16 de Noviembre de 2018
Sep
21

Análisis: Table Tennis

 
 
 
Si de alguna compañía no esperábamos un juego de deportes, esa era la polémica compañía Rockstar Games, hacedores de la aclamada serie Grand Theft Auto. ¿Estarán a la altura?


Se cree que el ping-pong comenzó a ejercerse allá por el año 1874, donde jugadores de tenis frustrados por la climatología adversa inventaron un mini juego de tenis practicable dentro de sus propias casas sin importar el tiempo que hiciese. Hoy en día el ping-pong es el deporte con más federados del mundo y el inspirador del primer videojuego de la historia, el PONG. Table Tennis, nos pone delante de las mesas de competición con cosas buenas y malas que iremos viendo ahora.



Lo primero que nos llama la atención al introducir el juego, es el soberbio apartado gráfico, con un modelado de los personajes digno de mención ya que están recreados de forma ejemplar, notando en ellos todas las gesticulaciones, la musculatura y la ropa que se moverá de forma muy natural. Si bien es cierto, que el motor gráfico no deberá sobrecargarse con absolutamente nada más que los dos jugadores y la mesa, permitiéndonos elegir el ángulo de cámara en dos posiciones diferentes pero igualmente jugables. El texturado y una captura de movimientos excelente, ponen la guinda a un apartado más que notable, viéndose enturbiado por la parte sonora, bastante escueta y poco alentable. Únicamente tendremos música en los menús y en los momentos del partido que llevemos muchos golpes seguidos sin parar el ritmo del juego, siendo éstas poco agraciadas. Posiblemente, el equipo de Rockstar San Diego es consciente de que el tenis de mesa, si algo requiere, es concentración, y por eso han decidido que durante el transcurso del encuentro nada nos haga perderla.



El control del jugador es bastante asequible a priori, pero dominarlo a un nivel alto nos llevará bastantes horas de práctica. Cada uno de los cuatro botones ejecutarán un tipo diferente de golpe, como el efecto al lado derecho, efecto al lado izquierdo, golpe rápido y corte, siendo éstos más duros contra más rato mantengamos pulsado el botón antes de realizar el contacto con la pelota. Con el stick indicaremos la dirección del golpe, eligiendo si darlo corto o largo pero siempre con cuidado de no enviar la pelota fuera de la mesa, situación en la que el mando nos avisará con diferentes niveles de vibración para advertirnos del mal impacto que efectuaremos y darnos tiempo a enmendar el error.
Al comienzo de la contienda, debajo de nuestro marcador veremos una barra que iremos atestando poco a poco a medida que vayamos realizando golpes duros con mucha carga de potencia. Una vez dispongamos de la suficiente energía acumulada, podremos realizar un tiro perfecto con tan solo dejar el botón superior del mando pulsado mientras seleccionamos el tipo de golpe a realizar, vaciándonos la barra cada vez que lo efectuemos. En el instante en que obremos dicho golpe, la cámara tomará una perspectiva más espectacular y la acción se ralentizará como si de la misma película de matrix se tratara, dando vistosidad y dramatismo a los encuentros. Para la gente aficionada al ping-pong de altura, el ritmo del juego les resultará sosegado, ya que la sensación de jugar en las competiciones más altas no serán del todo bien llevadas a cabo, pareciendo más bien un partido de aficionados profesionales, que de verdaderos jugadores de élite.

Los modos de juego vendrán a ser los de siempre, entrenamiento, exhibición, torneo y partida On-line, exceptuando éste último todos disponen de cuatro niveles de dificultad que son, aficionado, medio, profesional y All-Star. Nuevamente las opciones se quedan cortas, echando en falta algún tipo de editor de personajes, alguna liga o modo de entrenamiento en el que vayamos aumentando el nivel de nuestro personaje creado.
Con seis jugadores ficticios disponibles al inicio, a medida que vayamos ganando partidos y torneos iremos desbloqueando nuevos jugadores seleccionables hasta llegar a un total de once, cada uno con sus características. Unos tendrán mayor potencia, otros mejor saque, efecto, etc… para poder elegir el que mejor se adecue a nuestro tipo de juego. Si ganamos partidos de alguna forma especial como por ejemplo, el último punto con un efecto al lado derecho, un mate, un ace… desbloquearemos también nuevo vestuario y escenarios para el personaje que en ese momento utilicemos, sin ningún tipo de aliciente a conseguirlo, ya que no aportarán nada nuevo al juego.



Table tennis, es un buen primer juego de ping-pong y desde luego el mejor exponente del genero hasta el día de hoy. Pero quedan algunas cosas en el tintero que hubieran echo de este juego algo magnífico. Más velocidad en los partidos, un editor potente, y poder llevar a nuestro personaje subiendo por diferentes categorías en algún tipo de modo historia, le darían al juego mayor profundidad. Por todo lo que atesora, table tennis se queda en una pala de tres estrellas, aun que de todas maneras, ningún aficionado a este deporte debería dejar de probarlo y darle una oportunidad.




NOTA: 6,5



 
3
Valoración media: 3 (2 votos)

3 Comentarios:

Muy buen analisis pero no

Muy buen analisis pero no estoy de acuerdo en absoluto contigo en la nota que le has dado. Es cierto que carece de modos de juego y sus posibilidades no son como para echar cohetes, pero se merece una nota mas alta que un 6.5 ami parecer, un saludo.

Sorpresa

Cuando Rockstar lanzo este juego me tomo tiempo asimilarlo. Se nota que no hay que ponerle etiquetas a las compañias.

Buen analisis, mil aplausos y 5 estrellas.

Nunca lo he probado, y yo

Nunca lo he probado, y yo como jugador de Tenis de Mesa que soy pues me gustaría, que pena que no salga para pc...