28 de Junio de 2017
Mar
2

Ni No Kuni: El juego que siempre hemos soñado.

Categorías: , , , ,

Ni No Kuni: La Ira de la Bruja Blanca, o simplemente Ni No Kuni, es el título de un juego que es algo más, es una experiencia, un viaje, una oportunidad de asomarse a otro mundo (precisamente ésa es la traducción de Ni No Kuni). Este Otro Mundo es un mundo fantástico, y no es adjetivo, es un sustantivo, un mundo de fantasía, magia, inocencia, descubrimiento y diversión, de sorpresa, amistad, amor e imaginación. Todo eso encierra Ni No Kuni. Además se trata de un JRPG, juego de rol japonés, de los que hacen historia, de los que jamás olvidarás, exactamente el tipo de juego con el que siempre has soñado. Bienvenidos a la historia de Oliver, bienvenidos a Ni No Kuni.

 

 

Ni No Kuni es un proyecto de Level 5 y Estudio Ghibli para Nintendo DS y ps3. Es evidente que son dos consolas muy distintas, pero se entiende más si vemos que son las más vendidas en Japón en su momento. Level 5 es un estudio japonés desarrollador de videojuegos, autor entre otros enormes juegos de Dragon Quest VIII: El Preriplo del Rey Maldito, magnífico juego de rol con gráficos cell shaded (tipo dibujos animados) con diseños del mismísimo Akira “Dragon Ball” Toriyama, para ps2. Estudio Ghibli son los mayores maestros de la animación, incluso Pixar los utiliza de referencia cuando quieren aprender algo, y entre sus obras se encuentran incunables  como Marco, Heidi, El Viaje de Chihiro o la mismísima Tumba de las Luciérnagas, culmen para mí de lo que el cine de animación puede dar de sí, la capacidad de controlar hasta el último aspecto de lo que el espectador va a ver al servicio de la narración. Para el que no la haya visto que tenga cuidado, es de las películas más tristes y duras que he visto en mi vida.

 

 

Y de repente estos dos monstruos deciden sacar un juego juntos, Ghibli pone la animación, la historia, la música incluso fragmentos de videos animados, y Level 5 lo mete todo en un juego. En realidad lo metió en dos juegos, el primero fue el de DS, pero claro, técnicamente no tiene nada que ver una versión con la otra. La versión de ps3 vino con una pequeña ampliación de la historia que sin añadir gran cosa, tampoco molesta mucho, ahora bien, es en dicha versión donde el juego estalla en todas sus posibilidades. Como veis las expectativas para un juego de este tipo eran enormes, podría ser el mejor juego de rol japonés desarrollado dentro de una película de Ghibli. Lo mejor es que lo consiguieron.

 

 

 

 

 

 

El juego es clásico rol japonés, para que luego digan que el JRPG está en crisis, con varios personajes controlables en las batallas, pero con una historia lineal, aunque con un desarrollo jugable en un mundo abierto, cada vez más, conforme se desarrolla la historia, con multitud de elementos secundarios de juego. Todo el que haya jugado a Dragon Quest VIII sabe de qué estoy hablando, de todas formas Ni No Kuni es mucho menos rígido.

 

 

Este es un link de Dragon Quest VIII para el que tenga curiosidad.

 

 

Después de estar jugando años a videojuegos cada vez resulta más difícil sorprenderse, de hecho cuando compré mi versión UK a 12 euros por internet (desde luego los juegos en España SÍ están caros) tenía bastante pereza por empezar a jugar, de hecho temía defraudarme. Sin embargo al empezar a jugar te das cuenta de lo bueno que es el juego, pero lo mejor es que poco a poco mejora, hasta llegar a su final. Y aún más, porque si continuas jugando después del final te das cuenta de lo realmente profundo, grande que es el juego y con el cariño y mimo con el que se ha llevado a cabo.

 

 

 

 

 

Aquí tenéis a Oliver, Termitín y Mr. Drippy, al inicio de su aventura. 

 

 

 

 

Empecemos con el análisis en sí hablando de los gráficos. Podríamos esperar de este juego que sea una película anime jugable, y efectivamente, eso es lo que tenemos. Durante gran parte del juego moverse por Ni No Kuni es introducirse directamente en un anime, y no uno cualquiera, uno donde las animaciones y diseños están realizados por Ghibli. Vayamos por partes.

 

 

El diseño del conjunto es una nueva obra maestra de estos genios. Desde los diseños de la ciudad de Motorville de donde es Oliver, el diseño de personajes, los distintos lugares del Otro Mundo que visitaremos, los CIENTOS de enemigos distintos, la elección de la paleta de colores, la uniformidad del conjunto… Nada que añadir, puede gustarte más o menos, pero el diseño es genial. El aspecto un tanto infantil del conjunto es del todo intencionado y está relacionado con el tono y desarrollo de la historia, de su final y de su significado. Este apartado es de 10.

 

 

 

 

 

 

 

La factura técnica es también impresionante. El conjunto fluye en todo momento ante nuestros ojos de manera que una gran pantalla de alta definición resulta impresionante. Junto con los Naruto de Cyberconnect, los mejores Cell Shaded de la generación, y para mí incluso mejores por las animaciones. Las de Naruto son increíblemente fluidas pero las de Ni No Kuni encierran una atención al detalle que llega a aturdir. No exagero cuando después de decenas de horas al mando todavía te sorprendes al ver un gesto de Drippy o simplemente como se mueve la capita de Oliver. No es por lo bien que copia la realidad, es por lo que cada animación transmite, la contención de los sentimientos, tan característica de lo japonés, sublima en un gesto. Otro pedazo de 10 que nos da un apartado técnico de auténtica obra maestra.

 

 

 

 

 

 

En cuanto a qué vamos a ver lo bueno es que vamos a ver de todo. En primer lugar veremos escenas de dibujos animados, que aunque no sean la última maravilla de la animación en cuanto a técnica, tenemos a estudio Ghibli haciendo lo que mejor saben hacer, que es contar una historia. Luego tenemos videos hechos con el propio motor del juego que, debido a la colaboración entre ambos estudios, se ven aún mejor que los dibujos, increíble. Después tenemos tres tipos de escenarios, las batallas, los lugares singulares y el mundo.

 

 

Las batallas, salvo por enemigos singulares, serán normalmente de tres contra tres, pero contando con que cada uno de los personajes que llevemos puede llevar hasta tres únimos (luego os hablo de ellos), las batallas son al final una auténtica coreografía de movimientos, efectos y sonidos. Pueden parecer un tanto caóticas, pero una vez uno se habitúa son una auténtica delicia para disfrutar. Como si vieras un episodio de tu serie favorita.

 

 

Los lugares singulares son magistrales, cada ciudad, mazmorra o bosque que visitemos está lleno de color y contenido. Quizás sean espacios un tanto pasilleros, pero no por eso se disfrutan menos. Pasar de un video in game a controlar a Oliver cada vez que uno llega a una nueva ciudad es uno de los grandes alicientes del juego. Nuevamente es como si vieras un nuevo episodio del mejor anime.

 

 

Por último queda la exploración del mundo y esta parte para mí sí es la más floja, lo único que podríamos achacarle al juego. El mundo se recorre a pie, en barco o en dragón desde un escenario reducido en escala donde los personajes se mueven de forma irreal. La navegación es perfecta, no es esa la queja, muy bien pensada para la exploración, pero es cierto que yo esperaba más. Creo que este campo si se ve influenciado por el diseño del juego para la portátil, ya que yo espera más un mundo abierto como ya se recorrió en Dragon Quest VIII, algo parecido a los lugares singulares pero en todo el mundo abierto. Se ve que eso, a día de hoy, era pedir ya demasiado.

 

 

Ahora toca hablar del sonido y, no exagero, es otra obra maestra. Vale no está en castellano ¿y qué? El doblaje japonés, sublime. El doblaje anglosajón, genial. Las voces llenas de entonación, carácter, carisma. Como sepas un poco de inglés disfrutarás enormemente oyéndolo todo. Por cierto que la traducción al castellano es una de las mejores, con más cariño, que podrás encontrar, recogiendo toda la emoción y personalidad del juego.

 

 

En este apartado me quiero detener a hablar del Vademécum del Mago. El libro de hechizos que Oliver tiene en el juego, y del que disponemos en versión digital para consultar en cualquier momento en un perfecto castellano. No es una guía del juego, es el libro del mago con las sapiencias, datos e historias necesarias para empezar a ser un mago, aunque no llegue a desentrañarte todos los secretos del mundo, ésos hay que descubrirlos. Lo que quería reseñar es que con la edición coleccionista del juego venía una reproducción del Vademécum, pero en inglés, además de un peluche de Drippy. Creo que es una auténtica lástima que no se molestasen en reproducirla en castellano, más aún cuando la traducción está incluida en el propio disco, porque os aseguro que no he visto mejor complemento en la historia de los videojuegos. Lo malo de la versión inglesa es que cambian todos los nombres de únimos, personajes y lugares, y no es lo mismo… Ahora bien, el trabajo de traducción, es brillante y el conjunto genial.

 

 

 

 

 

 

Los efectos de sonido cumplen perfectamente, están bien implementados y acompañan en todo momento, tampoco es un apartado que en este tipo de juegos sobresalga especialmente, o por lo menos cuya calidad destaque, aunque aquí también está cuidado al detalle: desde el sonido de un salto, hasta el motor de un coche, todo en su sitio para cumplir su misión.

 

 

Por último está su música, y qué música. Quizás su banda sonora no sea la más larga y compleja que puedas encontrar, pero debemos nombrar aquí a su autor, Joe Hisaichi es su nombre artístico (Mamoru Fujisawa su nombre real), y es el responsable de más de 100 bandas sonoras algunas de ellas de la talla de La princesa Mononoke, El viaje de Chihiro o El castillo ambulante, ahí es nada. Además está acompañado por la Orquesta Filarmónica de Tokyo.

 

 

Todo esto hace esperar una música genial, que te acompañará por las más de 50 horas de juego, y probablemente el resto de tu vida. Especial mención merecen el tema principal y la canción del final, o ending (esta última cantada por su propia hija). No puedo más que poneros un par de links y deciros que sigáis leyendo mientras las escucháis. Es increíble, pero RESUMEN el alma del juego, la épica, la inocencia, la tristeza, la melancolía y la alegría de vivir. Sin palabras. Otro 10.

 

 

Tema principal.

 

  

 

Ending.

 

 

 

Ahora toca hablar de otro apartado nada desdeñable y crucial para un videojuego, la jugabilidad, claro. Esta sección la vamos a desgranar un poco más para que os hagáis una buena idea de cómo se juega a Ni No Kuni.

 

 

En primer lugar hay que dejar claro lo que es, un juego de rol japonés (JRPG), esto es, personajes poco personalizables, historia cerrada, grandes elementos épicos y turnos. Esto no es ni malo ni bueno, tan sólo tenemos que ver cómo se ha llevado a cabo.

 

 

En primer lugar tenemos a Oliver, protagonista que nos acompañará en todo momento. Después tendremos hasta tres personajes más, de los que podremos escoger dos para que nos acompañen. Los personajes no tienen un crecimiento personalizable, cuando suben de nivel aprenden lo que tienen que aprender, por lo que puede parecer que aquí de rol hay poco. Nada más lejos de la realidad. Cada uno de nuestros personajes lleva a su vez hasta tres únimos (familiares de magos), tipo pokemon, cada uno de ellos con una personalidad muy particular, que puede invocar en cualquier momento del combate.

 

 

De esta forma tenemos tres personajes en nuestro campo de batalla, en los que podemos alternar su control, cada uno con tres únimos de entre los más de cuatrocientos disponibles por todo el mapeado (es que hay que cazarlos a la mayoría). Cada únimo es distinto, posee unas cualidades distintas, más rápido, más fuerte, más magia, más defensa, más curación, crece más rápido, crece más, evoluciona antes… Además los únimos proceden de cuatro alineaciones (sol, luna, estrella, planeta) con las consiguientes filias y fobias. Por último cada personaje y únimo se equipa con un arma, armadura y complemento, por lo que en un principio parece un sistema de juego plano y simple, se convierte en una magnífica coreografía de tres personajes contra otros tres en pleno movimiento, orquestado con unas magníficas animaciones.

 

 

 

 

 

 

 

Y es que el sistema de batalla es por turnos, pero no de forma tradicional, ya que las batallas suceden en arenas cerradas pero por donde los personajes se mueven, siendo significativo cuánto tarda uno en llegar a un extremo, o por dónde ataca otro. Si juntamos esto con las continuas invocaciones y efectos de golpes y magias, os digo que una batalla no tiene nada que envidiar a vuestro anime favorito, con una complejidad que al profano puede llegar a aturdir.

 

 

Los jefes finales, un mundo aparte, llenos de carisma, dificultad, y auténticas pruebas de fuego para el aprendiz de mago, necesarios para formarse como tal.

 

 

A pesar de esto la curva de aprendizaje es muy suave, hasta las buenas 25 horas de juego no serás consciente de la complejidad del juego, imprescindible para salir adelante en el modo difícil del juego. No es un sistema perfecto, tampoco es el más profundo, ya que todo se arregla casi siempre subiendo de nivel, pero es complejo, divertido y funciona de una manera tal, mixto en rol y acción, que hace que las batallas lleguen a ser épicas por lo que se ve en pantalla, por lo que se oye y por lo que te estás jugando. Tan sólo hay que ver un video para comprender lo que estoy diciendo.

 

 

 

Aquí tenéis un video de una Batalla como ejemplo.

 

 

 

Pero esto son solo las batallas, que uno puede prever (a veces evitar) con los enemigos que uno va observando por el mundo. Y ése es otro tercio de la jugabilidad de Ni No Kuni, la exploración del mundo.

 

 

Al principio andando, pero más tarde surcando los mares o el aire disponemos de un mundo maravilloso, donde hay lugares en permanente noche, o puesta de sol, o resplandecientes, lugares helados, tenebrosos, selváticos, desiertos, islas, piratas, culturas ancestrales, ciudades de hoy en día… Un mundo variado al que jugando una partida normal sólo llegarás acercarte a su mitad. Esa exploración, con una representación un tanto deformada de los personajes sobre el entorno, es la clave para ir luchando, creciendo de nivel y descubrir este fantástico mundo que nos han propuesto.

 

 

El último tercio son los lugares singulares, para mí lo mejor del juego, escenarios tales como bosques, ciudades o mazmorras donde uno se relacionará con el resto de personajes del juego, discutirá, salvará, comprará o simplemente reirá. Quizás pequen un tanto de vacíos, sean pequeños y muy pasilleros, pero rebosan encanto, diseño, carisma y son los elementos que realmente te hacen viajar a otro mundo. La única pega real es que todo el mundo no esté diseñado así pudiendo hacer la exploración con esa calidad, algo que sí se podía hacer en Dragon Quest VIII, por lo demás simplemente maravilloso. Si no os lo creéis dad un paseo por la Arboleda Dorada, y luego me contáis.

 

 

 

 

La jugabilidad es absolutamente sobresaliente, rica, variada, divertida, con varias capas de profundidad y formas de navegación y crecimiento que hacen que las 50 horas del juego se hagan amenas, algo realmente reconfortante. Hay aspectos mejorables, como la excesiva dependencia del nivel de jugador o la forma de navegar por el mundo, quizás demasiado dependiente de su diseño en la portátil de Nintendo, elementos que hacen que no sea una obra maestra de la jugabilidad, pero que no esconden lo que es: un JUEGO DE ROL, así, con mayúsculas, de 9. Cuando hablan de crisis en los juegos de rol japoneses, es que no han visto juegos como este, desde luego.

 

 

Por último queda la historia, algo muy importante en un juego de rol (al menos eso se supone, claro que después llegan juegos como Demon´s souls…). Alguien podrá decir que este juego es infantil, y desde mi punto de vista se equivocaría del todo. Bien es cierto que el planteamiento de la estética y la temática de la historia, un niño que va a buscar a su madre a otro mundo lleno de magia, puede parecer infantil, pero eso es tan sólo la fachada del juego.

 

 

No es que el juego tenga una historia transcendente, que no es así. El juego tiene una historia sencilla pero muy potente y clara, que un niño posiblemente podría incluso llegar a no comprender en todas sus facetas. Que su contenido sea apto para todos los públicos no significa que esté realizado para niños, eso pasa con muchos productos de dibujos animados, anime o películas de animación.

 

 

La historia te acompaña como una guía firme durante todo el juego, se trata de una historia llena de amor, de contención y de cariño. Cariño por los personajes, cariño al jugador y cariño al propio juego que se ha creado. Los gráficos y música están al pleno servicio de la historia, cual película del propio estudio Ghibli, y te harán ir dando saltos cada vez más épicos conforme el juego avanza hasta llegar a momentos donde las lágrimas estarán al borde de tus ojos o donde saltarás de satisfacción por haber llegado a derrotar a tan malvado enemigo.

 

 

 

 

 

 

 

Aquí tenemos a Oliver, Estela y Jairo en plena faena.

 

 

 

 

 

Tan es así que hasta que el juego no esté terminado casi no prestarás atención a las multitudinarias misiones secundarias, cacerías, recetas y crianza de únimos disponibles, ya que no querrás perder el hilo de la historia.

 

 

La única pega para mí, sin entrar a destripar nada del juego, es que la versión de ps3 es una versión ampliada de la de la portátil de Nintendo, y aunque la ampliación no interrumpe al propio juego original y a su desarrollo, si que continúa una circunferencia que ya estaba cerrada, y se nota. El final original es más final que el propio final de la versión de ps3 que ocurre después. ¿Es esto malo? No lo sé, pero lo cierto es que se nota y hace que el juego sea menos redondo, siguiendo el mismo símil.

 

 

El desarrollo de los personajes tampoco es excesivamente brillante, salvo los magníficos Oliver y Drippy, que siempre te acompañarán en un huequito de tu corazón, y el conjunto de su historia aunque entrañable no trasciende.

 

 

A pesar de todo hay que señalar las grandes cualidades de la historia, el auténtico alma del juego: la épica, la inocencia, la tristeza, la melancolía y la alegría de vivir. Sin palabras.

 

 

En conjunto se trata de una historia sobresaliente, que no olvidarás jamás, con elementos llenos de carisma que te harán soñar, que te transportarán directamente, a Otro Mundo. Rozando la obra maestra, otro nueve.

 

 

Llegamos al momento de trazar las conclusiones y aquí está su resumen: unos gráficos únicos, de auténtico lujo, un anime de estudio Ghibli en movimiento. Banda sonora épica, inolvidable que no pararás de tararear creada por un auténtico maestro. Jugabilidad compleja, innovadora y divertida. Historia inolvidable.

 

 

 

 

 

 

 

Rol, anime, dibujos animados, toneladas de diseño todo en un único disco cuya impronta es tan profunda que es seguro, nunca olvidarás.

 

 

¿A dónde nos lleva esto? A un juego IMPRESCINDIBLE E INOLVIDABLE. Habrá a quien no le guste el rol, habrá quien lo vea infantil, pero la realidad es que si tienes una ps3 DEBES jugar a Ni No Kuni, una obra maestra que recordaremos siempre, de la que siempre hablaremos.

 

 

¿Su nota final es un 9,5 de media? ¿Y a quién le importa un número? Level 5 y Estudio Ghibli en un videojuego, lo que siempre has soñado. Lo peor será lo que tendremos que esperar hasta que algo así vuelva a ocurrir.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

5
Valoración media: 5 (1 voto)

3 Comentarios:

Es un buen juego pero

Es un buen juego pero esperaba mucho mas. La direccion artistica y sobre todo la musica es sublime, pero la historia termina siendo extremadamente topica y sin sorpresas, salvo el inicio del juego nada mas tiene alma, y es un juego por turnos correcto pero la parte de rol termina siendo muy simple. Menos mal me lo paso un amigo por la psn y me vendio un slot baratisimo.

Platino

Estoy de acuerdo en que la historia no es sorprendente y que el sistema de juego aunque complejo no es excesivamente profundo. Pero no son las bases donde se cimenta este juego. Por cierto que aunque no lo digo en el análisis acabo de terminar  el trofeo platino del juego, algo que sirve para explorar el 100% del mapeado y llegar a contemplar el enorme derroche de imaginación existenete entre escenarios y personajes tanto por cantidad como por calidad. Gracias por el aporte amigo.

Si, es cierto, lo termino

Si, es cierto, lo termino recordando por la musica y por los escenarios, la verdad en estos aspectos el juego es sublime.