19 de Diciembre de 2014
Abr
15

Análisis: Kid Icarus Uprising

Categorías: ,

Nintendo es una compañía muy veterana en el sector, y como tal, posee una cantidad bastante grande de franquicias que cubren todo tipo de géneros y necesidades de los jugadores. Sin embargo,  una de las viejas glorias de su época más vetusta, Kid Icarus, había caído en un olvido demasiado prolongado tras tan solo dos entregas, quizá por tener Nintendo otras licencias que podían hacer lo mismo que ella, como Metroid o Zelda. El angelito Pit entró en un letargo del que ha tardado demasiado en despertar.

Tras volver con un aspecto totalmente remozado en Super Smash Bros Brawl, han tenido que ser los chicos de Project Sora, un estudio interno relativamente nuevo, los que hayan tenido que lograr que el angelito remontara 20 años después el vuelo. Y no solo han cumplido, sino que nos han brindado uno de esos juegos que están hechos con un gran amor y esfuerzo detrás. Puede gustarnos más o menos, pero las ganas que se han puesto para que sea de nuestro agrado son irrefutables.

Kid Icarus Uprising es uno de esos juegos que nos extrañan en esta época: largo, cargado de extras y con mil accesorios y objetivos secundarios que conseguir. Un juego capaz de mantenernos pegados a la Nintendo 3DS durante bastante tiempo, para sacarle todo de lo que es capaz. Pit ha vuelto a levantar el vuelo, y en esta ocasión, más alto que nunca, demostrando que las viejas glorias siempre tienen algo que decir. Comenzamos el análisis del último estandarte de la portátil.

HISTORIA

Han pasado muchos años desde la última aventura de Pit, pero este vuelve (no sin antes disculparse por la espera con el jugador) para combatir una vieja amenaza que ha regresado con fuerza: Medusa, la vieja enemiga de los antiguos juegos del angelito, ha resucitado 20 años después, y el mundo vuelve a estar en peligro. Con la ayuda de Palutena, la diosa de la Luz, nos embarcaremos en un viajes que nos llevará a combatir a los generales de Medusa y a la propia villana, para restaurar el equilibrio.

La historia nunca intenta ser nada del otro mundo, pero su narración es absolutamente original y logra enganchar al jugador por las actitudes de sus personajes. Pit y Palutena están continuamente hablando y dejando unas perlas interesantes, algunas rompiendo la barrera que existe entre la propia obra y su naturaleza de videojuego. También encontramos referencias a otras sagas de Nintendo, o a la propia historia de los videojuegos, así como a tópicos que logran sacarte una sonrisa.

Los villanos también resultan simpáticos, y a veces da hasta pena matarlos, porque dejan algunas líneas para el recuerdo. Comentarios de lo bien diseñada que está su fortaleza de defensa, lamentaciones por no haber pagado un recibo, o apelaciones directas a términos del juego (como una alabanza de Pit a un nivel por tener más de una carga, lo cual indica su longitud, y como sus interlocutores le instan a ocultar la información, o el parecido de un enemigo con los Metroids, lo cual es visto como casual en el mismo juego para evitar especulaciones). El juego es bastante original, y hay pocos que se tomen tan poco en serio su historia, como logren una bastante buena.

Y es que, en esencia, la línea argumental de Kid Icarus Uprising, pese a su atmósfera cordial y amigable, es totalmente creíble, y logra incluso sorprender al jugador con un importante giro, que en la recta final del juego nos insta a seguir jugando para ver que nos espera en cada momento. Quizá habría sido más interesante que la abundancia de conversaciones interesantes no obligaran a perder atención a la acción para hacerles caso, porque son auténticas perlas, que van desde puyas a Pit por parte de los enemigos, a muestras de desconocimiento del ángel, o a momentos cómicos. 

El resultado final es una trama que es muy fácil apreciar, por el carisma de todos sus personajes, e incluso el colegueo que hay con los enemigos, y que a la vez es totalmente creíble, sin ser un prodigio narrativo, resultando bastante coherente, con unos interesantes giros argumentales y sorpresas para el jugador, dejando incluso algunas pequeñas incógnitas a la mente del que lo juega. Nunca vas a aburrirte en este sentido, y eso es una virtud. Nintendo no es muy dada a narrativas absorbentes, ni lo necesita, pero Kid Icarus es un buen ejemplo de como llenar un hueco cuando este no es necesario.

GRÁFICOS

El nivel gráfico del juego es bastante bueno, muy detallado y, en esencia, bastante cercano a lo que han podido ofrecer Gamecube y Wii a lo largo de estos años, y una muestra de lo que puede dar de sí Nintendo 3DS si se trabaja lo suficiente en ella. La iluminación es quizá el aspecto clave del juego, sorprendente en algunos aspectos, combinada con un diseño de entornos absolutamente variado.

Y es que la variedad es clave en este Kid Icarus, pues, pese a tener una ambientación predominantemente grecorromana, visitaremos lugares tan variopintos como bases lunares o el inframundo, todos muy diferenciados entre sí y con un diseño a veces espectacular. Como ejemplo podemos poner un nivel que transcurre en una estación espacial, en sus exteriores, un ejemplo muy claro del genial diseño que tiene el juego.

Respecto a los personajes, todos tienen un alto nivel de detalle, aliados y enemigos por igual, lo cual denota el excelente trabajo de Project Sora en todos los planos del juego. Encontraremos criaturas enemigas de lo más variopintas, muchas de ellas actualizaciones de aquel Kid Icarus de NES, otras de nueva cosecha, incluso bebiendo de otros juegos de Nintendo como Donkey Kong o Metroid. Es también muy destacable que logren aunar diseños buenos con excelentes mecánicas de combates de los mismos.

El diseño de los jefes merece una mención especial, siendo algunos de ellos bastante meritorios, como Pandora o algunos que encontramos en la etapa posterior del juego. Se nos obsequiará también con algunas escenas cinemáticas muy puntuales, que no brillan en exceso pero tampoco deslucen. El efecto 3D está en la línea de calidad que ha ido siguiendo Nintendo en sus útimos juegos, pero no es algo que yo utilice en exceso como para juzgarlo.

Kid Icarus Uprising nos muestra, pues, un apartado técnico sin errores aparentes, con apenas unas leves ralentizaciones en ciertos momentos, y un diseño realmente meritorio, quizá de los mejores que hay actualmente en la consola. Nintendo 3DS puede ser capaz de igualarse a su hermana de sobremesa Wii con trabajo, y Project Sora ha puesto la primera piedra.

SONIDO

En lo que al apartado sonoro respecta, Kid Icarus Uprising posee una OST bastante decente, aunque pasa quizá un poco desapercibida a lo largo de los niveles, aunque tiene algunos temas, como el principal o el del jefe, que se encuentran por encima del resto del conjunto. Muchos de los temas de los niveles son bastante tranquilos, siendo en la fase de vuelo mas animados.

El juego posee un completo y profesional doblaje al inglés, muy muy destacable y que le pone una nota de calidad al conjunto. Sin embargo, este es uno de esos juegos en los que era necesario un doblaje al español antes que, por ejemplo, Starfox 64 (si bien el número de voces a doblar es mucho mayor) debido a que ocurren muchas conversaciones en los intensos niveles, y es fácil a veces perderse algún detalle por no poder mirar, al estar siendo asediados por los enemigos (y en las dificultades más altas, distraerse es morir).

Os dejo con algunos de los temas mas espectaculares de la OST, que es un trabajo conjunto de muchos compositores que termina alcanzando un nivel muy notable, pero no espectacular o inolvidable:

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

 

JUGABILIDAD

Llegamos a la joya de la corona del juego. Kid Icarus Uprising reinventa el viejo esquema de los juegos del ángel convirtiéndolo en un shoot´em up en tercera persona en dos vertientes, una sobre raíles como si de un juego de naves se tratara, y otra más cercana a lo que puede ofrecer Kingdom Hearts con muchos tintes de juego de disparos. El control es esencialmente el mismo en ambas fases, ofreciendo por defecto el ataque con la L, el movimiento del personaje con el botón deslizante, y la cámara/mirilla con la táctil.

Las fases se suelen dividir en dos segmentos. En el inicial, nos veremos volando de manera automática por los niveles y tendremos que disparar a todo lo que se mueva mientras esquivamos lateralmente todo lo que nos lancen. Son fases bastante frenéticas que requieren mucha atención por nuestra parte. Aquí, nuestras armas tienen más alcance y capacidad de ataque, y poseemos además unos ataques especiales, en forma de barridos de pantalla, para esos momentos de mucho agobio.

Son fases que pueden alcanzar unos grados de dificultad bastante infernales, pero por norma general todas siguen el mismo esquema. Sin embargo, no por ello esperes que se parezcan entre sí, pues cada una es un mundo, en parte por su ambientación, y también por los enemigos a los que iremos haciendo frente, incluyendo jefes de nivel. Suelen ser bastante rápidas, y ocupan un pequeño segmento del nivel total, tras las cuales pasamos a pelear en tierra. Hacen frente bastante bien a shoot´em ups de naves como Starfox, resultando muy originales, aunque se pueden hacer un pelín pesadas si juegas mucho rato.

Las fases en tierra se puede decir que son la clave del juego, en las que nos iremos moviendo por entornos lineales (aunque algunos dan pie a cierta exploración) abatiendo a pequeños grupos enemigos y superando obstáculos de diverso tipo, hasta que llegamos al jefe del nivel y lo derrotamos. Aquí el esquema da mucho más pie a la variedad, y lo cierto es que no encontraremos dos fases que se parezcan entre sí, salvo los elementos comunes que presentan.

No obstante, lo que más destaca de este Kid Icarus no es la variedad de sus fases, sino la rejugabilidad que estas presentan debido a su sistema de dificultad. Al empezar un nivel, podremos regular de manera muy precisa la dificultad, de niveles desde 1,0 a 9,9, de sencillísimo a extremo. Superar el juego es bastante fácil si nos plantamos en la dificultad baja, ya que prácticamente nos pondrán la alfombra roja.

Sin embargo, el reto está en las superiores, ya que hay zonas de los niveles a las que no podremos acceder si no nos encontramos en una dificultad determinada, y las recompensas más importantes se encuentran en los altos niveles. Ya en la dificultad 3 las cosas se pueden poner un poco serias si no dominamos bien el juego, no quiero decir ya el reto que supone una dificultad 9. Dominarlo del todo puede llevar mucho tiempo.

Para hacer frente a los enemigos, contamos con muchos tipos de armas distintos, y también alta variedad en cada clase. De espadas a bastones, pasando por arcos, orbitales o puños, cada uno tiene una capacidad distinta. Por ejemplo, los arcos tienen un gran alcance pero menos cadencia de disparo que un bastón, y una maza realiza muchísimo daño, pero su ataque a distancia no es nada del otro mundo. Todo es cosa de ir experimentando y hallar el arma que mejor nos vaya según nuestro estilo. A mi, por ejemplo, me funcionan mejor arcos y mazas, pero otro se sentirá más cómodo con las espadas.

También contamos con otra característica, los llamados dones, que podemos equipar en pequeños tableros. Cada don ocupa un determinado número de casillas en el mismo, de forma que hay que economizar el espacio. Otorgan determinadas características, como saltos limitados, ataques con bombas, recuperaciones más rápidas...las armas también poseen efectos, como envenenar o un mayor daño de alcance, que combinados hacen que los niveles sean totalmente distintos según el conjunto que llevemos.

Para todo ello, contamos con los corazones que conseguimos a lo largo de los niveles, con los que podremos adquirir mejores armas. Sin embargo, las más poderosas solo se pueden adquirir combinando aquellas que nos encontramos, con un sistema de fusión que es fundamental en los niveles superiores. No tener un buen arma en dificultades altas hará imposible superar el nivel, y si no controlas tus dones, te puedes despedir.

Si en un nivel caemos abatidos, la dificultad se reducirá hasta un mínimo total. Si empezamos en dificultad 3, por ejemplo, solo podremos bajar a la 2. No hay límite de muertes, pero si estamos buscando las mejores recompensas, sería bastante conveniente no caer en combate para lograr nuestro objetivo. Y es que solo podremos acceder a lo mejor del juego en dificultades 8 y 9, lo cual potencia las ganas del jugador por controlar el juego.

Sin embargo, existe un gran lunar que impide que el juego logre toda la excelencia que presenta en todos sus apartados, y es el control, uno de los más engorrosos que he tenido ocasión de disfrutar, especialmente si empleamos la táctil como movimiento de cámara. Es un juego que habría necesitado urgentemente utilizar los dos stick, y no dejarlos para el modo zurdos. Yo soy una persona diestra, y estoy utilizando el modo zurdo, para el control de cámara con el stick y el personaje con los botones ABXY, porque me resulta imposible moverla con la táctil, cansándome en exceso y sintiendo que nunca tengo el control total. En dificultad 9 me resulta imposible apenas mantenerme en la pantalla.

El juego ofrece, no obstante, muchos modos de control configurables, y seguro que cada uno tiene su favorito (con el modo de control que menciono, no he tenido más molestias y el juego se hace mucho mejor, pese a que aún se atasca un poco el movimiento del personaje y puede desgastar los botones a la larga). Sin embargo, creo que Project Sora podría haberlo ajustado mejor, tanto con dos sticks como con uno, resultando quizá una experiencia deliciosa si hubiéramos tenido control de cámara y personaje con los botones deslizantes. Kingdom Hearts 3D, si emplea los dos sticks, me daría totalmente la razón.

La clave del juego es quizá su variedad. Es difícil que logre aburrirte pese a repetir siempre el mismo esquema de niveles (salvo pequeñas sorpresas). Tenemos niveles con puzzles, otros de auténtica supervivencia con enemigos, pasando por pequeñas pruebas de habilidad. Un desarrollo que ayuda a eliminar el tedio ante una mecánica de solo avanzar y disparar. Habría sido más cómodo para Project Sora, pero el esfuerzo extra es muy de alabar.

Tampoco me quiero olvidar el modo multijugador, un poco escueto, pero bastante competitivo y divertido a la larga. Contamos con dos modos de juego, un todos contra todos y otro por equipos, en el que, si agotamos la barra de salud del equipo enemigo, tendremos que combatir a una versión de Pit. Derrotarlo nos garantiza ser vencedores de la contienda. La gran virtud de estos modos de juego es que son bastante cortos, algo ideal para una portátil, y son muy frenéticos. Cuanto mejor sea nuestro equipo en el modo individual, mejor preparados estaremos aquí.

En definitiva, Kid Icarus Uprising es un juego muy, muy completo, con una gran variedad jugable y un constante reto para el jugador, que se verá siempre implicado en situaciones diferentes. La dificultad ajustable al milímetro garantiza que el jugador tendrá el reto que mejor vea para él, y garantiza la rejugabilidad si se buscan las dificultades más altas. Es una lástima que el control no esté mejor ajustado, ya que eso habría hecho al juego carente de toda pega.

OTROS

El juego es más largo de lo que puede parecer, ya que te puedes llevar la impresión de que será más o menos como Starfox 64 3D, pero termina alcanzando una duración de 12-16 horas, bastante decente para el juego y su género, y eso superando solo la aventura principal, que alcanza unas cotas más altas de las que se puede esperar en un principio. Posee, además, mucha narrativa, a veces fácil de perder debido a la acción, por lo que repetir los niveles puede ser una constante.

El juego tiene un sistema de logros internos absolutamente apabullante. Tres tableros con incontables pequeños objetivos, algunos muy sencillos, como matar X enemigos, y otros más difíciles, como derrotar a un jefe en una dificultad elevada cuando tenemos solo 1 punto de vida, o superar una fase en 20 minutos cuando nos toma 25 normalmente. Pequeños retos muy gratificantes que hacen eterno el juego si queremos superarlo todo. No obstante, nos presta una pequeña ayuda en forma de plumas, por si algún logro se nos atasca, desbloqueándolo por nosotros. Incluso los créditos esconden un logro.

También tenemos la colección de trofeos, obtenibles por dos vías, bien por unos "huevos" del modo Lanzatrofeos, en el cual podemos obtener una completa base de datos de enemigos, aliados o lugares, así como armas y demás elementos del universo de Kid Icarus, o a través de las cartas RA que Nintendo ha puesto a la venta y que se pueden adquirir en el Club Nintendo. Podemos incluso realizar pequeños combates entre las cartas. Son un añadido cosmético, pero muy interesante de cara al coleccionista.

Nintendo ha logrado crear una especie de isla en un mundo cada vez más asolado por el DLC. Un juego que trae tanto contenido, incluso un pequeño boss rush (podremos pelear contra todos los jefes seguidos, en varias dificultades) que sería vilmente cobrando en cualquier otro desarrollador, es ya casi una quimera cuando debería ser lo normalmente exigible. Espero que Nintendo, cuando se suba al carro del DLC, como ya está haciendo con Fire Emblem, siga manteniendo la coherencia que le caracteriza y no se vaya por las ramas. Por el bien de todos.

CONCLUSIÓN

Kid Icarus es una de las mayores sorpresas de Nintendo 3DS para este año, uno de sus baluartes, y quizá el juego más completo que tiene la consola hasta la fecha. Con un contenido absolutamente apabullante, es difícil pensar en algo que lo habría hecho más completo (quizá solo algún modo multijugador más).

Posee un apartado técnico que bien muestra de lo que es capaz Nintendo 3DS y donde puede llegar en el futuro si se deja en buenas manos. El apartado sonoro acompaña muy bien con un doblaje al inglés bastante profesional, aunque, viendo lo difícil que resulta a veces seguir la trama, no habría estado mal tenerlo al español. Jugablemente tiene muy poquito que reprochar, haciendo de un esquema vuelo-tierra algo tremendamente variado y muy desafiante en algunos momentos.

Hay pocos juegos que tengan tanto contenido, pasando por la adquisición de las mejores armas, los más de 200 logros que oculta, o toda la colección de trofeos. Para aquellos que busquen un reto, tienen las dificultades masivas, y para los que solo quieran diversión rápida, las fáciles, teniendo en cuenta que se pierden lo más interesante del juego. Solo un control irregular lo aleja de la perfección en ese aspecto. Si el juego fuera compatible con los dos sticks para controlar cámara y personaje con los dos, sería difícil imaginar un juego mejor ahora mismo en 3DS.

Project Sora puede estar muy orgullosa de lo que ha hecho, y Pit puede descansar tranquilo, habiendo remontado el vuelo de la mejor manera posible tras su larga siesta. Quien sabe si aún tiene Nintendo joyas del pasado dormidas esperando aún para despertar.

NOTA

Historia: El juego es capaz de presentar una historia seria a la vez que salteada de muchos momentos graciosos, con referencias a la historia de los videojuegos o a su propia naturaleza de juego, rompiendo una barrera con el jugador que solo lo hace mejor. Quizá el no poder seguirla del todo debido a lo frenético de la acción es su única pega. (9.5)

Gráficos: Project Sora ha sentado las bases de lo que Nintendo 3DS puede ser capaz de dar en un futuro, acercándose mucho a Gamecube y Wii. Gran diseño de entornos y mejor de personajes, alcanza su cénit en la iluminación y estructura de los niveles. (9.5)

Sonido: Sonoramente posee una OST bastante notable, pero que se pierde ante el genial conjunto. Su doblaje inglés es muy destacable, pero habría hecho falta uno al español para seguirlo del todo. (8.75)

Jugabilidad: Lo único que aleja a Kid Icarus Uprising del 10 en este apartado es su esquema de control. Nunca un juego necesitó tanto el 2º stick. Por lo demás, gran variedad en su esquema de niveles, pese a seguir una base fase de vuelo-fase de tierra. Oculta muchos secretos pese a ser relativamente lineal. No hay dos niveles o jefes que se parezcan. El multijugador, muy ligero y adecuado para partidas rápidas. (9.5)

Otros: El juego puede durar hasta 16 horas quedándose con lo principal, pero los más de 200 logros, infinidad de trofeos, y los secretos que ocultan las dificultades altas, lo hacen muy propenso a ser rejugable. El juego cambia según nuestro equipo y es todo un reto en la dificultad más alta. El más completo de 3DS hasta la fecha. (10)

Nota: 9.45/10


Ese es el análisis de hoy. Kid Icarus Uprising bien justifica por sí mismo la compra de Nintendo 3DS. Tal vez te pelees inicialmente con su control, pero cuando te hagas con él será una experiencia muy satisfactoria. Ojalá existan más juegos como este, con tanto mimo, tanto cariño puesto en su desarrollo, y muy completos. La industria está olvidando que el jugador es el centro, no la cartera. Menos mal que Nintendo aún lo recuerda.

Gracias por tu tiempo, y por leer este artículo.

Un saludo.

5
Valoración media: 5 (5 votos)

3 Comentarios:

Yo no termino de ver en que

Yo no termino de ver en que mejoraría el juego el uso del 2º stick que tanto piden algunos. Cuando juego no tengo ninguna mano libre, la izquierda está ocupada moviendo a Pit con el stick y la derecha controlando la mirilla en la táctil, de poder usar otro stick no tendría con que hacerlo.


Sobre el juego en si, llegado a un punto es yo me encontraba así
Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

Crees que es imposible que el juego te siga sorprendiendo y lo hace hasta llegar al combate final (¡y que combate señores, con un dialogo previo de una simpleza y grandiosidad arrolladoras!). Si ya antes se escapaba de mi comprensión que la gente nombrara a Kamiya o a Retro Studios para rescatar a Starfox de la mediocridad en la que lleva años atrapada ahora aún más. De poco sirve declararse fan de la mejor entrega de la saga y o tener en tu curriculum dos impresionantes "resurrecciones" si no tienes antecedentes en el género, y Project Sora no solo tiene esto último si no que además ha creado un juego que es todo lo Starfox lleva soñando ser desde hace 15 años y mucho más.

Te  lo has currao bastante

Te  lo has currao bastante el analisis. El juego no lo he podido comprar aun, porque espero a comprarlo en mediamarkt que esta a 35 euros... y por ese mismo motivo parece ser que se lo llevan de las maos y tardan en reponerlo, porque ya he ido a dos mediamarkt y no estan aun repuestos, paso de gastarme 45 euros en GAME o GAMESTOP, la verdad, y en el carrefú vale 40, asi que espero. 

 

 

Un poco extensa la entrada, eso a veces cansa un poco, pero muy bien la verdad. 5 estrellas ;). 

De todos los juegos de 3ds

De todos los juegos de 3ds SM3DL, MK7 y SSFIV y principalmente este hacen que quiera adquirir la consola.