28 de Marzo de 2017

Archivo para Marzo de 2010 en Raccoon Hill, blog de RikkuInTheMiddle

La opinión más extendida entre los medios es que Dead Space, o Espacio Muerto, que viene a ser el que te queda de sobra cuando montas un Münd-bünd-trömoll del IKEA, es un survival horror, género videojueguil surgido de tragarse durante veinte programas consecutivos a Karmele Marchante en la Isla de los Supervivientes, o sea, el más puro terror psicológico que un jugador puede experimentar en su vida. Yo digo que no. Survival Horror es Resident Evil, pero no por los zombies, los lickers, los hunters, o los 'Mojinos' con hachas gigantes en RE5, vamos, unos leñadores profesionales en un juego donde los pobres perros llevan pañales porque no hay un miserable árbol al que arrimarse para vaciar la vejiga en kilómetros a la redonda, sino por la forma tan cabrona y enrevesada que tienen los de Capcom de hacernos patear un minipiso de 30 metros cuadrados de una lado a otro, una y otra vez, tantas veces que al final más que STARS parecemos Martin Fiz y el pisito una mansión señorial, sólo para abrir una simple puerta con una cerradura con forma de yelmo, con lo fácil que sería pegarle un tiro. ¡Eso si que es supervivencia extrema y no lo del Oso Grylls ese!

-
-
En primer lugar, me gustaría aclarar que no pensaba hacer este análisis: Mass Effect 2 es un juego sobradamente conocido y ya  ha sido analizado tanto por prensa seria como por bloggers, de modo que uno más, podría ser simplemente redundante. Sin embargo, han sido los compañeros santiago_Fable e ivanete Kitten, los que me han incitado a hacerlo: ya hay muchos análisis, pero después de haber dado tanto la murga con este juego, que menos que hacer uno.
Los usuarios, después de jugar al primero, demandaban ciertos cambios para la segunda parte, y aunque pueda parecer raro, la compañía no ha hecho oídos sordos ante las quejas de los jugadores. Se pueden achacar muchas cosas a este Mass Effect, pero no que no se hayan solventado algunas de las deficiencias que perjudicaban seriamente la jugabilidad del primer Mass Effect, aunque se hayan sacrificado cosas por el camino, y cuya principal víctima ha sido el Mako.