22 de Septiembre de 2017
Abr
21

VANQUISH: un shooter moderno con sabor clásico

Frescor es la palabra que mejor puede definir lo que siento en mi paladar después de jugar a Vanquish. Siento frescor en la boca, como un gran trago de agua fresca en mitad del calor del verano.

 

  

 

Vanquish es un desarrollo de Platinum Games para Sega. Platinum Games es estudio de reciente creación pero formado por gente muy experta del sector. Son “mercenarios” que se venden a aquella distribuidora que esté dispuesta a pagarles y, cuidado, son muy buenos en lo que hacen, Madworld o Bayonetta son sus trabajos anteriores. Son capaces de hacer productos de calidad, que llaman la atención y con una gestión de medios encomiable, grandes producciones pero sin derrochar medios (vamos, bueno, bonito y barato).  

 

En este caso que nos ocupa Shinji Mikami, el responsable de juegos como Resident Evil 4, ahí es nada, se encarga de crear un nuevo juego, un shooter en tercera persona lleno de dinamismo y adrenalina.  

 

Se trata de una propuesta para Xbox 360 y ps3 que salió a la venta a finales de 2010, justo a tiempo de vender en navidades. La principal singularidad del juego es su desarrollo japonés ya que estamos hablando de un shooter (un juego de disparos) en tercera persona donde lo que importa es acabar con todo lo que se ponga por delante, cubriéndonos donde nos dejen. Juegos así, y más desde Gears of War, los hay a patadas pero prácticamente la totalidad se desarrollan en occidente.  

 

En Japón este tipo de juegos no tiene el mismo tirón que en Norteamérica o Europa, por lo que es algo inusual ver a un estudio japonés a cargo de una producción de este tipo. Es como si en Europa se hiciera un juego de rol con temática emo y un sistema de ataque por turnos. Precisamente ése es el valor diferenciador de este juego, y es que los japoneses le dan su toque particular a lo que tocan y en Vanquish te encontrarás un shooter diferente. A continuación os iré comentando mis impresiones detalladas.

 

Aquí tenéis a nuestro protagonista echándose un pitillo:

 

  

Comenzando a hablar de gráficos ya hay que empezar a sonreir. Los gráficos son  estupendos, todo funciona a las mil maravillas. Se utilizó el motor gráfico Havok, no es que yo entienda mucho de esto pero lo que significa es que, sin ser un motor gráfico específico para el juego, tienes asegurado un mínimo de calidad (lo de “mercenarios” que hablábamos antes).  

 

En este caso el mínimo tiene un buen nivel. Todo se mueve a la perfección, a veces con multitud de enemigos y disparos y efectos de luces por todas partes, con una cámara libre y texturas y representación muy satisfactorias. Esto tiene un poco de “truco” y es que, como he comentado al principio, en Vanquish está todo muy optimizado para con poco hacer mucho.  

 

El desarrollo del juego partió de la versión para la negra de Sony con una conversión posterior para Xbox 360, por lo que ambas versiones lucen de forma idéntica, sin apenas diferencias para el común de los mortales.  

 

El diseño del juego está muy bien aprovechado, los diseños de los personajes son en realidad muy básicos y repetitivos, salvo el protagonista y los jefes finales que tienen un gran nivel. Los enemigos base se repiten bastante, realizando clones de otro color para subirlos de nivel. Los escenarios en general son también muy poco variados en cuanto a su diseño gráfico, no así en cuanto a su forma o manera de recorrerlos o jugarlos, por lo que la impresión de conjunto es de estar encerrado en el mismo sitio siempre luchando contra la misma gente.  

 

Lo que ocurre es que en el juego estás encerrado todo el rato en una misma estación espacial y luchando contra los mismos enemigos, es decir la variedad no es la estrella, pero el juego se desarrolla así, por lo que es totalmente coherente consigo mismo. No puedes esperar la variedad de escenarios de Metal Gear Solid 4, pero sí están muy bien pensados, cada fase es distinta en su forma de jugarla y el frenesí del juego, plasmado fantásticamente en imágenes, apenas te dejará apreciar lo repetitivo de los enemigos base.  

 

En general el apartado gráfico es sobresaliente, grandes diseños gráficos y de escenarios, pero algo cortos en cantidad. Sin embargo la excelente puesta en escena del conjunto hace que esto quede perfectamente integrado en el juego, cuando lo ves en movimiento te encanta por lo que le doy un 9.

 

  

 

En cuanto al sonido hay que quitarse el sombrero por el doblaje y efectos de sonido. Absolutamente traducido y doblado al castellano, y a todos los idiomas que necesites dentro de tu disco. Las voces quedan muy bien, con las distintas instrucciones y diálogos que escucharás mientras juegues y con unos efectos de sonido que, con un buen equipo de música, te harán disfrutar de cada disparo que realices (y créeme vas a disparar decenas de miles de veces).  

 

Cada voz y cada arma, cada golpe o cada efecto en pantalla suenan estupendamente con tintes futuristas dentro de la ambientación del juego. Además está la música, con tintes electrónicos, que se integra perfectamente en la jugabilidad. Reconozco que no soy amante de este tipo de música y no creo que haya una melodía base con carácter para el juego ni un gran hilo conductor, musicalmente hablando. Sin embargo la música que hay se implementa perfectamente en el frenesí continuo de la batalla haciendo que no te percates de que está acompañándote hasta que se apaga.  

 

No se trata de la última gran obra maestra del género musical y yo no voy a escucharla fuera del juego pero, como pasa con los gráficos, sí que posee unos elevados valores de producción, junto con los efectos de sonido y voces, que le prestan una fantástica solidez al conjunto. A pesar de la preocupación de doblar a varios idiomas, y dejarte elegir el que quieres (de hecho yo tengo la versión inglesa del juego y al meterlo en mi consola saltó directamente en castellano) en realidad las voces no son muy esenciales en este shooter y la música no va a ser recordada, por lo que mi nota en este apartado es de 8, un notable alto, calidad sin fisuras.

 

  

 

Ahora toca hablar de la jugabilidad, para mí lo más destacable de este título. Los gráficos y el sonido son muy buenos, pero tampoco destacan esencialmente por encima del resto de juegos del mercado.

 

Sin embargo su jugabilidad parte de copiar la de otros juegos que venden, Gears of War, para dar una versión muy particular de la misma.  

 

Se trata de disparar sobre todo lo que se mueva, cubriéndonos cuando podamos, y pudiendo ralentizar la acción a nuestra conveniencia, gracias a las propiedades del “traje” de nuestro protagonista. Cada fase que juguemos será distinta en su objetivo e imaginativa en su desarrollo, evitando cualquier sensación de monotonía. Además las limitaciones que en cada fase del juego tengamos para la ralentización de acción y la escasez de munición hacen que el ritmo de juego sea muy dinámico e incluso cambiante mientras juegas.  

 

En general, aunque hay quien lo acusa de corto, el juego puede durarte unas 10 horas la primera vez que se juega en modo normal (de inicio tienes 4 modos de dificultad), pero lo genial de este juego es su rejugabilidad, debido fundamentalmente al ritmo y variedad de situaciones que nos encontraremos. Además todas son enormemente satisfactorias ya que exigen siempre habilidad y atención sabiendo recompensar espectacularmente al jugador cuando consigue acabar con los enemigos.  

 

Y ahora te preguntarás ¿y cuál es elemento diferenciador del que hablábamos al principio? La respuesta está al inicio del artículo, un shooter con sabor clásico. Y es que ese sabor clásico, el que te da la sensación de frescor, te lo da el estilo de juego similar a los viejos matamarcianos, tipo Gradius, que en el fondo tiene el juego. Cuando uno lleva jugados unos cuantos niveles (en total hay cinco, dividido cada uno de ellos en otros tantos subniveles) se da cuenta de que la estructura, forma de juego (enemigos base, entorno cambiante y jefe final, con cambios de armas y protecciones) es totalmente la de un matamarcianos.  

 

De esta forma Sam Gideon, más que un hombre con armadura, es una “nave” espacial, que en lugar de moverse en un scroll horizontal, se mueve en un espacio en tres dimensiones. Cuando juegas los enemigos siguen las mismas rutinas, de hecho conforme uno eleva el nivel de dificultad del juego, la idea de ir aprendiéndose los patrones de los enemigos, y estudiando la de los enemigos finales, es imprescindible para sobrevivir. Las armas tienen su limitación específica pero la implementación es muy poco realista, todo sabe a arcade por todas partes.  

 

El conjunto se aleja del realismo de ser un hombre con una misión, de hecho el protagonista más parece un robot con una careta humana que un hombre con armadura, y su forma de moverse y habilidades son totalmente mecánicas. Así que cuando te sumerges jugando, cada vez que te matan te dan ganas de echarle cinco duros a la consola pero, ¿dónde está la ranura?  

 

Así en lugar de hacer un clon de Gears of War Platinum Games han hecho un matamarcianos que parece un Gears of War. El ritmo frenético, los movimientos exagerados, el armamento irreal, es jugabilidad clásica vestida de shooter contemporáneo.  

 

Tan es así que aquí os podéis olvidar de experiencia on line ni multijugador. Uno siempre juega contra la máquina, con diferentes modos de dificultad y, para los más hardcore, un sistema de puntuación, con posibilidad de consultarlo a través de internet, para picarte a exprimir al máximo la jugabilidad, puntería y rapidez. Para ser el mejor, vamos.  

 

Habrá quien pueda pensar que es un juego capado, una mala copia de Gears of War sin multijugador alguno que además es tremendamente corto. Yo sin embargo pienso que es un shooter imaginativo, con una jugabilidad que trasciende el propio género trasladándonos a épocas más frescas y, por qué no decirlo, más duras de jugar, con unos fantásticos valores de producción, capaz de ser jugado una y otra vez, una y otra vez, una y otra vez…  

 

Por todo esto le doy un 9 en jugabilidad porque si algo tiene bueno este juego es que es divertido de jugar. Aquí os dejo un video de la demo en castellano donde se ve la jugabilidad que nos espera:

 

http://www.youtube.com/watch?v=g1Ykl7ZwBhk

 

Ahora llegamos a la historia y aquí el juego sí creo que tropieza. Antes hemos comentado que su jugabilidad es casi la de un matamarcianos, y en alguna ocasión he comentado que esos juegos no necesitaban historia, ya que se basan en cómo se juegan, matar marcianos.  

 

Sin embargo en Vanquish no se ha llegado a renunciar a la historia, todo el juego está cruzado de referencias a la lucha entre los EEUU y una federación rusa (¿alguien ha mencionado la palabra tópico?) y de nuestro personaje y su relación con los otros personajes (una dama que nos da apoyo logístico, la presidenta de los EEUU, un capitán del ejército USA y un supermalo ruso).  

 

Después del párrafo anterior podéis comprobar que no hay más que decir. Aunque la historia no signifique nada en este juego, ya que la jugabilidad la sobrepasa, sin embargo existe un intento de que toda la acción case con coherencia. La verdad es que esto no se consigue. De hecho yo me encontré deseando que pasaran los videos para seguir jugando porque me daba igual lo que me contaban. Está claro que cuando pensaron el juego en la historia fue uno de los aspectos donde pensaron ahorrar.  

 

Le doy un 5 por saber hacer una historia llena de clichés, aunque me dan ganas de suspenderlo directamente. Venga, le voy a dar un 4 para que para otra vez o hagan una historia como dios manda o para que la quiten directamente y nos dejen hacer lo que realmente queremos, disparar todo el rato.

 

   

 

Es curioso que si no contáramos con su historia estaríamos hablando de un juego sobresaliente, de 9, siempre que compartas mi gusto por los viejos shooters matamarcianos. Contando con su historia, por su impacto en el conjunto al no renunciar a ella, le bajaría la nota hasta un 8.  

 

Tenemos un juego más que notable, de fantásticos valores de producción, que en lugar de perderse en una historia, busca divertir jugando, premiando al jugador que le dedica tiempo con una acción frenética y un crescendo de dificultad conforme le dedicas horas de juego.   

 

Habrá quien vea que es una mala copia de Gears of Wars, habrá quien diga que hoy en día es imperdonable que no tenga on line e incluso quien lo vea corto.  

 

Pero yo veo otra cosa.  

 

Veo un shooter moderno con un sabor clásico. 

5
Valoración media: 5 (2 votos)

3 Comentarios:

Yo lo estoy acabando en

Yo lo estoy acabando en estos días. Me parece un juego uy bueno, el más firme candidato a juego de culto de la generación juntos con "Lost Odissey".

Todo está a gran nivel, sobervio apartado gráfico, preciosista, con una dirección artistica de quitarse el sombrero. A mi la historía no me pareció tan mala. Típica sí, pero, no más típica que la de la mayoría de shooters y éste Vanquish cuenta con un trasfondo mucho más rico de lo que se suele ver. Me parece un futuro muy original ey  coherente.

Un saludo, y te dejo 5 estrellas por el esfuerzo de hacer una entrada con cara y ojos.

 

A mi me encantó

 

A este título le dediqué una entrada, y me parece una maravilla inacabada, si le metieran opciones de jugar en red o multijugador sería una obra maestra del género. Lo que más me gusta es eso que dices, es un matamarcianos, un juego con un caracter arcade muy marcado.

Gran entrada.

Un saludo. 

 

Yo no creo que haya que

Yo no creo que haya que menospreciarlo por no tener opciones en red. El juego está pensado para ser para 1 jjugardor. Para una compañía no muy grande como Platinium hubiera sido un drama ponerles estas opciones. Fijate lo que pasó en Bioshock 2 con la ingente cantidad de medios que tienen y tuvieron que subcontratar esa parte. Seguro que de haberse dejado arrastrar por las presiones de poner opciones en red hubiera perdido mucho¿Le quitarías puntuación a Wolrd of Warcraftpor no poder jugar offline? pues es lo mismo.