18 de Octubre de 2017

Archivo para Octubre de 2008 en JMV Power Game BLOJJJ, blog de JMVBOK

Oct
13

Retro Curiosidad: EL "INVADER 1000" Y BLADE RUNNER.

Categorías: ,

Estaba pensando acerca de los comentarios de los anteriores post y sobre lo que se echa de menos juegos como los de antes. Juegos arcade de dificultad, de esos auténticamente clásicos que sólo plataformas como XBox a través de su servicio de descargas ofrecen como "bonus" de interés. Y por supuesto me vinieron a la cabeza los "matamarcianos". Pensé en dos de ellos, que son de los que voy a hablar: el IKARUGA y el... INVADER 1000.

El IKARUGA tuve que conseguirlo de importación para GameCube, y los que conocen todas sus versiones aseguran que es algo mejor la de Dreamcast. No puedo pronunciarme al respecto pero sí acerca de las excelencias de este juego, que en todo caso, en cualquiera de sus versiones, ofrece lo que casi ningún "matamarcianos" ofrece. POr un lado, espectacularidad gráfica, es indudable. Por otro lado, es difícil de narices, yo no me lo acabo ni en el nivel normal.

  

Y por fin, lo que lo hace especial, una dinámica genial que consiste en que puedes jugar con dos colores, el blanco y el negro, los cuales cambias a voluntad. Si eres blanco, absorbes los disparos blancos pudiendo cargar un marcador de "super disparo", pero eres vulnerable a los disparos negros. Y viceversa.

Este post va a ser un tanto destroyer: probablemente no estoy yo mismo al 100 % de acuerdo con lo que voy a exponer, pero intentaré explicarme.

Es para aclarar ciertas sensaciones que me invaden cuando intento disfrutar d ela mayoría de juegos actuales. ¿Qué es lo que me venden? Apartado técnico de nueva generación, jugabilidad novedosa, innovación, sensación de libertad absoluta, dilemas morales. Veréis: el primer punto digamos que vale, aceptamos barco. ¿El resto? Sólo pediría que no me vendan una burra.

Una impresión que siempre me asaltó con muchos juegos de PS2, y me fijaré por ejemplo en el GOD of WAR, es que es muy espectacular, muy bonito... digamos que MOLA. Pero en el sentido superficial de la palabra. Era muy frecuente encontrarme machacando inmisericorde los botones para hacer probablemente siempre el mismo combo porque me resultaba inútil intentar otros. Es decir, que a efectos jugables era una pérdida de tiempo, no aportaba nada. Es decir: jugaba a machacar botones mientras veía mutilaciones varias y muy bonitas.

¿De verdad es eso innovación? ¿Qué aporta esto a la historia del videojuego salvo la galería de monstruitos de rigor y demás? Los momentos cumbres se limitan a pulsar en un orden determinado un botón: pues qué bien.

Bueno, seguimos con esta revisión absolutamente personal pero que seguro que alguno de vosotros compartís. Os he hablado en el anterior “post” de los cinco primeros momentos imborrables que he tenido en estos más de 25 años jugando a videojuegos (digamos que desde el 78, donde con 5 años ya había probado alguna recreativa o algún juego electrónico).

Ahora repasaremos los 5 siguientes, con una “pequeña trampa”, y es que voy a relacionar dos momentos por sus características “colosales”.

 

6- ICO (PS2)

Bajo una carátula inspirada con mucho gusto en las pinturas de Giorgio de Chirico, un maestro italo-griego del siglo XX, nos encontramos con un ejemplo paradigmático de lo que sería “poesía” en el mundo del videojuego. Este es mi original, en este caso la segunda edición del juego (no la bonita edición del coleccionista).