24 de Octubre de 2017

Archivo para Enero de 2011 en La Ciudad Olvidada, blog de Zerael



La aventura gráfica es un género con multitud de particularidades. ¿Cómo medir, por ejemplo, su dificultad? No serás el primero, ni el último, en sentirte frustrado al ver que alguien resuelve con facilidad un puzle que a ti te llevó semanas. La dinámica jugable aventurera, salvo casos extremos, siempre resulta muy ambigua.
Ene
19

Super Meat Boy PC



Si hace un par de años me hubieran dicho que el género de la dificultad extrema iba a filtrarse hasta el circuito comercial, me habría reído. De todas las expresiones que ha dado el desarrollo independiente, resulta cómico que haya ganado relevancia precisamente la más conservadora1.

Para quien no lo sepa todavía, Super Meat Boy es un plataformas de inspiración retro que ha causado furor entre crítica y público. Es, digámoslo ya, el videojuego independiente más exitoso e influyente desde Cave Story; a riesgo de ponerme tremendista, me atreveré a añadir que marcará un punto y aparte crucial en la percepción generalizada del indi-gaming.

Pero, ¿qué tiene este amasijo de carne roja para provocar tanto análisis y crítica cuasiorgásmica? ¿Merece semejantes alabanzas? Hoy, en La Ciudad Olvidada, vamos a mirarle las entrañas. Y sin necesidad de recurrir a sierras mecánicas.
Ene
13

ASCII Portal - Reinventando a GlaDos



Cuando The Orange Box salió al mercado, jugadores de medio mundo se frotaron las manos. Half Life 2, las expansiones, Team Fortress, Portal… ¿Portal? ¿Y eso qué es? Un añadido de última hora, pensaron algunos. Un extra para rellenar, dijeron otros.

Pero tres meses después, el tapadillo, el juego con nombre de sistema operativo, estaba en boca de todos. Portal se había ganado el corazón de miles de jugones, gracias a una apuesta tan arriesgada como magistral. Narbacular Drop creció hasta convertirse en uno de los juegos más premiados, rejugados y amados (incondicionalmente) por la comunidad videojueguil.



¿Te caigo mal? ¿Quieres insultarme? O peor aún, ¿te caigo bien y deseas fervientemente rendirme pleitesía? No se hable más: deja aquí tu comentario, sugerencia o desprecio velado. Si quieres dejar alabanzas, corre rápidamente al psicólogo más próximo. Si no tienes ninguno a mano, quédate en esta habitación.