26 de Noviembre de 2014
Nov
30

Retro-Análisis: The Secret of Monkey Island

Las aventuras gráficas no son uno de los géneros en los que yo haya sido muy asiduo. Mi experiencia al respecto empezó con La Fuga de Monkey Island, para PS2, y aún sin saber exactamente qué tipo de juego era, ni siquiera si pertenecía a una saga. Comprendí con el tiempo que realmente no era quizá de las aventuras gráficas de bandera. Sin embargo, mérito suyo es que indagara en el futuro en el género y encontrase obras como los Runaway o Day of The Tentacle, que despertaron un interés en mi hacia el género.

Respecto a Monkey Island, el original, mi primer contacto con él fue en el emulador ScummVM de PC, buscando probarlo para su futura adquisición en la Store de PSN, la cual ejecuté hace ya tiempo y la cual recomiendo a todos. Me estoy refiriendo a esa cuidadísima reedición HD de Monkey Island, dos juegos en uno tratados con mimo y actualizado en su vertiente HD para ser tan clásico como siempre pero accesible a los nuevos jugadores.


¿Qué podemos decir de Monkey Island? Es el quinto juego en utilizar el motor SCUMM (Script Creation Utility for Maniac Mansion) que tanto hizo por las aventuras gráficas en los 90, dejando los grandes clásicos como Maniac Mansion, o Indiana Jones and The Lost Crusade). Dicho motor fue ideado por Ron Gilbert, un nombre que cualquiera que se considere fan del género debe tener en un altar. Si bien hoy es un género que está de capa caída, hablar de videojuegos, especialmente en ordenadores domésticos, era hablar de aventuras gráficas, y era hablar de Ron Gilbert como hoy se habla de Shooters o de John Carmack.

Así da inicio está colaboración que realicé hace ya algún tiempo en el blog La Ratomaquia de Daman por parte mía. Aprovecho para agradecer a Daman, actualmente moderador de Meristation, la oportunidad de colaborar con él en este pequeño proyecto que tuvimos entre manos en su día, que dio como resultado dos artículos suyos para este blog (Gradius III y Simon 2) y dos míos para el suyo (Aero Fighters y este mismo Monkey Island). Os recomiendo encarecidamente leer las reseña que has realizado sobre otros grandes clásico del género aventura y Shoot´em´up, Simon The Sorcerer 2 y Gradius III, publicados en mi blog.


Monkey Island nos pone en el papel de Guybrush Threepwood (nombrado así debido al motor SCUMM, que a su sprite le llamó Guy.brush y gustó tanto que quedó así), un aspirante a pirata que llega al centro del oficio, la Isla Melée (Marca Registrada, un chiste del juego) buscando fortuna. Pronto descubrirá que no todo es tan sencillo, y tendrá que superar una serie de pruebas impuestas por los jefes piratas del lugar para lograrlo. Y el camino no va a ser de color de rosa, ya que lo que empieza como una simple aventura acaba siendo algo mucho más ambicioso.



Pronto se verá envuelto en situaciones estrambóticas, como pueden ser duelos de espada donde lo que cuenta no es la habilidad con el arma, sino con la palabra...a la hora de insultar a nuestros oponentes. Los duelos de insultos son una de las cosas más destacables de la franquicia, muy queridos y recordados. También se verá peleando en la trastienda de mansiones o siendo disparado de cañones, incluso hablando con seres poco humanos. Todo tiene cabida en éste juego, lo cual lo hace especial.

Cobrarán también un papel protagonista la gobernadora del lugar, Elaine Marley, de la cual Guybrush se enamorará perdidamente cuando la conozca (en circunstancias muy particulares y tras una genial escena) y el malvado pirata LeChuck (fantasma pirata), el cual será el enemigo acérrimo de nuestro aprendiz de bucanero. El argumento es bastante sencillo, pero la gran clave es que posee un ritmo muy entretenido de seguir para el jugador, con un humor muy particular, que ya se pudo disfrutar en obras como Maniac Mansion. Arrancará más de una sonrisa con las situaciones sin sentido que Guybrush tendrá que afrontar. Incluso la pronunciación de su nombre.

Mención especial para varios personajes, como puede ser la Maestra de Esgrima, o los personajes del circo, o el troll guardián de caminos, que van a hacer gala de un carisma y un humor muy cuidados. Otros personajes, como Stan, se volverán recurrentes en la franquicia, por suerte para sus seguidores. Aunque no posea una trama absolutamente profunda, sus personajes logran aportarle ese plus.



El juego posee conversaciones a lo largo y a lo ancho de su recorrido, algunas de ellas útiles y otras solamente divertidas. Lo cierto es que el diálogo, como en toda aventura, cobra a veces una importancia fundamental. Todo sea por disfrutar las situaciones que nos propone el juego, algunas alocadas, pocas con un tono realmente serio, pero todas dispuestas a divertirnos. Incluso hay un guiño-patrocinio al juego Loom al poco de empezar el juego. La clave está en que nuestro personaje es torpe e inexperto, y de todo menos el típico piratra de la pata de palo, el gusto por el grog (cuya receta sorprende) y el aspecto rudo, lo cual ya da pie a muchas situaciones.

Gráficamente es obvio que no vamos a esperar algo demasiado puntero, teniendo en cuenta que se trata de un juego de 1990 y que salió para plataformas tan dispares como Amiga, Atari ST o DOS, algunas más destacables que otras. En general, encontramos la interfaz típica de SCUMM (a través de comandos asociados a un objeto. Por ejemplo, tenemos Hablar, Coger, Usar...en determinados objetos. Obviamente, no vamos a hablarle a una puerta, pero tal vez podamos usar algún objeto de nuestro inventario para abrirla. Así funciona un sistema que, en su encarnación original, era bastante accesible para los ordenadores pero hoy es un poco obsoleto para mi gusto.

Sin embargo, al rescate llegó la versión HD, que le dio un lavado de cara que lo hizo ver absolutamente brutal, con unos sprites y escenarios absolutamente apabullantes. El SCUMM también era mucho más accesible para el jugador, logrando así que el género se abra a gente que no esté muy puesta pero le asuste ver tanto comando. Incorporó un sistema de pistas, incluso, para ser hasta más accesible.



El género podría denominarse point and click, que es en esencia señalar y hacer click en distintos objetos, haciendo uso de nuestros comandos para desarrollar las situaciones. El juego tiene un alto componente de pensamiento, ya que no se nos dan pistas concretas sobre hacia dónde tenemos que ir, simplemente se nos dan indicios y debemos intuir hacia donde ir. En este sentido, si bien no es un juego excesivamente exigente como pueden ser otros como los de Sierra, si que logra que el jugador tenga la sensación de tener que esforzarse un poco más.

El premio siempre es gratificante. Podemos estar en una situación en la que, por ejemplo, veamos que hay un hombre que se va y no sabemos por qué, y siempre vuelve. Terminamos pensando...¿Qué pasaría si lo seguimos? Y entonces, resuelves eso que tus comandos no podían a lo largo de toda una estancia. Otras veces tendrás que hacer uso de memoria y asociación, como en los desternillantes duelos de insultos. En otros tendrás que recopilar información acerca de tus objetivos. No puedo acceder a la mansión porque hay unos perros...vale, pues voy a ver cómo puedo saltármelos. Cuando te dan un objeto que no sabes al principio para qué sirve, dices...oye, esto tal vez sea lo que busco. Eso es algo brillante que tienen las aventuras gráficas, su exigencia al jugador, que siempre va poco a poco desentrañando situaciones que parecen imposibles.

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.


Respecto al apartado sonoro, hay que decir que cumple con creces y logra una inmersión que deja patente el espíritu del juego: acordes de tinte piratesco pero dando un toque de humor incluso en la música, mención especial al tema del malo de la historia, LeChuck, el pirata fantasma encaprichado de nuestra gobernadora Marley. Dará unas situaciones bastante buenas. Su labor de ambientación está lograda, y si además, mantiene una calidad notable, no se puede pedir más.

En cuanto al juego, en su versión original no tenía doblaje, pero el remake HD sí que lo posee, y más que competente, cumpliendo con brillantez y dando el toque que le faltaba al juego para terminar de redondear su atmósfera.Transmite la sensación de estar en un mundo piratesco, y sobretodo, de ser un completo novato en él. En el original las conversaciones se desarrollaban por varias opciones entre las que podíamos optar. Siempre es recomendable usar todas las posibles, nunca sabes lo que puedes encontrar. En sus versiones más modernas se encuentra en completo español, así que no es problema para nadie disfrutarlo.

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

Realmente no estamos hablando de un juego demasiado largo, en menos de 10 horas estará finiquitado si sabes más o menos por donde vas, ya que tampoco posee búsquedas secundarias o elementos extra a destacar. En este sentido es un juego que sabes que te puedes tomar con calma, ya que, en otras aventuras gráficas (especialmente las de Sierra), tienes la posibilidad de morir de manera irrevocable en determinados puntos de la aventura, en éste, no se contempla nunca un fracaso definitivo, siempre tienes una segunda oportunidad. En cierto modo eso lo hace más casual, pero, en la práctica, solo lo hace más adecuado de jugar, con más calma a la hora de tomar decisiones. No hace mucha gracia morir irrevocablemente por un error puntual.

El juego posee pocos escenarios, pero sabe aprovecharlos a la perfección para no hacerse repetitivo. Básicamente iremos de Isla Melée a Monkey Island, mediante un pequeño mapa general que nos permite acceder a sus diversas áreas, y por el camino encontraremos a una horda de personajes carismáticos que mejorarían en futuras entregas. Y es que estamos hablando de quizá el segundo mejor de la saga, alcanzando su secuela directa la excelencia. A partir de ahí, la franquicia mantuvo un nivel notable pero nunca más a la altura de lo que fue.



Mi recomendación más evidente es adquirir, si tenéis PC, PS3 o 360, el pack con los remakes HD de las dos primeras entregas, que se encuentra en tiendas a poco menos de 30€, o el pack digital en los bazares correspondientes. Son la línea a seguir de todo remake: simplificar su interfaz, dar un lavado de cara brutal, un doblaje excelente, y lo mejor, alterar entre el original y el nuevo con solo un botón. Una delicia que todo fan debe tener.

Respecto a Monkey Island, hay que decir que es uno de los nombres propios de un género que merece, como tantos otros, un protagonismo que hace mucho que perdió en la industria. Tal vez esta franquicia nunca vuelva a ser lo que fue, pero siempre nos quedará ese glorioso pasado, esos desternillantes chistes, y esa brillante jugabilidad.

Gracias por tu tiempo, y por leer este artículo.

Un saludo.

5
Valoración media: 5 (2 votos)

3 Comentarios:

Gran entrada!

Ya te lo dije en su momento, pero me encantó esta entrada y la otra que escribiste del Aerofighters. Fué un gran honor poder hacer el crossover entre los dos blogs.

Saludos y 5*!

Es una lástima que no

Es una lástima que no puedas seguir escribiendo en tu blog, porque me encantaría seguir haciendo nuevas colaboraciones y poder disfrutar de tus artículos :)

Un saludo. 

Mono de tres cabezas

La saga Monkey Island es una de las mas divertidas de la historia de los videojuegos. No solo sus títulos son aventuras gráficas muy bien diseñadas, como tiene toneladas y toneladas de humor y personajes muy extravagantes

Y viva el primer Monkey Island no solo por iniciar la serie, como por introducir al mundo una de las mejores ideas de siempre:¡¡¡ Esgrima de insultos !!!