29 de Noviembre de 2014
Oct
17

Análisis: Condemned: Criminal origins

 
Fechorías, drogas, psicópatas, suburbios y muchedumbre. El verdadero terror, se halla en nuestras calles.



En plena campaña de Navidades de 2005, junto a la salida de la nueva consola de Microsoft, se lanzaron títulos tan esperados como Kameo, Perfect Dark Zero, Call of duty 2, Project Gotham Racing 3 y el laureado Oblivion. Entre tantos títulos, los chicos de Monolith Productions, hacedores de juegos como Matrix Online, No One Lives Forever o F.E.A.R, decidieron apostar por utilizar la nueva potencia gráfica de la recién estrenada máquina, para hacernos palpar el miedo como hasta ahora ningún otro lo había hecho. Gracias a las capturas de pantallas que exponían los medios de comunicación, el juego comenzó a suscitar un gran interés por parte del público, y pasó a ser para muchos, el primer juego a adquirir junto a Xbox360, por encima de títulos como los antes mencionados. Y finalmente, una vez vio la luz en el mercado, distribuido por Sega, demostró a todos los que se encomendaron a él, que no habían errado en su elección.
Encarnados en la piel del agente del F.B.I, Ethan Thomas, comenzamos el juego con el objetivo de dirimir un caso de homicidio en un desahuciado y derruido edificio. Exceptuando el macabro crimen, todo se desarrolla con normalidad, hasta que nos damos cuenta de que no estamos solos; han cortado la luz del bloque, y necesitamos saber quien esta detrás de todo esto… preparaos porque empieza CONDEMNED.



Al comenzar la aventura, podemos pensar que el juego es un shotter más en primera persona, pero al poco tiempo transcurrido, nos damos cuenta que apenas hemos disparado nuestra pistola cuatro veces vaciando así su cargador y no hallamos munición por recoveco alguno, la sensación de estar vendidos ante cualquier inminente ataque es palpable, la angustia oprime nuestro pecho ante la inapreciable visibilidad que nos proporciona nuestra pequeña linterna, repentinamente, topamos con un retazo de tubería que nos dará un poco de seguridad al sostenerla en nuestras manos, aliviando ínfimamente nuestra tensión. Y es que Condemned, no se centrará en el uso de armas, si no, en la interacción con el escenario y con los medios que en éste tengamos para defendernos. Palos, tuberías, carteles, martillos, etc, etc… donde cada uno de éstos elementos dispondrá de diferentes características que nos mostrará una pequeña pantalla a modo informativo, para saber por ejemplo, que si cogemos la pala, en sustitución al hacha , tendremos más agilidad pero nuestros golpes serán notoriamente menos contundentes y de menor alcance; y estas características habrá que tenerlas muy en cuenta a la hora de enfrentarnos a nuestros enemigos, ya que los combates se decidirán en una combinación de ataque/defensa, como si de un Beat´m Up se tratase, aportando un aire renovado al género. Por supuesto, también hallaremos armas de fuego a lo largo de los escenarios, pero nunca munición, y la de éstas, será un tanto escueta, ya que nueve o diez balas serán lo máximo que algún cargador albergue; pero podéis estar seguros que al caminar y hallar un arma de fuego, os parecerá haber encontrado a vuestro mismísimo ángel de la guarda por poca munición que contenga. Una vez agotemos el cargador de nuestra arma, podremos usar la culata de ésta para golpear, aunque algunas, como la escopeta, suelen quebrarse a los pocos golpes y dejarnos a merced de nuestros rivales.
Al igual que nosotros, nuestros enemigos, que esta vez no serán entes paranormales ni criaturas de ultratumba (exceptuando algún par de personajes), en líneas generales serán personas de carne y hueso, eso sí, delincuentes, yonkis y todo tipo de pérfida calaña que nos podamos figurar; también darán uso de los objetos que encuentren por el escenario, y si fuera necesario, huirían si no dispusieran de un arma, y volverían a por nosotros sin ningún tipo de vacilación al hallarla, se ocultarán en las sombras y nos esperarán en cualquier vuelta de esquina para sorprendernos , la cual cosa ara, que más de una vez saltemos de nuestras sillas al vernos repentinamente asaltados, y todo esto, gracias a una I.A bastante lograda y sensata, aunque a priori mejorable. Como punto negativo, y viniendo a ser últimamente bastante habitual en el género, la variedad de enemigos es exigua, reiterándose una vez tras otra el mismo personaje en diferentes lugares, sin tan siquiera cambiarle las texturas de las vestimentas para encubrir la desidia de los programadores; ya que éstos, parecen haber puesto sus cinco sentidos y centrado todos sus esfuerzos en dar una ambientación soberbia a los escenarios y no así al modelado de los personajes, tanto protagonistas como antagonistas.
Pero no todo van a ser pugnas, disparos y tensión; habrá momentos en los que, como buen agente del FBI, nos veremos obligados a investigar el escenario. Para ello, dispondremos de artilugios como luz ultravioleta, cámara fotográfica y diferente parafernalia que usaremos muy a menudo para no perder la pista a nuestro sospechoso. Para llevar a cabo las investigaciones, en el momento que entremos en alguna estancia sospechosa, un mensaje emergerá en el lado derecho inferior de la pantalla, avisándonos de que algo dudoso se encuentra a nuestro alrededor. No obstante, el mismo juego nos da el utensilio a emplear, haciendo la labor de escrutación demasiado cómoda y evidente.



A nivel gráfico, Condemned, y teniendo en cuenta que fue un juego prematuro, es realmente impactante. El texturado de los escenarios es digno de mención, verdaderamente muy trabajado y creando una atmósfera de tensión que nos pondrá los pelos de punta nivel tras nivel, viendo paredes mugrientas, sangre, escombros, suciedad…todo recreado con mucho mimo y dedicación y con todo tipo de detalles que dan mucha veracidad a lo que estamos viendo. Los escenarios no son un alarde de grandeza refiriéndonos a la magnitud de éstos, pero sí lo justo, para que no resulten laberínticos y lleguen a desesperar al jugador, como hemos sufrido en algún que otro título. La banda sonora asiste a la perfección a los acontecimientos, con melodías que este tipo de géneros de terror nos tienen acostumbrados, aportando así, el toque definitivo para que tengamos toda la atención puesta en nuestra pantalla y ni si quiera lleguemos a parpadear. Jugar a Condemned con la luz apagada, auriculares y a horas nocturnas donde solo se oye el silencio, es solo apto para los más dechados en valentía.

Las escenas cinemáticas que iremos viendo intercalándose entre fase y fase, están realizadas con el mismo motor del juego, y carecen de espectacularidad por el descuidado trabajo en el modelado y animación de los personajes como antes ya hemos apuntado, pero si tenemos en cuenta que el juego data del 2005, es perfectamente comprensible y se puede llegar perdonar, ya que en conjunto es algo nimio.
A este conjunto, precisamente, ayuda sobremanera el estupendo guión, ya que perfectamente podría ser la narración de cualquier película de thriller actual. Fase tras fase, seremos testigos de los hechos que se acontecen, y que nos mantendrán expectantes hasta finalizar la aventura. Lo cierto es que engancha, como si fuera la serie que no podemos dejar de ver cada jueves de la semana, en Condemened no podremos esperar al siguiente nivel para saber lo que pasará. Pero como todo, tiene sus pros y sus contras; porque podríamos decir, que el guión del juego se discurrió quizá demasiado en dejarlo totalmente abierto a una precuela, ya que muchas cosas nos quedarán en duda tras finalizarlo. Según se mire, puede ser una buena noticia, pero lo cierto es que deja la sensación de no haberlo terminado.



A día de hoy, Condemned sigue siendo un título imprescindible para todos aquellos amantes del género de terror. Naturalmente, los años no pasan en balde para nadie, y lo notaremos en algunos aspectos que ya hemos visto, no obstante el juego tiene un potencial gráfico notorio, y no sería justo evaluarlo con títulos de rabiosa actualidad. Condemned 2 ya está en el mercado, pero no aconsejaría a nadie que se aventurara en éste, sin jugar primero al juego que nos ocupa, ya que el guión va estrechamente ligado entre los dos títulos y sería una pena perdérselo.



NOTA: 8



 
5
Valoración media: 5 (3 votos)

3 Comentarios:

Este fue uno de los juegos

Este fue uno de los juegos que acompañaron a mi flamante Xbox 360. Todo está muy conseguido a excepción en el tema de la jugabilidad. Esperaba algo más. Espero que en esa segunda parte que de un momento a otro me compraré se subsane. Muy buena entrada. Toma tus 5 estrellas.

Saludos Very Happy y pásate por mi blog.

A este no he jugado

A este no he jugado (más que nada porque no tengo la 360 Razz), pero si al Condemned 2, y la verdad es que padece de los mismos lastres que mencionas, salvo que gráficamente, al menos a mi parecer, no está a la altura de un juego de 2008 (esas sombras y perfiles son de juzgado de guardia). Los enemigos son repetitivos y en ocasiones la dificultad llega a ser desesperante (¡maldita muñeca de las narices!), pero sabe conseguir esa atmósfera de miedo que este tipo de juegos necesita.

Muy buena entrada, y 5 S.T.A.R.S.!

Análisis excelente. Fue un

Análisis excelente. Fue un juego que pasó desapercibido, pero que fue de los grandes.

Lo único malo, es que a ver quien encuentra una copia del juego ahora :(