2 de Septiembre de 2014
Ago
20

Análisis: New Super Mario Bros 2

Nintendo, en su ya veterana consola DS, decidió dar una pequeña vuelta de tuerca a su mascota legendaria, el fontanero Mario, y propiciar un regreso a los orígenes pero con todas las cosas que habían aprendido hasta el momento. Era el inicio de la subsaga "New" dentro del rico universo Super Mario, y un juego en 2D del fontanero tras tiempo sin tener uno de ese estilo, que, hoy por hoy, se ha mostrado capaz de convivir con las nuevas en innovadoras experiencias 3D que siguen abriéndose paso en Wii y la futura Wii U.

New Super Mario Bros no inventaba la rueda, y se limitaba a presentar una experiencia plataformera sencilla, clásica, con una disposición de mundos en fases como las entregas de NES, y algunos secretos ocultos en forma de monedas, mundos y niveles. Un juego que, pese a su sencillez y austeridad técnica, a la par con su escasa dificultad, lograba presentar diversión suficiente para que toda clase de fans de la franquicia lo disfrutaran. El tiempo y las ventas, siendo uno de los mayores éxitos portátiles de la historia, le han dado la razón.

Quizá motivo suficiente para Nintendo para continuar la fórmula en la ya exitosa sucesora de su portátil de doble pantalla. El oro es la clave en esta secuela del original New de Nintendo DS, y nos encontramos con un juego que cumple a pies juntillas aquello de "si algo funciona, no lo cambies". Un juego muy continuísta se abre paso frente al jugador, presentando, una vez más, el secuetro de Peach, en esta ocasión, a manos de los hijos de Bowser, y el periplo de Mario y Luigi por mil entornos para rescatarla. Una historia ya clásica que nunca pasa de moda. Pero, ¿Cumplirá tanto como siempre? ¡Comienza la fiebre del Oro!

GRÁFICOS

Nintendo 3DS nos presentó hace ya algo de tiempo un juego plataformero mayúsculo y sin nada que envidiar técnicamente a los Galaxy de Wii. Super Mario 3D Land hizo ver a todos que la pequeña portátil de Nintendo guardaba mucho potencial en sus entrañas. No será New Super Mario Bros el encargado de demostrarlo pues, aunque no tiene ninguna tacha técnica, si puede pecar de ser demasiado "más de lo mismo" dentro del universo Mario. 

Se aprecia una gran mejoría respecto a los gráficos del original de DS, estando bastante más cerca de la entrega de Wii de lo que se puede llegar a apreciar por la sencillez de los gráficos. El diseño de entornos no es algo realmente destacable, y, encontrando a un juego tan sobresaliente en ese aspecto como Rayman Origins en el mismo catálogo, quizá se podría haber mostrado un poco más de esmero al respecto. No obstante, los niveles, en cuanto a diseño de elementos de juego, cumplen sobradamente.

Se llegó a decir que el equipo que desarrollaba este juego era debutante, pero eso no les ha impedido lograr una excelente capacidad para colocar los elementos en el escenario. Recuerda en ciertos momentos más al un viejo juego homebrew de DS, un New Super Mario Bros 3 hecho con un editor de niveles, prodigio de dificultad y disposición de elementos, que al sencillo juego original.

Hay monedas que, simplemente, son difíciles de encontrar, y en otras no sabremos qué hacer para adquirirlas. Nos presenta algunas pequeñas trampas que se traducirán en pérdida de vidas, y premia bastante mejor al jugador que se aventura a por las monedas estrella, sin castigar con perversos desafíos al que más sufra. No obstante, no estamos hablando de un juego que sea un prodigio absoluto de diseño, sino simplemente de uno perfectamente bien construído. La solidez es una virtud de Mario, pero quedarse solo en el cumplimiento no es lo que se espera en esta franquicia. No se ha arriesgado en demasía, y se ha limitado a mejorar lo que ya le funcionó en los dos New anteriores. Es bonito, bien diseñado, pero no muy ambicioso, especialmente comparado con la entrega de Wii.

SONIDO

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

Una de las cosas más interesantes del juego. La banda sonora de esta secuela del New Super Mario Bros sigue la tónica ya habitual de la saga del fontanero, con melodías con un gran ritmo, muy pegadizas, y acompasadas con el tipo de nivel que se está disfrutando. Sorprenderte tarareando alguna de ellas no es nada raro, y tiene pequeños detalles simpáticos como ver a los enemigos incluso bailar al son de la música, que son muy simpáticos.

Con todo, tampoco se le puede pedir mucho más al respecto a un juego de plataformas. La música aquí no es más que una comparsa, aunque en ocasiones hay grandes OST que llegan a sorprender por su variedad y ambición, y aquí aparece una vez más el nombre de la vieja mascota de Ubisoft, que logró la mayor simbiosis entre música y juego que haya visto yo en el género.

Aunque este Mario no queda precisamente cojo en ese apartado, resultando reconocible para los que llevamos jugando sus juegos desde NES, pero con los suficientes toques para que siempre suene diferente. Se nota mucho menos el reciclaje que achaqué a 3D Land cuando lo analicé, aunque están muy en la línea de la subsaga New y se espera más ambición en una compañía tan grande. Mención especial al nuevo tema para los castillos, con un guiño a los jugadores del tercer Mario de NES.

Charles Martinet sigue incombustiblemente doblando a Mario, al que le otorga incluso algunas frases nuevas a su ya conocido repertorio (Mario number one, o la extraña frase que dice al empezar un castillo). Es un tipo que destila humor por los cuatro costados, y oírlo siempre otorga más carisma al personaje. Resulta una guinda para un apartado sonoro muy notable, muy fresco dentro de la saga, y que, pese a no ser determinante, si resulta un gran acompañante a la experiencia.

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

JUGABILIDAD

Hacer un comentario a una jugabilidad tan milenaria como la de los Mario 2D, que apenas ha tenido que ajustarse de forma leve una y otra vez, es como tener que explicar cosas tan elementales como el abecedario. Pocos jugadores hay en este mundillo que sean capaces de escuchar el nombre del fontanero y no saber qué esperar de sus juegos plataformeros clásicos: superar mil obstáculos, enemigos y precipicios mientras se recogen monedas, hasta llegar a la bandera del final del nivel y avanzar al siguiente. 

Por el camino, podremos hacer uso de potenciadores, todos conocidos por los viejos aficionados. Tenemos el champiñón que aumenta nuestro tamaño,  la flor de fuego que nos otorga la capacidad de lanzar ígneos proyectiles, el retornado traje de mapache de SMB3, que nos permite planear, volar levemente, y pegar coletazos, y los potenciadores que ya vimos en el anterior New, el mini-champiñón que nos hace miniaturescos y nos da más capacidad de salto y acceso a lugares de difícil acceso a tamaño normal, y el champiñón gigante, que hace que nuestro Mario ocupe toda la pantalla y arrase con todo a su paso.

Se ha echado de menos más implicación con estos potenciadores, pues en el caso del primero casi nunca es necesario, y el segundo solo lo llegué a ver en un par de ocasiones. Al jugador que busca todas las estrellas le es imprescindible, pero al novel, apenas los verá necesarios, y se han desaprovechado, quizá para hacer hueco al nuevo, que tiene mucho que ver con la clave de este New 2: la flor dorada.

Al portar dicha flor, Mario se convertirá en un poderoso lanzador de fuego, aunque en esta ocasión nuestro proyectil será una esfera aúrea que convertirá en muchas monedas todo lo que se le ponga por delante, ya sean bloques, enemigos u otras monedas. Y es que el elemento dorado clásico en la saga toma un papel protagónico en esta ocasión, pues en los niveles nos encontraremos con más monedas que en ningún otro juego del fontanero.

Podremos salir de cada nivel con 400 monedas recogidas fácilmente, traducido eso en 4 vidas extra. Es quizá una de las taras para el jugador más avezado, pues acumularás el triple de vidas que perderás, y el juego, en lo que se refiere a su superación, no es ningún reto como el que podía ser la segunda parte de 3D Land, o los mundos extra de Rayman Origins. Morir es algo extraño en este juego, y quizá ocurrirá más si te pones a experimentar en busca de las monedas estrella, que suponen quizá la parte de más dificultad del juego.

Encontramos tres por cada nivel que juguemos. Algunas están en lugares aparentemente accesibles, pero otras nos llevarán por la bifurcación más peligrosa de un determinado castillo, o requerirán que volemos a altitudes elevadas, o tengamos maña para utilizar enemigos y el entorno a nuestro favor. Su forma de adquisición es mucho más original de lo que lo fue en el juego original New, sin llegar a los extremos obscenos de búsqueda del homebrew antes comentado.

Con todo, la dificultad general del título es francamente baja, no resultando casi ningún desafío llegar al último castillo del juego y superarlo. Nos podemos encontrar varios tipos de fases. A las ya habituales de avance normal por tierra o por agua, tenemos que sumar los castillos de mitad de fase, más intrincados y enrevesados, al final de los cuales nos esperan, bien una ruleta de rinocerontes sacados de SMB3 de NES, que no suponen casi ningún reto, o uno de los hijos de Bowser, con estrategias diferentes para cada uno de ellos, algunas bastante originales.

Para aquellos que, pese a que el juego sea un paseo, encuentren dificultades para avanzar, Nintendo ha implantado un potenciador ya conocido de 3D Land, una hoja de mapache especial que nos convierte en un Mario Mapache blanco invencible, pudiendo tener capacidad de vuelo mejorada e invulnerabilidad ante todo, salvo las caídas por los escasos precipicios. En mi opinión, ni el jugador poco avezado debería necesitarlo, pues, repito, los retos que presenta el juego son escasos.

Al superar la aventura, se nos abren nuevas posibilidades, como un mundo secreto que motiva a los jugadores avanzados a obtener las 90 monedas estrella necesarias para desbloquearlo, siendo un reto más interesante para ellos, pero sin llegar al grado de dificultad y mimo de los ocho mundos extra del 3D Land. New Super Mario Bros 2 es un juego mucho más amable, un plataformero tradicional y sencillo de superar y dominar.

Mario tiene los movimientos de carrera y salto habituales, más el golpe de trasero contra el suelo y la capacidad de rebotar en las paredes. Todas estas habilidades se conjugan con el diseño de niveles y hacen que el jugador adelantado quiera explorar los recovecos y retroceder en busca de pequeños y camuflados lugares donde encontrar las monedas estrella.

Paralelamente al modo habitual, nos encontramos con otro denominado Fiebre del Oro, que nos presenta una serie de recorridos que mezcla mundos al azar en un determinado conjunto (champiñón, flor y estrella, por orden de dificultad, siendo también el nombre de los mundos secretos) para superarlos en una carrera contra el reloj, obteniendo la mayor cantidad de monedas posibles, pudiendo hacer uso del potenciador de flor dorada si fuera necesario. Si superamos los tres conjuntos, doblaremos el número de monedas obtenido y se sumarán a nuestro contador. Al ser elegidos los niveles al azar, suponen un bonito reto extra inagotable.

¿Y qué sentido tiene lo de las monedas? Además de facilitar muchísimo la vida a los jugadores noveles, que se verán con centenares de vidas gratis, se sumarán a un contador que desbloquea una sorpresa pequeña al alcanzar 1.000.000 de las mismas. Nada demasiado espectacular, pero alarga la vida del cartucho y nos permite disfrutar del entretenido fiebre del oro, donde hay que ser rápido a la vez que eficaz al adquirir monedas. Un bonito reto arcade.

New Super Mario Bros 2 no inventa absolutamente nada. Es un juego bastante poco ambicioso y continuísta respecto a lo ya visto y perfeccionado en NDS y Wii. Supone un auténtico paseo a los puristas, y no hay ocho mundos extra esta vez o niveles en los que realmente puedas sufrir, salvo que te dediques a hacer virguerías para obtener las monedas o desbloquear los niveles ocultos, que requieren un poco más de trabajo.

Su gran virtud es la gran cantidad de detalles que tiene, su gran variedad que hace que dos niveles no sean iguales, y el gran trabajo en las casas fantasma de Boo. Con todo, es imposible verlo como un Mario que esté realmente a la altura de lo que es la saga, que siempre presenta juegos que levantan las alabanzas de todos y que son rápidamente envidiados. Dentro del catálogo de 3DS hay plataformas, quizá no tan completos y accesibles, ni tan pulidos, pero sin duda mucho más ambiciosos y trabajados. Sin ir más lejos, Super Mario 3D Land, que logró mucho mejor balance entre purista y casual que éste, muy inclinado a lo segundo.

Lo más flagrante es quizá el tema de las monedas, que a la hora de la verdad no influye para nada en la historia o la jugabilidad, quedando solo en un añadido cosmético e injustificado que solo nos aporta ríos de vidas y ninguna recompensa verdaderamente real. Sin ellas, New Super Mario Bros 2 habría sido exactamente igual, e incluso, un poquito más justo para los puristas, que se ven con 100 vidas y cero posibilidad de perderlas. Lo correcto sería decir que es un Mario aburguesado, sencillo, y sin muchas pretensiones. Algo extraño para esta saga.

OTROS

Esta nueva aventura de Super Mario, yendo simple y llanamente a por el castillo final, puede superarse en unas 3-4 horas, si no menos dependiendo de la habilidad y la disposición. Parece muy poco, y, de hecho, lo es para un juego del fontanero, tardando bastante más en completar otras aventuras, sin ir más lejos, el New de DS. No obstante, un juego de Mario nunca acaba al ver los créditos, y este no es la excepción.

Obtener todas las monedas estrella necesarias para el mundo Estrella secreto, desbloquear los dos mundos extra Champiñón y Flor, los niveles ocultos, los cañones de transporte, o incluso acumular el millón de monedas, alargan la vida útil del cartucho hasta las 20 horas aproximadamente.

El modo Fiebre del Oro es un aliciente para seguir jugando a él partidas esporádicas a pesar de superarlo del todo, ya que es totalmente aleatorio y siempre diferente, jugándolo solo por placer. El juego nos permite compartir récords por streetpass e incluso jugar en cooperativo local con otro compañero que tenga 3DS. Será también el primer juego de la franquicia, y probablemente el primero de Nintendo en occidente, que ofrezca Contenido Descargable, en forma de nuevas fases para Fiebre del Oro. No se echarán en falta, pues viene muy completo, pero servirán de piedra de toque para la disposición de Nintendo ante esta forma de ofrecer contenido.

El 3D del juego, por otro lado, es absolutamente paupérrimo, y más viniendo de la misma creadora de la consola. Realizar un efecto blur que genera distancia, pero, a la larga, no resulta nada atractivo a la vista y difícil de apreciar en un entorno plano 2D. Está claro que el efecto estereoscópico no es precisamente la prioridad para la compañía del fontanero, y han orientado su estrategia en otra dirección mucho mejor. 

CONCLUSIÓN

New Super Mario Bros 2 es un juego lleno de luces y sombras. Por un lado, presenta la solidez ya habitual para la franquicia del querido fontanero de Nintendo, con lo que todos sus fans esperan de una entrega 2D. Pero, por otro lado, es un juego demasiado fácil en todos los sentidos, desde capacidad de superar los niveles a las vidas que llegamos a acumular. Está claramente pensado para los más pequeños o los casual, y los demás podemos tener el reto de las monedas, o mirar por 3D Land, mucho más ambicioso.

Lei hace poco un artículo en un blog que decía que este tipo de juegos de Mario crean cierta indiferencia, y estoy en parte de acuerdo. Super Mario es una franquicia que, cuando aparece, debería levantar admiración juego tras juego. Galaxy lo ha hecho, y 3D Land también. Pero la subsaga New parece un comodín que casualiza a Mario y no termina de convencer. No se puede pretender que lleve galones de estrella, porque es un juego de una categoría inferior dentro de lo que la historia del fontanero ha dado.

No tiene fallos, técnicamente es austero aunque sólido, sonoramente eficaz aunque recicle, y jugablemente incombustible aunque poco ambicioso. Es el típico juego al que sabes que no le falla nada, pero le falta un pasito más para subir de categoría. Y eso, cuando te llamas Super Mario, pasa como con Final Fantasy, no debes permitírtelo. Nintendo sigue sabiendo hacer las cosas y defiende tener un juego de esta subsaga por sistema, lo que genera poca saturación. La falta de ambición y dificultad lo aleja de otras apuestas plataformeras, pero es recomendable para todo fan del fontanero, a pesar de todo.

NOTA

Historia: Absolutamente nada que valorar aquí, porque el juego tampoco lo pretende. Secuestran a la princesa y hay que superar los niveles para liberarla, derrotando a los secuestradores. Los plataformas no destacaron nunca por su narrativa, y Mario no es menos. Para grandes narrativas Nintendo ya tiene otras sagas. (-)

Gráficos: Un juego que se limita a cumplir y está más cercano a DS que a lo que 3DS es capaz de ofrecer y se ha visto con Revelations o Kingdom Hearts. Unos entornos amables y un diseño de niveles notorio, pero nada demasiado espectacular. Se aprecia una mejora técnica que lo acerca al New de la Wii. El efecto 3D es absolutamente inexistente, aunque el juego es siempre solido. (7.5)

Sonido: Nintendo ha demostrado ser capaz de brindar bandas sonoras muy buenas, pero con los Mario portátiles se está limitando al reciclaje en demasía. Aunque suena bastante bien, se echa en falta un poquito más de ambición al respecto, porque el juego tiene demasiadas melodías conocidas y clásicas. Charles Martinet, tan bueno como siempre. Tararearás las melodías...porque son las de siempre. (8)

Jugabilidad: La jugabilidad de Mario no admite discusión alguna, porque es tan perfecta que ha perdurado por más de 25 años. Sin embargo, este no es el juego que más justicia le hace, porque su dificultad es excesivamente baja, sus niveles, muy fáciles de superar, y no presenta un gran reto siquiera para conseguir las monedas estrella, pese a ciertos picos puntuales de brillantez. Ofrece muchas facilidades. El modo Fiebre del Oro, un gran acierto para partidas rápidas. El fan que disfruta el Mario desafiante no lo verá aquí. Un juego simplemente notable, y Mario puede dar siempre mucho más, no ser un plataformas más en un catálogo bien representado al respecto.(7.75)

Otros: Superar el juego si eres un jugador avezado te llevará unas 2-4 horas, muy poco, aunque conseguir todos los retos y experiencias que oculta te puede llevar más de 20. Iniciará la política de DLCs de Nintendo con niveles para Fiebre del Oro. Tiene partes muy originales y ciertos guiños a los jugadores. El tema de las monedas, con menos presencia de la esperada. (8)

NOTA: 7.8/10 


Este ha sido el análisis de hoy. New Super Mario Bros 2 no es un mal juego, pero no es un gran Mario. Es una saga que ha brindado la excelencia de los plataformas durante años, pero en este caso, nos encontramos con un juego en manos inexpertas, que no toca nada que no funcionara ya, y cuyas novedades cacareadas no lo son tanto al final. Si eres fan del fontanero es una compra que sabes que te va a hacer disfrutar, pero sabes que no despertará el instinto de la dificultad.

Será un juego de gran recorrido, tardarás en conseguir las monedas. Pero una consola que tiene un Mario como 3D Land, o un plataformas gargantuoso como Rayman Origins, pese a las carencias de su versión 3DS, no puede ser testigo de un Mario simplemente cumplidor, cuando esta saga ha sido la bandera del género. No hay motivo para preocupación, pero sí para llamar la atención a Nintendo. Este Mario es para los fans más casuales. Para bien, o para mal.

Gracias por tu tiempo, y por leer el artículo.

Un saludo.

4
Valoración media: 4 (1 voto)

3 Comentarios:

como ya he dicho antes...a

como ya he dicho antes...a mi no me gustan los NSMB, no se el porque pero siento a Mario muy torpe, lento, fofo, no se si es porque el modelo es tridimensional (nada como los buenos sprites) o que paso aqui. ya he jugado los anteriores NSMB y tengo que decir que muy aparte de mi problema con la movilidad del personaje, los niveles los siento muy mal hechos, no tiene chispa, muy vacios, salvo unos claro esta...

 

dices que mejoraron en le diseño de niveles...pues es bueno pero si no mejoraron la movilidad de Mario, ni aunque lo hubiera hecho el mejor arquitecto de niveles lo jugaria

 

bye 

Laccer:

El problema es que Mario no tiene una buena inercia en los saltos. En los de antes me acuerdo perfectamente que había que calcular perfectamente el salto corriendo porque patinaba al aterrizar dando mayor sensación de velocidad (parte del éxito de Sonic en el que esto era mas exagerado). Ahora en los New haces un salto insípido acompañado de un aterrizaje perfecto).

mmm...pues mal hecho, en el

mmm...pues mal hecho, en el galaxy no pasa y mas aun, en el Mario Land 3D tampoco y eso que es casi tan reciente...supongo que es algo propio de los NSMB....