18 de Abril de 2019
Dic
15

LA EDAD Y LOS VIDEOJUEGOS

Categorías: ,

Los videojuegos cumplen cada vez más años, 38 años como máximo desde su origen, aunque tal y como los conocemos con su desarrollo masivo podemos contar con 30 años o menos. En esta ocasión quiero reflexionar sobre el hecho de que el jugador también cumple cada vez más años y cómo eso influye en el ocio electrónico.

 

Aquí tenéis PONG el primer videojuego comercial de la historia, tal y como los conocemos hoy en día. 

 

En los inicios de los videojuegos, y siempre dejando a un lado a los profesionales que viven directamente de su desarrollo, los videojuegos estuvieron dirigidos a niños, adolescentes y jóvenes. La ligereza del público objetivo ha hecho que tradicionalmente los videojuegos sean considerados un entretenimiento infantil.

 

Es evidente que en tiempo el videojuego está en pañales, o como mucho dando sus primeros pasos. Pensad cómo ha evolucionado la pintura o la literatura, incluso la música, desde que se crearon y cómo pueden ser los videojuegos dentro de mil o dos mil años. Parece imposible pensarlo ¿verdad? Lo que quiero decir con todo esto es que cuando ha ido creciendo el medio, los propios juegos se han expandido en temáticas alcanzando la madurez de las mismas.

 

 

Aquí teneis OXO el primer videojuego gráfico de la historia, 20 años antes que PONG, pero era un experimento de una universidad no un elemento de ocio electrónico en sí. 

 

No debemos confundir alcanzar la madurez en las temáticas con alcanzar la madurez del medio. Los videojuegos siguen siendo una industria joven que se mueve con demasiados clichés y que no arriesga todo lo que podría. Pero eso no es inherente al videojuego, es inherente al modelo de negocio de masas que la economía actual provoca, sólo hay que echar un vistazo a la cartelera de un cine (llena de títulos infantiles o adolescentes) o a las noticias deportivas (fútbol, fútbol y fútbol) dejando en un segundo o tercer plano cualquier otra variante del medio.

 

De esta forma tenemos gente que empezó a jugar hace 30 años, y aunque los niños siguen siendo una gran parte del público objetivo de los videojuegos, sin embargo tenemos algo hoy en día que antes no existía, esto es gente madura que lleva muchos años jugando, con todo lo que eso implica. Antes la media de edad del jugador era de 15 años, hoy es de 25 años y dentro de 30 años será de 45  o 50 años, con lo que realmente podremos encontrarnos a abuelos jugando con sus hijos y/o nietos (más allá de los anuncios de Nintendo, claro).

 

Aunque hay mucha gente, los que realmente no se han acercado al medio, que piensa que es algo para niños, lo cierto es que yo tengo 34 años (ya mismo 35) y llevo toda mi vida jugando a los videojuegos, desde las consolas de nintendo de regalo de comunión, pasando por la cantidad de horas frente a las recreativas, juegos varios de ordenador o las no ya tan nuevas consolas domésticas. De hecho la persona con más edad que conozco que juega habitualmente es un compañero de trabajo que tiene 52 años (gracias Rafa por dejarme el Assasin´s Creed 2) y claro, viendo esto, me doy cuenta de lo lejos que estamos Rafa y yo del nieto de 8 años que lleva a su abuela a la tienda Game para que le compre un videojuego.

 

Esto es fantástico, porque al existir un público objetivo diferente (minoritario con respecto al usuario medio, pero cada vez con más peso), implica que cada vez más nos podemos encontrar con contenidos de calidad.

 

Así estaremos dentro de 40 años.  

 

Obras como Shadow of the Colossus, aunque ocultas tras una temática simple, te muestran motivaciones y reflexiones muy profundas. Silent Hill, con su segunda parte como estandarte, nos llevará de la mano a través de nuestras peores pesadillas, haciéndonos reflexionar de paso sobre la propia condición humana. Metal Gear nos recrea auténticas películas de espías, de las de antes, con auténticas superproducciones dignas de Hollywood. Y todo esto rascando en la superficie de grandes sagas conocidas por todos los fans.

 

Adentrándose en obras menos conocidas o que no son superproducciones, encontramos elementos más experimentales que se acercan a otros elementos de las artes y la interactividad, encontrándonos videojuegos que se entrelazan con la música, la pintura o incluso simuladores sociales o de la naturaleza. Como ejemplo de esto último no puedo dejar de hablar de Flow, para mí una pequeña joya que toda persona debería experimentar, lo que no quiere decir que le vaya a gustar a todas las personas. Se trata de un simulador de vida protozoica, casi sin acción, perfecto para relajarse, un ejemplo más de que el ocio electrónico va más allá de los videojuegos y de que los juegos crecen con los jugadores.

 

Así se ve FLOW en cualquiera de las diversas plataformas en las que ha salido. 

 

Dentro de otros 30 años se habrá cerrado el círculo, toda la pirámide de población habrá tenido acceso a los videojuegos, que tampoco querrá decir que todo el mundo juegue, y posiblemente nos encontremos con nuevos juegos pensados para gente que ya no es nueva. En realidad pensar que esto lo vamos a ver, ser consciente de que viviremos estos cambios, nos dejará un gran sabor de boca cuando dentro de unos años los reconozcamos. Más allá de kinects o 3D me interesará cómo habrá evolucionado el medio y todo lo nuevo que habremos disfrutado.

 

Ese futuro, en realidad, es nuestro presente también. Hoy en día podemos obtener la misma sensación y disfrutarla igual, si miramos con perspectiva y eso ocurre en muy pocos medios, tan sólo en los que son tan nuevos y están dando tan sólo sus primeros pasos como pasa con los videojuegos.

 

5
Valoración media: 5 (5 votos)

2 Comentarios:

Muy buena entrada. Yo

Muy buena entrada. Yo pertenezco a ese público joven que, algún día, estará entre dos aguas: las vuestras de los primeros y las nuevas de mis hijos. Y estoy seguro de que, ese día, deberé escoger entre las nuevas y más profundas propuestas para vosotros o las viejas fórmulas juveniles para mis hijos.

Muy buena entrada...

que ademas coincide mucho con mi manera de ver el sector. Con casi treinta añazos a mis espaldas, he visto que esa evolución va existiendo, tal vez no muy rapida, pero existe. Por poner un ejemplo, en esta generación han salido cosas como los "Endless Ocean" que a mi me han maravillado por su propuesta de exploración sin mas aliciente que recorrer lugares que dificilmente podriamos descubrir en la vida real. Por otro lado, soy consciente de que innovaciones como kinetcs, 3D, wiimotes son un complemento a que cada vez se abra mas el abanico de posibilidades en este mundo. eso si, que los quieran usar bien, eso ya es cosa de las desarrolladoras.

5 Estrellazas compañero!

¡Nos vemos!