21 de Agosto de 2017

Archivo para Febrero de 2009 en La Ciudad Olvidada, blog de Zerael

Feb
28

¡Sexo gratis!

Que nooooo, es broma Wink

El único propósito de esta entrada es recordaros que el plazo para la entrega de relatos del concurso de febrero termina pasado mañana. Cualquier relato entregado a partir del 3 de marzo no entrará en la competición.

La gran mayoría de vosotros todavía no me ha enviado su relato, y tras la acogida que tuvo la presentación, no me gustaría que la participación fuese tan escasa como hasta ahora. ¡Aún tenéis dos días para escribirlo! Recordad que bastan 650 palabras para presentarse; ¡con algo de imaginación puede hacerse algo sorprendente! Hasta ahora, los cuatro primeros participantes han hecho gala de una gran imaginación -sobre todo porque demuestran que no era necesario recurrir al humor-.

Si no tienes ni idea de lo que estoy hablando, o quieres repasar las reglas de participación, pásate por esta entrada.


¡Muchas gracias a todos por adelantado!

 


Hace muchos años, cuando contaba doce o trece nocheviejas en mi haber, desempolvé un viejo trasto del sótano. Harto de pasarme el sonic de la master system, se me había metido entre ceja y ceja que los juegos de una vetusta atari 2600 iban a darme las horas de diversión que mis ochobiteras me negaban. El resultado fue decepcionante, no os quiero engañar; pero a pesar del trabajo que me supuso conectarla, hacerla funcionar y sintonizar su canal en el viejo cacharro que teníamos en el sótano por televisor, lo cierto es que pasé un buen rato con uno de sus juegos: el asteroids.

¡Menudo vicio! Estuve varias tardes de verano consagrado en cuerpo y alma a la tarea de desintegrar pedruscos de colores chillones. Y vaya si me consagré; mi cabezonería fue tal que acabé reiniciando el contador de puntos. Pero eso es otra historia que será mejor obviar. Lo importante es hablaros de las peculiaridades “físicas” de los juegos de aquella hornada. Todos, sin excepción, estaban formados por enormes píxeles monocromáticos que simulaban situaciones de lo más variopintas. Muchos de ellos, además, contaban con varias contradicciones espacio-temporales la mar de simpáticas; la más llamativa, que nuestros personajes podían atravesar indistintamente los extremos de la pantalla para aparecer en los opuestos. Y así, el juego de hoy -Jumpman-, coge esa idea y le da una ligera, aunque no por ello menos interesante, vuelta de tuerca. Bienvenidos al mundo paranoico del “hombre-salto”, donde las direcciones se alimentan del amor-odio.


Si echamos la vista atrás en nuestro currículum como jugadores veremos joyas (Y truños) que han marcado nuestra experiencia consolera o pecera. Pero también recordaremos muchos juegos que nos quedamos sin probar. En mi caso, me ocurrió con Requiem Avenging Angel, shooter de la extinta 3DO que podríamos llamar uno de los grandes tapados de todos los tiempos (Y que no creo que llegue a jugar nunca…) o el Turrican de Conmodore 64 que recibió sendas conversiones para la mismísima MegaDrive, pero que pese a su calidad y freneticidad, no llegó a ser de los favoritos debido a su endiablada dificultad.

Feb
18

The Manipulator - Abe's Odyssey versión independiente


Hay multitud de juegos que tratan de mezclar un enfoque contemporáneo con los mecanismos jugables de antaño. El caso de las aventuras gráficas quizá sea el más significativo, puesto que introduce argumentos muy elaborados que los jugones “primigenios” nunca habrían intuido para el mundillo. En el fondo, la tan vilipendiada sencillez jugable de hoy en día no es más que uno de los muchos caminos del refinamiento videojueguil. Pero, ¿y si las cosas hubieran sido de otro modo? Imaginad por un momento que los sprites, pixels y demás parafernalia arcaica nunca hubiera mutado en los elaborados polígonos de “Killzone 2”. El salto a las 3d se perdió en una hecatombe nuclear, que, sin embargo, sí permitió el desarrollo de argumentos y trasfondos de calidad. En ese mundo “The Manipulator” sería un “gueim of de year” absoluto. En el nuestro, una pequeña joya independiente que pasará desapercibida.

Pero quizá me he excedido un poco; The Manipulator no tiene un argumento tan elaborado como el de IJI, pero sí un trasfondo y una ambientación soberbias. Y lo consigue con tan pocos recursos que resulta un tanto desconcertante.

Alguien se ha infiltrado en la base…
Feb
16

Concurso de relatos: Segunda edición (febrero 2009)


Entre los muchos juegos de acción que se han visto refinados y reinventados en el mundillo independiente, los matamarcianos ocupan un lugar importante. Se cuentan por miles los jueguecillos de diseño minimalista que reducen todo su entramado gráfico a líneas de colores planos y un fondo negro que las resalte. Algunos “indis” de alta alcurnia han hecho un auténtico negocio con esta filosofía de creación. ¿Motivos? El más obvio, que apenas requiere esfuerzo a la hora de dar forma a los objetos que pululan por la pantalla, y el resultado, salvo que seas un auténtico manazas, es de lo más vistoso. ¿Quién no siente que está frente a algo “de diseño” cuando gráficos futuristas se mueven al son de música tecno? La delgada línea entre la estupidez y la fascinación por el arte está muy presente en la cada vez más rocambolesca dirección que está tomando el sector independiente.

Pero estoy divagando. White Butterfly es, a mi juicio, un matamarcianos que sí ha sabido evolucionar la moda -muy cansina- de reducirlo todo a su mínima expresión. Los detalles, también simples, se han mezclado con algo más de clasicismo jugable y gráfico. Un “old-school” con traje de armani.

 

 

El otro día me hice con dos películas de animación que llevaban un tiempo en mi punto de mira: La tumba de las luciérnagas y Millennium actress. Ambas tienen una crítica excelente, y mis almas gemelas de filmaffinity -y algún que otro compañero de facultad- las ponen por las nubes.


Tras mucho esfuerzo y demasiadas horas de trabajo y estudio robadas, por fin he conseguido completar este juego. Mis impresiones finales son contradictorias. Por un lado, tenemos un fan-made frenético, con un trío de personajes carismático y bastante querido por la comunidad de jugadores…pero por otro, no es más que un batiburrillo de acción gratuita y vacía sin apenas puesta en escena. Por lo general, los fan-made -y los juegos independientes- tratan de distanciarse de los defectos del mercado, de esas decisiones artísticas que tienen su fundamento, únicamente, en consideraciones económicas. Avalanche, desafortunadamente, parece un capítulo perdido de esa aberración conocida y temida por todos como “Final Fantasy VII compilation”. Pero no adelantemos acontecimientos…


Últimamente no veo películas que me gusten, y estoy hasta las narices de hacer críticas con mala leche. Así que voy a hacer una de esas entradas que todo el mundo odia pero que en el fondo nos morimos por leer: ¡Mi top 10 de películas favoritas!