17 de Diciembre de 2017

from software

Hoy toca analizar Blood Souls… perdón, BloodBorne, en un Cuasi Análisis, unas profundas impresiones que no alcanzan el nivel de Análisis en toda regla ya que no he llegado a terminarlo, a pesar de llevar mis buenas horas invertidas.

 

En el año 2015 salió Bloodborne, un juego exclusivo para ps4, heredero (totalmente) de la saga Souls que tantos éxitos ha dado con Demon´s Souls, Dark Souls, Dark Souls II y Dark Souls III, éste ultimo salió después de Bloodborne, también para consolas de nueva generación. Así Bloodborne supuso el primer juego exclusivo de ps4, ya que Dark Souls II salió tanto para ps3 como para ps4 (y para las dos Xbox).

 

En lugar de hacer un nuevo Souls, juego de rol en tercera persona, ambientado en una fantasía medieval de caballeros, castillos, dragones, esqueletos y demás fauna infame, se probó con un cambio de jugabilidad en un juego nuevo con una nueva identidad y nombre propio: Bloodborne.