25 de Octubre de 2014
Feb
3

Brink, lo que no pudo haber sido.

Categorías: , , ,

A 9 horas y media de mi exámen de Historia de América, con los nervios acumulados, teniendo que irme a dormir o a repasar, no se me ocurre nada mejor para aliviar la tensión que comentaros una curiosa experiencia que desemboca en el análisis de uno de los peores juegos a los que he tenido el (dis)gusto de jugar.

Se trata del Brink, un título creado por Bethesda Software (Fallout 3, Oblivion), el modo con el que me hice con este juego fue curioso cuanto menos. Estaba estas navidades, terminando mi horario de trabajo como Papa Noel, en el Centro Comercial Carrefour la Sierra, en Córdoba, al terminar mi jornada laboral, dispongo a cambiarme y a dar una vuelta por el propio Carrefour para ver que podía regalarle a mi familia. Cual es mi sorpresa, que al irme encuentro cerca de los montacargas para subir productos, un juego de la PS3, envuelto, pero el cual no poseía ni pegatina magnética, ni por supuesto precio de venta. Miré a ver si era de algún pobre desdichado que se le hubiera caido el regalo de alguien, pero no vi a nadie y al verlo en esas condiciones (los juegos de Carrefour siempre están marcados, y el Game quedaba demasiado lejos como para que a alguien se le hubiese caido) pues decidi guardarlo en mi abrigo y llevarlo a casa.

Por el camino lo observé y ya en mi hogar, tras comentar la anecdota lo estuve mirando y viendo los precios que tenía (entre los 64 euros cuando salió, a los 20 que se vendía en Game y Carrefour, pasando a los 10 de 2º mano), por lo que me consolé pensando que si era algún regalo, no sería un coste muy abusivo el reponerlo. De primeras, el título pintaba bastante bien, la ciudad de Ark, que se suponía que tendría que ser una utopía. Se ve, debido a una catastrofe ecológica, sumida en una guerra civil.

Los bandos enfrentados, son la Seguridad de Ark, que quiere defender la ciudad a toda costa, y la Resistencia, que pretende abandonar la ciudad a toda costa. Ambos grupos enfrentados, con métodos muy cuestionables, se enfrentan en esta cruda guerra civil.

Ahora bien vamos al desarrollo del juego. Este no deja de ser un shooter en primera persona, con algunos tintes de plataformas, que imitan claramente al genial Mirror´s Edge, en el título, se apuesta por unos tiroteos dinámicos, con recargas frenéticas, no parar de moverse y muchos saltos espectaculares y demás malabarismos absurdos a través de unos muy poco variados escenarios urbanos. Con el objetivo principal de ser jugado online, pero no obstante, te invita a que pruebes su modo de un solo jugador con lo que promete, o mejor dicho prometía ser, un doble modo campaña con un guión interesante.

El resultado, no es ni más ni menos que un fracaso total y absoluto. A título personal he jugador numerosos juegos de este estilo, ya sean los Star Wars Battlefront, el Battlelfield 1942, el Señor de los Anillos: La conquista. Y tengo por sabido que su planteamiento es principalmente para jugarlos online, pero no prescinden de un modo un jugador, que hace que tenga una experiencia curiosa, con una historia más o menos elaborada, pero lo que es más importante, por mucho que palmes en las distinas misiones, estas puedan ser completadas.

Brink, en este aspecto fracasa estrepitosamente, las clases 4 clases (soldado, médico, espía e ingeniero) son totalmente clónicas, salvo alguna habilidad menor, y la inteligencia artificial de los pnjs de tu facción es de vergüenza. Además de tener en cuenta, que los enemigos solo te ven y solo te disparan a tí, haciendo del modo historia algo completamente inviable, incluso en los niveles más bajos de dificultad.

Tus compañeros de equipo te suelen dejar plantado y dedicarse a dar saltos y brincos por los muy bonitos escenarios, mientras a ti te matan de forma frustrante una y otra vez sin que ninguno de los PNJS te ayude a completar los objetivos de la misión. 

Por lo que el interesantísimo modo historia que nos querían vender, se queda en aguas de borrajas debido al desarrollo interno del propio juego. 

Sobre el modo online, pues directamente pasé de probarlo, si ya me frustraba demasiado ser un manta en dificultad fácil, no me quiero imaginar lo coñazo que tiene que ser jugar contra niños coreanos y alemanes locos, que se comporten exactamente igual que los pnjs del título, será que soy un torpe memorable, pero bueno. Supongo, que si quedas para jugar con un grupo de amigos, y jugaís contra la CPU, o cotra otro grupo bien coordinado, pueden darse partidas realmente memorables. Y no el coñazo de que te maten al lado del objetivo y esperar 10 minutos de reloj, a que el médico que tienes al lado, se digne en curarte, mientras el contador para finalizar la misión baja más y más.

La banda sonora del título, es conveniente y totalmente olvidable, temitas electrónicos suaves para darnos a entender que la ciudad era una utopía y pretende reflejar esa imagen de civilización cumbre que ha acabado sucumbiendo a una terrible distopía. Nuevamente, vemos la influencia, si no el plagio directo del Mirror´s Edge.

Lo más destacable, es la personalización de tu personaje, pudiendo variar entre tres tipos de constituciones (ágil para movernos más rápido y hacer más virguerías, la normal por defecto y la robusta para poder usar armamento pesado) este aspecto físico, así como multitud de armas e indumentarias lo iremos desbloqueando a lo largo del juego y de los puntos de experiencia que obtengamos por matar enemigos, cumplir objetivos o asistir a nuestros compañeros con las habilidades especiales de cada clase.  Pero tampoco la personificación tiene mucho misterio.  Por ejemplo, las armas, dentro de cada clase, de un modelo a otro, no varian mucho sus características, así como los añadidos que les puedes poner, suponen una diferencia totalmente irrisoria. Conforme el aspecto del personaje, puede ser algo muy curioso y anecdótico, pero no es que te pares a fijarte en las pintas que llevan otros jugadores, esto no es un MMORPG, donde te tires horas interactuando con otros jugadores y cosas por el estilo. Lo que pretende hacer Brink, es multitud de partidas rápidas y dinámicas, pero debido a la nula inteligencia artificial, se queda bastante corto. Curiosamente, la estética del modelado de los personajes, recuerda al mis veces mejor, genial y divertido Team Fortress 2. Pero por supuesto, sin alcanzar su carisma y toque cómico. 

El juego me supuso una decepción, y sinceramente, me alegro del hecho de haberme salido gratis al encontrármelo tirado en el suelo. Desconozco si el hecho de que estuviera allí se debiese a un intento de robo frustrado y se halla dejado en situación de res nulius, a un cliente olvidadizo que lo hubiera extraviado, o simplemente a un error de un empleado que lo hubiera extraviado. Sea como fuere, el que lo haya perdido, tampoco debe lamentarse mucho, pues sinceramente es un mal juego que se hace cansino y aburrido, a la vista está que pronto le bajaron el precio de forma tajante y que aparecía una oferta donde te comprabas el título con un mando de la ps3 por solo 30 euros.

Un título fallido, que solo recomiendo para jugar con un grupo de amigos, donde podaís colaborar y sacarle todo el jugo que el título promete pero no dá. En fin tras haber descubierto el insulto a la inteligencia que es este título, no me extraña nada, habermelo encontrado tirado en mitad de un centro comercial.

 

5
Valoración media: 5 (2 votos)

1 Comentario:

...

No lo he jugado, de modo que no puedo opinar sobre este juego. Lo que sí sé de buena tinta es que gracias al sonado batacazo que este juego se ha llevado, tanto a nivel de crítica, como de ventas, hace que te lo puedas encontrar nuevo a apenas diez euros en cualquier tienda. A ese precio le daré una oportunidad, tiempo al tiempo.
 
Gran reseña, y curiosa forma la tuya de haber "adquirido" el juego. Un saludete.