20 de Diciembre de 2014
Mayo
15

Sonic CD, ¿sueñan los héroes con erizos eléctricos?

Categorías: , ,

 

Una vez, hace ya un tiempo, decidí iniciar una retrospectiva de mis primeros pasos en el mundo de los videojuegos, y casualidades de la vida me di cuenta de que yo en mis inicios fui seguero. Efectivamente, y lo más curioso ¡es que lo había olvidado! Me explicaré.

La primera plataforma que tuve en mi poder fue una Game Gear, y me avergüenza admitirlo, en su momento no supe dar las gracias a mis padres por ella. Yo era joven e inexperto…

La portátil de SEGA no era rival contra la Game Boy en España (ni en el mundo: 10 millones contra 110 aprox., pero cumplió con su cometido y generó beneficios), por lo que más bien yo la veía como un trasto que chupaba muchas pilas y con juegos inferiores (o eso creía yo) a los de la consola de la Gran N. Juegos a color, eso sí.

Era más bien una consola portable que portátil, no me la podía llevar al patio y jugar con mis amigos, todos ellos poseedores de una Game Boy. Al final, no recuerdo muy bien cómo, la pobre petó, y sus juegos cayeron en un largo olvido.

Lo dicho, yo en mis orígenes fui seguero. El orden evolutivo de mi contacto con el ocio electrónico más o menos sería así: Game Gear – PC – PlayStation. ¿Y a que viene esto? Pues he descubierto que no solo fui un seguero desertor, sino que además ¡nunca me había pasado un Sonic!

La solución la pude llevar a cabo gracia al iPhone. Con el superé el Sonic & SEGA All Star Racings y Sonic 4 ep. 1. Además decidí descargarme juegos clásicos de la MegaDrive (por cierto, antes de tocar mi primera PlayStation, ya jugué en su día con una MegaDrive gracias a dos vecinos y a mi primo, a juegos como la saga Illusion, Toy Story y sí, algún Sonic entre otros), que para algo estaban bien de precio. Los disponibles son: Sonic 1, 2 y el Sonic CD. Los dos primeros se hace muy difícil disfrutarlos por el control del móvil, y los acabé dejando de lado (otro día escribo acerca de los juegos que no he podido completar con el iPhone). No así ocurrió con el Sonic de Mega CD, el cual toca ahora comentar.

Al parecer, el Sonic CD es uno de los juegos más desconocidos dentro de los que podríamos denominar “juegos clásicos” del erizo azul. Y lo es debido a que la plataforma en la que salió, la SEGA CD, fue más bien minoritaria. Sonic CD fue publicado el año 1993, justo después de los dos primeros para MegaDrive, y si bien sigue la estela de éstos, introduce algunos cambios.

En primer lugar decir que existe la posibilidad de viajar en el tiempo, del palo “Regreso al futuro”: si pillas mucha velocidad en puntos determinados, puedes ir bien al presente, bien al futuro. Esto no es asunto baladí, pues nuestras acciones en estos momentos harán que veamos un presente “bueno” o “malo”. Más aún, dependiendo de lo bien o mal que lo hagas en nuestros periplos espacio-temporales, verás un final u otro. Me temo que a mí me tocó ver el final malo.

Pero en realidad la mecánica jugable sigue siendo la misma. Sonic corre mucho, recoge anillos y se hace un ovillo para atacar a sus enemigos (bueno, ahora también puede correr a gran velocidad sin hacerse bola, por lo que queda vulnerable). Incluso a nivel artístico sigue siendo continuista. Destacar los vídeos de anime a cargo de la Toei Animation, estudio responsable de Bola de Dragón o Caballeros del Zodiaco, entre otros.

Y por supuesto, no puedo olvidarme de Metal Sonic, un némesis muy carismático pero que apenas aparece. Es una pena, pero la verdad es que lo considero una gran incorporación a la familia de la mascota de SEGA.

Y ya para terminar, ¿por qué pude pasarme éste y no los dos primeros en mi iPhone? Básicamente por dos motivos: la posibilidad de guardar, y porque prácticamente es imposible caer al vacío. Finalizarlo es relativamente fácil (desbloqueas a Tails cuando lo haces), y además en pocas horas, pero merece la pena. En definitiva, que si quieres un Sonic de antaño en tu móvil, y no quieres sufrir por los controles, te recomiendo éste.

  
5
Valoración media: 5 (3 votos)

4 Comentarios:

Tu historia con la Game Gear

Tu historia con la Game Gear se parece a la mia que escribí en mi primera entrada dedicada a mi vida con Super Mario... solo que yo si me pasaba los Sonics que tuve, y también los de los demás XD. ¡Mal seguero fuiste pues!

La posibilidad de guardar,

La posibilidad de guardar, y porque prácticamente es imposible caer al vacío. Completamente de acuerdo, siempre estoy con cara de amargura en Sonic The hedgehog por perder, tendría que dedicarle bastante tiempo para terminarlo y si algún día tengo la posibilidad de jugar a Sonic 3 & Knuckles lo hare viendo que oí que se puede guardar la partida. Yo tuve una NES, una Megadrive, una PSX y finalmente el PC, si tan sólo hubiera tenido una SNES en vez de una Megadrive mi vida gamer hubiera sido más feliz, sobre todo porque me gustan mucho más sus juegos.

5* 

Hay que saber apreciar lo

Hay que saber apreciar lo que se tiene!!! Además, yo soy de la opinión que no hay consola mala, lo que hay son malos juegos. El problema que le veo a la gente que no está contenta con su consola se debe a dos factores.

1.No saben elegir una buena colección, dando como resultado el poseer juegos que no le terminan de gustar.

2.Haber probado en la competencia, generalmente en casa de amigos, juegos que si le gustan, lo cual les hace desear esa máquina en detrimento de la propia.

En cuanto a Sonic CD ni idea, no lo pude probar en su momento, pero los dos primeros de MegaDrive (y el tercero y el Knickles) son geniales, pasa que no se que tal responden jugándolos en smartphones.

Un saludo, una entrada interesante, aunque te voy a  poner un pero, le faltan imágenes entre tanto texto para descansar, salvo eso, muy buena entrada! 

Muchas gracias y cuánta razón

Muchas gracias por los buienos comentarios, y cuanta razón tenéis con lo de las imágenes, ¡pero me voy haciendo al editor del blog! O me salen enormes o muy pequeñas. Espero ir solucionando el error.