21 de Abril de 2014

 

Bueno, basta de entradas de quejas y demás lloriqueos. No hay nada mejor para recuperar el ánimo que estrenar una reluciente nueva arma en nuestra Armería. Es como esa maravillosa sensación de estrenar un juego nuevo recién desprecintado en el que hasta el olor a plástico impoluto, ese “olor a nuevo” te parece fascinante. Pues a mí me pasa lo mismo con cada nueva  y reluciente herramienta para la destrucción que pasa por aquí. Pero basta de enrollarse, vamos al lio.

Me las daré mucho de entusiasta de los shooters clásicos, reseñando muchas armas inolvidables de shooters de los 90, pero acabo de darme cuenta, de que me he dejado una en particular, de un shooter particularmente cojonudo que marcó un hito en los 90: Duke Nukem 3D. Un juegazo que demostró el lado fascinante y glamuroso que tenía el ser un cabrón políticamente incorrecto, mujeriego, cachas, estereotípico y über-macho mientras matabas alienígenas. Un juegazo cuya arma que vamos a reseñar a continuación, nos demostró que El Tamaño SI Importa.

 

EL RAYO REDUCTOR:   

Mar
3

Análisis: GoldenEye 007: Reloaded

-
Ay, GoldenEye 007 Reloaded. Lo muy de puta madre que me lo pasé al poco de iniciarlo, y lo «mierder» que fue tornándose con cada nuevo nivel que fui jugando. No es que sea especialmente fan de las aventurillas de Jaime Vínculo, pero los jueguicos interpretados por el celebérrimo personaje parido por la mente de Ian Fleming siempre me han hecho un poquito de tilín. Tenían un je ne sais quoi que los hacían encantadores. Vamos, que emular a James Bond siempre es la hostia. Tiene el mejor trabajo del mundo. Conduce cochazos de lujo, se emborracha, mata gente, folla con hembras despampanantes... y además, recordemos que es su empleo. Vamos, que le pagan por ello.
-
¡Y esto por la broma con la pastilla de jabón!
-
Para los que no lo sepáis, Reloaded es la versión en HD y para consolas de verdad de GoldenEye 007 de Wii; lo que convierte a este videojuego en un port en alta definición del remake del original de Nintendo 64. Casi nada, ¿eh? Pues esperad a que pase una generación, u otra más, en la que tendremos que comermos el port del DLC de la precuela de la secuela de la reedición en 4K del juego origen.
-
Por fin conseguimos vengarnos de esta grandísima zorra. Duelo en Sentinel. 
-
Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.
-
Francisco Franco estaría orgulloso de este pantano. Guerra en Floodgate. 
-
Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.
-
A Akasha se le acaban los sitios en los que esconderse. Capturar la bandera en Vertebrae. 
-
Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.
-
Nos acercamos cada vez más a nuestra tan ansiada venganza. Capturar la bandera con vehículos en Necropolis.
-
Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.
-
Hora de la venganza, cabrones. Team Deathmatch en Sanctuary, y Team Deathmatch en Fearless.
-
Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.
-
Odio la playa. Pero más el desierto. Capturar la bandera con vehículos en Sandstorm.
-
Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.
-

A la mierda todo. Necesitamos células de combustible. Hora de afanar. Capturar la bandera en Omicron Dawn.
-
Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.
-
Feb
16

Metroid Prime

Categorías: , , ,
 
Pese a considerarme fan de la franquicia Metroid, apenas he completado Fusion, Zero Mision y Other M. Los motivos son muchos: Metroid 1 y 2 me parecen demasiado ariscos como para ponerme con ellos hoy en día, no he tenido ganas de emular aún Super Metroid y obviamente no me iba a pasar el resto de la trilogía Prime sin haberme pasado antes su primera entrega. Sin embargo (y esto es algo que muy pocos saben) aunque compré este juego en el 2003 no lo pude terminar hasta hace apenas unas horas. Raro, ¿verdad?