20 de Septiembre de 2018
Sep
4

El retorno del rey (y su caída en desgracia)

Buenas Tardes Manatícos!
 
Ya sé. Estáis muy alegres por mi vuelta. Pero yo, como persona moderada que soy, me parece oportuno poner en vuestras vidas un poquito de depresión al hablaros sobre el último juego de una saga mítica caída en desgracia, y así por fin dar por finiquitada la retrospectiva más larga de la historia. En este blog. Estamos hablando de, por supuesto, el único e incomparable, Metal Gear Solid V.

Ya viendo el desarrollo del juego tendría que haber visto que eso tenía mala pinta (no obstante no soy muy perspicaz normalmente. Yo estoy feliz aunque esté delante de una neblina espesa en una puerta con un frasco de estus después de que dos minions de mierda me hayan hecho unos cuantos combos seguidos), pero los putos trailers no hacían más que alimentar unas ganas de lore y me engañaban como a un perrito le engaña un amago de lanzamiento de pelota. Porque de lore nah de nuh. Esos trailers fueron la culminación del troleo de Kojima, un "este es el juego que todo fan de Metal Gear estaba esperando pero no". Te enseño una cosa pero en realidad es otra. Que buscas a un Ryan Reynolds? Pues aquí tienes a un Ryan Gosling y ni te enteras (no es que uno sea bueno y el otro sea malo, los dos son como semi-dioses en la tierra). 

No os podéis ni imaginar con que ganas cogí el juego, como iba avanzando sin perder para nada la esperanza de que eso remontaría espectacularmente. Que esos medio vídeos con Quiet, Code Talker y Skull Face no eran nada. Ya saldría una muerte tipo Psycho Mantis, una relación Eva/Big Boss Meryl/Snake, una revelación Big Boss/Major Zero en silla de ruedas. Algo, algo, algooooooo! (giño giño)....... Y salen los créditos. Y me meten las mismas misiones otra vez. Bueno, vamos a ver lo que me quiere decir el Kojima. Vamos a por ellas con ganas que seguro que hay algo diferente. Miss cullons. La gran cosa es que tu eres el médico (porque lo de que tú controlabas al médico todo el mundo desde el Ground Zeroes ya lo había descubierto). Y así a lo random, al pasarte la misión repetida número 12.

Y aquí es cuando mi corazón se rompió, me acurruqué en una esquinita y lloré cascadas por dentro (porque yo soy un macho y no lloró por fuera. Bueeeeno quizá un poquitín con Titanic. Y La La Land va. Y Toy Story 3. Y Shadow of the Colossus, Phenomenon, Cowboy Bebop, El Señor de los Anillos, Scrubs, Up, Fruits Basket, Million Dollar Baby, Battlestar Galactica, Okuribito, Los Puentes de Madison, Braveheart, Ghost, La Milla Verde, Anatomia de Grey, Naruto, La Vida es Bella, Urgencias, Friday Night Lights, El Rey Leon, Six Feet Under, Buffy y Halt & Catch Fire). Eso no era mi Metal Gear (hablando otra vez del juego eh!). Yo quería saber quien era ese médico convertido a Big Boss, detalladamente con vídeos super explicativos y conversaciones de mil lineas como extrajeron la sangre de Big Boss, (con modelo de jeringilla incluyda) y crearon a sus hijos, la caída a los infiernos de Liquid y el surgir de su acento inglés (me atormenta). Tu muerte en un enfrentamiento final glorioso con Solid Snake coñooo. Que me devuelvan el dineroooo (pataleta, pataleta, golpes al aire de arriba para abajo con los brazos semiflexionados, repetidamente). Tantas cosas me faltaron... tantas posibilidades... y nah. Me sentí como se deben sentir las mujeres que yacen en mi cama, esperaba un mundo de experiencias y sensaciones y ni me enteré.

No sé si fue por lo turbulento que fue el desarrollo del juego (llegué a leer que con el mobing extremo de Konami a Kojima les cerraban de tanto en cuanto las luces a los chiquillos de Kojima Productions), o por influencia de las criticas de perros sin conocimiento al Metal Gear 4 (diciendo que era excesivamente lineal y sobrecargado de vídeos), pero en algún punto perdieron de vista la esencia de lo que hacía que un Metal Gear fuera un Metal Gear, y lo convirtieron en un titulo genérico de mundo abierto. Eso si el control mu bien mu bien.
0