25 de Junio de 2017

Archivo para Mayo de 2009 en Raccoon Hill, blog de RikkuInTheMiddle

No diré nada nuevo si afirmo que una de las cosas que más me atrae de un videojuego es que tenga una historia interesante detrás que contarme. Una muestra de ello es el propio skin de mi blog en el que destacan precisamente los personajes virtuales que hacen grandes las historias de sus propios videojuegos. Por eso, mi juego favorito es Silent Hill 2, para mí, una de las mejores historias y mejor contadas del mundo de los videojuegos, e incluso, me atrevería a afirmar, de todos los medios. Su principal virtud es que consigue transmitir algo: la desesperación de su protagonista y todo ese mundo interior que James posee.

¿Qué método narrativo preferís en un videojuego?

Ambas
57% (31 votos)
La libertad de ir descubriendo la trama mediante notas
24% (13 votos)
Las cinemáticas de toda la vida
19% (10 votos)
Total votantes: 54
Mayo
16

300... más dos ceros (vale, 3, no sé contar)


 Algo me dice que vamos a morir...

 Hola soy Leonidas. Me conocerán de otros videos educativos como Las Guerras Médicas, o cómo lidiar con la Seguridad Social, o 300, Vivan las matemáticas creativas. Hoy, estoy aquí, en esta mierda pasada de blog, porque como su dueña es demasiado perra para hacer una lista de agradecimientos o currarse un video que te cagas y encima tiene memoria de pez... Además, una entrada de agradecimientos tradicional la hace todo dios y quería algo original, asi que me pidió que le hiciese  de cicerón en esta entrada de celebración…

 ¿Y que es un cicerón, guapetona?

Mayo
13

La letra denigrante

Categorías: , ,

Es bastante conocido que, en los tiempos de la colonización anglosajona, los puritanos tenían una forma muy particular de marcar a aquellas personas que habían cometido un pecado, para ellos, imperdonable. Para ello, se les bordaba en la ropa la inicial de tal horrendo pecado, identificándoles ante los demás para su propio escarnio y mofa. A los adúlteros se les bordaba una A enorme, también conocida como la letra escarlata por ser de ese color para destacar sobre la oscura ropa puritana, como la literatura supo plasmar magnamente.

Vosotros direis, "¿a qué viene todo ese rollo de la letra escarlata en un blog de survival?". Es sencillo. Aunque la costumbre de marcar a la gente para excluirla socialmente ha desaparecido técnicamente en los paises industrializados (seguro que en alguna comunidad Amish aún lo seguirán haciendo), de hecho, aún existe esa práctica, aunque en un primer momento se hiciera con buenas intenciones. Estoy hablando de que, hoy dia, existe una letra que pone en evidencia a su poseedor ante los demás, que en la mayoría de los casos reaccionan como si éste fuera un apestado del que hay que apartarse cuanto antes. Esa letra, que pesa más como un castigo que como un beneficio, no es otra que la L.

 

Cuando en Capcom se plantearon crear el quinto episodio de la saga, sexto en realidad, sabían que iba a representar el colofón final de una época, marcada por excelentes juegos a uno u otro nivel. Además, se añadía el hecho de que Shinji Mikami había abandonado el Studio 4 para poder disfrutar de una mayor libertad creativa que encasillarse en una saga, como Biohazard, no le iba a reportar. Dispuesta a sacar dinero a pesar de la ausencia del artífice de las anteriores, Capcom confió en otro de sus enfants terribles para tirar adelante un proyecto que ya de partida, no gozaba de muchas garantías para el éxito. Éste no sería otro que Jun Takeuchi, responsable de juegos tan remarcables como Onimusha 3 o Lost Planet, donde ya ponía de manifiesto cierta parafília tipicamente japonesa sobre una parte de la anatomía femenina.