13 de Diciembre de 2017
Sep
12

Muerte, el final del dolor

Muerte
El final del dolor

—¿Sabes quién soy? ¿Me recuerdas?— Le preguntó un humilde hombre, vestido de color negro y con un morral, a otro que yacía en una cama, rodeado de una infinidad de cables y el inconsolable llanto de las personas lo acompañaban.

—Sí, has visitado mis sueños una y otra vez, durante mucho tiempo; me has acompañado en estos últimos días.- Le respondió el hombre, notando que sus dolores, su debilidad y su sufrimiento habían cesado por fin, después de una agonizante noche.

—Yo te he guiado muchas veces, he estado ahí en tus momentos más difíciles para apoyarte y aconsejarte; me he disfrazado de muchas formas, incluso como un perro en alguna ocasión —dijo con calma el hombre del morral—. Ya es tiempo de comenzar nuestro viaje. Vamos a un lugar que te fascinará; allá hay muchas personas esperándote, han preguntado por ti todo el tiempo; pero no hay prisa, podemos ir con paz y tranquilidad, ¿acaso no es eso lo que todo hombre anhela al final de su tiempo?

—Quiero despedirme de los que están a mi lado, creo que no pude hacerlo antes.

—No te preocupes, ya habrá tiempo para que los visites como yo lo hice contigo. Cerca de nuestro camino hay una taberna, creo que es un buen lugar para ir.


Dedicado a mi abuelo, RIP.
3 de febrero de 1932 - 11 de septiembre de 2015.

 

Saludos,
Desmodius.

0

2 Comentarios:

Dulce homenaje, un abrazo

Dulce homenaje, un abrazo enorme

Mis más siceras condolencias.

Hermoso relato para tu abuelo. Que su alma descanse en paz. Un fuerte abrazo para vos. Lau.