22 de Junio de 2017
Feb
3

Dragon´s Crown. Un vicio de los de antes.

Hoy toca hablar de lo nuevo de Vanillaware, de un tal George Kamitani, y de un juego que nos muestra la evolución de los juegos 2D, de los juegos de recreativas, de los yo contra el barrio, y nos la deja en nuestro salón (si lo juegas en ps3, si no te la deja en tu bolsillo con la versión de PSVita). Pero no sólo eso, además tendremos un juego artísticamente extraordinario con una jugabilidad y planteamientos hoy en día en desuso, tanto, que hasta puede parecer novedoso.

 

 

 

Vanillaware son los responsables de títulos como el irregular Odin Sphere, maravilloso técnicamente pero con enormes dificultades en su planteamiento jugable, y Muramasa, otro estupendo juego originalmente para Wii que recientemente se ha porteado, en alta definición, para PSVita. Kamitani participó en juegos como Dungeons & Dragons Tower of Doom y desde entonces es un fanático de los juegos de rol y hack´n slash en 2D. Tanto que casi parece el único interesado en seguir trabajando esa línea artística. Además, siendo un diseñador, su estilo artístico es peculiar y excepcional, no dejando a nadie indiferente sus diseños de escenarios, personajes y bestiario en su conjunto. Desde luego hay que reconocerle que SABE cómo realizar un diseño de conjunto e imprimir carácter y carisma a un juego.

 

Pues con Dragon´s Crown no sólo lo ha vuelto a hacer, además lo ha perfeccionado. Ahondaremos en los detalles del juego más adelante, pero ya os puedo decir que aunque no sea un juego perfecto, sí que se acerca a una obra maestra por lo raro de su clase, lo escaso de su tipo. En esta ocasión ha conseguido aunar técnica y jugabilidad añadiéndole además unas dosis letales de ADICCIÓN. Cuidado, si empiezas a jugar no sabes cuando podrás parar…

 

 

 

Pues nos encontramos con un juego con un planteamiento muy muy clásico. En una taberna deberás elegir a tu héroe entre 6 clases, cada una de ellas diferente entre sí. Y aunque hay unos personajes más cercanos a otros, cuando digo diferente es diferente. Tienes un Guerrero, Enano, Amazona, Elfa, Mago y Hechicera, tópicos muy bien traídos, pero debes elegir bien ya que cada uno de ellos es una forma distinta de jugar. Mi primera partida fue con la robusta Amazona que está en el extremo opuesto de cómo se gestiona y maneja al Mago, el protagonista de mi segunda partida. Todos ellos rebosan carisma en su diseño y animación habiendo sido protagonistas incluso de alguna inocente polémica en la red acerca del machismo de su diseño ¿?

 

Con tu héroe, y desde tu ciudad, deberás ir visitando las distintas áreas de tu entorno en busca de grandes tesoros y terribles enemigos. Puedes hacerlo sólo o acompañado, con la ayuda de la inteligencia artificial, por red local (con otros mandos) o por internet. Cada tramo dura unos 15 minutos (se nota el diseño original para la pórtatil) y cuando regresas a tu ciudad (si lo decides así) administras los tesoros obtenidos en tus andanzas. Y así subiendo de nivel, y obteniendo mejores armas, y armaduras, y escudos, y necesito subir de nivel porque ése enemigo me destroza cada vez que me coge, y con la Amazona esto era más fácil, y el nivel de dificultad ahora sí que es difícil, y cuando consiga nivel 60 se va enterar, y ¿seré capaz de llegar a 99?, y me faltan sólo dos gemas para el enemigo final y… Un vicio, chicos, lo que yo os diga. Como te pongas a jugar no paras y lo que es peor, es que con que tengas 15 minutos ya estás conectando la play para ganar un poco de experiencia.

 

Analicemos los gráficos. Decir que los gráficos son preciosos es algo subjetivo, decir que son preciosistas es una realidad objetiva. Trabajo a mano, sprite a sprite. Como hemos dicho antes un trabajo de diseño de conjunto sólido, perfecto, de obra maestra. Dragon´s Crowns es un juego donde artísticamente cualquiera puede aprender, donde se subliman lo que se pretende con lo que se consigue junto con lo que se transmite. Fantasía medieval como uno se la puede esperar, sin dejar de ser original y transmitiendo carisma por los cuatro costados. Técnicamente podríamos achacar alguna minúscula ralentización y alguna animación un tanto forzada, pero ver el conjunto en movimiento es simplemente desconcertante.

 

Los enormes jefes finales, lo singular de cada compañero, los fabulosos escenarios, los nulos tiempos de carga, todo esto forma un conjunto sólido, quizás no de obra maestra, como su diseño artístico, pero sí absolutamente sobresaliente.

 

El diseño se nota que es nativo para psVita, sobre todo en las partidas de 15 minutos, pero verlo en una pantalla de 43 pulgadas es simplemente espectacular. Como nota en los gráficos este juego es de sobresaliente, un 9,5, rozando la obra maestra, y alcanzándola en algunos puntos. Habrá a quien el diseño en 2D lo vea de otro tiempo, y, en efecto, es de otro tiempo, pero con los recursos y tecnología de hoy en día. Genial.

 

El sonido acompaña perfectamente a la imagen. Unas melodías con carisma y que evocan los tópicos y tradiciones del rol medieval y de la fantasía épica. No estamos hablando de nada histórico, estamos hablando de que el aficionado va a encontrar lo que busca plenamente y el neófito se verá embargado por la música de una manera absolutamente inmersiva.

 

Quizás no haya una sintonía magistral que uno tararee durante años y las voces, aunque perfectamente implementadas (todo en inglés o japonés nada de castellano) no poseen gran importancia dado el tipo de jugabilidad, pero el conjunto no desmerece.

 

El apartado sonoro es notable, para mí de 7,5. Para hacernos una idea os comentaré que igual que el apartado gráfico, respecto a otros juegos de Vanillaware, ha evolucionado y muy positivamente, al igual que pasa con la jugabilidad, como ahora describiré, con el sonido no ocurre igual. No es que sea malo, al contrario, es muy bueno, simplemente quizás sea el apartado técnico que menos evoluciona.

 

Ahora hablaré de la jugabilidad y tal como lo describía antes, es vicio puro. Seis personajes a elegir cada uno distinto del otro: Guerrero, Amazona, Enano, Elfa, Mago y Hechicera. Esa elección te llevará a una forma de jugar distinta, uno dependerá de la magia, otro personaje de saltar y dar golpes aéreos, otro puede teletransportarse, uno con ataques cuerpo a cuerpo, otro con ataques lejanos, unos débiles ante unos enemigos y otros fuertes ante los mismos.

 

 

 

Esto no acaba aquí porque aunque el juego se puede jugar con un solo jugador, está pensado para jugarlo con cuatro personajes. Los otros tres pueden ser controlados por la IA, de forma medianamente decente, por un amigo directamente en la consola o a través del juego online. Independientemente de quien controle a los compañeros el juego está pensado para ser jugado a cuatro ya que la mayor complejidad y satisfacción del juego llega con la compenetración entre los distintos tipos de jugabilidad de cada personaje o sus combinaciones. Puedes jugar con cuatro personajes distintos (Guerrero, Amazona, Elfa y Mago) o con cuatro iguales (cuatro enanos) o cualquier otra combinación que se te ocurra, de esta forma cada combate o partida será distinto según el planteamiento de conjunto que uno haga. Además la rejugabilidad no es que esté asegurada, es que es obligatoria, ya que no es lo mismo acabar el juego con un personaje que con otro, en relación con la satisfacción al jugar. Quizás acabárselo con los seis sea ya muy friki, pero ¿por qué no?

 

Una vez terminado el juego la primera vez no se acaba la diversión, y no me refiero a que juegues otra partida con otro jugador, es que puedes seguir subiendo de nivel y buscando nuevos retos. Ya la sorpresa es menor pero sigue siendo igual de viciante conseguir nuevas armas, armaduras, subidas de nivel, etcétera. Todo esto se incrementa si tienes algún colega de fatigas, ya que la diversión se incrementa de forma exponencial.

 

Para el que quiera detalles de cómo se juega, en realidad es muy simple. Tienes una fase inicial con  tiendas donde comprar hechizos, resucitar almas, comprar armas, conseguir misiones y subir de nivel. Desde ahí viajarás de forma aleatoria o premeditada (a cambio de unas cuantas monedas) a los distintos mundos que te presenta el juego.

 

La curva de aprendizaje es muy buena, satisfactoria. En cada fase tienes varios recorridos, no todos accesibles desde el primer momento, con caminos secretos, cofres del tesoro y enemigos muy variados y específicos de la fase (bosques, castillos, barcos, etcétera). Todo muy variado, pero a la vez con una estética muy homogénea.

 

Cada fase tiene dos tipos de enemigos finales, con diferentes dificultades, desbloqueándose todo poco a poco. Dentro de cada fase posees combinaciones simples de botones, diferenciadas por personajes, un botón ataca, otro magia, otro salta, posees una gestión de inventario, para usar pócimas, curarte, etcétera. Al final de cada fase acumulas experiencia, dinero y objetos, imprescindibles para tener continuidad en fases y niveles superiores.

 

Conforme evolucionas, apoyado con multitud de fases secundarias, eres más poderoso, tienes más hechizos, más fuerza, mejores armas, y más capacidad para ir alcanzando enemigos más difíciles hasta poder acabar el juego. Y una vez terminado pues sigues subiendo de nivel, y con enemigos iguales pero más poderosos, y necesitas más armas, y mejores aliados, y… Hasta que te canses después de las horas de juego que quieras echarle, desde 20 a 200…

 

El colmo de todo esto es que además hay varias modalidades de juego, incluso la de arena de combate entre jugadores de todo el mundo, no es que sea lo mejor ni lo más importante del juego, pero desde luego nos habla de lo longevo y viciante que puede llegar a ser el juego.

 

No todo es perfecto en la jugabilidad, el punto más oscuro, además de cierta reiteración que puede afectar mucho al que no consiga caer bajo los hipnóticos efectos adictivos del juego, es el caos. Y es que cuando hay cuatro jugadores, 6 enemigos, tres magias, un ladrón, los datos de cada golpe, todo moviéndose a la vez en la pantalla es muy fácil llegar a desorientarse, no saber dónde está tu jugador y no te digo ya qué pócima tienes que usar… Al final puedes llegar a caer al aporreo de botones, algo que cuando uno juega sólo no ocurre, convirtiéndose en un juego mucho más preciso y más estratégico, en la experiencia individual. No deja de ser contradictorio que un juego pensado para ser jugado con cuatro jugadores sea caótico en algunos momentos cuando se juega así. Si algo le queda por mejorar a este juego podría ser perfectamente en este apartado.

 

En conjunto tenemos una jugabilidad sobresaliente, de 9, totalmente satisfactoria, adictiva, viciante, que es un regalo para los viejos aficionados y una lección para los nuevos. Buen trabajo.

 

Aquí tenéis un video de ejemplo y muestra

 

Para rematar el análisis debería hablar de la historia, pero la verdad es que aquí hay muy poco de que hablar. La historia prácticamente no existe, lo poco que hay es tan tópico e irrelevante que no merece atención. Podríamos decir que no necesita historia, y es totalmente cierto, este juego no necesita ninguna historia para disfrutarse. Lo malo es que los otros juegos de Vanillaware sí tenían historia, quizás no era genial, pero sí era un entramado que conseguía llevarte más allá de la jugabilidad cuando esta se podía hacer repetitiva. De hecho el entramado de Odin Sphere era muy superior a lo que nos encontramos en este Dragon´s Crown. Se echa de menos algo hecho con igual cariño.

 

No necesita historia y no la tiene, pero podría tenerla y ser mejor juego. Por esto sí voy a valorar la historia con un 6, correcta para el juego, pero muy por debajo del resto del conjunto, otro aspecto que puede mejorar del juego.

 

El conjunto es un juego magnífico, imprescindible para algunos tipos de jugadores, aquellos forjados en los salones recreativos, que significa un puñetazo encima de la mesa alejado de las “tendencias actuales” y una lección de jugabilidad. Se trata de un juego sobresaliente, que posee algunas imperfecciones como parquedad en la historia, repetitividad y cierto caos en momentos puntuales del juego, pero son facetas totalmente perdonables ya que aunque lo alejan de una obra maestra, tal y como se encuentra el medio del videojuego hoy en día lo realmente raro es que este juego haya podido si quiera ver la luz.

 

 

 

Como ya he dicho antes jugadlo, pero con cuidado, una vez empecéis no podréis parar. Mientras tanto yo os dejo ya que he quedado con otros cinco viajeros en una vieja taberna donde me han dicho que ofrecen una buena recompensa a todo aquel que sepa manejar un hacha…

 

0