29 de Abril de 2017
Feb
21

Las nuevas series: Legion, 24: Legacy, The Crown, Riverdale

Dentro de la invasión de series que estamos viviendo lo terrible y lo fantástico es la cantidad de series de gran calidad y de distintos ámbitos que han llegado. Hoy son cuatro series que como mínimo son muy recomendables, Aunque alguna ha empezado como un tiro.

 
 

LEGION

Es sin duda la serie más sorprendente e iconoclasta de todas las estrenadas sobre superhéroes. Probablemente porque mucho superhéroe no hay.

Lo primero que hay que explicar es que este Legion se basa en el personaje creado en los 80 por Chris Claremont y Bill SIenkiewicz en los Nuevos Mutantes. En el cómic es el hijo del profesor Xavier y una novieta Gabrielle Heller y era autista, esquizofrénico y un mutante de nivel Omega.

La serie coge todo eso y lo reformula de manera magistral. Es inquietante en tanto que estás intentado seguir lo que sucede en la mente de un esquizofrénico y tienes las mismas dudas que el protagonista de qué es real y qué no. Esto tiene mucho merito y mantiene el interés y el desasosiego pero también tiene mucho mérito que no se torne frustrante e incomprensible sino que en un momento dado parezca que se van atando cabos... que más adelante podremos descubrir si realmente es así o no, pero que por el momento es una tabla de salvación para el espectador que cierra con mucho interés el piloto.

La serie tiene locura a espuertas, romance peculiar, su propia Margott Robbie (estupenda Rachel Keller de Fargo) un muy convincente protagonista (Dan Stevens, Downtown Abbey), y muy buenas secuencias de acción, además implementadas cuando tienen sentido.

El principal motor de esto es Noah Hawley que también es el "creador" (sería más correcto adaptador pero así aparece en los créditos de ambas series) de la fantástica Fargo. Solo es el piloto y habrá que ver como evoluciona, pero ya tiene la ventaja de que estoy deseando ver cómo evoluciona, pero para mí es el piloto del año.

 
 

24: Legacy

¿Después de 9 temporadas queda algo que contar en 24? ¿La fórmula ya sonará gastada, vieja, de otra época?

Bueno, veamos. Han vuelto a contar una historia de terroristas en una época en que el terrorismo cada día es una mayor lacra. Sin embargo el terrorismo es excusa para hacer una serie realmente espectacular. Nada de unos malnacidos que agarran lo primero que pillan y hacen una carnicería con los pobres transeuntes sino que siguen con las tácticas de la década pasada.

Aquí son asesinos de masas que primero masacran a los rangers que a su vez habían matado a un jefe terrorista.

Así que sí, hay una gran conspiración, infiltrados en la UAT (toda una sorpresa, no había pasado más que nueve veces, una por temporada) y excesos que rompen la suspensión de la credulidad (por ejemplo, la exdirectora de la UAT y mujer de un Senador (Jimmy Smits, Hijos de la anarquía) que está haciendo campaña para la Casa Blanca (Miranda Otto, Eowyn en la trilogía del Señor de los anillos) electrocuta con un táser al director actual de la UAT para seguir ayudando al Ranger Eric Carter (Corey Hawkins, The Walking Dead) en la misma UAT. Todo muy lógico y normal.

En el momento en que apareció 24 se dio el 11 de Septiembre, el 11-M, los atentados del metro de Londres, la amenaza terrorista era global y los atentados eran enormes y devastadores.

Los terroristas aún no llegarían a la versión de la actualidad que matan indiscriminadamente de forma barata y muy difícil de prevenir.

Si 24: Legacy pudiera tener algo de sentido hubiera sido planteando la historia desde este escenario, transmitiendo el cambio de época y de paradigma, pero no ha sido el caso.

Aunque está de productor, Kiefer Sutherland ha dejado a Jack Bauer fuera y se nota.

Cualquier barbaridad, cualquier exceso, como esconderse de una bomba nuclear detrás de una roca, ni siquiera necesitaba una nevera, era consentido y celebrado porque era Jack Bauer. Ese carisma infinito potenciaba la trama y la credibilidad. El sustituto, Eric Carter, no está mal, pero se lo tiene que ganar y por el momento la trama es de primer curso de 24 y falta el carisma de Bauer.

Seguiré viéndola, pero por el momento, aunque interesante, la innovación y originalidad no se ve en ninguna parte.Es decir, más de lo mismo y por el momento un poquito peor.

No parece una nueva serie, parece la décima temporada en la que se ha marchado el protagonista.

 
 

The Crown

Podemos considerar The Crown como la secuela de El discurso del Rey, la estupenda película de Tom Hopper con Colin Firth haciendo de Jorge VI, padre de la futura Reina Isabel II de Inglaterra.

La serie comienza con el final del reinado de Jorge VI y el comienzo del reinado de Isabel II y, como las grandes series históricas inglesas, es elegantísima y fascinante.

Los actores son fantásticos, aunque claro, son actores ingleses haciendo de ingleses, simplemente impresionan. La protagonista, Claire Foy (Going Postal) compone una reina primeriza paro ya decidida y con carácter, una joven, además, enamorada de Philip (Matt Smith, Doctor Who), Duque de Edinburgo. Pero pronto tendrán que abandonar sus planes a raíz del fallecimiento de Jorge VI (un sensacional Jared Harris, The Expanse) y tomar las riendas de un país recién salido de la segunda guerra mundial con un personaje de tal prestigio y magnitud como el de Winston Chuchill (asombroso John Litgow, En nombre de Caín) que a pesar de no ser primer ministro tiene mucha más influencia que el primer ministro.

La serie es muy interesante y está contada de forma ágil y adictiva pues lo que narra con tan buen pulso atañe a sucesos que o han definido o bien han tenido influencia en buena medida en los últimos setenta años de nuestra historia. Una magnífica serie histórica pero que se siente muy actual.

 
 

Riverdale

Adaptación de los comics de Archie, personaje del cómic homónimo que representa al típico estudiante adolescente americano de los años 40 que se veía dividido entre Betty y Verónica, dos compañeras de instituto.

El cómic me parecía ñoño e insufrible como pocas cosas y puedo asegurar que mi interés por la adaptación del cómic que había decidido realizar la CW no podía importarme menos. Sin embargo, haciendo el otro día un zapeo me encontré con que iba a empezar en Movistar + Series el primer capítulo y me puse a verlo. Cuando terminó, entré en el servicio bajo demanda y me vi el segundo en V.O.S. inmediatamente.

Para empezar, han conseguido quitarle todo lo que de ñoño tenía. Es una serie de institutos de manual con la arpía de la jefa de animadoras, el quatterback, que es Archie, el nerd, el que se enfrenta a él y Betty y Verónica que tienen mucho carisma, más que Archie la verdad.

Así contado no parece tener demasiado interés pero los puntos fuertes de la serie son:

Es una serie de la CW en la que han podido ser ellos mismos, es decir, TODOS son guapísimos y guapísimas, sean arpías o bellísimas personas.

También que la trama gira a quién mató a Laura Palmer. En serio, han cogido influencias de Twin Peaks y encajan muy bien. Y luego una profesora de música intercambiable por edad con las alumnas, que también es espectacular, y que se lía con, por supuesto, Archie, creándose bastantes problemas por ser menor y por haber estado ambos en el lugar equivocado en el momento menos oportuno y no poder contarlo.

Al final ha sido una agradable sorpresa la serie  y ver que detrás de la serie estaba  un buen guionista de cómics como Roberto Aguirre-Sacasa (4 Fantásticos).

Bellezones, mucho sentido del humor, un buen misterio al estilo Twin Peaks en el que nada es lo que parece y todos tienen secretos en el tranquilo e ideal pueblo de Riverdale, así como eliminar casi toda la ñoñería, ha dado como resultado una serie mucho más interesante de lo que esperaba. No es una imprescindible, pero se deja ver muy bien y manejan muy bien los cliffhungers.

Así no hay manera, no hay tiempo suficiente y menos en casos como estos, cuatro series que son como mínimo muy entretenidas y todavía hay más para comentar como Sneaky Pete, Start Up o Emerald City, entre otras. Pero será para la próxima.

Saludos fremen.

0