19 de Octubre de 2018
Oct
3

El rincón de la lectura: Spiderman - El Duende vive

Esta semana en la sección de lectura, comentaré otro cómic serie limitada de Spiderman donde en esta ocasión se centra en el verdadero pasado e identidad de uno de los enemigos de Spiderman, el Duende. En los años 80 la historia de este supervillano quedó inconclusa y hasta 1997 y Spiderman: El Duende vive no entenderíamos todos los detalles.

Pero antes de entrar en el argumento de la historia, es conveniente explicar los antecedentes. En los años 80, Spiderman ya había derrotado a Norman Osborn y Harry Osborn en sus alter-egos como Duende Verde y por lo tanto el trepamuros ya no tenía a su némesis como enemigo principal. Por esa razón se decidió crear al Duende (de la mano del guionista Roger Stern), una versión distinta del Duende Verde pero con sus mismos poderes y por descontado una identidad civil que desconocíamos (un poco en la tesitura de los primeros tiempos del Duende Verde, que no sabíamos que era Norman). Rdsulta que este villano consigue sus poderes gracias al robo de la fórmula del Duende Verde y asi es como inicia su carrera para ser el jefe del hampa New York. Al final de la historia, se "descubre" que el Duende es Ned Leeds, reportero del Daily Bugle y marido de Betty Brant. Digo que se descubre entre comillas porque Stern no fué quién acabó ese arco argumental y ya dijo en su momento que no tenía pensado que Leeds fuera el Duende.

Y después de muchos años, en el 1997, es cuando Roger Stern decide escribir la historia definitiva del Duende donde se nos revelará quien es realmente y aclarará el desaguisado de Leeds. Básicamente la trama comienza con el juicio de Macendale (en ese momento, el Duende actual y apresado en la etapa de Nuevo Spiderman por Ben Reilly) y su posterior asesinato de manos del verdadero Duende. Todas las personas que de alguna manera estuvieron relacionadas con el villano viven el regreso del mismo con distintos sentimientos y poco a poco vamos conociendo a los posibles candidatos para ser el Duende. Depués de unos cuántos combates intensos contra Spiderman, al final el hombre araña descubre la verdadera identidad del supervillano. Resulta que en realidad el Duende era Roderick kingsley, un empresario que lavó el cerebro a Ned Leeds y lo utilizó como marioneta y salvaguarda de su identidad.

Stern hila muy bien la historia, no solo por fin nos revela los verdaderos planes que tenía con el personaje del Duende, sino que aparte consigue implementar a la perfección el hecho de que Leeds fuera el Duende antes con una explicación muy lógica. Y es que no es fácil crear una historia interesante que aparte sirva para arreglar errores de historias pasadas como en este ejemplo. Además podemos disfrutar de unas magníficas portadas de George Pérez y el dibujo de Ron Frenz. Por cierto, esta historia la podemos situar poco después del desenlace de la saga del clon y por eso vemos a un Peter Parker sospechoso de que Norman haya vuelto o referencias a la hija que ha perdido con su esposa MJ.

En resumen, estamos ante uno de los cómics más interesantes de Spiderman o debería decir del Duende. Una historia donde Roger Stern hace justicia con el supervillano y nos aclara por fin todas las cuestiones.

Saludos y buenas lecturas.

5
Valoración media: 5 (2 votos)

1 Comentario:

Decepcionante identidad

Este cómic lo leí en su día (aún lo conservo) y he de decir que a mí personalmente me gustaba más la idea de que el Duende fuera en realidad Ned Leeds que no el tal Kingsley, por mucho que esa fuera la idea original de Roger Stern, el creador del personaje.  En su día, al leer este cómic a la mayoría de los aficionados se nos quedó cara de tontos preguntándonos quien era ese Roderick Kingsley. Y es que yo siempre he sido de la idea de que no puedes tener a la gente con la intriga de quién es en realidad tal personaje para luego salirnos con que es prácticamente un desconocido, creo que resulta mucho más chocante y por lo tanto interesante que sea un secundario habitual de la trama, y si encima es uno "de los buenos", como el caso de Leeds, ya es cojonudo.