra el juego se antoja mucho más fiel a la película original y no tan “frio” y aséptico como se nos muestra en Legacy.

En cuanto a la jugabilidad es muy variada y amplia, permitiendo un cierto grado de exploración y variedad en las misiones, bien siendo de acción pura y dura, resolviendo algún puzzle o bien siendo necesarias tácticas de infiltración para evitar ser detectados por los enviados de Thorne o por las propias defensas del sistema, que normalmente nos verá como un programa extraño al que hay que eliminar.

La  jugabilidad se ve reforzada por el sistema de armamento y mejoras del personaje, original y peculiar, pero que casa a la perfección y añade variedad.  Las mejoras del personaje en este juego se basa en módulos o subrutinas, que pueden añadirse o quitarse a voluntad, según sean necesarias o no, esto implica que no podemos llevar todas las armas o mejoras a la vez, si no que tenemos que cambiarlas en función a lo que necesitemos o nos guste.  Estas subrutinas pueden ser depuradas o mejoradas a fin de que sean más eficientes y ocupen menos espacio en los huecos de los que disponemos  para incluirlas (si ocupan menos, podemos llevar más), además según la zona en la que estemos, este espacio para mejoras será más grande o más pequeño, pues pasaremos de sistemas más potentes o otros menos potentes y con menos recursos.   Para acabarlo de hacer original, como somos un programa (un usuario, en realidad) estas mejoras pueden ser infectadas por virus y empezarán a funcionar mal o a no funcionar, con lo cual nos entorpecerán y tendremos que perder tiempo pasando un antivirus.

El apartado de armamento es algo limitado, pues solo disponemos de cuatro armas, sin embargo podemos mejorarlas para que rindan un poco más. Quizás la más divertida sea el disco de datos, o sea, el frisbee que se dedican a lanzar como arma en las películas y que da bastante juego al poder rebotar contra las paredes. Sin embargo  puede ser algo tedioso contra enemigos grandes y en algunas partes del juego no podremos usarla.

Para acabar de hacer el juego una fantástica experiencia jugable, aparecen las fases de las motos de luz, en las que al igual que en la película, tendremos que correr en la parrilla de juegos contra enemigos que envía el sistema, dando lugar a unas carreras muy emocionantes y complicadas. Estas carreras pueden saltarse si se nos atraviesan demasiado, para poder seguir con la historia.

En cuanto al apartado técnico y a pesar de tener ya unos años, TRON 2.0 luce un aspecto actual, moderno y muy acorde con la película original. Además aspectos como la excelente banda sonora, el apartado sonoro, las voces y el buen guión del que hace gala ( de la mano de Steven Linsberger, guionista y director de la película), lo convierten en un juegazo que no se puede dejar pasar por alto y que deja mucho mejor sabor que las adaptaciones a videojuego de la última película: Tron: Legacy … que por cierto ya se menciona en el juego.    :)

Lo recomiendo absolutamente.  :)

0