24 de Mayo de 2017
Dic
4

Star Wars Starfighter: una historia de Star Wars

Aunque ya llevamos más de un año con Star Wars hasta en la sopa, con El Despertar de la Fuerza del año pasado y la inminente Rogue One a la vuelta de la esquina, los que conocemos la saga como La Guerra de las Galaxias llevamos muchos, muchos años jugando a sus maravillosos juegos. En esta ocasión hablaremos de Star Wars Starfighter, videojuego de allá por el 2001, hace quince años desde el momento de redactar este análisis, que salió en el momento de promocionar el primer reboot de la saga Star Wars Episodio I: La Amenaza Fantasma.

 

Si bien fue Star Wars Jedi Starfighter, secuela del juego que ahora analizo, el que más fama, calidad y ventas tuvo, precisamente por tratarse de uno de mis juegos favoritos, siempre tuve ganas de probar y jugar su primera parte. Aprovechando una irresistible oferta del ps store, no sé si fue a 2 ó 3 euros, no pude evitar descargarlo en mi ps3. La parte buena fue el precio y la facilidad para encontrarlo, lo malo es que en lugar de venir la versión pal España la descarga es la versión anglosajona, por lo que me he perdido el doblaje al castellano. Por lo demás, viajando atrás en el tiempo 15 años, empezaré a analizar Star Wars Starfighter, acompañadme si os apetece embarcaros en una aventura espacial de las de antes.

 

Como siempre que hablamos de un juego antiguo, tres lustros y dos generaciones y media después, los gráficos evidentemente se ven muy obsoletos. Hoy en día quizás esa sea la primera impresión que nos da. Por supuesto parte de la culpa la tiene el tiempo, pero en este caso no toda. Su secuela, Jedi Starfighter, también sufre a día de hoy de modelados muy básicos, texturas casi inexistentes y escenarios un tanto vacíos, pero no tanto.

 

Star Wars Starfighter cuenta con el hándicap de ser un juego de primera generación de ps2 además de servir de promoción de una película por lo que no gozó ni con la tecnología, ni con la experiencia ni con el tiempo para hacer un buen juego gráficamente.

 

Por otro lado el juego sí cuenta con los magníficos valores de producción de todo lo que lleva el sello Star Wars: naves y mecánicas fabulosamente diseñadas, efectos maravillosamente representados en forma de disparos y explosiones, y mundos alienígenas y planetas y espacio exterior para dar marco a nuestra aventura.

 

Para terminar de hablar de los gráficos el juego se mueve bastante bien, con un conjunto sólido, que si bien se encuentra alejado de las maravillas gráficas que nos dejaron los últimos años de ps2, nos meterá de lleno y de forma fluida en las batallas de nuestra saga espacial favorita.

 

Así los gráficos no dejan de ser meramente correctos, ligeramente notables gracias a los magníficos valores de diseño de producción, más acierto de la marca que del juego en sí. En su secuela el conjunto mejoraría en bloque todo un escalón, aunque en este caso no deja de parecer un conjunto un tanto pobre.

 

El sonido es fantástico, con los efectos sonoros clásicos de la saga y las maravillosas y aún más clásicas melodías y sintonías del maestro John Williams. Nada más arrancar el juego con el logo de Star Wars y las letras alejándose ya se encuentra uno metido de lleno en una historia de Star Wars (perdonad por el chiste de Rogue One, no he podido evitarlo). Asociado a un equipo de sonido envolvente literalmente ten encontrarás en medio de fantásticas batallas espaciales y a lo largo y ancho de mundos alienígenas. Eso si no nos preguntamos cómo se puede oír algo en el espacio…

 

En este caso tenemos que hacer hincapié en el doblaje. Las voces de la versión digital son las originales inglesas. Considerando que los personajes son nuevos en la saga, específicos para el juego, no son reconocibles, y aunque el doblaje es bueno, al ser en inglés, aunque te enteres de la historia los comentarios en mitad de las batallas serán más difíciles de “pillar”.

 

 

 

En este caso sí que tengo que lamentar no haberme hecho con la versión física para ps2 pues aunque las voces serían igual de desconocidas sí que habrían creado mejor efecto de conjunto. Aún recuerdo con mucho cariño el doblaje de Jedi Starfighter, que hacía redondo su apartado sonoro.

 

Así que el sonido de este juego es absolutamente sobresaliente, tan sólo lastrado por la ausencia de las voces en castellano de la versión digital, defecto de la versión, que no del juego. Si os decidís a jugarlo tenedlo en cuenta, digital/inglés/muy barato vs físico/español/barato.

 

Ahora toca hablar de la jugabilidad, y lo primero que tenemos que recordar es que estamos ante un juego de naves espaciales. El protagonista del juego es el caza estelar (Starfighter) de Naboo, así que a golpe de láser y torpedos de protones deberemos enderezar el rumbo del destino de la galaxia.

 

En el modo historia contaremos con el caza estelar, un bombardero parecido al Halcón Milenario y otra similar al Slave I, característica de los cazarrecompensas. A lo largo de algo menos de 20 misiones visitaremos los distintos planetas y escenarios espaciales que se mencionan o aparecen en el Episodio I fundamentalmente acabando con todo enemigo viviente.

 

 

 

La jugabilidad es muy sencilla, el manejo de las naves simple, con capacidad de acelerar o frenar, con un disparo principal ilimitado (que es un placer escuchar al disparar) y uno secundario más limitado, dependiendo de la nave. Cada misión dispone de varios niveles de dificultad y varios objetivos, algunos obligatorios, otros secundarios que nos permitirán no sólo llevar a cabo nuestra misión sino desbloquear jugosos extras en forma de naves o fases bonus.

 

La parte más negativa posiblemente sea que su jugabilidad además de sencilla resulta un tanto limitada. Además la variedad de las misiones no es muy elevada, normalmente se tratará de sobrevivir y/o acabar con el enemigo. Estas misiones resultan muy divertidas, la verdad, como cualquier tiro al pato, pero en las fases finales, donde se encuentra más variedad de objetivos como escolta, eliminar escudos o perseguir por el interior de gigantescas naves espaciales, el juego llega a brillar de forma sobresaliente.

 

El juego se muestra con una duración ajustada a la variedad que propone, dejando libertad para profundizar en rejugar las fases o incrementar la dificultad. En este caso es casi obligatorio compararlo con su secuela Jedi Starfighter ya que fue ahí donde realmente se dio un salto de calidad en la jugabilidad. En Jedi Starfighter además de las armas de la nave se añadieron los poderes de la fuerza, que realmente aportaron mucha variedad a la jugabilidad quizás excesivamente simplificada de sólo dos tipos de disparos por nave. También los diseños de las misiones, si bien muy similares, se complicaron y perfeccionaron en tiempo y ritmo haciéndolos aún más divertidos.

 

Así en este nuestro juego original nos encontramos con una fórmula notable, muy sencilla y básica que sería perfeccionada en el futuro, pero que no deja de ser muy divertida y directa, algo que se agradece cuando hablamos de un videojuego. Te lo vas a pasar bien.

 

Por último hablaremos de la historia, en este caso bastante limitada. Se nos presentarán a los típicos cazarrecompensas, contrabandistas y soldados de Star Wars que se unen para luchar contra la Federación de Comercio y los droides en la ambientación de La Amenaza Fantasma. Totalmente intranscendente además de prescindible que, lamentablemente, no aporta nada a su jugabilidad. Cada fase es igual de divertida, sigas o no sigas la historia. Tan sólo hacia el final parece que la historia se vuelve algo más épica, pero no sé si de debe más a lo acertado de lo jugable y su intensidad en combinación con la música y el diseño de las últimas fases, que a lo que realmente ocurre en el juego.

 

Para resumir nos encontramos con un juego típico de naves espaciales de Star Wars, muy divertido y directo, aunque quizás demasiado sencillo, con una magnífica ambientación de La Guerra de las Galaxias. Su historia es intranscendente y su secuela lo mejorará en todo, pero no puedo dejar de pensar que no es un mal juego y que a pesar de los años que tiene se deja jugar perfectamente y es capaz de hacerte pasar unos buenos ratos. Quizás su mayor lacra sea no haber implementado en ninguno de sus apartados nada sobre la Fuerza o los Jedi, quedando lo más atractivo de la saga fuera del juego.

 

 

 

Si tienes ganas de jugar a algo de Star Wars y te gusta manejar tu nave espacial y acabar con todo lo que se te ponga por delante Starfighter es una buena opción, aunque si tienes que escoger o, simplemente, no tienes tanto afán retro, hazte con su secuela Star Wars Jedi Starfighter ya que ése sí es aún hoy en día, un juego imprescindible y muy, muy divertido.

 

 

 

 

0