24 de Abril de 2017
Nov
20

Análisis de Persona 3 Portable P3P

Shin Megami Tensei Persona 3 Portable. Un juego muy grande en tu bolsillo.

 

 

  

 

Antes de seguir hablando lo primero que quiero dejar claro es que Persona 3 Portable (P3P) es un juego muy, muy grande, incluso me atrevería a decir importante, independientemente de las notas y de su tamaño. Es grande por su concepción, es grande por su forma de desarrollarse y grande independientemente de la versión que juegues, la original de ps2, su expansión Persona 3 Fes o este P3P. Persona 3 es un gran juego, una gran experiencia, lo que no significa que sea el juego perfecto, pero si algo que merece ser experimentado. 

 

Después de esta introducción tan fuerte, que es casi una conclusión, entraré a analizar detalladamente la versión de PSP, aunque servirá para el resto de versiones casi todo, salvo gráficos y algo de la jugabilidad. 

 

P3P es un juego de rol que se engloba dentro de la serie Shin Megami Tensei, que es una serie tipo Final Fantasy, de la que Persona es una subsaga. Su planteamiento global tiene que ver con la invocación de Personas, seres sobrenaturales que representan otras formas del yo, basado en la filosofía de Carl Jung. Poder invocar esas Personas servirá para poder luchar en nuestro juego, con la característica muy especial en este caso de unir una mecánica de vida de Instituto con la de lucha de Personas. 

 

Esto que puede parecer un tanto difícil de unirse está muy bien conjugado ya que las fases de simulador social poseen un peso específico sobre el tipo de Personas que luego podremos desarrollar y viceversa, aunque en principio puedan parecer dos cosas independientes. Quizás éste sea el gran éxito de este juego diferenciándolo de otros juegos de su tipo. Resumiendo es un juego de rol con unas mecánicas diferentes a cualquier otro, aunque su sistema de lucha es un clásico por turnos. 

 

La apuesta gráfica en PSP es singular. Es interesante destacar que el diseño gráfico y estético y del conjunto es imaginativo, con personalidad y muy sólido, con especial mención de los personajes, en segundo lugar de las personas y quizás en un plano más atrás los escenarios, que no es que estén peor diseñados, es que creo que no se les saca el suficiente partido. Cómo de espectacular podría haberse visto esa torre que es el Tartarus aprovechada aún más… 

 

  

 

La representación de lo que ves está dividido en dos partes, unos dibujos estáticos para moverse por los escenarios del mundo real, con dibujos que representan, mediante bocadillos, toda la acción. Estos son los escenarios cotidianos, parques, el instituto, el dormitorio, etcétera. En un primer momento puede echar para atrás pero la verdad es que es muy cómodo de navegar y los diálogos están perfectamente hilvanados por lo que a poco que te introduzcas en su mecánica se verá de lo más natural. En la versión de ps2 eran escenarios en renderizados pero nadie los ha echado de menos en la de psp, incluso dicen que éstos son más cómodos.

 

 

  

 

 

La segunda parte de los gráficos son los escenarios renderizados tradicionales para el Tartarus, donde se producen las luchas dividido a su vez en la exploración del Tartarus y en las arenas de lucha. Los niveles de exploración, aleatorios, son muy muy pobres, meros pasillos con pequeña decoración. Las arenas de lucha acercan la cámara donde los personajes se ven mejor pero con acabados generales bastante pobres también. Monotonía es su mayor virtud gráficamente, salvada por las animaciones y personajes.

 

En la versión de ps2 había escenas cinemáticas que en psp también desaparecen por lo que el apartado gráfico llega hasta aquí. Por su excelente diseño de conjunto de personajes creo que alcanzaría un 7 justito porque por el resto esta versión de psp sale, gráficamente, mal parada. Las sensaciones son irregulares, grandes cosas con grandes lagunas. 

 

El sonido del juego también está muy bien diseñado, como los gráficos, pero además está aún mejor ejecutado. El juego nos viene en un correctísimo inglés, habrá quien eche de menos el castellano aunque sea en subtítulos, sin embargo yo creo que eché más de menos incluso la posibilidad de tener las voces en japonés. Creo que el juego es igual de bueno independientemente de las voces, eso sí, requiere un nivel medio de inglés ya que hay mucho, mucho que leer y/o escuchar. 

 

El doblaje es sobresaliente, sin ningún pero, los sonidos del juego, son también excelentes y su música es un soplo de aire fresco en la industria. La banda sonora está muy, muy bien diseñada e implementada en el juego. El juego posee una ambientación de instituto y posee música juvenil, alegre (o triste), pero alejada de grandes alardes orquestales, más cercana a tendencias actuales que le aportan un sabor absolutamente propio y que lo distingue del resto de juegos al que he jugado. Un enorme acierto la cantidad y calidad de música, así como su variedad, con elecciones muy particulares que, aunque al principio puedan incluso sonarte raras, acabaras tarareando en todo momento en las más de 60 horas de juego, sin profundizar excesivamente, que te esperan. 

 

Quizás no se trate de una obra maestra musical, aunque sí resulta impresionante y llena de carisma. El sonido del conjunto para mí es sobresaliente y le doy un 9 como un piano. Conseguid su banda sonora (la del Persona 3 original de ps2 ya que el resto trae solo las nuevas canciones) que os merecerá mucho la pena.

 

 

 

Aquí tenéis un pequeño trailer que resume cómo se verá el juego en vuestra portátil.

 

 

 

http://www.youtube.com/watch?v=JB4WyHe-HRM 

 

En la estructura de análisis que suelo desarrollar ahora viene una parte muy importante que es su jugabilidad, cómo se juega. Y este P3P tiene mucho a lo que jugar, aunque esto no signifique que su jugabilidad sea directa. Recordemos que estamos ante un juego de rol japonés de ATLUS. ¿Qué significa esto? JRPG en su máximo esplendor, cada uno de los pasos que iremos dando desde los lentos, lentos avances de nuestra aventura, hasta el final formarán parte de un todo (con algunas cosas con más importancia que otras, claro) que nos llevará, nos dirigirá y nos marcará para la conclusión de nuestra historia. 

 

Porque eso sí, eso sí, P3P es una historia, un viaje. Para ello deberás entablar multitud de relaciones sociales, con horas y horas de conversaciones, tanto de tus compañeros como de personajes externos, en algo parecido a un simulador social de instituto. Esas conversaciones harán evolucionar tus relaciones y a su vez a tu personaje y sus habilidades, aunque hasta qué punto esto te influye no es apreciable hasta el final de la aventura cuando la historia se desarrolla más y cuando dominas plenamente el sistema de Personas. 

 

La otra parte de la jugabilidad es la lucha del Tartarus, con un sabor muy clásico a rol con invocaciones de decenas y decenas de Personas por desarrollar, subir de nivel, con decenas de Arcanas (grupos de Personas) a las que pertenecen y que si quieres centrarte en la historia tan sólo podrás alcanzar en un 30 o 40%.

 

 

  

Imagen en mitad de una lucha. 

 

 

Caminarás por decenas y decenas y decenas de plantas de la enorme torre que es el Tartarus, cada planta creada aleatoriamente, donde podrás ir luchando con las sombras, momento en el que se abrirá una arena de combate. En dicha arena tú y hasta tres compañeros más, que tú podrás elegir en todo momento, entráis en una clásica lucha por turnos contra el enemigo y/o enemigos de turno. Tendremos a nuestra disposición las clásicas opciones de invocación, golpe físico, objeto, defensa, etcétera de cualquier juego de rol así como los característicos estados alterados o afinidades (hielo, fuego, viento, etcétera). Por supuesto tendremos nuestras raciones de jefes finales, menores y mayores, que cumplirán su clásico papel de juego de rol. 

 

Así aunque la propuesta en conjunto se vuelve muy compleja con dos mundos que se influyen mutuamente, cada uno con una forma de juego muy diferente, y que requieren, ambos, decenas de horas para su desarrollo, el jugarlo momento a momento resulta muy satisfactorio. Además la jugabilidad del simulador social, y relacionado con lo que nos encontraremos en Tartarus, tiene que ver con lo que puedes hacer en un día, con una limitación de cosas que puedes hacer a lo largo del día que te obligará a elegir qué y cuándo hacer, de manera muy acertada y novedosa. 

 

A su vez conforme pasa el tiempo el Tartarus irá cambiando y te irá obligando a realizar determinadas cosas, por lo que el TIEMPO es el elemento clave que hará moverse la acción, algo pocas veces implementado en videojuegos, pero que da una experiencia muy real y satisfactoria al darte cuenta de que las acciones que realizas no tienen marcha atrás y que lo que no hayas podido hacer se perderá. Una idea excelente.

 

 

  

Os presento a Mitsuru senpai, junto a su persona, lo siento tengo debilidad por ella. La tuve en todo momento a mi lado en combate.

 

 

La jugabilidad es satisfactoria, lacrada tan sólo por la monotonía repetitiva de las luchas del Tartarus, y muy lenta en arrancar y en desarrollarse. A mí me sorprendió la longitud del juego, de hecho creo que de las 62 horas que yo tardé en acabarlo sin exprimirlo excesivamente (al final sólo iba al Tartarus lo justo) creo que le pueden sobrar casi la mitad o, al menos, deberían haber pulido esa parte para que no resultara una lacra tan pesada. 

 

La diferencia de este P3P con respecto al Persona 3 original en la jugabilidad es simple pero muy marcada. Por un lado además de seguir la historia con el protagonista podemos elegir hacerlo con su versión femenina, con lo que se modifican las relaciones con sus compañeros. Sigue siendo más coherente el protagonista masculino, pero al que haya jugado al de ps2 significa una variación importante. Por otro lado se pueden controlar directamente a todos los compañeros en las batallas, algo muy simple, pero que en niveles de dificultad altos se agradece muchísimo, ya que facilita la forma de encarar las batallas, quedando esto a total voluntad del jugador con sólo activar una opción. 

 

¿Es una jugabilidad genial, innovadora a la vez que clásica? ¿Es un desarrollo en parte monótono que alarga la experiencia de juego innecesariamente? Cada uno tendrá su opinión, la mía es que pesan más las luces que las sombras y aunque realmente hay momentos que quieres avanzar y la historia, y el Tartarus, no te deja, siempre puedes minimizar bastante esa parte de juego, y centrándote más en la otra. No puede ser una jugabilidad perfecta, pero por su excelente reinvención de mecánicas clásicas y fusión de nuevas formas de juego, todo con una perfecta atadura le daría un notable muy, muy alto, un 8 con la esperanza de que dichas mecánicas se perfeccionen aún más. Tendré que pillarme el Persona 4, ya os contaré. 

 

Llegamos ahora a comentar su historia. Su historia. 

 

Es una excelente historia, eso por delante. P3P es un viaje, con un principio y un final. Es un viaje con una intención pero también es un viaje con un recorrido, que no está totalmente dirigido, uno deberá tomar sus elecciones, muchas de ellas sin vuelta atrás. Es un camino que merece la pena ser recorrido, experimentado y reflexionado. Sólo por eso es un videojuego sobresaliente que destaca por encima de los demás. Y con esto me refiero a que destaca con respecto a otros videojuegos con historia, es un grande entre los juegos de rol (no le pidamos historia a un Gradius o a un Fifa). Jugadlo porque su historia merece la pena. 

 

Ahora bien esto no significa que su historia sea fácil, leer la Montaña Mágica no es tarea sencilla (de hecho el desafío de leer ese libro forma parte de la experiencia que el escritor quiso crear para el lector, la propia montaña que uno debe escalar para culminar la experiencia). P3P no siempre es fácil de jugar, sus mecánicas son innovadoras, pero no siempre sencillas y en su historia, aunque muy bien planteada, coherente y divertida para mí posee dos grandes lacras. 

 

Por un lado creo que la historia puede llegar a alargarse demasiado, lo que nos lleva a que determinadas subtramas no son tan interesantes como las tramas principales, y a que las fases del Tartarus a veces se desconectan de la historia, aumentando su sensación de monotonía. 

 

Por otro lado, a nivel personal, la mecánica de simulador social de INSTITUTO no es que me parezca mal, es que es tan, tan manida, que aunque comprendo la concesión comercial de la temática (la edad media de los compradores del juego), no puedo dejar de echar de menos pensar qué podría haber sido un juego como este con una temática adulta o, al menos, con otra ambientación. ¿No os cansáis de películas de terror de instituto, de simuladores sociales de instituto, de sitcom de instituto, de….? Cuestiones como esta son las que me parecen que lacran parte de la industria, al no tomarse en serio a sí misma. ¿Os imagináis Living Las Vegas de instituto o el Padrino de instituto? 

 

Está claro que lo que debo hacer es buscar otras subsagas de Shin Megami Tensei, aunque hoy en día tenemos pocos ejemplos de ellas, tendré que buscar en juegos de otras generaciones, aunque lo que realmente me gustaría sería probar uno nuevo donde no sólo se continuaran con este fantástico desarrollo de mecánicas, sino que se hicieran con planteamientos más adultos, que no más serios, ya que el juego sí que me parece serio. 

 

Si queréis que os hable un poco de la historia os haré un breve resumen: adolescentes de instituto forma un grupo con el que salvar el mundo… Vaya sí que es estereotipado, menos mal que el desarrollo de cada uno de los secundarios, sus relaciones entre ellos y tus relaciones con ellos, con múltiples subtramas, está fantásticamente sobrellevado, siempre con el fondo de instituto. ¿Qué está ocurriendo en el mundo? ¿Cómo podemos evitarlo? ¿Quiénes somos? ¿Para qué estamos en este mundo? Ésa es la historia.

 

 

  

Fantástica pantalla de inicio del juego, en versión masculina. 

 

 

 

No os equivoquéis a pesar de mi crítica, como historia es sobresaliente, un 9 enorme, una trama interesante, con muchos elementos por desarrollar y muy interesantes y muy, muy bien planteados, con enorme sutileza y hasta sensibilidad. Para mí el único fallo es el toque naif adolescente, que impide tomarse en serio a sí mismo. Introducir elementos filosóficos, vitales, existencialistas en un videojuego parece increíble, lástima que para alcanzar este nivel se hayan tenido que realizar esa concesión a la historia, habría rozado la perfección. La historia es sobresaliente, sin duda, un 9, habrá a quien le parezca lenta o habrá que le parezca que tiene un ritmo perfecto, pero es una historia que merece ser jugada. 

 

Para concluir habría que ir de nuevo al primer párrafo: “Persona 3 es un gran juego, una gran experiencia, lo que no significa que sea el juego perfecto, pero si algo que merece ser experimentado”. 

 

Si queremos hacer medias de notas nos daría un 8 pero más allá de matemáticas sin sentido este es un juego sobresaliente, de 9. No es perfecto pero es todo lo que le puedes pedir a un juego, y más a un juego de rol. Además es todo lo que le puedes pedir a cualquier forma de expresión (arte): experimentación, novedad, crecimiento, interconexión con otros medios artísticos e interrelación con otras disciplinas. No he profundizado en todo el análisis en la Filosofía de Carl Jung, en la simbología de las invocaciones de personas mediante el suicidio, que tanta polémica y/o publicidad generó, porque creo que eso da pie a otro tipo de artículo, más que de análisis del juego, de análisis de sus planteamientos y de las reflexiones y simbologías que, a quien esté dispuesto a observar, podrá experimentar en el juego. 

 

¿Cuántos juegos poseen unos planteamientos tan profundos? 

 

Jugadlo y punto.

                                                                                                                                             

5
Valoración media: 5 (1 voto)

1 Comentario:

Resumen de la entrada: El

Resumen de la entrada: El juego esta cabron XD.