16 de Septiembre de 2014
Ene
14

Análisis: Rayman Origins

Categorías: , , ,

Nuevo análisis para el blog, en ésta ocasión, para un juego que ya tuvo su pequeño espacio con unas impresiones de su demo. Ahí ya podía intuir lo que el juego final podía ser. Se veían en tan solo tres simples niveles mucho potencial, mucha diversión contenida en poco espacio. Una simple demo era capaz, por casi vez primera en esta generación, despertar mi interés genuino en un juego de sobremesa. No era ninguna sorpresa. Era un plataformas, era Rayman. Un icono olvidado en pos de unos Rabbids que le han pisado el puesto.

Mucho tiempo ha pasado desde que Rayman tuvo su último plataformas decente, con Rayman 3, mejor en unas plataformas que otras. Muchos ports de su segundo juego, el último a 3DS. Pero el héroe sin brazos ha dado con este juego un fuerte puñetazo en la mesa. Que se aparten los conejos, los Imagina Ser y demás chistes de Ubisoft. Rayman ha vuelto, y lo ha hecho con una fuerza que es suficiente para devolverte la fe en una industria que cada vez es más génerica, espectacularista, carroñera y antijugable. Es un punto de luz en la sombra.

¿Qué hace a éste Rayman Origins distinto? Muchas cosas, todas ellas haciendo sentir al jugador en otra época. Es un juego que ha salido cuando no debe, y eso se está traduciendo en las ventas. No estoy hablando de salir en el mismo mes que los colosos de esta industria, sino en la generación equivocada. Rayman Origins pertenece a esa época donde los plataformas eran lo mejor que se podía jugar, donde había mil universos y mil ideas distintas. En la época del Rayman original. Este análisis va a intentar mostrar, a través de la humilde experiencia de un jugador desencantado con esto de los videojuegos de hoy, como puede tener un juego la magia que se ha olvidado.

HISTORIA

Rayman y sus amigos viven por y para pasarlo bien, dormir, comer y no hacer nada en todo el día. Una paz que los ha vuelto unos libertinos, que han despertado la ira de los habitantes de la Tierra de los No Tan Muertos, que buscan venganza, invadiendo una vez más el mundo de nuestros héroes, que no dudarán en dejar por un rato sus juegos para ir a zurrar a los malos...y rescatar a las Hadas.

Igualmente, el gran jefe del mundo se ha vuelto loco una vez más, y será también el deber de nuestros héroes evitar que se desmadre, recuperando a los electoons que le devolverán a su estado normal. Deberán ir por bosques, montañas, océanos, volcanes o estepas buscando devolver todo a la normalidad, mientras se lo pasan bien y combaten a un viejo enemigo. 

Este va a ser el poco argumento que vas a encontrar en Rayman Origins, con alguna sorpresilla escondida, pero nada de verdadera consideración. Es, como debe ser, una excusa para soltarte en el mundo del juego y empezar a golpear todo y vivir una locura plataformera. Los personajes han cambiado respecto a las entregas anteriores. El Rayman del juego original era un héroe que se veía del perfil de Sonic, con cierto aile chulesco. El de entregas posteriores era un Rayman más maduro, inteligente, pero con sus dosis de buen humor. Globox era algo así como el bonachón, el personaje un poco más ignorante, de buen corazón.

Aquí, el comportamiento de los personajes es algo así como el de unos niños. Rayman parece eternamente contento, Globox actúa como si estuviera permanentemente ebrio, y los diminutos (que ya eran la nota cómica antes) son más irreverentes que nunca. Las hadas han perdido su sabiduría (y algo de ropa por el camino) y la han sustituído por descaro y un toque picante, que no disgusta a los héroes.

El juego no se toma en serio todo el universo que le rodea, con una estética que recurre constantemente al ridículo, de enemigos, de elementos del escenario, de todo. Era una de las cosas que podían crisparme cuando lo veía en tráilers, pero, viendo el juego, no solo es acertado, sino que logra una atmósfera propia que te hace seguir queriendo descubrir más. Su historia es una excusa, pero consigue con cuatro detalles meterte en el juego, hacerte reir, y a la vez tomártelo en serio. Es algo que me ha sorprendido.

GRÁFICOS

UbiArt Framework. Quedaos con ese nombre, porque espero no ser la última vez que lo vea. Fijaos bien en las imágenes que acompañan a todo el análisis. No son artworks, son imágenes del juego. Sí, es un lienzo en movimiento, una oda a las 2D sin absolutamente ninguna pega. Ojalá vea ese motor gráfico muchas veces más, porque es un juego que es simple y llanamente bello.

Basado en entornos muy concretos, con temáticas como bosque o montaña, logra construir unos entornos totalmente creíbles, que emplea excelentemente la paleta de colores, predominantemente luminosa. Tal vez podamos apreciar que los escenarios se parecen en algo, pero lo cierto es que el empleo de los elementos del escenario es siempre diferente, solo usa la base temática. Si hay un juego que merezca un premio por su diseño, es sin duda éste.

Veo muchos juegos hoy en día que apuestan demasiado por lo ya visto antes. Muchos FPS repiten muchas pautas. Los juegos de coches no pueden tomarse muchas licencias de diseño si no son arcade. Juegos plataformeros de sagas consagradas apuestan por la nostalgia y diseños ya vistos. Rayman Origins se puede decir que tiene ligeramente algo de esto último, pero solo ligeramente. Verás tal vez al primera Rayman en algún momento, pero lo cierto es que no puedes identificarlo con ningún otro. Son simples guiños.

Los enemigos también tienen una gran variedad, aunque ellos sí que vienen en su mayoría de entregas anteriores, aunque encontramos a algunos como a los Angry Birds, del reciente juego de móviles de Rovio, o los pequeños demonios cabezones de la Tierra de los No Tan Muertos. Tenemos de otros juegos los Hoodlums de Rayman 3 o los secuaces con gorra del primer Rayman. Encontraremos también medudas, tentáculos poderosos, serpientes marinas, lanzadores de bolas de fuego...hay para todos los gustos.

UbiArt Framework es un motor gráfico que se puede decir que es lo más grande que hay para las 2D ahora mismo, con el permiso de algunos de notoriedad como Bastion o el trabajo hecho con Monkey Island. Ojalá las ventas de Rayman Origins no motiven el olvido de este motor, y sea empleado en más y mejores aventuras de plataformas. O incluso, ¿Por qué no? En una resurreción de las aventuras gráficas. PS Vita podría prestarse perfectamente para ello. Pero espero que Ubisoft no lo desaproveche. Se ve perfectamente, es bonito, hace al juego mágico. En un apartado que debería ser secundario, ¿Qué más se puede pedir?

SONIDO 

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

La banda sonora es algo a lo que hay que dar de comer aparte. Bebe directamente de las influencias absurdas del juego, y lo cierto es que, lejos de ser mala, es una auténtica genialidad. Sus temas serios cumplen enormemente bien, y encontrarte con algunos cantados por los irreverentes lums del juego, choca a la vez que gusta. El trabajo de ambientación que hace es el adecuado en todo momento, y hay poquísimos temas que encuentre fuera de lugar.

Existen muchas canciones destacables, ya que hay algunas que logran una relajación extrema, como algunas de las fases bajo el agua, como otras que te motivan a ir lo más rápido posible, como las de un Moskito que vuelve desde el primer Rayman acertadísimo, que tienen todas cierto parecido en su base musical. Algunas de las canciones, como la que suena en el final de cada nivel, cuando la escuchas enteras, son muy motivantes. La clave de la banda sonora es la variedad, pues hay canciones temáticas, con reminescencias nacionales, otras relajantes, otras sugerentes...quizá sea la mejor banda sonora para un Rayman hasta ahora.

No se si se puede decir que sea de las mejores bandas sonoras para un plataformas (la de Sonic Generations tenía también un enorme nivel), pero sí que se puede decir que es una de las piezas musicales más notorias para la generación actual, por su enorme variedad, su cierto toque irreverente, y su genial ambientación de los niveles. Algunas veces será incluso fundamental seguir su tempo para superar un nivel (con la canción de los lums). Nuevamente, el juego logra la excelencia.

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

Para ver este video es necesario tener JavaScript activado y el plugin Flash instalado en el navegador.

JUGABILIDAD

 

Si os digo la verdad, no se por donde empezar con la jugabilidad de Rayman Origins. Son tanta las cosas que podría citar que me podría perder. Empezaré, pues, diciendo que es el juego que me ha hecho restaurar un poco mi fe en la industria. Como antes decía, ese punto de luz entre tanta sombra de DLCs, juegos poco inspirados, jugabilidad repetitiva, dificultad baja y pocos juegos de verdad. Rayman Origins reúne todo lo que un videojuego debe tener para mi.

El juego se estructura de manera sencilla, tenemos una serie de mundos que ocultan niveles en ellos. Dentro de cada nivel, debemos superar sus retos para llegar a una jaula final donde se ocultan los electoons que debemos salvar. Según los lums que recojamos en el trayecto, se nos puntuará al final en una escala, consiguiendo un electoon más si cogimos 150 lums, otro si cogimos 300, y una medalla de oro si cogemos 350 (las cantidades a veces cambian). Luego tenemos la posibilidad de realizar una contrarreloj del nivel para obtener otro electoon más. Hay algunos ocultos en jaulas por el nivel.

Cuando conseguimos suficientes electoons, podemos abrir un puente a un siguiente número, superando finalmente una fase que tiene la apariencia de ser un jefe de nivel, que siempre suele cambiar de planteamientos. Como suele lograr el juego continuamente con gran acierto. Y es que esa es la gran virtud de Rayman Origins: no vas a encontrarte dos niveles iguales.

Cada mundo se puede decir que está organizado en torno a una temática o un poder. Cuando empezamos un mundo, debemos rescatar a una de las hadas, que nos otorgará un nuevo poder, siendo la capacidad de pegar, el helicóptero, poder hacernos más pequeños, bucear, escalar paredes...que son las herramientas que te permitirán superar los niveles.

En los niveles, nosotros podemos llegar a recibir dos golpes, y uno de ellos depende de una botella que oculta un corazón flotante. Hay muchos lums flotando por el nivel, y debemos intentar conseguir los más que podamos para ser premiados al final. Existen otros más grandes, los Rey Lum, que convierten a los demás en rojos, haciendo que se pongan a cantar durante unos segundos, en los que su valor es doble. Igualmente hay escondidas unas monedas que, si las retenemos durante unos segundos preciosos, nos darán una cantidad ingente de lums. Por último, hay algunos sacos que esconden más lums.

Los niveles poseen una increíble variedad, si bien no se puede decir que sean difíciles de superar, aunque tienen algunos segmentos que se pueden atascar. Superar los niveles no es difícil, lo difícil es sacarles el jugo que merecen. A lo mejor te parece fácil superar una parte, pero intenta coger esa moneda que está entre dos tentáculos o protegida por unas medusas, o no caerte para llegar a una zona que oculta una puerta con una jaula de electoons. Premia al que busca un poco más de lo normal, mientras que no hace sufrir al que solo quiere divertirse, con multitud de checkpoints en forma de puerta.

Los retos del juego están en la consecución de electoons, porque superar las fases apenas es difícil. Debes conseguir un número mínimo de electoons para superar un mundo, pero casi siempre lo logras cogiendo 2 por fase, el de la jaula final y el de los 150 lums, a veces el de los 300 si te esfuerzas lo suficiente. La fase de premio, que es un paseo, es quizá de lo mejor del juego. La del mundo de las montañas ha logrado algo que hace 9 años que no experimentaba como jugador: repetir 15 veces un nivel solo por puro placer, por decirle al juego quién manda, por conseguir el 100% del mismo. Eso es algo que honra inmensamente a este juego.

Y es que es divertido, simple y llanamente. Los niveles son un espectáculo plataformero. Saltos de un lado a otro, carreras contra cajas (que ocultan unos colmillos que te dan acceso a un mundo oculto), fases de buceo (de las que hablaré ahora) o incluso pequeños puzzles se ocultan por todo el juego. Lo que has superado en el nivel anterior te suele servir de poco para el siguiente, pues cada uno se basa en alguna premisa para construírse.

No todo el juego es saltar y golpear enemigos (que mueren de dos ataques, convirtiéndose en burbujas en el primero), ya que se toma la licencia de aportar mecánicas diferentes, como las fases del Moskito al más puro estilo Shoot´em´up. Son fases rápidas, intensas, pero que también requieren medición por parte del jugador. Es sencillo conseguir todos los objetivos en ellas si disfrutas esos juegos antiguos de naves. La otra parte de la ecuación son las fases de buceo, cuyo control considero exquisitamente integrado en el juego, muy fluído y muy a merced del jugador. 

Una cosa en la que fallaba Little Big Planet era en las físicas, que lo hacían bastante poco válido en mi opinión como plataformas. A Rayman Origins no le pasa esto. Bebe mucho del primer juego de su saga, pero aportando muchísimas cosas que hacen que los saltos sean fluídos y sin conflictos. Hay fases donde se distinguen a los que aman los plataformas de los aficionados, otras que requieren pensar rápido, y otras que te piden ese "algo más" para subir tu puntuación.

Hay juegos que tienen muchos altibajos en su desarrollo, pero en Rayman Origins no consigues encontrar ninguno de esos momentos. El juego es intensísimo en todo momento, y llegas a un punto en el que te dejas sorprender por él, quieres simplemente jugar para ver qué es lo que te quiere dar a continuación. El repetir los niveles para conseguir los retos extra no se hace pesado como en otros juegos. Se disfruta. Un juego es para disfrutar, y Rayman Origins lo hace como ningún otro en esta generación ha logrado hacerlo. Y en la siguiente aún tampoco.

Pero...¿Tendrá alguna pega, no?, te preguntarás. Tal vez la tenga, pero son cosas que apenas consiguen empañar mi opinión global sobre él. Tal vez una pega es que sea un poco fácil superar las fases. No hay ninguna en la que te puedas quedar atascado. En los plataformas de antes podía ocurrir. Pero quizá no es eso lo que Rayman Origins busca. Si quieres superar la fase en condiciones, se vuelve un juego difícil. Y como busco hacerlo así, para mi es más que suficiente. Quizá su única pega es que no contenga muchas sorpresas en la estructuración de los mundos, siendo todos iguales. Pero Super Mario Bros también tiene 4 niveles en 8 mundos, y siempre sabes que el cuarto es un castillo. ¿Es eso un verdadero problema?

Solo puedo decir que es un juego como no había visto en ésta generación que tanto me ha decepcionado. Probablemente los haya mejores, más largos, y hasta con más contenido. Pero Rayman Origins me ha vuelto a hacer disfrutar con el Sixaxis en las manos. Los otros que lo han conseguido son de Playstation 2, emulador por la retocompatibilidad de una consola, PS3, que me ha dado muchos disgustos jugables. Rayman Origins es un juego que va a justificar la compra de cualquier consola en la que salga, uno de esos juegos donde la jugabilidad es simple y llanamente lo que importa.

OTROS

El juego no es lo que se puede decir largo, pudiendo acabar la aventura principal en 4 tardes. Unas 7-9 horas serán suficientes para superarlo sin entretenerte mucho. Pero si te detienes a paladear todo lo que esconde, puedes doblar esos números. El juego ofrece contrarrelojes que en muchos niveles son complicadas porque requieren muchísima medición, y aquí los niveles no tienen puntos de control. Conseguir los colmillos para el mundo secreto requieren conseguir una ingente cantidad de electoons para acceder a las fases que los esconden, y eso requiere superar muchos niveles. 

El juego posee además un modo cooperativo a cuatro jugadores. Con dos el juego sigue siendo genial, pero con cuatro la cosa se desmadra bastante. Puede ser algo genial si te juntas con la gente adecuada, pero por norma general es mejor jugarlo en solitario. El juego, y eso me encanta, no tiene ningún DLC, y es bastante interesante lo genial que ha quedado tras su origen descargable y episódico. Han tomado una base y la han vitaminado enormemente.

CONCLUSIÓN 

 

Rayman Origins es el mejor juego de sobremesa que he tenido el placer de disfrutar esta generación, y muy posiblemente, de los mejores que he disfrutado en el cómputo general de todas mis consolas actualmente. Es justo lo que se puede esperar de un plataformas, uno de esos referentes de un género que hace muchos años que está de capa caída y dejado a un lado en pos de otras experiencias.

Si empezamos por su apartado artístico, que es absolutamente inconmensurable, sobretodo en lo que a los escenarios toca, y su toque de cachondeo plasmado en los personajes que, lejos de ser malo, logra darle un encanto especial al juego. Su música ambienta a la perfección, aunque quizá a veces esté un poco falta de variedad, y las canciones a veces toman una importancia capital.

Jugablemente es una delicia. Fácil para el que lo quiera así, difícil para el que quiere dar un plus nivel tras nivel. Un mundo oculto que requiere mucho esfuerzo para lograr su acceso, y una variedad jugable y una riqueza de mecánicas que demuestra el mimo puesto en él. Tal vez no tenga fases tan dispares como puede tener Sonic Generations, pero sí juega muy bien con lo que tiene para construir una experiencia de juego totalmente perfecta. Divierte, y no consigue decepcionarte o aburrirte. No hay paso de fases de manera robótica u obligada. Lo haces para seguir sorprendiéndote, y eso le honra.

Un juego no demasiado largo, y que salió a precio completo, han sido algunas de las excusas para que sus ventas no despeguen. Y sufro viendo esta situación. Las 2D y los plataformas no se llevan, pero espero con solemnidad que el tiempo le de todo lo bueno que se merece, y ese motor que es UbiArt tenga continuidad en más y mejores experiencias jugables. 

No puedo decir más que lo compres y lo disfrutes. Será lo mejor de Vita cuando salga, y de lo mejor de 3DS si lo mantienen como es. Es de lo mejor de 360 y PS3, y otra de esas joyas plataformeras que ya posee Wii. Yo no puedo pedir más. 

NOTA 

Historia: Mera excusa, y no puede ser valorada. Sin embargo, destaco que han sabido casar muy bien entregas anteriores de Rayman y esta nueva atmósfera de cachondeo. (-)

Gráficos: Arte en movimiento y sin él. Personajes perfectamente animados, entornos preciosos y muy variados, expresividad en estado puro. Un motor como UbiArt que, en las manos adecuadas, puede dar obras de artes. Del mejor 2D de la generación. (10)

Sonido: Banda sonora muy notable y que casa muy bien con el juego. Algunas canciones comparten base sonora y algunas están por debajo, pero en normas generales es una OST muy digna con muchos picos brillantes. Me encantan las canciones de Moskito y del mundo acuático. (9.25)

Jugabilidad: Uno de los juegos más divertidos de la generación. Fácil y difícil, según como lo quieras, con muchos retos ocultos en cada nivel, un mundo secreto. Emplea hasta tres mecánicas distintas de juego, posee un control muy fluído, una variedad de situaciones que asusta, y lo más importante: logra mantenerte divertido en cada momento. No puedo pedirle más. (10)

Otros: Su duración puede ser de 7 a 9 horas superando el juego y hasta 15 si lo buscamos todo. Posee una genial variedad y ha quedado finalmente muy bien. Si hubiera sido más largo habría sido quizá un juego absolutamente atemporal. (9.5)

NOTA: 9.7/10 


Y esta ha sido la entrada de hoy. Haceos un favor, y comprad Rayman Origins, en serio. No he visto juego más redondo en ésta generación que tan poco me han dado. Debería ser un referente de los plataformas, y no quedar olvidado en las estanterías y tener que bajar mucho antes que productos que se autodenominan juegos y se olvidan precisamente de jugar.

Gracias por tu tiempo, y por leer este artículo.

Un saludo. 

5
Valoración media: 5 (6 votos)

6 Comentarios:

Me jode sobremanera que no

Me jode sobremanera que no salga para PC, eso destruye mis esperanzas de obtenerlo algún día vía steam, así que si no lo encuentro de 2º mano para la 360 mucho me temo que tendré que quedarme con las ganas...

Ando enfrascado con el

Ando enfrascado con el juego ahora mismo, y la verdad es que estoy totalmente deacuerdo, es un juegaco que si quieres exprimir al 100% se convierte en un auténtico infierno plataformero, por cierto no perdáis la esperanza con que salga en PC, hacerme caso, que pronto tendréis noticias al respecto ;).

99RedPotions

No sabes la alegría que me

No sabes la alegría que me das, llevo años esperando un nuevo Rayman 2D y ya me veía apoquinando 30 o 40 pavos de segunda mano para hacerme con él para alguna de las otras plataformas...

Siempre me ha gustado

Siempre me ha gustado Rayman, no es que sea un super fan pero sus juegos son entretenido y divertidos para mi, pero como bien has dicho también pienso que la imagen de Rayman se a ensuciado demasiado por culpa de las entregas de los "Rabbids"

Este juego de Rayman parece muy interesante, intentare hacerme con el en cuanto pueda.

Un saludo y 5* 

Le tengo una ganas enormes

Le tengo una ganas enormes a este jodido juego desde hace un wevo, pero ni tuve ni tengo tiempo.

Espero al de PS VITA (la verdad es que no sé si será idéntico), que tengo que hacer el análisis. 

Gran opinión, un abrazo!!! 

Buen juego

El juego me ha encantado, sobretodo de a dos jugadores. Lo que más destaco del título es que te hace retroceder a esas plataformas de la era de los 16 bits, ofreciendo mucho humor y reto (no sé por qué en ciertas fases me ha venido a la mente el genial Earthworm Jim). Uno de los mejores juegos de plataformas de esta generación e indispensable, después de DK: Returns claro está.

 Muy buen analisis. 5 estrellas para tí.