16 de Julio de 2018

konami.

 
No es la primera vez que hago una entrada hablando sobre Konami. La última vez cite, que debido a, la falta de licencias a lo largo de su existencia, estaba siendo una compañía de luces y sombras, y eso que, por aquel entonces, aun se mantenían sacando al mercado, juegos más o menos buenos. Pero en los últimos años, la desarrolladora se ha tomado con total calma, el desarrollo de juegos triple A, hasta el punto que dejando de lado el Metal Gear Solid V: The Phantom Pain, los Pes, y el Metal Gear: Survive, está pasando prácticamente desapercibida en los últimos años. La polémica con Hideo Kojima, que acabo con el genio creador fugándose de Konami, tampoco ha ayudado mucho a la misma, llevándose un aluvión de críticas. Y es que el gran proyecto que tenía Kojima y Guillermo del Toro entre manos, era muy ambicioso en forma de juego de terror, y es que Silent Hill: PT, después de lo demostrado en la demo técnica y causar el pánico y casi infartos a los corazones más sensibles. Fue una ida de lo que podría ser un nuevo Silent Hill y una nueva vuelta de tuerca, con nuevas mecánicas jugables y posiblemente ofreciendo la mejor experiencia de terror psicológico de la historia.