23 de Agosto de 2017

el barón negro

Bajo la noche holográfica de Tharsis Prime, una arcaica ciudad estelar imperial, caía una lluvia artificial más fuerte de lo habitual, para purificar la atmósfera tóxica de la urbe industrial. La única fuente de ingresos legal tras la avería del impulsor principal, ahora que yacía varada sin esperanza en una luna remota rica en metales exóticos.

Los condensadores del escudo que protegía la boveda urbana de la radiación solar exterior se descargaban produciendo rayos deslumbrantes que azotaban los rascacielos más elevados, en su mayoría estructuras desnudas en ruinas, simbolo de una época más prospera, cuando sus habitantes soñaban con algo más que unos pulmones mecánicos.

Saludos, Queridos Lectores!

He creado para vuestra comodidad un índice de todos mis relatos publicados en el blog. Acompañados de sus respectivos principios, enlaces al texto completo y versión pdf descargable, para que podáis disfrutar de mi literatura.

Mi sueño es convertirme en escritor profesional algún día, y como tal lo primero que deseo es compartir la lectura de mis textos con todos vosotros. Espero que paséis buenos momentos aquí y regreséis para leer los nuevos relatos que están por llegar.

Todo vuestra colaboración: visitas, comentarios y críticas son más que bienvenidas, ya que cada pequeña aportación me hace seguir escribiendo, mejorar, y estar un poco más cerca de tener la oportunidad de publicar, o desarrollar Mundo Destierro a tiempo completo.

Sed bienvenidos a mi mundo.

Lester Knight.

Anexo - Apéndices de Mundo Destierro:

¡Saludos de nuevo, Queridos Lectores!

La buena marcha del blog me ha brindado la oportunidad de ofreceros la creación de mi mundo desde sus inicios: los apéndices.

La base de mis relatos parte del mundo que voy creando en el día a día, el cual organizo en una serie de apéndices en continúa expansión, a fin de elaborar una gran guía de Mundo Destierro que narré todos sus entresijos, facilitando la creación posterior de personajes, aventuras e historia en general.

Hasta ahora había concecibo tal actividad como un trabajo en solitario. El buen ambiente del blog y el entusiasmo de vuestras aportaciones me ha hecho cambiar de opinión. Por ello voy a empezar a publicar apéndices de Mundo Destierro de modo continúo, pensando en que todos podáis participar en la creación de Mundo Destierro, opinando acerca de los apéndices que iré publicando.

He decidido hacer la recopilación de los apéndices al final de esta misma entrada, ya que los relatos y los apéndices son dos caras de la misma moneda: mi creación de Mundo Destierro.

Os deseo una feliz estancia por las páginas que narran las aventuras y entresijos del mundo que voy creando.

¡Un saludo a todos!

Lester Knight.

Capítulo III: Bailando con la Muerte:

Capítulo I: Cinco minutos para salvar al mundo

Capítulo II: Juego Duro

Enardel continuó los saltos al vacío entre coches voladores, bajando los distintos niveles de las aeropistas de la gran ciudad, sin despistar a los helicópteros equipados con sistemas de visión térmica que descubrían su invisibilidad.

Ante la cercanía de sus perseguidores se detuvo en el techo de un coche volador, anuló la invisibilidad y se volvió para observar a la escuadra en “V” de helicópteros tras de él. Extendió sus brazos en forma de cruz y les dedicó una sonrisa.

El coronel comprendió que pretedencía hacer. Ordenó la postcombustión de los helicopteros, pero fue demasiado tarde. Antes de que le alcanzaran, Enardel saltó de nuevo al vacío directo al nivel terrestre de la ciudad.

La cantante seguía cantando con tal confianza que el publico no perdió la esperanza, al contrario, coreaban ánimos para el Singer, quién para sorpresa de los motoristas, sin soltar el manillar con la mano izquierda, desenfundó un revolver. Un anacronismo de un arcaico pasado en el que las armas eran de munición sólida, que hizo esbozar una sonrisa de burla en los rostros de los motoristas, craso error.

Enardel disparó a la cabeza del motorista más cercano. Su escudo de energía parpadeo deteniendo la bala, pero fue incapaz de amortiguar la fuerza del disparo de un revolver de semejante calibre, que arrojó al motorista contra el asfalto, donde sin llegar a detenerse fue atropellado por un coche.

Cinco disparos después el tráfico de la vía se detuvo, debido a la colisión múltiple que produjeron seis motos caídas alrededor de cadáveres aplastados. El líder de los motoristas saltó por encima de los vehículos accidentados, espada de energía en mano, directo hacia Enardel con la locura dibujada en su rostro. Enardel enfundó el revolver y le hizo un gesto retándolo a alcanzarlo.

Han pasado diez años desde que “El Barón Negro” abandono la Marina Galáctica. Convertido en el rebelde más perseguido por el Imperio. Una leyenda que viaja de planeta en planeta luchando contra la opresión, cantando la verdad en sus conciertos, dispuesto a luchar hasta la última gota de sangre por los indefensos.

Su destino es encontrarse con el hombre que ordenó el asesinato de su familia. Y ese momento ha llegado...

 

Mundo Destierro abre una nueva etapa. Después de un mes entre vosotros, con unos resultados positivos del todo inesperados ¿Quién me iba a decir que un Blog de literatura tendría visitas? Afronto el segundo mes cargado de ilusión y ganas de hacer crecer en Blog en contenidos de calidad y nuevas secciones.

Novedades de Mundo Destierro:

Relatos:

Las aventuras de Enardel “El Barón Negro” van a continuar y de que forma con tres nuevos relatos, ambientados en diferentes etapas de su vida, en hechos posteriores a “El Barón Negro”.

El primero de ellos “El Cantante de la Muerte” nos presenta a Enardel diez años después de abandonar la Marina Galáctica. Convertido en el rebelde más perseguido por el Imperio Galáctico. Una leyenda que va de planeta en planeta luchando contra la opresión, gracias a sus conciertos, habilidades como guerrero y piloto de caza.

El segundo “El Despertar en la Noche Eterna” nos conduce al misterio de un planeta del que súbitamente ha desaparecido toda la población. Enardel, alertado por la voz de los muertos acude a investigar los hechos, dando lugar al enfrentamiento más extremo de toda su vida.

Un hombre de tormentoso pasado, el mejor piloto de caza estelar del decadente Imperio Galáctico, emprende la aventura definitiva por: sus ideales, venganza, un amor imposible, amistad y lealtad. Viviendo la determinación de vengar a los suyos, recuerdos tortuosos, luchas de espada contra armas de láser, pruebas de amistad y amor increbantable, combates contra marines espaciales, saltos al espacio profundo sin traje, robo de cazas, viajes al interior de una Tormenta Solar, explosiones nucleares, y un combate final caza frente a caza entre dos hombres que se odían más alla de la vida y de la muerte... ¿te lo vas a perder?

Capítulo I: Puente de Mando.

El crucero estelar del nuevo imperio galáctico, completó el último salto del viaje. Oculto en la cara nocturna del planeta más cercano a un sol. Situado en la periferia más allá del Imperio. Un lugar en espacio de nadie, dónde la seguridad de las flotas del Imperio daban paso a una soledad, de la que pocas naves regresaban por la acción de los piratas espaciales cada vez más fuertes.

La excesiva cercanía del pequeño planeta al sol, hacía de su superficie un océano infernal de lava en continua erupción, salpicado por tormentas de fuego huracanadas de una belleza sobrecogedora.

A ambos lados de la cubierta del crucero estelar, decenas de cazas estelares despegaban en fila a través de las pistas de lanzamiento de aceleración magnética. Los cañones principales realizaban los movimientos de comprobación. Las baterías defensivas emergían del interior. Las esclusas de torpedos se abrían armadas, y el escudo de energía cobraba fuerza. El crucero estelar se preparaba para un combate inminente.

En el espacio, el escudo del traje se activó a escasos centímetros de su piel. El frío era mortal y apenas había una bocanada de oxígeno en la burbuja del escudo. Apuntó hacia el planeta con el revolver, efectuó un primer disparo que redujo su impulso hacía él, un segundo que le detuvo y finalmente un tercero que le volvió a acercar a la cubierta del crucero estelar. Sintió las drogas del traje correr por sus venas, tratando de darle una vida que se le escapaba.

Temblando efectuó el cuarto disparo, para impulsarle hacía la salida de un hangar secundario a un lado del crucero, el suyo. Durante el trayecto su cuerpo se convulsiono en una agonía de dolor previó a la congelación y al ahogamiento. Disparó por quinta y última vez sin saber realmente hacía dónde iba, hasta que se estrelló contra el suelo del hangar, una vez la gravedad del crucero le atrapó.

Permaneció unos segundos en el suelo, el traje estabilizo sus constantes vitales y pudo volver a ponerse en pie. Corrió sigiloso hacía el interior. Pronto vio su caza. Una nave negra alargada de grandes alas, con la cabina un poco por delante del centro, con decenas de dibujos rojos a la izquierda de la entrada, indicando los derribos realizados.

Caminaron juntos en la oscuridad intermitente. La luz roja de emergencia era la única que funcionaba en la sección de camarotes. Pasaron varios compartimentos en silencio hasta que el sonido de un tumulto de pisadas corriendo se fue haciendo cada vez más audible. Un pelotón de soldados de infantería con trajes completos de combate, escudos de energía activados alrededor del cuerpo y ametralladoras láser irrumpieron en formación por el pasillo frente a Enardel. Avanzaban hacía él lentamente aputándole con las ametralladoras láser. Éste les dedicó un saludo con la cabeza y giró el siguiente pasillo a la derecha ignorándolos.

- Habéis venido a por algo – Sandra apareció de las sombras, tras el pasillo por él que había venido Enardel. Les apuntaba con el cañón con una mirada desafiante. Los soldados desconcertados por unos segundos cerraron filas y le apuntaron a ella. El cañón empezó a cargarse produciendo un estruendo. Las luces de los pasillos y todas las maquinas se volvieron locas, mientras un brillo cegador se iba acumulando en las palas del cañón-. Aquí lo tenéis.

La rabia y la ira le poseyeron. Sus gritos se transformaron en un rugido animal. Entonces vio a los soldados y en pleno frenesí se arrojó hacía ellos.

Durante la carrera desenvainó su espada de energía. Un antiguo modelo del Imperio Sombrío. El arma de la familia. Una espada convencional negra. Estrecha y ligeramente arqueada de un filo temible. Recubierta en la hoja por un campo de energía rojo. Capaz de separar partículas a un nivel atómico al mero contacto. Ideada para traspasar blindajes físicos o escudos de energía por igual.

El primer soldado blandía otra espada de energía de haz blanco. Enardel rugió su desafió frente a él. Éste lanzo un golpe directo a Enardel hacía el corazón. Quién para su sorpresa giro sobre sí mismo mediante su pie izquierdo esquivando el golpe. Para lanzarle una estocada mortal por la derecha que le cerceno la cabeza.