29 de Junio de 2017

Bajo la noche holográfica de Tharsis Prime, una arcaica ciudad estelar imperial, caía una lluvia artificial más fuerte de lo habitual, para purificar la atmósfera tóxica de la urbe industrial. La única fuente de ingresos legal tras la avería del impulsor principal, ahora que yacía varada sin esperanza en una luna remota rica en metales exóticos.

Los condensadores del escudo que protegía la boveda urbana de la radiación solar exterior se descargaban produciendo rayos deslumbrantes que azotaban los rascacielos más elevados, en su mayoría estructuras desnudas en ruinas, simbolo de una época más prospera, cuando sus habitantes soñaban con algo más que unos pulmones mecánicos.

la ciudad sin amanecerOculta entre las páginas rúnicas de un grimorio para iniciados en las artes oscuras, hemos hallado en una lengua vagamente humana la siguiente entrada.

Escribo estas líneas desde la torre flotante en la que he permanecido atrapado por más tiempo del que he sido capaz de mantener la voluntad de contarlo. Una vez perdida la esperanza tras infestar de marcas un tenebroso e interminable pasillo de basalto negro sin puertas ni ventanas. Aunque ahora mismo dudo de todo; incluso de mí mismo, pues, a veces, lo cruzo en apenas un suspiro, como si el espacio fuera algo manipulable para mí.

¿Son estós los primeros sintomas de que la transformación que experimento ha entrado en su recta final?

Jul
2

Resucitando el blog: Maíz (relato)

Categorías: , ,

Verano, algo más de medio día: un sol de justicia castigaba a un viejo campesino que, cargando un saco a la espalda, caminaba junto al caudal de un río.  Dranler, que rondaba ya los cuarenta, se aventuraba por primera vez a salir de su aldea natal, en el boscoso noroeste de Rasten. Moreno, de piel curtida, llevaba unos harapos verdes, unas alpargatas razonablemente nuevas y un bastón, usado más por manía que por necesidad. No se podía decir que el bueno de Dranler fuera especialmente locuaz ni perspicaz, claro que no eran cualidades requeridas para trabajar la tierra, labor que desempeñaba desde los seis años. Por el contrario si le precedía una reputación de hombre decidido y práctico; la suficiente para que los escasos vecinos de su aldea lo nombraran alcalde hacía ya siete estaciones.

Seguía caminando, empezaba a estar preocupado, según las indicaciones del viejo Nokjar ya debía de haber encontrado el cruce del río. Si se tratara de cualquier otro verano anterior podría haber cruzado el medio kilometro que separaba una orilla de la otra, sin mojarse más allá de la rodilla. Sin embargo este último invierno había traído muchos más días de lluvia de lo habitual, manteniendo el caudal alto aún bien entrado el verano.

Feb
23

[Relato] Vivir en soledad (VII)

Categorías: ,

- Rosa? Aún me falta un mes de baja por maternidad. Qué haces tú por aquí?
- Hola Ana. Me he decidido a vernir a verte porque ya empezábamos a creer que se te había tragado la tierra - respondió Rosa con una gran sonrisa.
- Ya tienes razón... Estoy tan atareada y agobiada que me he olvidado por completo de vosotros. Pasa, te presentaré al nuevo miembro de la familia.

Rosa era la directora del colegio donde trabajaba Ana. Era un colegio pequeño, a la medida del pequeño pueblo donde vivian. Tan siquiera eran 2000 habitantes de los cuales un poco más de la mitad vivian allí durante todo el año. Ana trabajaba allí de administrativa llevando la contabilidad, el teléfono, archivo y todo lo que necesitaran. No era el trabajo de su vida ya que ella había estudiado para dar clase, pero al fin y al cabo no podía quejarse, trabajaba en el colegio del pueblo y el buen ambiente allí le compensaba. Eran una pequeña gran familia : padres, alumnos, empleados, profesorado... todos se conocian, el pueblo estaba alejado de la ciudad y solitario entre esos campos de arroz.
El arroz. Era la fuente de ingresos de ese sitio. La empresa donde trabajaba Jaime empezó como una pequeña cooperativa de pueblo llevando el arroz a los pueblos de los alrededores, luego a pequeñas ciudades y más tarde expandiéndose por todo el país y finalmente al extranjero. Es por ello que a Ana no le pareció tan raro que su marido le dijera que se iba a China de viaje de negocios. Qué ingenua había sido...!!!

Mar
4

Dulce Hogar Natal I

Categorías: ,

 

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

 

 

Interferencia

 

Feb
16

Tierra de Nadie - Prototipo

Categorías: 

Día 1

Amanecer

Érase una vez una tierra baldía e inhóspita, desértica y vasta, repleta de matorrales muertos y arena, mucha arena, muchísima, en exceso. Un pedazo de tierra árida ubicado en un lugar desconocido de un continente o un mundo alternativo, lo que se prefiera. En aquel lugar había un asentamiento, un pueblucho moderno, uno de esos reductos alternativos a falta de Moteles. Tenía su tiempo, sí, algunos edificios de hormigón desgastados por la erosión y la abrasión, una de esas torres cisternas metálicas tan guapas, oxidadas, atornilladas, y puede que con esa sustancia tan necesaria. Había vallas circundando el área, por las intromisiones; y postes de teléfono, cuantiosos postes de madera astillada y cables colgantes a ninguna parte.

Eso como idea general. Para ir metiéndonos más en este esperpento, os voy a presentar a este individuo. M. saluda, chaval, -Día 50. He detectado comunicaciones infrasonoras más allá de las vallas. Se están acercando. Maniobra de emergencia…- Sí, lo que tú digas. Es un sujeto bastante singular. Después del nombre, una breve presentación.

Feb
12

Matías el hematías, Capítulo 3: Barbacoa y velocidad fatal

Categorías: ,

MATÍAS EL HEMATÍAS

Capítulo 3: Barbacoa y velocidad fatal

Solid Matías había recibido las órdenes de Major Zero y estaba preparado para empezar la búsqueda de su primer objetivo. El nombre clave de este personajucho era “J.B.” y Solid sabía que tenía cierta afición por el fuego. Su informador no se había equivocado, al poco rato de estar dando vueltas por la finca descubrió una columna de humo a lo lejos.

Mientras se acercaba de incógnito, cubierto por una caja de cartón cual Solid Snake, fue dándose cuenta de lo que estaba sucediendo. El hombre en cuestión era bajito, moreno y llevaba un delantal de carnicero con “Josep Brethón” inscrito (qué gracia, como los bocadillos del Pans). El individuo estaba disfrutando de unas salchichas y unos trozos de lomo despreocupadamente en una barbacoa improvisada.

Pans Bretón

Ene
13

RELATO: Un trabajador eficaz

UN TRABAJADOR EFICAZ

Autor: ErikAdams

I 

-Tic… Tac… Tic… Tac…- El viejo reloj que se encontraba sobre la puerta sonaba incesantemente a pesar de que las agujas no se movieran ni un ápice. Las tres personas que se hallaban sentadas en la oficina no eran capaces de recordar en que momento exacto se había producido aquel hecho tan trivial. No les importaba lo más absoluto, porque en sus mentes solo existía una palabra: Trabajar.

Dic
15

Idas de olla #1

Categorías: , ,

Simbióticamente, el cubo y la acera destinarán a uso privado los semirremolques que confluyan en el mismo puente diferenciado. Si no presentan o no pudieran presentar un presidente presidencial de la marca Président, por la presente se presidencializarán presidencialmente a los presidencializados presos.

Incontables grupos de globos solitarios se explotarán cuando suban a lo más cauto con fines inhibidores. Las chuletas de granja serán rebautizadas con el nombre desprovisto de apellidos pasando antes por la correspondiente quema de mechas.

No serán penados aquellos delitos que hayan cometido asencimientos prevalecedores, disputándose el más tonto cuál de ellos eres tú. En consecuencia con la viagra anunciada alegremente en los correos de los destinatarios, se procederá a hacer uso de un método anti-conceptual que infravalore los derechos inertes de los animados objetos.

Fuera de toda duda, se cuestionará al lado de los sospechosos quién fue la víctima, ofreciéndoles varias personas como posibles posibilidades, separadas de aquéllos (sin tilde ni acento) por una gruesa capa de 10-10 mm de escozor.

Nov
26

RELATO: Los Reinos de Terahkir - Prólogo

Categorías: 

PRÓLOGO: La Isla de los Conejos

Biak estaba en lo alto del castillo, oteando al horizonte. El crepúsculo inundaba el paisaje de la llamada Isla de los Conejos, mientras el mar de árboles otoñales que rodeaban el lugar se unía de manera armónica con los tonos anaranjados del atardecer. Mientras la noche inundaba todo el lugar, no podía dejar de meditar en lo acontecido aquella mañana, en cómo todo lo que había vivido en tan solo un día podía cambiar tantas cosas. Las horas parecían pasar y las estrellas comenzaron a acompañar su meditación, mientras los grillos susurraban los secretos a los habitantes del bosque, como siempre le contaba Laeti Bastian, el hombre que le cuidó durante toda su infancia. El mismo hombre que horas después aparecería junto a él, para observarle hasta que terminase de divagar. Para cuando se dio cuenta de su presencia, la noche ya era completa.

-Ah, Bastian… ¿cuánto tiempo llevas ahí? – Preguntó sorprendido Biak.

-El suficiente para cerciorarme de la magnitud de tus preocupaciones, joven rey.

-No me llames Rey, si no tengo habitantes a los que poder servir, ni castillo en condiciones, ni princesa.

-Siempre tendrá a los conejos, joven re… Joven señor.