20 de Octubre de 2017
Abr
14

Nier. ¿Es para tanto? (Gamer Invisible)

Gracias a la iniciativa de NeoJ "El gamer invisible" de la lista que envié, que pondré abajo, me tocó en suerte NIER.

De NIER he oído lo mejor y lo peor, a veces en el mismo párrafo, así que tenía mucha curiosidad y he aprovechado la estupenda traducción que existe hecha por aficionados para la versión de Xbox 360 y así no perderme nada de la historia. Por cierto, han hecho un trabajo monumental, todo está traducido, interfaz, diálogos, objetos que encuentras, un trabajo descomunal.

Partamos de que Nier es un juego desconcertante.

Aviso, aunque he intentado evitar cualquier destripe importante, puede haber algunos Spoilers.

Se ha criticado del juego que su apartado técnico no es demasiado bueno. A ver, he dejado a medias la partida de Final Fantasy VI, así que el apartado técnico me parece, literalmente, de otro siglo.

Lo que no es discutible es que el diseño es magnífico y muy variado. He comenzado en un Nueva York devastado luchando con las sombras y protegiendo a mi hija para saltar a 1300 años en el futuro a un idílico pueblo medieval dónde realmente comienza la aventura. Tu hija está enferma de algo que se llama el garabato negro, mortal, y hay una posibilidad de curarla gracias al libro blanco de Weiss, que se contrapone al libro negro que parece que es el que está contaminado el mundo con esa enfermedad. Ese libro de Weiss, además de hablar y ampliar lo que se va sabiendo sobre la historia, proporciona armas mágicas, algunas tan espectaculares como unos puños gigantes que aplastan a lo que atacan.

Uno de los jefes finales, cuando todo empieza a romperse.

En la búsqueda visitas sitios tan curiosos como una ciudad en las alturas que da vértigo solo de acercarse con un diseño metálico peculiar, o un desguace dónde mejorar tu arma y luchar con robots en un entorno industrial y steampunk que contrasta bastante con lo anterior más fantástico medieval. Pero la historia lleva a varios sitios más, como Litoral, que parece es una pasada de pueblo que parece escapado de los "Pueblos blancos" de la Costa del Sol y aquí aprendes a pescar, minijuego que personalmente me aburre casi tanto como la pesca real. Pero me ha gustado aún más Facade que recuerda a un cruce entre los cuadros de Escher y Tatooine. Además tiene un Templo que hay que visitar para encontrar al príncipe de Facade que es muy original porque cada una de las habitaciones es una especie de puzle con limitaciones respecto a lo que puedes hacer. En unos no puedes saltar, en otros usar magia. Muy original y el enemigo final muy impresionante pero de los más fáciles en cuanto ves qué estrategia seguir.

La banda sonora merece un capítulo aparte. Dulce y melancólica, sin embargo tiene momentos muy épicos. La banda sonora es algo que no me suele llamar demasiado la atención y, sin embargo, esta se me ha quedado grabada a fuego.

En cuanto a las mecánicas jugables, no se le puede poner muchas pegas. Se podría decir que es un action RPG aunque muchos lo han tildado como Musou y tiene de ambos. Tiene la parte de rol en la recolección de objetos, el poder utilizarlos para mejorar las armas, el poder forjar objetos con ellos, las subidas de nivel y la distribución de los puntos de experiencia y de Musou los combos y las cantidades ingentes de enemigos. Además tiene un buen detalle que otorga cierta variedad al alternar entre las peleas en tercera persona, en algunos momentos luchas en 2D como si de un Príncipe de Persia clásico se tratara y en otros luchas desde una perspectiva cenital.

La pesca, un minijuego bastante cansino.

De todas formas, en Nier lo importante son los compañeros porque no son meras comparsas. En ese aspecto me recuerda a juegos como The Witcher en que todos los personajes tienen una historia compleja y trabajada y aquí pasa igual.

Primero conoces a Kainé, en el Nido de Águilas cuando luchas contra un espectacular monstruo y dónde empieza revelando su aspecto dual de humana y sombra. Se terminará uniendo a tu grupo y el cariño y la admiración por ella son increíbles teniendo en cuenta que al principio parece bastante borde.

Otro personaje que vale mucho es el Grimoire Weiss, un libro parlante y volador que es el que te da los poderes mágicos y que te ayuda para intentar salvar a la niña cuando consigues reunir los Versos Sellados que debería salvarla.

El otro personaje principal es Emil, que en la primera parte de la historia es un muchachito que vive en una gran mansión que parece la Mansión Spencer y te pide ayuda porque sus ojos convierten en piedra todo lo que miran.

Con Emil en la guarida de los lobos.

Durante la primera mitad el juego con una historia interesante pero que no destaca especialmente, cinco grandes zonas y un montón de bastante pesadas misiones secundarias muchas de ellas bastante estúpidas, como las que consisten en ir a buscar ingredientes. Las de cartero tampoco son sensacionales, pero al menos averiguas algo de la gente. Luego hay otras que están muy bien, como buscar a una chica desaparecida en Facade pero sin embargo tiene un final absurdo e incongruente que te deja un poco fuera de sitio. Veremos si hay alguna explicación más adelante o solo es una buena historia mal rematada.

Un gran momento del juego

Las misiones principales sí están muy bien y algunas secundarias también.

Los enemigos en general tampoco son muy originales y se repiten bastante.

También tienes opciones, como decidir si dejas que Kainé se sacrifica o no... pero da igual lo que elijas porque si eliges que no, te dice que no hay más remedio y vuelve a darte a elegir, para que elijas que sí. La gente se queja de que los juegos de Telltale apenas cambian nada elijas lo que elijas, pero no había llegado a ver esto, ponerte elecciones que no sirven den nada.

Los tiempos de carga. Los tiempos de carga son pesadísimos y constantes. Mal acostumbrado a la generación actual, se hacen muy pesados y tampoco se explican muy bien por qué tarda tanto en cargar cada zona si el juego está instalado en el disco duro.

También hay algún bug, como un fallo en el Bosque de Leyenda, cerca del final del juego en el que contestas una pregunta y la respuesta correcta te la da por válida unas veces y por fallida otras.

Las sombras son el enemigo principal y se repiten mucho, aunque después se entiende el porqué.

La segunda parte.

La segunda parte es por lo que Nier deja de ser un juego del montón. No quiero hablar de lo que pasa y lo que se hace porque es una pena perdérselo. A grandes rasgos sigues luchando por en este caso rescatar a tu hija raptada en el momento de inflexión del juego, pero todo cambia, la historia cambia y nada es lo que parece. O sí, porque se van desvelando retazos de la historia y todo es cuestión de juntar las piezas.

Una de las diferencias del juego es el enfoque. Si el juego no se llama Victoria Pírrica es porque es un título horrible y cuatro gatos saben quién es Pirro, pero es verdad. Peleas contra todo y todos y, por muy bien que lo hagas, por muy hábil que seas, cada victoria te cuesta algo, alguien muere, alguien se sacrifica. En definitiva, alguien pierde. Entonces el grupo se levante y sigue hacia adelante buscando a Yonah, cueste lo que cueste. Es un recurso muy interesante porque conoces a compañeros, su historia, su disposición a ayudar a pesar de todo y empatizas con ellos de maneras que son difíciles de encontrar en un juego.

Un bonito jardín, antesala de muchas respuestas.

Y cuesta. Por de pronto se van descubriendo verdades. Primero de quién es Emil, luego quienes son todos. Más adelante quienes son algunos supuestos amigos.

Pero también cada verdad que conoces hace que te hagas nuevas preguntas que no quedan totalmente explicadas al finalizar el juego, pero hay otros tres finales que amplían la historia y te permite explicarte más.

Dicho todo esto, NieR es un juego desconcertante. Tiene el prólogo más largo del mundo, 14 horas, hasta que empieza la historia de verdad, y la historia en sí está muy bien aunque no es nada que no se haya visto antes por ejemplo, recuerda bastante a spoiler Matrix fin spoiler aunque más un homenaje porque está contado de otra manera. Pero, para mí, por lo que merece la pena es sobre todo por los personajes. Creo que es lo que hace un juego tan distinto a los demás, junto a esa sensación de injusticia, esa desazón que sientes cuando estás avanzando en el juego, vas "ganando" y sin embargo la gente sufre.

Me han gustado mucho las pistas que va dejando el juego sobre la historia real que estás viviendo. La intrigante habitación de la biblioteca, por ejemplo, me llamó mucho la atención desde el primer momento.

AL final han sido 39 horas de juego que han merecido la pena. Muchas gracias a Neoj por la iniciativa y a Mencey que recomendó Nier entre los 20 juegos que tenía pendientes.

Saludos fremen.

0

2 Comentarios:

ES.

Es un buen juego, gráficos desfasados aparte. Lo más importante de un juego que es la jugabilidad, aquí Nier cumple y bien, lastima de controles imprecisos etc, pero el juego divierte, es variado, y con una historia solida, buena eleccion, un saludo.

Hola honorat79 Bueno, los

Hola honorat79

Bueno, los controles imprecisos no me fastidiaron en realidad no son los de un Mario pero funcionan bien. La jugabilidad como bien dices es variada, pero creo que lo que importa de verdad en este juego es la historia y los personajes.

Gracias por comentar y saludos fremen.