15 de Agosto de 2018
Jul
18

Ministerio del Tiempo - Mi tiempo se agota

escanear0001

Que el Ministerio del tiempo es una de las mejores series españolas de todos los tiempos, de las más reconocidas y de las más galardonadas, no es una noticia nueva. Pero sí que continúan prestando un cuidado extremo a los derivados de esta serie como el libro de historias cortas "El tiempo es el que es" o el anterior cómic "Tiempo al tiempo". La calidad era soberbia, a la altura de los capítulos más inspirados de la serie. De hecho adaptaron uno de los mejores de "El tiempo es el que es" en la tercera, y por el momento última, temporada de la serie.

Con el nuevo cómic puedo decir que la calidad se ha mantenido. Incluso me ha gustado más la historia. Sin embargo el dibujo me causa sensaciones ambivalentes.

escanear0005 
La fluidez de los movimientos ha mejorado en este segundo cómic.

La historia es fantástica. En este caso no ha sido El Torres sino uno de los creadores de la serie, Javier Olivares. y Pablo Lara, productor y guionista, los que han pergeñado esta historia, que en realidad son dos. La protagonista de la historia es Lola Mendieta en la época en que está ingresada en el hospital. Su hija le trae una caja de recuerdos que llevan a sendos flashbacks en dos misiones, con Blas de Lezo, uno de los mejores estrategas que tuvo España en el Siglo XVIII y con Emilio Herrera, un gran ingeniero aeronáutico responsable de parte del éxito de la carrera espacial americana.

La historia conserva todo lo que hace grande a El ministerio del Tiempo. Sus protagonistas son grandes hombres, realmente héroes, pero héroes trágicos. La envidia, el miedo a los cambios, la burocracia, el poder asentado o el llenarse la boca de España mientras buscan su beneficio personal se han llevado por delante a muchos de los que de verdad hicieron grande a este país. Más mérito tiene esto cuando en muchos de estos casos el enemigo no es la pérfida Albión, los bolcheviques o cualquier otro extranjero, sino que está en casa y contra ese normalmente aunque luchen terminan perdiendo.

El Ministerio del Tiempo nos ha mostrado decenas de grandísimos hombres que terminaban siendo hundidos por los que les rodeaban. Este país es especialista en crear mitos para a continuación derribarlos. Los más grandes, los más famosos, acabaron todos así, siendo reconocidos de nuevo tras el paso de los años. Porque lo que este país siempre ha sido es muy respetuoso con los fallecidos. Es el momento en el que las loas son máximas, incluso exageradas, aunque en vida se les haya negado el pan y la sal. Este es un país de extremos y la serie y por ende el cómic siempre lo han mostrado.

escanear0006 
Jaime Martínez ha hecho un trabajo increíble con la fidelidad de los rostros y las expresiones.

Sé que hay mucha gente que no le gusta la serie porque no presenta solo el momento de gloria de los personajes sino que es más ambiciosa y muestra el contexto de la época y cómo ese héroe, sea el Cid, sea Lorca, sea el mismo Blas de Lezo, será desterrado, asesinado o vilipendiado en función de intereses espúreos, de enriquecimiento, de envidia como antes decía, y eso pincha un poco lo de sentirse henchidos de orgullo ante las proezas de nuestros compatriotas de otras épocas, sino que más bien deja un regusto agridulce.

A mi se me hacen duros algunos capítulos, com el de los últimos de Filipinas porque es mucho que tragar de lo que fueron capaces aquellos hombres, cómo fueron leales hasta mucho más allá del deber y como terminaron traicionados por ese mismo país. Seguramente sea mi capítulo favorito de la serie, pero la admiración se mezcla con la indignación y la terrible sospecha de que no hemos cambiado en nada.

El cómic muestra esto en dos historias tan apasionantes como indignantes y que tal vez tengan más significación que ser simplemente un par de casos que recuerda Lola Mendieta. Por cierto, Lola Mendieta es la misma ( o las mismas) Lola Mendieta que en la serie de televisión. Es perfectamente reconocible en la forma de hablar y, sobre todo, en la forma de actuar.

Ya sucedía con el cómic que guionizaba El Torres, y aquí es aún más lógico al estar el propio Olivares detrás, pero quería destacarlo porque he leído muchos cómics que adaptan series y películas y en la mayoría de los casos al leerlos no "suenan" como en la serie adaptada, lo que te saca un poco y ya no parece un capítulo más en la vida de los protagonistas sino algo ajeno y un poco de segunda, más un producto de merchandising. Aquí no pasa y creo que también buena parte de la culpa la tiene el dibujante.

Jaime Martínez dibujó el anterior álbum e hizo un trabajo extraordinario. Ahora ha vuelto y ha hecho también un gran trabajo pero distinto.

Por un lado, a lo que me refería antes es a que tiene un inmenso talento para captar las expresiones y gestos característicos de los actores. No sólo consigue gran fidelidad con quienes dibuja sino que consigue que sean ellos, que se expresen como ellos, gesticulen como ellos. Además, en este cómic ha conseguido que sean más fluidos. Quiero decir, Tiempo al Tiempo, tenía un dibujo más pictórico pero los personajes eran más estáticos, costaba trasladar la sensación de movimiento.

En este sin embargo ha renunciado en parte a ese aspecto pictórico y el resultado es quizá un poco menos espectacular pero a cambio ayuda a la narración de la historia esa fluidez extra que ha incorporado en el dibujo.

De ahí mi sensación de ambivalencia porque es algo menos "bonito" que el anterior, pero en cambio la historia está mejor narrada, de una forma más fresca, por lo que creo que en definitiva es una mejora ya que el cambio potencia que se cuente mejor la historia.

escanear0007
 Ejemplo de los extras del cómic.

El resultado es un cómic magnífico, muy trabajado, muy bien editado con prólogo de Javier Olivares y al final un Cómo se hizo por los autores cuajado de bocetos.

Lo edita Aleta Ediciones por 19,95 € y vale cada céntimo y bastante más.

Espero que vuelva la serie. Me sorprendió mucho que esta serie se emitiese en Televisión Española. No por su calidad, sino por el gobierno que estaba en el poder al que le mola mucho hablar de la patria y la bandera mientras mete la mano en la caja, que le gustan las Glorias Nacionales pero a la americana, en la que los malos son muy malos y los buenos ganan, sin mirar más allá.

Así, cuando vieron por dónde iba la serie, fue ninguneada, los premios no les compensaban y la renovación se alargaba lo indecible a pesar de la presión del fandom, se convirtió en un fenómeno en internet.

Sin embargo los artículos en ciertos periódicos hablaban de desastrosas cifras de visionado, hablaban de audiencias cuando Televisión Española no compite por las audiencias sino por la calidad.

A resultas de todo esto salió al tercera temporada porque Netflix aportó parte de la producción y se llevó la explotación de la serie.

Por supuesto de la cuarta temporada no se sabe nada. Ojalá con el nuevo gobierno esto cambiara pero por el momento seguimos a la espera. Esperemos que sigan saliendo estos cómics con esta calidad mientras por fin se aprueba la renovación.

Sin título La fantástica doble portada completa

Saludos fremen.

0