31 de Octubre de 2014
Abr
25

Simplemente Sonic en...Portátiles: Game Gear (Parte 2)

Categorías: ,

Segunda y última entrega de los juegos de Sonic en la consola portátil de Sega, Game Gear. La situación de esta portátil, como ya mencioné, no fue la mejor, pues tuvo que competir contra una portátil, Game Boy, inferior en prestaciones, pero superior en duración de juego, y en portabilidad. Game Gear, no obstante, fue una consola con grandes juegos, la mayoría venidos de Mastery System, la sobremesa de 8 bits de Sega, y otros directamente desde Megadrive.

En concreto, centrándonos en la saga Sonic, Game Gear recibió el máximo número de juegos de la franquicia que ha tenido nunca una consola. Tuvo 9 juegos, siendo 5 de ellos plataformas (Divididos a su vez en dos subsagas, Sonic The Hedgehog y Sonic & Tails, más el experimento Blast) y otros 4 de otros géneros (2 de carreras, uno de pinball, y otro híbrido entre puzzle y plataformas). Fijándonos en ellos, podemos decir que tiene esos experimentos que habrían sido muy arriesgados en una sobremesa, diversiones cortas y extrañas para lo que era Sonic en ese momento. 

Master System, en el momento en el que estos juegos aparecían (Del 90 en adelante) estaba ya más que acabada, y Game Gear quedaría como el único exponente para estos experimentos de Sonic. Es, así, una portátil que sirvió para dos generaciones (tercera y cuarta), algo que pocas pueden decir, a pesar de sus bajas ventas. Veremos en esta ocasión los títulos de Sonic que Game Gear no compartió con Master System, es decir, exclusivos de la pequeña de Sega. Son los más extraños, pero también hay una pequeña joya. Podrás verlos en movimiento si haces click en su portada. Vamos a ver cuales son.

SONIC TRIPLE TROUBLE (SONIC & TAILS 2)

El único plataformas "puro" de Sonic verdaderamente exlusivo de Game Gear. En él, volvemos a tomar el control de Sonic y Tails, pero esta vez, tenemos tres enemigos a batir. El habitual Doctor Eggman, Knuckles, que ha conseguido las esmeraldas del caos engañado otra vez por el doctor, y un nuevo personaje, Nack the Weasel, aparecido en pocos títulos (solo lo he visto en éste, en Sonic Drift 2 y en Sonic The Fighters), siendo enemigo nuestro por querer las esmeraldas para sus propios intereses.

Este juego confirma que hay dos estilos de juegos para los plataformas de Sonic en Game Gear. Si Sonic Chaos (Precuela de este juego, que es Sonic & Tails 2 en japón) era más lento y más sencillo que los Sonic 1 y 2 de 8 bits, este juego confirma la tendencia. Sonic & Tails se aproxima más al concepto de plataformas puro, sacrificando la velocidad de los juegos de Megadrive. Pero, en esta ocasión, no sigue la línea de su precuela, resultando mejor en todos los aspectos.

Para empezar, utilizar a Tails ya no es frustrante por su facilidad, estando más compensado respecto a Sonic. También puede conseguir las esmeraldas del caos, como su compañero azul, y, en general, hay mucha más variedad en los niveles. No es demasiado complicado, pero al menos es ahora más difícil acceder a las fases para obtener las esmeraldas del caos, en lugar de ir automáticamente, hay que darle a un monitor. Las fases son muy variadas, y esta vez, Nack The Weasel será un obstáculo constante en cada una de ellas para obtenerlas. 

Tenemos, además, vehículos y potenciadores exclusivos para cada personaje, siendo así experiencias más diferenciadas. Sonic, por ejemplo, puede montar en una tabla de snow, y Tails en un submarino. Además, tenemos potenciadores para la velocidad y el vuelo, respectivamente. Los jefes son algo más complicados de vencer que en Sonic Chaos, pero, especialmente, el final, estando dividido en varias partes de diferente mecánica, que lo hacen muy entretenido. Destacar también la pelea con Knuckles bajo el agua, con lo que eso conlleva para la respiración de nuestro protagonista.

En definitiva, Sonic Triple Trouble es un juego muy destacable en los plataformas de Sonic. Sabe cuales son los defectos de Sonic Chaos (facilidad, poca variedad, frustrante modo de Tails y linealidad de las fases) y se refuerza con jefes más complicados, más obstáculos en las fases, más diferenciación entre Tails y Sonic, una mayor dificultad para el modo del zorro de dos colas, y un aumento de dificultad para obtener las esmeraldas, tanto para reunir los anillos como para completar la fase de bonus.

Si tuviera la velocidad del Sonic 2 de 8 bits podría haber sido mejor incluso, pero lo técnico de sus plataformas, y su dificultad media para un Sonic, lo convierten en una excelente opción plataformas de Sonic, siendo para mí uno de los 5 grandes junto a la trilogía de Megadrive y el Sonic CD. No es mejor o peor que Sonic 1 y 2 8 bits, simplemente diferente. Y eso es lo que lo hace tan particular.

SONIC DRIFT

Si pensabas que Sonic y Sega All-Stars Racing era la primera incursión de Sonic en los juegos de carreras, estás equivocado. Si Sonic R se puede considerar un juego de carreras basándose en la mecánica típica de un Sonic plataformero, este Sonic Driftes el concepto más típico de juego de carreras, con vehículos y circuitos de asfalto cerrados.

Contamos con tres torneos, clasificados por la dificultad de las pistas. Cada torneo tiene 6 carreras, formando un total de 18 trazados en total. El que obtenga  más puntos o quede mejor clasificado en ellas, será el vencedor del torneo. Podemos, además, disputar una carrera suelta, sin torneo, o enfrentarnos a un amigo que posea una consola Game Gear. Los circuitos se ambientan en las zonas del primer Sonic de Megadrive.

Los anillos están presentes, sirviendo, por así decirlo, como Turbos que aumentan nuestra velocidad. Hay diversos potenciadores que aumentarán nuestra velocidad o nos frenarán durante unos instantes, e incluso nos haremos invencibles. El concepto de juego no está mal planteado, y no tiene pocos circuitos. El problema es que tiene algunos errores que no lo hacen destacar.

El primero de ellos es su poca cantidad de personajes. Tiene cuatro, Sonic, Tails, Amy y Robotnik, sin posibilidad de desbloquear ninguno más. No tienen características diferentes entre ellos, siendo posible triunfar con todos por igual. Igualmente, el control es engorroso, en Game Gear y con el mando de una consola, pues es muy sencillo perder el control y no llegar a la zona de la pista que deseemos.

Igualmente, los circuitos están mostrados en una especie de modo 7 pero sin serlo del todo, resultando una visibilidad baja a la hora de tomar curvas o adelantar. Además, la gran cantidad de obstáculos, especialmente de los que frenan, hacen complejo disfrutar las carreras, aunque sean un incentivo en su dificultad. Tampoco salió en Europa o América, siendo hoy en día casi imposible de jugar si no es por emulación o por importación de segunda mano (estaba en Sonic Adventure DX, pero ese juego también está descatalogado, al igual que en el recopilatorio Mega Collection Plus, que es donde pude jugarlo).

De todos modos, es un juego muy irregular. Disfrutable cuando se deja jugar, pero escaso en opciones, especialmente en personajes. El número de pistas es razonable, pero son muy similares en concepto, resultando menos de la mitad diferentes. A favor tiene su escalada dificultad, y que para algunos puede resultar un reto hacerse con un coche indomable. Pero su control empaña una experiencia que habría resultado más satisfactoria.

SONIC DRIFT 2

SEGA confirma con la secuela de Sonic Drift que tomó una costumbre curiosa con Game Gear y los juegos de Sonic. Pues ya pasó con Sonic y Tails, un juego bastante irregular que mejoró notablemente con su secuela. Eso le pasa también a Sonic Drift 2, pero a menor escala. El juego mantiene el número de circuitos del anterior, pero aumenta el número de personajes, de 4 a 7.

Además, consigue diferenciarlos entre ellos, teniendo cada uno un movimiento especial que les resulta útil para dejar su sello personal en las carreras. No hay igualdad entre ellos, estando, por ejemplo, Metal Sonic, descompensado frente a los demás, pero no es demasiado notable. Los personajes que se suman a la lucha son Knuckles (notable ausencia del anterior), Nack The Weasel,  y Metal Sonic. Algunos aceleran mejor, otros toman mejor las curvas, lo cual es un acierto que no se notaba en la primera parte.

Además, el control está más ajustado, notándose menos la sensación de pérdida de control (que sigue estando) y, en general, siendo más fácil aprovechar los circuitos. Es molesto que la pequeña pantalla se parta en dos para mostrar un mapa, que a veces es casi obligatorio mirar para no llevarte desagradables sorpresas a la hora de trazas curvas. ¿Alguien dijo Sonic Drift DS? Para mí, sería un acierto, viendo que la tecnología ha avanzado para aplicar el concepto que pretende este juego.

No añade opciones extra, siendo muy continuísta respecto a su precuela. Más allá de los personajes, contamos con unos circuitos mejores, pero en el mismo número que el anterior juego, en tres torneos de similares características entre ellos, variando en dificultad. Tenemos el mismo modo de carrera libre, y el mismo modo versus, así como un menú muy pobre, que solo nos deja cambiar la CPU o escuchar la machacona banda sonora, irregular para un Sonic.

El juego se podía jugar en Sonic Gems Collection (Utilizado para esta opinión) de PS2, XBX y NGC, así como en Adventure DX y Mega Collection Plus. Es una buena opción de juego de carreras para Game Gear, pues tiene trazados muy variados y una ajustada pero diferenciada variedad de corredores. A día de hoy, es un juego pobre y desfasado, así como poco disfrutable al tener un control demasiado complejo, que debemos adaptar pista a pista. O quizá esa sea su virtud, cuestión de gustos.

SONIC LABYRINTH

Como ya mencioné, Sega Game Gear albergó muchos experimentos del erizo azul que habrían sido un suicidio en sobremesa. Pero este juego ya es un suicidio en la portátil, por lo malo y limitado que resulta. Es el concepto de Sonic 3D de Megadrive, pero quitándole la velocidad a Sonic, lo cual resulta en una mecánica extrañamente limitada, siendo uno de los juegos de Sonic oficiales más raros hasta la fecha.

El concepto es sencillo. Sonic ha perdido sus zapatillas (que son las que le dan su velocidad, según el juego), y, para recuperarlas, debemos pasar una serie de laberintos, obteniendo las esmeraldas del caos (4 nada más, récord negativo), para enfrentarnos al doctor Robotnik en última instancia. Vamos, que la trama no es nada demasiado elaborado, por así decirlo, pero se podría justificar en la jugabilidad.

No. El juego es insoportablemente lento. Tenemos que obtener tres llaves por nivel, abrir una puerta, y pasar el acto, así hasta tres veces por nivel. Luego, nos enfrentamos a un enemigo, conseguimos la esmeralda del caos, y pasamos a otro nivel. El último es el combate con Robotnik. Para llegar al final, debemos emplear, principalmente, nuestro Spin Dash como única defensa, ya que movernos sin esto es insoportable, pues Sonic parece un reumático de lo lento que va.

A su favor, tiene bastante variedad en las fases, pero todas se basan en estancias de suelos cuadrados suspendidos en el aire, lo cual no ayuda a aumentar la opinión positiva del juego. Igualmente, el control es errático, se cambia como se cambie en el menú, provocando cambios de dirección indeseados o suicidios inevitables. Como curiosidad, tenemos un tiempo límite para pasar el nivel, justificando así cierta velocidad por nuestra parte para pasarlo.

El juego es un Sonic 3d en miniatura, pero rompiendo el concepto de Sonic por completo. Sonic 3D al menos parecía un Sonic en concepto, pero este juego es bastante opuesto. Es lento, poco disfrutable, tiene música machacona, es repetitivo y no cuenta con alicientes que nos motiven a rejugarlo, como las esmeraldas del caos u otros personajes jugables. Un experimento que pudo ser mucho mejor, pero se quedó a mitad de camino, siendo un juego curioso más para coleccionismo que para jugarlo. Si tenéis Mega Collection Plus, olvidaos de jugarlo, aunque venga incluído en el recopilatorio. No merece la pena como juego de Sonic.

SONIC BLAST

De nuevo, podemos considerar este juego dentro del concepto Sonic & Tails, pero con la particularidad de que su apartado gráfico es en pseudo-3d, similar a lo visto en Donkey Kong Country de la SNES. En el juego, Sonic o Knuckles (Primera aparición jugable en Game Gear en un juego de plataformas), debían superar una serie de actos, 5 zonas con 3 actos cada una, para llegar a un enfrentamiento final con Robotnik, como viene siendo habitual en los plataformas clásicos de la saga.

El juego tenía la particularidad de tener dos finales, el "malo", si no teníamos las esmeraldas del caos, y el "bueno", si las poseíamos, desbloqueando una batalla extra, consiguiendo así una motivación de rejugabilidad para el título. Para obtener dichas esmeraldas, debíamos acceder a los anillos gigantes escondidos en los Actos 2 de cada zona. En los Actos 1, hay solo vidas extra y otras recompensas menores. Son muy similares a Sonic 3, pero diría que más sencillas, siendo menos difícil obtener los 50 anillos necesarios para la esmeralda.

Respecto al concepto de juego, otra vez se repite el esquema de Sonic Chaos. Esto es, la velocidad de juego es inferior a la de Sonic 1 y 2 8 bits, pero las plataformas son más técnicas y más estudiadas. En este juego se aprecia un retroceso respecto a Triple Trouble, encontrando saltos ciegos, y situaciones en las que es inevitable no perder anillos. Así mismo, tiene zonas algo mejor planteadas, pero ligeras ralentizaciones que pueden hacer algo incómodo el juego. A favor, podemos decir que su arriesgado apartado gráfico convence, no así las animaciones, algo ortopédicas para mi gusto.

Su mayor reto es obtener las esmeraldas, pues los niveles son bastante sencillos de finalizar si se tienen en cuenta algunos obstáculos complejos que ocultan, como redes de tubos, magma que mide saltos milimétricos, o las peleas con los jefes, distintas siempre entre sí. La fase de agua es desafiante, por encima de las demás. Como juego de Sonic, es discreto por su baja dificultad y su poca velocidad, pero es bastante disfrutable, y tiene rejugabilidad, al contar con dos personajes (aunque están poco diferenciados) y la posibilidad de obtener dos finales para el juego. Otro curioso experimento de Game Gear, que no salió nada mal.

Así acaba el Simplemente Sonic dedicado a Game Gear. Viendo su catálogo de manera global, encontramos una consola muy disfrutable para los amantes de recreativa, con una duración aceptable para lo habitual de hoy en día (5 horas de batería), y unos gráficos preciosistas y luminosos. Se equivocó al competir con Game Boy, un bombazo en ventas que la dejó en la sombra. Pero Game Gear es responsable de un amplio legado para Sonic, teniendo 9 juegos que incluyen 5 excelentes plataformas, y 4 experimentos que siempre son necesarios en toda franquicia, que fueron más o menos satisfactorios, pero todos disfrutables. Esto es Game Gear, la dueña de toda una generación de juegos del erizo azul.

Gracias por tu tiempo, y por leer este artículo.

Un saludo.

 

5
Valoración media: 5 (2 votos)

2 Comentarios:

Pues...

Una entrada bastante buena que cierra un ciclo de Sonic en esta portatil, como dije en la entrad anterior esta portatil apenas tuve el placer de tocarla a fondo, cosa que via emulacion supongo que puedo hacer y hare tarde o temprano. A mi Daman ya me dio bastante mono de Sonic y tu con estas entradas has conseguido subirlo un poquito mas, por lo que supongo que ire haciendome con alguno muy pronto ^^ Buena entrada, un saludo ^^

Que nostalgia.

Yo tuve la Game gear con 3 de los Sonics, el 1, el 2 y el Drift 2. Me encantaron. Aún le tengo mucho cariño al 2 y lo tengo en la CV. Nunca me arrepentí de tener la Game Gear con esos juegazos. (Bueno, en realidad de game gear era solo el Drift, los otros eran de Master System con el (Master gear).

 Un saludo.