24 de Marzo de 2017
Ene
31

Cuasi Análisis de Metal Gear Rising Revengeance o el juego que no fue

Hoy hablamos de Metal Gear Rising Revengeance, o lo que es lo mismo, el juego de Raiden. Raiden ya tuvo su juego, Metal Gear Solid 2 Sons of Liberty, pero allí era un pipiolo un tanto afeminado. En Metal Gear Solid 4 Guns of the Patriots ya tuvimos un Raiden más maduro y “molón”, vamos un cyborg ninja. En este Metal Gear Rising la idea es tener un Raiden como único protagonista, sin papá Snake, con un rediseño total de su aspecto, de lo mejorcito del juego, y con una idea base: CORTAR, CORTAR Y CORTAR.

 

Sí, la Katana es la gran protagonista, junto al propio Raiden. En lugar de un juego de infiltración nos dieron un juego de acción donde había que cortar el entorno, los enemigos, los jefes finales y hasta tu bigote como te pongas cerca… La idea es atractiva y aunque en Kojima Productions se pusieron manos a la obra para hacer este juego, algo en el desarrollo no terminaba de cuajar por lo que para finalizarlo contaron con la ayuda de Platinum Games, creadores de Bayonetta o Vanquish, es decir gente que sabe hacer un juego de acción.

No es que en Kojima Productions no supieran terminarlo, es que se dieron cuenta de la cantidad de trabajo y dinero que requería realizar un producto con la calidad que tenían en mente. Como no disponían de ambas cosas, ya que este era un producto secundario dentro de sus videojuegos en desarrollo, en lugar de cancelarlo lo cedieron para terminarlo, aunque no fuese tal y como se pensó en un principio.

Y esto es lo que tenemos entre manos un juego empezado por unos y terminado, de forma rápida, por otros. Con esto no quiero decir que se acabara mal, sino que se acabó sin corregir o plantear las cosas que en un principio se querían plasmar. La factura técnica no es mala, pero posiblemente las inconsistencias del juego estén en planteamientos generales de desarrollo.

Para entendernos, que el juego apetece jugarlo, el mundo de Metal Gear con un Cyborg Ninja, Raiden, con una superespada que a sablazo limpio acaba con todo lo que se pone a su paso. Pero una vez con la espada en la mano no es exactamente como esperábamos.

Gráficamente el juego se ve muy bien, con cámara libre y un protagonista simplemente espectacular. Movimientos muy fluidos y los jefes finales a la misma altura que el protagonista. Lo malo es que lo gráfico no va mucho más allá. Éste es uno de los puntos que se debieron replantear. Los escenarios son penosos, sin carisma alguno, los enemigos base igual de neutros, y los enemigos más peligrosos están sacados de otros Metal Gear (los Gekkos o Metal Gear Ray).

Además la cámara, aunque se mueve bien, nos da cierta percepción de mareo, en especial en zonas cerradas, que también abundan en el juego. Esto es negativo principalmente porque el juego se convierte en un pasillo por donde van apareciendo patos, perdón, enemigos y poco más. Nuevamente se ve que un planteamiento mucho más abierto le habría sentado fenomenal al juego, pero hasta aquí pudieron llegar.

 

Aquí os dejo un video para de la demo por si tenéis pereza y no queréis buscarlo vosotros mismos.

 

A pesar de la buena mano de Yoshi Shinkawa en parte de los diseños, el conjunto no está a su nivel, en parte por limitaciones de diseño y en parte por un planteamiento pobre, recortado más bien, del conjunto. Así que en gráficos le pondría un notable raspado, pero por los geniales diseños conceptuales que probablemente, sean lo más atractivo del juego. Sin esto el conjunto sería mucho, mucho más mediocre.

El sonido tampoco está a la altura, composiciones trepidantes para acompañar a la acción pero totalmente faltas de carisma. Tranquilo no vas a tararear nada a la mañana siguiente. Doblaje correcto, nada de castellano, posiblemente la parte más correcta del sonido, junto con los efectos perfectamente cumplidores de cortes, explosiones, etcétera. Un apartado que no llega al notable por la principal razón de que no se nota. Quizás un apartado más homogéneo que los gráficos, pero sin ningún elemento especial que brille, más allá del doblaje de Rising realizado por Quinton Flynn, su doblador de siempre.

En cuanto a la jugabilidad es donde tenemos la clave de este Cuasi Análisis (no lo llamo Análisis porque no llegué a terminarlo). La idea base es muy buena, Raiden corta con su katana de forma casi libre, por un lado en plan Hack´n Slash tipo God of War, pero con fases de corte libre de enemigos y objetos. Esto mezclado con mejoras de armas, armas secundarias y jefes finales con Quick Time Events (darle al botón en el momento adecuado). ¿Cómo lo veis? ¿Bien? Yo también, pero tal y como se acabó quedó bastante pobre. Resulta un tanto monótono y caótico el sistema de combos. Es cierto que posee una velocidad endiablada, pero no siempre siente uno el control total de lo que está pasando. Conocerse el patrón del enemigo hasta que te lo quitas de en medio. Con el siguiente igual. Con el siguiente igual. Hay muy poca intuición, uno no gana porque domine el sistema, tan sólo te aprendes el patrón del siguiente enemigo, por lo que no resulta muy satisfactorio.

Y no hay mucho más, misiones totalmente pasilleras, no hay misterio ni exploración, y tan sólo puedes repetir misiones para conseguir mejor rango por rapidez y efectividad. Si te llega este sistema de juego bien, si no…

 

Una jugabilidad muy limitada, con un sistema resultón, pero que merecía haberse trabajado más. Los combos y mejoras de Raiden están muy bien, pero la cantidad, comportamiento y sistema de combate enemigos no están a la altura, así como el entorno. God of War es pasillero pero todo está perfectamente medido, aquí no es así y bien debería haber sido más abierto o más pulido. Es como una pareja de baile, uno es un maestro, el otro un principiante. Juntos no serán capaces de bailar bien, aunque uno tape las carencias del otro.

A mí el juego me empezó a aburrir, la incapacidad de controlar a Raiden fue una frustración in crescendo. Vale que la culpa en parte es mía por ser un paquete… El conjunto jugable, limitado, muy limitado, yo le daba un 6, correcto a falta de trabajar adecuadamente lo que quieres hacer con el planteamiento inicial.

Por último está la historia, y aquí llega el chasco definitivo. No necesito una gran historia para un juego de dar espadazos, nuevamente el planteamiento inicial no es malo, cyborg ninja contra cyborg ninja y otros enemigos similares de la casa. Pero es que la historia en sí es absurda. Bien podría no existir. Para lo poco que está es para ayudarte a querer avanzar en el juego. Ya que la jugabilidad no tiene peso suficiente para hacerte avanzar, al menos que el desarrollo de la historia tire del carro. Pero ni eso.

La historia son cutre tópicos que no van a ninguna parte y que ni siquiera está bien contada, sin épica ni interés y ni se molestaron en unirlo argumentalmente con la saga madre, casi mejor para el resto de Metal Gear. Es que da igual lo que pase… Poco después de la genial idea de ponerle un sombrero mejicano a Raiden me planteé qué hacía yo gastando mi escaso tiempo para jugar en un juego que no me daba placer por ninguna parte. Lo dejé. Y no me arrepiento. Historia penosa que no merece nota y que, dado el resto de juego, algo de falta le hacía.

 

El juego tiene sus cosillas chulas, que si Raiden con su katana, que si luchar contra un Metal Gear Ray (eso pasa al principio), que si cortar un coche en dos… Y la lástima es que a partir de ahí no se construyó más.

Kojima Productions hizo un planteamiento inicial correcto, Platinum Games consiguieron darle forma de juego, que no es poco. Pero los primeros no tuvieron la capacidad de darle la forma que querían, y los segundos no tenían dicho encargo. Metal Gear Rising para mi es un juego fallido, lo que quería ser y no fue. Tan sólo que en vez de cancelarlo, para recuperar la inversión, al menos lo sacaron. Juego abortado, acabado antes de crecer, sólo para muy fans y a aquellos que sean capaces de alinearse con su sistema de juego, muy japonés, por cierto.

Poco más, quizás algún día lo intente otra vez, pero mientras tanto si llega una segunda parte esperemos que la dejen crecer antes de acabarla. Muy triste que lo mejor de este juego sea su edición coleccionista con la figura de Raiden, por la figura, tal y como pasaba con Aliens Colonial Marines.

 

 

5
Valoración media: 5 (1 voto)

1 Comentario:

Probé la demo en 360

Y pase bastante de jugarlo.

No digo que sea malo u horrible. Es que para mí hay varios factores que me echan atrás, entre ellos, que no soporto a Raiden (Cuanto daño ha hecho MGS2) y el control, si bien me han dicho que te acostumbras rápido, me pareció raro de cojones.

A eso le añado que tengo otros juegos en la lista por pasarme y bueno, que lo dejo pasar.

Buen análisis.