18 de Octubre de 2017
Nov
15

Transformes Devastation: De vuelta a los años 80

Ya en otras ocasiones he analizado juegos de Transformers aquí en El Rincón del Chete. La verdad es que los juegos bajo las licencias de las películas han sido todos desastrosos aunque la pareja formada por War for Cybertron y Fall of Cybertron no fueron para nada desdeñables, precisamente dos juegos que no tenían la presión de las películas y suponían una historia original. Hay que remontarse a 2004 para encontrar un juego digno de la franquicia, Transformers del año 2004 exclusivo de ps2.

 

Sin embargo el año pasado saltó a la palestra este Transformers Devastation que hoy nos ocupa, un nuevo juego de nuestros robots favoritos pero con varias cosas que prometen: desarrollado por Platinum (culpables de juegos como Vanquish, Bayonetta o Metal Gear Rising entre otras maravillas jugables), con gráficos Cell Shaded (de dibujos animados) y con los diseños de los Transformers originales de la primera serie de dibujos animados y comics. La portada habla por sí sola.

 

 

 

La gran diferencia en este Transformers Devastation es que más que un juego de disparos es un hack´n slash, un yo contra el barrio, más cercano a God of War que al clásico shooter en tercera persona. El juego además salió para las consolas de nueva generación y para las ps3 y Xbox 360, sin apenas cambios entre versiones, por lo que está disponible a muy buen precio en cualquier caso. Dicho y hecho, al irresistible precio de 14,99 euros en formato físico y nuevo, os traigo el análisis de la última aparición de Transformers en un videojuego: Transformers Devastation.

 

Para ir abriendo boca os dejo con el tráiler de lanzamiento, buen ejemplo de lo que nos vamos a encontrar:

 

 

 

Gráficamente la portada ya lo dice todo, es una vuelta ABSOLUTA a los años 80, el viejo Optimus Prime, Megatron o Devastator (la combinación de los seis Constructicos) además de otras decenas de viejos conocidos, traídos todos de la G1, primera generación de Transformers del año 1984. Tendremos unos gráficos que parecen los dibujos animados de los 80, con todo su diseño clásico, moviéndose de forma fluida bajo nuestras órdenes. Los modelados te harán soltar un lagrimón si alguna vez has seguido sus aventuras. Es un capítulo más de la serie, tan sólo hay que ver el color que cualquier imagen o video del juego destila, puro dibujo animado ochentero.

 

 

 

Los Autobots (Optimus, Bumblebee, Wheeljack, Sideswipe o Grimlock) así como los diferentes Decepticons contra los que lucharemos (Megatron, Soundwave, Shockwave, Starscream, Devastator y sus seis “partes”, Laserbeak, Rumble, los Insecticons y tantos, tantos otros) están maravillosamente reproducidos, tanto en sus formas de robots como vehículos (o dinosaurios, o insectos, o aviones, o …) tal y como los recordamos y como esperamos que sean reproducidos. Sus animaciones son fabulosas en ambas versiones robóticas y durante las ¿ocho? horas que te puede durar la primera vez que juegues la campaña principal, más que jugar serás testigo de una aparición tras otra de nuestros geniales Transformers luchando siempre entre sí. Una delicia para el que ronde los cuarenta.

 

Por otro lado los escenarios no son muy interactivos y, aunque puede parecer que es un mundo abierto, es más un pasillo abierto. Lucen bien pero son un tanto repetitivos y en comparación con el espectáculo de nuestros protagonistas, éstos se quedan dos peldaños atrás. Pasillos para circular y plazas para luchar. Además hay una serie de enemigos clónicos base, coches y aviones, que pecan de repetitivos, quizás necesarios para la jugabilidad pero muy prescindibles para la historia o el aficionado.

 

La diferencia entre versiones es casi nula, con alguna pequeña ralentización en consolas menores, pero donde se nota que es un juego intergeneracional es precisamente en la amplitud y desarrollo de los escenarios, seguro que en un diseño para consolas superiores exclusivo la opción de mundo abierto real le habría sentado de maravilla.

 

Técnicamente los gráficos son notables siendo objetivos pero aquí no he venido a ser objetivo así que esto es lo que hay: una gozada y placer para los sentidos por saber recoger TAN BIEN el sabor, la esencia, de lo que son y han sido los Transformers. Un diseño de producción que si bien no es una obra maestra, y a pesar de sus limitaciones técnicas, representa el sueño húmedo de todo niño encerrado ya en un cuerpo de adulto, los dibujos de los Transformers interactivos.

 

 

 

Si los gráficos me han encantado la música y su sonido son aún mejores. Sí, es así. Los efectos de los disparos, de las transformaciones, golpes, explosiones, carreras, todo suena de maravilla y tal y como recordamos, en especial con un equipo de sonido envolvente. La música ya es para echarse a llorar. Puede parecer que es que todo me parece bien, pero el que me haya leído anteriormente puede ver que no, que es que en este juego, aunque puede parecer un juego menor, se reúnen grandísimos valores de producción para desarrollar un producto de gran calidad, aunque quizás con un target de público muy concreto. Después de la explicación racional, os lo explico claramente, la música es la de la serie original retocada y remasterizada lo justo para que no suene enlatada pero que sea no sólo reconocible, sino cantable y tatareable: la caña.

 

Bien, llegados a este punto qué más podemos pedirle, ¿quizás un doblaje al castellano? Otros juegos de Transformers lo han tenido, pero en este caso no lo vamos a tener. ¿Es algo malo? Quizás a un sector de público se lo parezca, pero para aquellos que hemos visto películas (animadas o “reales”) o la serie en versión original nos daremos cuenta de que el juego cuenta con las voces originales de los Transformers. El viejo fan sabe lo que quiero decir con esto, el que no lo sepa tiene que tener en cuenta que las voces inglesas son fabulosas, llenas de carisma y reconocibles a lo largo de más de 30 años. Para mí mejor que en castellano, poder escuchar a Peter Cullen como Optimus Prime o la voz distorsionada de Soundwave o los continuos alardes de Megatron…

 

Antes de continuar os recomiendo que vayáis dándole al siguiente video para ir creando atmósfera:

 

 

 

El sonido de este videojuego es de 10, encierra toooooodo lo que se le puede pedir, música carismática e inolvidable, efectos espectaculares y voces llenas de carisma y nostalgia. Puede no gustarte que sea en inglés o que no te gusten las melodías originales, pero su calidad está fuera de toda duda.

 

Ahora hablaré de la jugabilidad. Aquí es donde se ve algo más raro el juego, y es que en vez de hincharnos a disparar, nos encontramos con un juego tipo Bayonetta, con sus combos, barras de energía, ataques especiales, ataques a distancia, esquivas y bloqueos, salto, etcétera. Hay que reconocer que supone un soplo de aire fresco en la franquicia, algo que al principio se agradece, pero la sensación ya profundizado el juego vuelve a ser un tanto extraña.

 

 

 

El desarrollo jugable es bueno, no tiene la profundidad de los grandes del género, pero cada uno de los cinco protagonistas que podemos escoger en cualquier momento posee características distintivas (más rápido, más potente, variedad de armas, de ataques especiales, etcétera), y una progresión por niveles automática y un desarrollo y personalización de armas que te incentiva, algo, a ir mejorando a tus personajes y su equipamiento.

 

No es que no haya disparos, es que son secundarios en la jugabilidad dado el tipo de enemigos y el daño que hacen, así como lo escaso de la munición normalmente disponible. Así que a pesar de la cantidad de opciones, y salvo que uno conscientemente se coja al personaje más débil y con el peor armamento, lo mejor es tirar con Optimus adelante, equipando un buen martillo, y a dar estopa a todo bicho viviente con un par de combos base muy efectivos.

 

Las transformaciones en vehículos nos servirán para los ataques especiales así como para pequeñas fases intermedias de persecución. También tendremos fases de disparos total, que nos permiten dar variedad al conjunto. Sin embargo, avanzado el juego, como ya he comentado, la sensación de monotonía va creciendo.

 

En este caso la campaña principal del juego dura entre siete y ocho horas en su modo normal, algo más en el difícil, además de contar con cincuenta batallas adicionales y la posibilidad de rejugar cualquier fase para recolectar objetos coleccionables por el escenario. Después de cada batalla siempre tendremos una nota dependiendo del tiempo, daño inflingido, recibido, número de combos, etcétera, marca de la casa Platinum. Pero aunque esa capacidad rejugable está ahí una vez terminado el impulso de la historia principal y el desfile de carismáticos robots transformables sólo nos queda coger nuestro martillo y a Optimus, y a dar estopa.

 

 

 

Pues eso, que el juego es divertido y con la duración justa, pero se nota con una estructura jugable y una curva de dificultad hilvanada, no perfectamente cosida. Se trata de una jugabilidad notable, ya que realmente el juego funciona, para mí mejor incluso que Metal Gear Rising, pero me habría gustado aún más si se hubiese parecido a Vanquish donde el gran ritmo de disparos es siempre divertido. No creo que lleguemos a tener esa suerte en una secuela de cualquiera de los dos juegos, pero por soñar…

 

Por último os hablaré de la historia: Los Autobots, robots transformables que compartían Cybertron con los malvados Decepticons, deben luchar en la Tierra, donde están exiliados, para evitar que éstos la destruyan extrayendo su energía y aniquilando a los humanos sus habitantes nativos. Optimus Prime, comandante Autobot dirigirá a sus compañeros en una batalla desigual, pero llena de épica, contra las hordas Decepticons que no están dispuestas a dar su brazo a torcer hasta alcanzar sus fines. Megatron, el malvado líder Decepticon, mostrará hasta donde alcanza su crueldad y maldad contra los humanos, Autobots o cualquier ser que se le enfrente.

 

El bien contra el mal. Otra vez.

 

 

 

¿Qué más quieres? Los detalles los tienes en el juego, o en cualquiera de sus comics o en las series originales, o en las últimas películas. Vamos que es la historia de los Transformes en un nuevo juego como debe ser, no es La Montaña Mágica ni queremos que lo sea. La historia se cuenta bien, te hace avanzar en el juego sin ser realmente importante el por qué tienes que enfrentarte a Megatron, Starscream o Shockwave. ¿Quién necesita una razón para luchar contra semejantes malvados? La historia es lo que tiene que ser.

 

En resumen para mi es el juego, casi, soñado. Todo lo hace bien, un juego sobresaliente, con gráficos nostálgicos, un sonido maravilloso, una jugabilidad divertida y trepidante y una historia de buenos contra malos. Yo habría preferido un shooter más como el Transformers de 2004 para ps2 que un yo contra el barrio tipo God of War, pero ese sería otro juego no éste. Transformers Devastation es un juego magnífico, totalmente recomendable para cualquier aficionado a los videojuegos que simplemente busque divertirse y absolutamente IMPRESCINDIBLE para el fan. Seguro que lo recordaremos dentro de diez años por lo bueno que fue.

 

La única espinita que me queda es que el de ps2 me sigue pareciendo más divertido, aunque Devastation sea fiel a la serie original, el de 2004 lo fue a la serie Armada, que también fue de calidad. Da igual, tenemos los dos y en cualquier momento podemos meter nuestros discos y ponernos en la metálica piel de nuestros Transformers favoritos ya sea para disparar o repartir mamporros a los malvados Decepticons, y eso es una buenísima noticia.

 

AUTOBOTS, ROLL OUT!!!

 

 

 

0

1 Comentario:

Madre mía, la verdad es

Madre mía, la verdad es que me has dejado con unas ganas locas de probarlo, pero joder, es que tengo un montonazo de juegos pendientes ahora mismo y lo que no quiero es aumentar la lista!!!

 Miraré a ver si hay alguna Demo disponible, aunque sea para quitarme la espinita y algún día, cuando liquide lo que tengo pendiente (y ya adquirido) me haré con él.

 Un saludo.