22 de Agosto de 2017
Mar
24

Las nuevas series: Iron Fist

La nueva serie de Marvel adaptada por Netflix está dedicada a uno de los personajes icónicos de la Marvel de los 70, cuando las artes marciales arrasaban, Bruce Lee estaba en su máximo apogeo, series como Kung Fu con David Carradine arrasaban y Marvel no quería quedarse atrás. Shang Chi era el personaje que tenía más parecido con Bruce Lee aunque sus historias tenían una enorme influencia de las películas de espionaje de 007,  pero otros personajes de ese estilo como el Tigre Blanco y, sobre todo, Puño de Hierro, también salieron en esa época buscando cubrir la demanda de artistas marciales de la época.

Puño de Hierro fue creado por dos leyendas del cómic, Roy Thomas y Gil Kane en 1974 y desde entonces ha tenido distintas colecciones, compartiendo varas de ellas con Luke Cage, "Power Man" y formando Héroes de alquiler.

Su última encarnación en los cómics ha sido la colección "EL inmortal puño de hierro", obra de Matt Fraction y el español David Aja que en mi opinión es la mejor de todas y eso que ha tenido etapas tan interesantes como la de Chros Claremont y John Byrne.

Hecha esta introducción, hablemos de la serie.

Nos muestra un vagabundo, Danny Rand (Finn Jones, Ser Loras Tyrell en Juego de Tronos) que regresa a Nueva York 15 años después de su supuesta muerte en un accidente de aviación con sus padres en el Himalaya. Cuando regresa, la empresa que era de su padre y de Harold Meachum (David Wenham, Faramir en El señor de los anillos) que también ha fallecido.

Los primeros capítulos tienen poco de superheroico. No llega con su puño de hierro derribando puertas y derrotando a todo aquél que se opone a que recupere su parte de Rand Industries sino que intenta hablar con los hijos de Harold que ahora llevan la empresa y que eran amigos desde pequeños, Ward y Joy Meachum, aunque estos no se creerán una palabra y creerán que un estafador quiere arrebatarles su empresa, por lo que reaccionarán.

Como están esos primeros capítulos dirigidos por un artesano de gran talento como es John Dahl (Jade, La última seducción) y especialista en suspense, consigue que la historia mantenga el interés aparte de los momentos en que Rand da muestras de sus habilidades.

Además, hay personajes interesantes como una de las "Hijas del Dragón" de los cómics, Colleen Wing, que regenta un Dojo y que terminará echando una mano, de forma muy reticente, a Rand.

Así, la historia muestra al principio una lucha poco igualada por conseguir ser reconocido como Danny Rand, pero también se empieza a ver que La Mano se va a convertir en un enemigo implacable.

La serie adapta en líneas generales la historia de Puño de Hierro, especialmente la de la última versión del cómic, y va revelando los datos sobre el personaje cuando es necesario sin contar demasiado y sorprendiendo con cada revelación de la historia, tanto de la suya como la de Harold Meachum.

La serie está muy bien y me han sorprendido las críticas radicales que ha recibido, tanto como la separación radical entre crítica y público. No las he leído porque me gusta llegar a las series sin ideas preconcebidas, pero si vi que en Metacritic tiene una puntación de 37 sobre 100. Sin embargo en IMDB tiene un 8,7 sobre 10 y en Netflix 5 estrellas.

Después de ver los cuatro primeros capítulos estoy con la gente de IMDB. No sé si luego se estropeará pero por el momento lo tiene todo, buena trama, buenos capítulos, buenos personajes, bien interpretados, magníficas secuencias de acción e incluso guiños para los fans y cameos como el de Carrie-Anne Moss como la abogada Jeri Hogarth que ya salía en Jessica Jones. Además, detrás de la serie se mantiene Jeph Loeb y Allie Goss que produjeron las otras series Marvel de Netflix, junto a su creador, Scott Buck que ya fue productor y guionista en series tan buenas como Roma, A dos metros bajo tierra o Dexter.

Desde luego, yo seguiré con ella y la recomiendo.

Saludos fremen.

0